13 Señales de que has tenido Padres Narcisistas

El padre/madre narcisistas cuestionan la sanidad de sus hijos desde que son pequeños, les hacen creer que están “locos” o que son “tontas”. De adultos tienen muchos problemas de autoestima y de autoconfianza.

Aquí tienes 13 signos de que has tenido una madre y/o padre narcisista (para que salgas de dudas). A lo largo del artículo hablo de los “padres narcisistas”. Esto debe entenderse como el padre, la madre o ambos.

  1. Intentaban controlarte a través de la codependencia

    En otras palabras, tus padres te dijeron: “No me dejes. Te necesito. No puedo vivir sin ti “. Esto hizo imposible para ti vivir una vida autónoma o establecer prioridades independientes que no sean satisfacer las necesidades de tus padres.

  2. Utilizaban la culpa para manipularte

    Otro método de control fue hacerte sentir constantemente culpable por hacer lo que querías. Es posible que te hayan dicho: “He hecho tanto por ti, he sacrificado todo por ti”. Como resultado, te sentiste en deuda con ellos y como si “debieras” una completa obediencia. Te sientes como si tuvieses una enorme deuda con ellos y que, hagas lo que hagas, es impagable.

  3. Te sometían a un chantaje emocional

    Tu padre/madre o ambos retiraban el amor o lo retenían muy fácilmente. Si no hacías lo que querían, te castigaban severamente o te ignoraban. Siempre tenías la impresión de que sólo te querían cuando hacías exactamente lo que ellos querían.

  4. Les gustaba “vengarse” de ti

    Cuando hacías algo “incorrecto” o en contra de su voluntad, incluso de la manera más pequeña, se aseguraban de castigarte. Esta manera mezquina e infantil de “vengarse” puede haber sido sutil o muy obvia. Por ejemplo, pueden haber saboteado deliberadamente algo que te importaba, romper o esconder algo tuyo, decir algo que sabían que te hacía daño,…

  5. No te permitían poner límites ni decir que no

    Si decías que no a algo que te pedían, demandaban o reclamaban, te castigaban de una forma muy severa o te minaban hasta que lo cambiabas por un sí. No respetaban tu privacidad, te controlaban e interrogaban y te decían constantemente lo que tenías que hacer.

  6. Nunca escucharon (o se preocuparon) por tus sentimientos

    Nunca podías compartir tus sentimientos con tus padres porque se burlaban de ti o cambiaban de tema para hablar sobre ellos mismos. Las emociones eran algo prohibido, que no podías expresar y que cuando lo intentabas, las reprimían de forma muy dura.

  7. Te insultaron/mintieron/menospreciaron

    Tus padres te reprendían constantemente, incluso cuando no había ninguna causa para ello, te menospreciaban burlándose de ti y te acosaban para que hicieras algo o te comportases de una forma determinada.

  8. Te hacían “gaslighting”

    Para controlarte, usaban una táctica de manipulación psicológica conocida como gaslighting. De forma deliberada, te hacían dudar de tus propias opiniones o criterios o cuestionaban tu sanidad mental o nivel intelectual para tener ventaja sobre ti.

  9. Te han “parentificado” o “infantilizado”

    Cuando eras niño, se esperaba que tú “criaras” a tus padres, o te comportaras como un padre sustituto para atender sus necesidades, en lugar de atender las tuyas. O bien se te trataba como a una niña cuando ya no lo eras, no permitiéndote asumir ningún tipo de responsabilidad ni compromiso en la familia y dirigiéndose siempre a ti como si estuviesen hablando con una niña de siete años.

  10. Proyectaban su comportamiento en ti

    Por ejemplo, te decían que eras “muy sensible” o “difícil” o “egoísta” cuando eran ellos los que tenían estas cualidades.

  11. Una falta total de empatía

    La forma de tratarte, de dirigirse a ti, de abusar de su posición de superioridad, el gusto por humillarte o hacerte sentir mal, la constante búsqueda de un conflicto.. denotaban una enorma falta de empatía.

  12. Siempre tenían la razón

    Incluso cuando cometían un error de forma obvia o te trataban mal, nunca se disculpaban por su comportamiento. Cuando los confrontabas al respecto, negaban todas las acusaciones y te echaban la culpa a ti.

  13. Les gustaba presentar una imagen familiar perfecta a los de fuera

    Tus padres hacían todo lo posible para asegurarse de que los demás os percibían como una familia amorosa/exitosa/envidiable. Cuando había gritos en casa, estaban más preocupados por qué pensarían los vecinos que por el conflicto que estaba ocurriendo en la familia.

Cómo confirmar que eres el hijo/la hija de un(a) narcisista

Si eres hijo/hija de un(a) narcisista, es probable que tengas problemas como estos:

  • Codependencia en otras relaciones
  • Un sentido de ti mismo muy débil
  • Límites pobres e incapacidad para decir “no”
  • Culpa crónica o vergüenza tóxica
  • Autodesprecio
  • Sensación de vacío existencial permanente
  • Problemas de autoconfianza
  • Incapacidad para expresar o gestionar las emociones
  • Tener de forma permanente o intermitente ansiedad y/o depresión
  • Ser una persona complaciente

Si estás seguro de que uno o ambos padres son narcisistas, es probable que todavía tengan mucha influencia en tu vida. Ahora que lo sabes, tú decides el grado del vínculo que quieres tener con ellos. Si quieres porque todavía te hacen daño, puedes reducir el contacto o incluso llegar al contacto cero si la relación es muy tóxica y crees que eso es lo mejor para ti.

Fuente: https://lonerwolf.com

Anuncios

¿Qué Piensan los Narcisistas?

En este artículo, en lugar de teorizar qué se considera “narcisista” o si está o no incluido en el DSM o cuáles son sus características básicas, de lo que voy a hablar es de cómo son los narcisistas en un día a día con ellos.

