Lo que tienen en común las Relaciones Abusivas y las Sectas

Las relaciones abusivas tienen mucho en común con las sectas. En ambos, las víctimas se sienten completamente desmoralizadas y atrapadas.

Si quieres saber cómo sanar después de una relación con un(a) narcisista, te interesará saber que tu relación ha sido muy similar a la de las sectas.

Tanto en las relaciones abusivas como en las sectas se produce un lavado de cerebro, que da lugar a que las personas pierdan su sentido del poder. Se sienten atrapadas y tienen miedo de irse, porque creen que les pasará algo horrible si lo hacen.

En ambas hay un líder que ofrece “amor” pero que en realidad lo que hay debajo es control, manipulación, utilización y, si la persona no muestra una obediencia ciega y completamente sumisa, son objeto de abuso/maltrato. Cualquier acto de autonomía o independencia, como tener criterio propio o cuestionar, es considerado por el “líder” como una forma de desobediencia que es severamente castigada. Como si esa persona fuese un niño/una niña.

Características de las Sectas

  1. Primero, generalmente hay un líder carismático (o “maestro”) que atrae a las personas a la secta.
  2. A continuación, se establece una premisa “dentro del grupo” vs “fuera del grupo”, de acuerdo con la cual hay una idea general de “nosotros contra ellos”, donde “ellos” es el mundo exterior, que se considera algo “peligroso” de lo que es necesario protegerse y apartarse.
  3. Hay un férreo control sobre las personas. Si hacen lo que se les dice, se las “quiere” o “premia”. Si no lo hacen, se las castiga.
  4. Salir de la secta supone que la persona es repudiada para siempre e incluso que puede ver amenazada su seguridad y su vida.

En una relación abusiva, el abusador/la abusadora narcisista exigirá lealtad a SUS necesidades. Dependiendo de los casos, puede ofrecer una estabilidad (emocional, económica, …) pero ésta o bien no es real o bien tiene el precio de que si la víctima no obedece, da lugar a un abuso emocional y/o psicológico, y/o físico y/o sexual. Incluso en el caso de una obediencia absoluta que lleve a la víctima a una pérdida de identidad, autoestima, límites personales,.. es más que probable que haya abuso igualmente. El abusador narcisista es una persona con una falta de gestión emocional, inestable, que, antes o después, proyecta este malestar en la víctima para después justificar el maltrato/abuso.

Lo mismo ocurre en una Relación Abusiva

  1. Primero, generalmente hay un líder carismático (o “maestro”) que atrae a las personas a la secta. La abusadora narcisista a menudo es muy convincente. se preocupa por la víctima, está muy pendiente de ella y le ofrece protección, la víctima siente una inusual conexión desde el principio. En realidad, esto es una estrategia (consciente o inconsciente) por parte de la abusadora narcisista que hace a la víctima dependiente de una forma que le hace daño.
  2. A continuación, se establece una premisa “dentro del grupo” vs “fuera del grupo”. En una relación abusiva, a la víctima se la separa progresivamente de sus vínculos externos (familia, amigos, compañeras de trabajo). El objetivo final es volverla completamente dependiente de la abusadora narcisista. Como si fuera un niño.
  3. Hay un férreo control de las personas. En una relación abusiva, se le llama “amor” a lo que en realidad es control y dominación. El abusador narcisista controla a la víctima: qué hace, con quién se relaciona, cómo se viste, cómo tiene que pensar,..
  4. Salir de la secta supone que la persona es repudiada para siempre e incluso que puede ver amenazada su seguridad y su vida. Si una persona deja una relación abusiva en contra de la voluntad del abusador narcisista, esto puede ser peligroso para ella. El abusador narcisista intentará impedirlo por todos los medios. Esto puede incluir amenazas, acoso y/o agresiones físicas. El abusador narcisista, si ya no puede impedirlo, tomará todas las represalias que pueda: con campañas de desprestigio hacia la víctima con personas que hayan tenido en común, difamándola en ambientes como su lugar de trabajo, solicitando la custodia sin derecho a visitas de los hijos que tengan en común,.. Es por esta razón, por la que en muchas situaciones, es recomendable, establecer contacto cero o un contacto mínimo en la medida que la víctima pueda. Cuanto menos sepa el/la abusador(a) narcisista sobre ella, menos daño podrá hacerle.