Cualquiera que haya vivido, tenido una relación o trabajado para un(a) narcisista te lo dirá: los narcisistas se ven a sí mismos como completamente diferentes a los demás, minusvalorando a las personas que tienen a su alrededor.

La trampa es que todo gira en torno al/a la narcisista. Es normal que un(a) niño de 2 años reclame una atención constante. Es lo apropiado en esa etapa de su desarrollo. Lo que no es normal es que una persona de 40 años pida ese nivel de atención.

Los narcisistas victimizan a los/las que están a su alrededor simplemente siendo quienes son y esto no cambia. La frase puede parecer extrema pero si has estado en una de relación de cualquier tipo con un(a) narcisista, estoy segura de que sabes perfectamente de lo que hablo. Estas personas son extremadamente tóxicas.

Los narcisistas se ven a sí mismos/mismas como tan especiales que nadie más importa. Todo empieza y termina en ellos. Tú eres sólo un(a) comparsa en la obra y tienes que estar a su disposición y aguantar todo lo que te hagan o digan sin dialogar, sin replicar, sin protestar. No es una relación, es una tiranía.

Cómo las Narcisistas se ven a sí Mismas

  1. Me quiero y tú también me quieres.De hecho, todo el mundo me quiere. No me puedo imaginar que alguien no me quiera.
  2. No me tengo que disculpar ni pedir perdón. Sin embargo, tú tienes que entenderme, aceptarme y tolerarme. Da igual lo que diga o haga.
  3. Tengo unos pocos iguales en este mundo y hasta el momento no he conocido a ninguno. Soy el/la mejor jefe/jefa, pareja, amante, estudiante, deportista,…
  4. La mayor parte de la gente no está a mi altura. Si yo no les guío, los demás estarían perdidos.
  5. Aprecio que haya reglas y obligaciones, pero éstas se aplican a ti, porque yo no tengo ni el tiempo ni las ganas de respetarlas. Además, las reglas son para la gente normal y yo estoy por encima de eso.
  6. Espero que aprecies todo lo que soy y lo que he conseguido para ti porque soy maravillosa y perfecta.
  7. Me gustaría que fuésemos iguales pero no lo somos ni lo vamos a ser nunca. Te recordaré con mucha frecuencia que soy la persona más inteligente en la habitación y los buenos resultados que tuve en la escuela, en los negocios, como padre/madre,.. y tú tienes que dar las gracias por estar conmigo.
  8. Puede que parezca arrogante y soberbia pero me gusta serlo porque está justificado. Soy mejor que los demás.
  9. Espero que me seas leal en todo momento, da igual lo que te haga. Sin embargo, yo puedo mentirte, traicionarte, hablar mal de ti a tus espaldas, contar secretos tuyos, serte infiel.
  10. Te voy a criticar y esperaré que lo aceptes sin más, pero si tú me criticas a mí, especialmente en público, volcaré toda mi rabia sobre ti. Además, nunca lo olvidaré ni te perdonaré, y te lo haré pagar de un modo u otro. Soy especialista en generar deudas emocionales.
  11. Esperaré que te intereses siempre en lo que he conseguido y en lo que tengo que decir. Sin embargo, me mostraré indiferente ante todos tus logros y los ignoraré como si no existieran. Simplemente no puedo soportar que tú destaques o seas mejor que yo en algo.
  12. No soy manipulador(a). Simplemente me gusta salirme con la mía y que la gente haga lo que yo quiero, no me importa si eso es lo que te conviene a ti o no, o cómo te hace sentir eso. No me preocupa cómo se sienten los demás, los sentimientos son cosas de gente débil.
  13. Espero tu gratitud eterna todo el tiempo, incluso por las cosas más insignificantes que hago. En cuanto a ti, espero que hagas lo que te pido sin cuestionarlo nunca o explicarte porqué te lo pido.
  14. Yo sólo me relaciono con los mejores y, sinceramente, la mayoría de tus amigos/amigas no están a la altura. De hecho, tú tampoco lo estás. Si estoy contigo es porque soy magnánima, es como hacer una obra de caridad.
  15. Todo sería mejor si tú simplemente hicieras lo que yo te digo. No lo que yo hago. Lo de predicar con el ejemplo no va conmigo.

No es fácil relacionarse, trabajar o vivir con una persona que se comporta y que piensa así. Debes tener siempre presente que los narcisistas se sobrevaloran a sí mismos e infravaloran a los demás, es decir, A TI. Nunca te van a tratar como a un igual, ni te van a respetar, ni a valorar, es más, te devaluarán sin necesidad y sin motivo para poder sobrevalorar a su inflado y dañado ego.

Si alguna vez te dicen alguna cosa bonita, un halago, un piropo o reconocen un mérito o una cualidad tuya positiva, no lo harán desde la autenticidad y el amor sino para manipularte. Conocen tus vulnerabilidades y alimentan esa parte para que dependas de ellos en lugar de que para que te trabajes a ti mismo y dejes de tener carencias emocionales o de autoestima.

Tú no puedes cambiar al/a la narcisista y lo que te hace es producto de sus heridas de infancia. No te culpes por ello porque no tienes la culpa, simplemente se comportan así con quienes se lo permiten. Porqué permites que te traten así es lo que tienes que plantearte para empezar a curarte. Busca la ayuda de un profesional, un psicoterapeuta o un(a) terapeuta Gestalt.

Salir de las redes de un(a) narcisista es difícil porque son gente tenaz que una vez enganchan a alguien, les cuesta dejarla ir (a menos que entren en la fase de descarte). Es un proceso que no será fácil pero en cuanto empieces a dar pasos para apartar de tu vida a esta persona tóxica, pronto verás que todo mejora. Tendrás más autoestima, más ganas de vivir y te sentirás por fin bien siendo tú misma.

Fuente: psychologytoday.com

Porqué las Hijas no Queridas se Enamoran de Narcisistas

Las relaciones con narcisistas a algún nivel se parece mucho a “Planeta Animal” – lo que hay son depredadores y presas.  Sí, tú eres la presa que tiene lo que el/la narcisista está buscando, entender esta dinámica es lo que te salvará de la caza.

Por muy encantador(a) que sea el/la narcisista, los mujeres y hombres con apego seguro es más que probable que entiendan antes el juego del/de la narcisista. Distinguen entre fuerza y bravuconada, estabilidad y control, porque se fían de sus propios juicios, se sienten cómodxs con conexiones cercanas y saben qué es una relación sana.

Esto no ocurre con los hijos e hijas de narcisistas, que tienen uno de los tres apegos disfuncionales porque sus necesidades emocionales no fueron cubiertas en su infancia. No tienen esa base sólida que les hace ver la diferencia entre una persona sana con buenas intenciones y la persona cuya única intención es cubrir sus propias necesidades.

De los tres tipos de apego disfuncional lxs hijxs con Apego Ansioso y con Apego Desorganizado es más probable que acaben atrapadxs en relaciones con narcisistas. La/el hijx con apego ansioso, por un lado es un manojo de necesidades emocionales que no tienen fin y por el otro está en un perpetuo estado de alerta. Está hipervigilante para que no le decepcionen o le traicionen, así que está poniendo a prueba constantemente a su pareja, para comprobar que “realmente le quiere”. Es una montaña rusa de emociones – basculando entre la necesidad y el pánico y la rabia – y extremadamente vulnerable. La persona con apego desorganizado tiene una baja opinión de sí misma y piensa que los demás siempre son mejores, por lo que es proclive a amurallarse, empujando lejos a su pareja cuando cree que necesita protegerse, aunque en el fondo quiere y se muere por tener intimidad y cercanía.

Razones por las que las Hijas no Queridas terminan en Relaciones con Narcisistas

  1. Tu necesidad le hace sentirse poderoso

Al narcisista le gusta llevar la voz cantante y el chute de adrenalina que supone controlar a alguien. Tu necesidad le da la posibilidad de ambas cosas. Porque estás tan hambrienta de amor y conexión – y todavía intentando llenar el agujero en tu corazón que dejaron tu padre y/o madre narcisista cuando eras una niña – que es probable que no te des cuenta cuando el narcisista amplifica el volumen y el drama. Te centras en el sexo de reconciliación y los sentimientos cálidos de reafirmación cuando el narcisista te dice que no tienes nada de qué preocuparte. La triste verdad es que la relación es toda sobre él, no sobre vosotros.

  1. Te usa para la manipulación y el control

Esto es tristemente cierto si tu madre y/o padre tenía rasgos narcisistas, era(es) controlador(a) o combativa/combativo. esperas ese comportamiento por parte de la gente y, de forma inconsciente, crees que es lo normal. Es probable que no te des cuenta de las formas sutiles y no tan sutiles con las que ejerce el control sobre ti. También es más que probable que malinterpretes sus gestos como de protección y de cariño cuando en realidad son de control y de dominación.

  1. Tu rabia le da al narcisista una plataforma

Los sentimientos de rabia y celos se pueden activar de forma fácil en ti ante la amenaza de una separación o un leve desaire. El narcisista en tu vida sabe esto y es probable que utilice esta reactividad en tu contra. Los narcisistas son expertos en proyectar sus sentimientos. Es lo que el doctor Craig Malkin llama jugar a la “patata emocional caliente” en su libro “Rethinking Narcissist”. Cuando te pongas fuera de control haciendo cosas como escribir muchos whatsapps porque no contesta o gritarle porque no es claro, le dará la vuelta a las cosas y dirá que es tu problema y te amenazará (de forma clara o sibilina, dependiendo del tipo de narcisista) con dejar la relación. Esto incrementará su sensación de control sobre ti, lo cual le hace sentirse superior.

  1. Eres sorda al abuso verbal

Muchas hijas cuyos padres y/o madres narcisistas no han sabido querer, han experimentado de forma continuada en la infancia ninguneos, menosprecios y agresiones verbales. Tú has intereriorizado estos mensajes como si fuesen verdad o los han interpretado como “normales”. Esto es especialmente cierto en los casos en los que el padre y/o madre narcisista sigue perpetrando este abuso contigo porque aún no has identificado este comportamiento como tóxico. Esta incapacidad para alejar las conductas tóxicas le da al narcisista un asidero a tu vida que le permite utilizar todo tipo de armas para abusar de ti, menospreciarte, utilizarte, faltarte al respeto,… sin que tú protestes ni digas “no”.

  1. Confundes la pasión con jugar juegos

A los narcisistas les encanta jugar a juegos en las relaciones porque no son capaces de tener relaciones emocionalmente maduras. Para ellos todo va sobre dominación y control. La montaña rusa de emociones en la que te ves envuelta, y que se denomina trauma bonding, en realidad no es amor en el sentido “sano” sino un bucle cíclico de dolor y alegría que generáis entre ambos con vuestro comportamiento.

Este tipo de comportamiento también viene alentado por la cultura occidental, sobre todo en el rol de mujer “buena”- hombre “malo”, en el que las relaciones de pasión y agotadoras son retratadas como las de “amor verdadero”. La triste verdad es que en esa búsqueda por la pasión, muchas mujeres inseguras, que tienen alguno de los tres apegos disfuncionales es probable que rechacen un candidato que es predecible y emocionalmente estable como “aburrido” por alguien que tenga rasgos narcisistas y que parece “emocionante”. Un buen ejemplo de los muchos de estos sería en las películas de Bridget Jones, donde Mark Darcy es considerado aburrido y predecible (en realidad buena persona y con sentimientos verdaderos por ella) frente al encantador Daniel Cleaver (que en realidad le falta al respeto y le miente para llevársela a la cama).

Entender qué tipo de apego disfuncional tienes y qué es lo que hace que el narcisista y tú encajéis, te ayudará a entenderte y a descubrir porqué tropiezas una y otra vez con la misma piedra. Una vez empieces a trabajarte de forma terapéutica, tu vida empezará a cambiar.

Este artículo está basado en el original de psychcentral.com

7 Señales de que estás tratando con un(a) Narcisista Hipócrita

“Ser un(a) experimentadx mentirosx no quiere decir tener una portentosa imaginación. Muchxs buenxs mentirosxs no tienen imaginación en absoluto, eso es precisamente lo que le da a sus mentiras una convicción asombrosa” Philip Pullman, “The Golden Compass”​.

Hipócrita=Narcisista. Nunca falla.

Lxs hipócritas pretenden que te conviertas en hiperconsciente de tus errores (a veces menores, otras directamente inexistentes), mientras no tienen en cuenta de una forma muy consciente lo que ellxs hacen mal. Lxs hipócritxs son expertxs en culpar a los demás, mientras que las personas empáticas son expertas en culparse a sí mismas. Cuanto más absorbas su veneno, más empiezas a dudar de ti mismx, y en consecuencia más vulnerable eres para seguir tomando ese veneno. Es una rueda que se retroalimenta y que tienes que parar tú.

Este tipo de dinámicas te dejan sintiéndote acomplejadx, inferior, insegurx y con la sensación de que nada de lo que hagas nunca en la vida será lo “suficientemente bueno”, como si siempre hubiese alguien juzgándote. Tú mismx te aplicarás este criterio intentando inconscientemente ser perfectx en todo lo que hagas. La perfección no existe en los seres humanos, es sólo una fantasía que tienes con la que te autosaboteas.

Te aterroriza la idea de ser todas esas cosas de las el/la hipócrita te acusa. No lo eres. Sólo son ideas que se han sembrado en tu cabeza de una forma firme y constante durante un periodo prolongado de tiempo. En muchos casos esta dinámica tóxica empieza en la infancia, en el seno de familias disfuncionales con un padre y/o madre narcisista(s). De lo que se trata esto en realidad es de una proyección.

Lxs hipócritas se pasan la vida mintiendo, engañando, traicionando, estafando y escondiendo. A pesar de este patrón de comportamiento tóxico, todavía se sienten legitimadxs para señalar (o inventar) el más pequeño de los errores en los demás. Los señalarán de forma repetitiva y machacona, mientras se dedican a esconder y negar los propios.

Como resultado de esto, te pasas más tiempo intentando demostrar tu ética a una persona que no la tiene. Terminas sintiéndote culpable por haber llegado cinco minutos tarde a una cita, mientras ellxs te engañan con otra persona sin sentir el más mínimo remordimiento.

Un clásico que he oído varias veces es el de que la pareja del/de la hipócrita le pilla en un engaño porque ha visto un whatsapp de casualidad o ha cogido una llamada de teléfono en casa y el/la hipócrita ha acabado dándole la vuelta a la situación hasta el punto de que la infidelidad no era lo importante de la cuestión, sino que lo importante era que esa persona había “mirado los whatsapps sin permiso” o “cogido el teléfono fijo cuando nadie se lo había pedido”.

Si la escala moral en tu vida parece haberse desequilibrado más allá de lo que jamás habrías llegado a imaginar, es más que probable que estés interactuando con un(a) hipócrita.

7 Señales de que tratas con un(a) Narcisista Hipócrita

  1. Haz lo que digo, No lo que hago

Sus acciones nunca están alineadas con sus encantadoras palabras. Tienen unas enormes expectativas con respecto a ti, pero no se aplican esos estándares a sí mismxs. Ellxs tienen derecho a irse a cenar con su ex, que está “locx” y “todavía enamoradx” de ellxs. Sin embargo, ellxs te darán el tratamiento de silencio por salir con tus amigxs.

  1. Las reglas que pongo, se aplican para los demás, pero no para mí

Creen que están por encima de la ley, tanto legal como éticamente. Se sienten legitimadxs para actuar como quieran, pero los demás tienen que estar a raya todo el tiempo.

  1. La culpa siempre es de otra persona

No es culpa suya si mienten. Es culpa tuya por ser tan mezquinx y señalar su mentira. Puede que también saquen a colación tus errores pasados, para probar que su mentira no es tan grave en comparación con ellxs. Siempre hay alguien que les fastidia, les entorpece, les pone la zancadilla, y ésa es la razón que está detrás de todos sus problemas. Nunca ellxs mismxs.

  1. Cualquiera que señale mis errores debería recibir un castigo

Si te atreves a señalar errores o imperfecciones que ellxs tengan, que, evidentemente los tienen, como seres humanos que son, te castigarán para enseñarte y que no lo vuelvas a hacer. Las formas que tienen para hacer esto van desde el bullying o el mobbing, la triangulación, el engaño o el tratamiento de silencio, entre otras.

  1. La eterna víctima

Su mal comportamiento tiene siempre su origen en una historia lacrimógena bien preparada. Su ex les ha roto la vida o un padre y/o madre abusivos. Odian el drama, lo que siempre han querido es paz y tranquilidad, y sin embargo, son ellxs lxs que provocan continuamente drama a su alrededor. Se declaran opositorxs a la negatividad, al mismo tiempo que a ti te llaman “histéricx” frente a cualquiera que les escuche, incluso cuando les estás ignorando por completo. Dicen rechazar un drama que provocan constantemente y del que te acaban haciendo culpable.

  1. Condescendientes y superiores

Muchas veces te sientes como un(a) niñx al que un adulto premia o castiga. Te hablan como si fueras intelectualmente deficiente y emocionalmente inestable. Se ríen de ti cuando intentas expresarte, desechando cualquier tema o cuestión que quieras tratar como si fueras hiper-sensible o estuvieras locx.

  1. Mentiras y excusas

Lxs hipócritas tienen excusas para todo. Te darás cuenta de que pasan más tiempo poniendo excusas y justificando su comportamiento en lugar de intentar mejorarlo. En lugar de disculparse y admitir un error, simplemente ignoran la realidad y te la niegan a la cara con los recursos que hagan falta para que sus argumentos parezcan sólidos. Muchxs supervivientes también se acaban dando cuenta de que lxs narcisistas parecen disfrutar mintiendo. A veces da la sensación de que han dejado evidencias que permiten pillarlxs en la mentira. Mienten incluso cuando saben que la verdad saldrá en un futuro a la luz. ¿Por qué hacen esto? Porque disfrutan viendo cómo te tragas la mentira, cómo dudas, cómo entras en el juego psicológico. Muchxs se aburren mortalmente.

Este artículo está basado en el original de psychopathfree.

La única forma de romper el círculo de abuso que se da con un(a) narcisista hipócrita es dejar de interactuar con él/ella, ya que puede llegar a ser muy dañino para tu salud mental y tu autoestima. Empieza el “contacto cero” y verás cómo en un periodo breve de tiempo empezarás a sentir mucha paz y a estar mucho mejor contigo mismx.

Narcisistas vs Sociópatas. Similitudes y Diferencias

¿Cuál es la diferencia entre un(a) Narcisista y un(a) Sociópata?

En el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Desórdenes Mentales (DSM-V), el libro que utilizan los profesionales de la salud mental para el diagnóstico de desórdenes mentales, no hay un desorden llamado desorden sociópata ni tampoco desorden psicópata, ambos estarían englobados dentro del Desorden Antisocial de la Personalidad. Tanto éste como el Desorden Narcisista de la Personalidad están recogidos en lo que se llama el Grupo B, el cual está compuesto por cuatro desórdenes:

  • Trastorno Antisocial de la Personalidad
  • Trastorno Narcisista de la Personalidad
  • Trastorno Histriónico de la Personalidad
  • Trastorno Límite de la Personalidad

Los trastornos de personalidad del Grupo B se caracterizan por ser impulsivos, dramáticos, altamente emocionales y erráticos, haciendo que una relación sana con ellos sea imposible.

Tanto los Narcisistas como los Sociópatas hacen daño a sus parejas, familia y amigos. Por lo que a esto respecta, si con quien tuviste una relación fue con un(a) Narcisista o un(a) Sociópata, no cambia en absoluto el resultado. Pero si eres de esas personas a las que les gusta llegar al fondo de las cosas, necesitas entender para pasar página y quieres saber las diferencias entre los dos desórdenes, te doy unas claves para saber cuáles son las diferencias.

La Sociopatía está asociada con una falta de conciencia y un patrón perverso por no tener en cuenta los derechos ni los sentimientos de las otras personas, lo cual puede llegar a manifestarse en un comportamiento criminal. El Trastorno Narcisista de la Personalidad está asociado con una falta de empatía y un patrón perverso de relaciones conflictivas, grandiosidad y una necesidad excesiva de atención y admiración.

Hay muchas similitudes entre los Narcisistas y los Sociópatas, sin embargo, la motivación que está detrás de este comportamiento es lo que marca la diferencia entre ellos. Los Narcisistas normalmente necesitan recibir la admiración de otras personas, mientras que los Sociópatas no. Por esta razón, los Sociópatas suelen volar bajo nuestro radar sin que los detectemos en absoluto, porque son mucho menos obvios que los Narcisistas.

Similitudes entre las Narcisitas y las Sociópatas

  1. Ambas son encantadoras y carismáticas.
  2. Ambas tienden a ser muy intuitivas, buenas observando y leyendo a la gente.
  3. Ambas son egocéntricas y únicamente interesados en sí mismas.
  4. Ninguna de las dos se responsabiliza o siente culpa por sus acciones y comportamientos. Sin embargo, aceptarán de buen grado el mérito por alguna acción positiva.
  5. Ambas tienen una visión inflada de sí mismas.
  6. Ambas creen que nunca están equivocadas.
  7. Ambas carecen de empatía, sentimientos de culpa o de remordimientos.
  8. Ambas carecen de una percepción de sus propias emociones y son incapaces de hacer auto-reflexiones.
  9. Ambas pueden imitar de forma convincente las emociones pero en realidad no sienten. Las emociones las perciben de una forma cognitiva pero no son capaces de sentirlas.
  10. Ambas tienen una necesidad importante de poder y control.

Diferencias entre los Narcisitas y los Sociópatas

  1. Los Sociópatas te darán una disculpa que no es sincera pero sí convincente, si beneficia al propósito que tienen contigo. Un(a) Narcisista no lo hará.
  2. Los Sociópatas parecerán más humildes y menos chulos. Los Narcisistas se enteran menos de la imagen que tienen los demás de ellos, y la mayoría de las veces presumirán y se chulearán de sus logros y éxitos ad nauseam.
  3. Los Sociópatas, desde el momento en el que los conoces te harán muchas preguntas, es como si quisieran entrar en tu cerebro. Los Narcisistas centrarán la conversación en sus intereses y ellos mismos.
  4. Los Sociópatas son calculadores y manipuladores y explotan a otras personas para cumplir con su propia agenda, que normalmente es secreta. Los Narcisistas usan a otras personas, cada una de las que hay en su vida, para un propósito concreto.
  5. Los Sociópatas ignoran las normas sociales y los límites, no sólo porque se creen legitimados para ello, sino también para manipular situaciones en su favor. Los Narcisistas también se sienten legitimados para ignorar las normas pero lo harán más desde la importancia que creen tener.
  6. Los Sociópatas están interesados en ganar y tener la razón como sea. Los Narcisistas también están interesados en ganar, pero más desde la necesidad de ser admirados y de sentirse superiores. Cuando ganan, disfrutan sometiendo a otra persona.
  7. Los Sociópatas son más proclives al aburrimiento, y muchos de ellos son yonquis de adrenalina. Los Narcisistas pueden necesitar o no este tipo de estímulo.
  8. Los Sociópatas pondrán una trampa con meses de antelación si perciben que estás obstruyendo sus planes, y esperarán pacientemente hasta derribarte. Los narcisistas son menos calculadores pero mentirán, intimidarán o intentarán destruirte si creen que estás obstaculizando sus planes.
  9. Los Sociópatas manipularán a otros para que ellos puedan verse económicamente benificiados haciendo el menor trabajo posible con el menor esfuerzo invertido (esto aunque ellos dispongan de recursos que harían que no tuviesen que comportarse de esa manera). A los Narcisistas no les importa esforzarse y trabajar duro si esto les lleva finalmente a ser admirados y a recibir elogios.
  10. Los Sociópatas suelen abandonar a sus parejas más fácilmente si su máscara se destapa o si sus tácticas de manipulación ya no funcionan. Los Narcisistas tienen un patrón solapando relaciones que terminan de una forma muy pobre.

Recuerda que el comportamiento humano no es blanco o negro, es tan variado como el número de personas que pisan el planeta. Hay algunas personas que muestran características de ambas categorías, pero la mayoría de sus rasgos de carácter encajarán más en una categoría que en la otra. Por esta razón, es útil pensar sobre esto en términos de un continuum de comportamiento y un espectro, más que intentar encasillar el comportamiento de una persona en una de las dos categorías.

Tanto las Narcisistas como las Sociópatas hacen mucho daño a sus parejas, familias y amigas. Tener un diagnóstico no oficial no cambia mucho este panorama. Pero tener un término para describir el comportamiento irracional, de locas, impredecible, perverso, tóxico, agotador que has tenido que experimentar, puede darte muchas respuestas y liberarte para pasar página.

Es importante que recuerdes que tú no tienes la culpa de que te hayan tratado así, ya que de lo que estas personas sufren es un trastorno e infligen este comportamiento destructivo a quienes se lo permiten. Lo que sí es importante que tengas en cuenta es que si has permitido este abuso, muchas veces sin ni siquiera identificarlo cuando estaba ocurriendo, es más que probable que ya lo hayas sufrido en la infancia por parte de tus padres/abuelas/cuidadoras. Las niñas creen que lo que le pasa en sus casas y en sus familias es lo “normal”, lo que vive todo el mundo. Desgraciadamente, en estos casos, no es así.

Tanto Narcisistas como Sociópatas tienen el objetivo principal de explotar, controlar y dominar a otras personas sin la carga de sentimientos de culpa o los remordimientos. La dominación y el control no permiten una conexión genuina, un vínculo sano ni llevan a una reciprocidad emocional.

Tu sanidad mental y tu felicidad son lo que cuentan al final y cuanto más tiempo estés en una relación con un(a) Narcisista o con un(a) Sociópata, más riesgos corres de tener una depresión, sufrir ansiedad severa, y/o desarrollar Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo.

Este artículo está basado en el original de freefromtoxic.com.

5 Razones por las que los Narcisistas no Pueden Intimar en las Relaciones

“El marco del estudio comparó a la narcisista con la tarta de chocolate. A corto plazo, disfrutarás esa delicia, con el paso del tiempo, te arrepentirás de habértela comido, a causa de las calorías extra que te has comido”. Susan Krauss-Whitbourne, PhD.

El Narcisismo o Trastorno Narcisista de la Personalidad se define como “un gran sentido de la grandiosidad, falta de empatía por las demás personas y una necesidad constante de admiración”.

Los Narcisistas necesitan sentir un cierto nivel de poder y superioridad sobre los demás. En lo que puede describirse como un “círculo social” superficial, sólo interactúan con gente que creen que tiene un cierto estatus y consideran especial. En un círculo más íntimo, se rodean de gente respecto a la cual se sienten superiores. Lo interesante es que exhiben un aura de confianza en sí mismos – una característica que hace que algunas personas se sientan atraídas hacia ellos- que en realidad se trata de una máscara. La mayoría son en realidad gente muy frágil.

A cualquier relación con una Narcisista no se le pueden aplicar las reglas de una relación normal porque no lo es. Las narcisistas se aprovecharán de tus actos de amabilidad, tus vulnerabilidades, buscarán lo que ellas consideran debilidades para explotarlas en su propio beneficio.

Un narcisista no puede tener una relación íntima simplemente porque la forma en la que interactúa con los demás le impide tener esa clase de conexión con otro ser humano.

Éstas son las razones.

5 Razones por las que los Narcisistas no pueden Intimar en las Relaciones

    1. No se fían de los demás

      En una relación íntima, las dos personas muestran su vulnerabilidad y esto requiere confianza. ¿Puede alguien con Desorden Narcisista de la Personalidad confiar en una compañera? No, no pueden. Esto está relacionado con su incapacidad para sentir empatía por los demás y por un miedo feroz a mostrarse a los demás como realmente son, lo que inconscientemente les lleva a cerrarse por completo emocionalmente. Son inaccesibles emocionalmente, por eso una relación con una narcisista no es realmente una relación, sino un juego de poder, control y de dominación.

    2. Siempre buscan algo a cambio 

      Para aplacar su hambre insaciable de dominación, poder y control, el narcisista victimizará a su pareja, no se lo va a pensar dos veces.

      Al principio darán para después quitarlo: afección, amor, ternura, tiemp, dinero, admiración,… Hay un despliegue enorme de atención para dar pero todo ese todo ese dar no es auténtico ni desinteresado, tiene un precio. Tras una primera fase de idealización, empezarán a quitártelo buscando devaluarte como persona. Es un juego en el que siempre quieren ganar.

      La clave es que los Narcisistas quieren algo (amor, sexo, refugio, dinero, admiración,…) no a alguien.

    3. Son expertas en buscar ángulos muertos

      Las Narcisistas son como depredadores que siempre están detrás de algo, tienen un objetivo. No ven a las personas como seres independientes sino como extensiones de sí mismas, como potenciales suministros del suplemento narcisista, que es de lo que se “alimentan” para existir.

      Debido a esto, son expertas en detectar las debilidades de los demás, para después poder apretar los botones adecuados para conseguir de las víctimas su objetivo. Si en la actualidad sospechas que interactúas con una narcisista, observa su comportamiento. Intentará obtener mucha información sobre ti muy rápido, para saber cuáles son tus “ángulos muertos”, cuáles son esos botones que te harán saltar como si tuvieras un resorte, que te hacen reactiva. Eso es lo que buscarán para ejercer control y dominación sobre ti. 

    4. Su comportamiento SIEMPRE termina siendo abusivo

      Los narcisistas tardan un cierto tiempo en quitarse la máscara que llevan puesta la mayor parte del tiempo y mostrar su verdadera cara. Una vez lo hacen, lo que hay bajo esa máscara es un comportamiento abusivo.

      Este comportamiento abusivo se convierte en abuso psicológico y verbal y a veces también físico y sexual. Normalmente la palabra abuso va asociada al abuso físico o al abuso sexual. En realidad, la forma más común de abuso entre los narcisistas es el abuso psicológico y/o emocional.

      Ese abanico de comportamiento abusivo puede ir desde un sutil “bueno, la verdad es que ese vestido te quedaba mejor hace cinco años” pasando por “la verdad es que a veces eres un poco infantil” a un directo y extremo “estás loco” o “eres bipolar”.

    5. No hay un “nosotros”

      Peg Streep contesta en Psychology Today, a la pregunta “¿Puede una narcisista volverse más empática?” Según esta profesora de Filosofía y Género, Mujeres y Estudios de Sexualidad en la  Universidad Gustavus Adolphus en Minnesota “La falta de empatía de la narcisista es clave para entender porqué, cuando estás con una, hay una percepción de que ella no está ahí contigo”.

      Sin empatía una persona permanece como en una cápsula de plástico, sin ser capaces de conmoverse por los sentimientos o el sufrimiento de otros. La empatía es un pre-requisito (como lo son la vulnerabilidad y la confianza) en una relación. La mayoría de los estudios centrados en la correlación narcisismo-relación han llegado a la conclusión de que las narcisistas no pueden tener una relación de pareja sana.

    6. Es (probablemente)imposible

      En la obra “El Sueño de una Noche de Verano” Shakespeare escribe “El devenir de un amor verdadero nunca se desarrarrolló fácilmente”.

      En lo que atañe a un narcisista, la relación nunca tendrá amor verdadero y nunca se desarrollará fácilmente. Todas y cada una de las demostraciones de cariño no son fines en sí mismos sino medios para conseguir un fin. Ese fin es el que determina el narcisista. En este caso, como estamos hablando de relaciones sentimentales, probablemente se trate de amor o sexo, pero también suelen ir detrás de dinero, admiración, refugio, atención,…

La víctima quizás pueda pensar que está “en el devenir” de un amor verdadero, pero esto es porque aún no ve (o sí que lo ve pero debido a la disonancia cognitiva consigue justificarlo) las demostraciones desequilibradas de manipulación, abuso, dominación y control por parte de la narcisista.

Si estás en una relación con una persona y sientes que algo de lo contado aquí se aplica, mejor pon un poco de distancia y perspectiva y determina si la relación en realidad es sana para ti. Cuanto más tiempo pasas en una relación con un narcisista, más difícil es terminar con la relación. Se trata de personas que no saben soltar, muy tenaces y que no admiten un “no” por respuesta.

Seis Máscaras Bajo Las Cuales Se Esconden Los Narcisistas (y Cómo Detectarlas)

Las Narcisistas son personas con muchas máscaras. En el fondo, no saben quiénes son. Su herida de infancia y la necesidad de protegerse les lleva a adoptar diferentes roles en su vida, dependiendo del contexto en el que se encuentren. Digamos que, consciente o inconscientemente, en muchas ocasiones, lo que hacen es “teatro para la platea”.

Debido a las necesidades emocionales que nunca fueron cubiertas en la infancia, muchos narcisistas desarrollan la idea de que dichas necesidades nunca van a ser cubiertas por otras personas a lo largo de su vida. Este temor primario está en el núcleo de su apego frágil hacia las otras personas. La forma que tienen de compensar por el miedo a que sus necesidades emocionales no sean cubiertas a través de una forma de comportamiento demasiado autónoma, muy bien ejecutada.

Este “coctel” de miedo y sobrecompensación también les lleva a una falta de intimidad consigo mismas, un vacío de autoconocimiento. Como resultado de ello, se convierten en actores/actrices. Desempañan un rol perfecto para poder interactuar con otras y conseguir lo que están buscando, su objetivo que no cuentan a otros y que viene a ser su “agenda secreta”: dinero, estatus, cobijo, sexo, amor, admiración ,.. éste es el suministro narcisista que todas ellas necesitan para ser funcionales en la vida.

Hay dos clases principales de narcisistas: cerebral y somático. El/la narcisista cerebral es el típico que lo sabe todo, soberbio, un “ordenador” inteligente – para él/ella todo lo importante tiene que ver con el cerebro. Los narcisistas somáticos están obsesionados con el “soma” o cuerpo, lo cuidan mucho, lo muestran todo lo que pueden, para éstos el sexo es muy importante.

6 Máscaras bajo las que se Esconden las Narcisistas

  1. La Víctima

    Ésta es la clase de persona que siempre es la víctima de la situación. Todos sus ex están locas, no puede conseguir un buen trabajo porque tiene mala suerte, no tienen amigas porque la gente les tiene celos, y así ad infinitum.

    Este narcisista no se hace responsable de sus acciones porque, en su cabeza, no es responsable, esto es a causa del mecanismo neurótico de defensa de la proyección, así que todas las historias que te cuente van a tener un final muy parecido: lo que sea que les haya pasado, nunca es su culpa sino de los demás. Si este narcisista piensa que tú eres un objetivo, intentará parecerte un vulnerable niño de cinco años en búsqueda desesperada de alguien que lo adopte y lo proteja.

  2. El/La Amante

    La vida de esta narcisista gira en torno a su propia gratificación sexual y buscarán potenciar su ego metiéndose en la cama con muchas parejas diferentes. Para ellas, el número de muescas en su cama es un símbolo de su atractivo y su éxito.

    Estas narcisistas son maestros del encanto y el flirteo y lo utilizan para enganchar a sus objetivos/víctimas, sólo para dejarles a un lado cuando la emoción de la persecución y la satisfacción de la conquista se van y la dinámica de la relación se hace aburrida a sus ojos.

    Al principio parecen la cita ideal, pero en realidad no se preocupan por nadie más que no sean ellos mismos y sus actos sólo tienen el propósito de servir sus necesidades y deseos.

    Serán seductoras, encantadoras y disponibles para ti en cualquier momento, pero esto no durará mucho. Después de un tiempo con esta dinámica, te cambiarán por una nueva conquista en un abrir y cerrar de ojos.

  3. El Adicto al Trabajo

    El/ella es el/la mejor en su trabajo, siempre dando todo lo que pueden en este ámbito. No hay nadie que sea tan capaz, responsable, comprometido y exitoso en su trabajo como esta persona. Pueden hablar de ello hasta la saciedad (de hecho, rara vez hablarán de cualquier otra cosa), da igual en realidad el trabajo que el/la narcisista tenga. Cada vez que habla, tienes la sensación de que estás escuchando al propietario de una multinacional, o al menos eso es lo que parece.

    Si tienes a una persona así en tu trabajo, ten cuidado. La charla que no tiene fin sobre lo increíblemente buenos que son, en realidad esconde un puñado de inseguridades y si se sienten amenazados, es probable que intenten hacerte mobbing sin piedad o que traten de deshacerse de ti con una campaña de desprestigio.

    Intenta mantenerte alejado de él/ella. Si no puedes hacer eso, utiliza la técnica de la “roca gris” (no reactivo emocionalmente) cuando interactúes con esta persona.

  4. El/La Salvador(a)

    Están siempre ahí para ti. Para ayudarte con los recados, para ayudarte a lavar los platos después de una fiesta, para aconsejarte sobre este nuevo puesto que el que estás dudando si aceptar o no. Ellas estarán siempre ahí, para protegerte y cuidarte.

    Muchas supervivientes tienen la fantasía de que un(a) salvador(a) aparecerá en algún momento en sus vidas y desde ese momento todo será perfecto.

    La fe es la presa que este narcisista quiere cazar. No hace falta decirlo. Lo que habrá no es rescate sino abuso.

  5. El/La Elitista

    El/La narcisista elitista está lleno de falsa abrumadora autoestima. Centrado en sí mismo y pretencioso, es adicto a la admiración de otros. Estamos hablando de una persona que se siente superior con la necesidad de ser el mejor y de probar su superioridad en todos los ámbitos

    No tienen ninguna duda de que merecen un trato especial de todo el mundo, y si no lo consiguen, se enfadarán, como un niño con una pataleta. Se ven a sí mismos como seres humanos “alfa” y se asegurarán de rodearse de gente que, bajo su criterio, es inferior, para mantener la fantasía de que son el mejor, el número uno.

  6. El/La Mártir

    Esta clase de narcisista dedica su vida a ayudar a otras personas. Puede que les oigas frases como “Soy la persona más servicial que conozco” o “Se me conocerá por las buenas obras que he hecho”. Básicamente, estamos hablando de la clase de persona que es tan altruista y sacrificada que incluso un/a santo o santa parecería un imbécil egoísta comparado con él/ella.

    Se convierten en el mártir como un recurso final para controlar a otras – especialmente sus parejas. Este rol es usado sobre todo por narcisistas encubiertas, que acuden a él cuando se sienten bajo presión.

Digamos que estás planeando abandonarle y solicitar el divorcio. En este caso jugarán al papel de la víctima sin miramientos. Dramatizarán sobre lo cruel que has sido con ellos, sobre todas las miserias que han pasado a tu lado, todo ello para hacerte parecer el/la malo/mala de la película.

Si alguien en tu círculo, en el trabajo, en una relación o relacionado contigo de cualquier forma muestra características como éstas, mejor da unos pasos atrás y reflexiona si esa persona es realmente lo que dice ser. Después de un periodo con esta fase de la “máscara”, cuando el/la narcisista esté seguro de que te tiene atrapado, esa máscara empezará a caerse, y debajo lo que hay es una persona completamente diferente de la que conociste al principio.