¿Y por qué la Víctima no se Va?

Tanto las víctimas de relaciones abusivas como de sectas son personas que, sean conscientes de ello o no, fueron abusadas/maltratadas por sus padres/cuidadores en la infancia. Si quieres saber cómo sanar después de una relación con un(a) narcisista, lo primero es comprender que el primer narcisista en tu vida ha sido tu padre o tu madre o ambos.

El fenómeno que se da con estas personas es en ambos casos el mismo: están hambrientas de amor, validación y, en general, perdidas en sus vidas porque en su infancia no obtuvieron nada de esto. El abusador narcisista sabe esto, con lo que les da, en una fase inicial de idealización, ese amor incondicional que tanto necesitan. Pero ese amor no es gratis.

Poco a poco, el abusador/gurú se apodera de estas personas a todos los niveles. Les dice lo que tienen que pensar, cómo tienen que vivir, en lo que tienen que creer y a quién tienen que querer de forma incondicional, les pida lo que les pida.

En realidad, se repite la situación que han vivido en la infancia, donde su padre/madre era igual de autoritario, rígido y radical en nombre del “amor”.

Son los niños/niñas interiores heridos de estas personas, que quieren resolver un conflicto de infancia, los que llevan a los adultos a permanecer sumisos, atrapados y abusados/maltratados. Se sienten como niños indefensos, con miedo a salir al mundo. En realidad son adultos con recursos personales, competentes, con derechos para hacer lo que quieran con sus vidas y vivir en plena libertad y autonomía. Pero sufren tal alienación y falta de autoestima que viven en un estado regresivo de infancia, como cuando eran niñas completamente dependientes de sus padres.

La inseguridad generada por el abusador narcisista les hace sentir y pensar que no podrán vivir sin el abusador narcisista, o que va a ir tras ellas si se van, que no estarán seguras. Otras se responsabilizan del abusador, se sienten culpables porque creen que le “abandonarían”.

La ironía es que el miedo y la culpa que subyacen a estos pensamientos han sido generados por el abusador narcisista. El peligroso para su salud mental y emocional es el abusador narcisista y no el mundo y todo de lo que se les prometió que se les iba a proteger, se les ha hecho por él mismo, especialmente en cualquier situación en la que no hay una obediencia absoluta.

Las relaciones de abuso requieren de ayuda externa. Si estás aguantando una relación de este tipo sin buscar ayuda, conviene que sepas que estás atrapado en un mundo similar al de una secta. Si quieres saber cómo sanar después de una relación con un(a) narcisista, te conviene buscar ayuda.

La ayuda de una terapeuta especializada en relaciones abusivas, te devolverá la confianza y la seguridad que necesitas para quererte a ti en lugar de a una persona que te dice que te quiere pero que en realidad lo que hace es utilizarte, explotarte y maltratarte.

Anuncios

Narcisistas vs Sociópatas. Similitudes y Diferencias

¿Cuál es la diferencia entre un(a) Narcisista y un(a) Sociópata?

En el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Desórdenes Mentales (DSM-V), el libro que utilizan los profesionales de la salud mental para el diagnóstico de desórdenes mentales, no hay un desorden llamado desorden sociópata ni tampoco desorden psicópata, ambos estarían englobados dentro del Desorden Antisocial de la Personalidad. Tanto éste como el Desorden Narcisista de la Personalidad están recogidos en lo que se llama el Grupo B, el cual está compuesto por cuatro desórdenes:

  • Trastorno Antisocial de la Personalidad
  • Trastorno Narcisista de la Personalidad
  • Trastorno Histriónico de la Personalidad
  • Trastorno Límite de la Personalidad

Los trastornos de personalidad del Grupo B se caracterizan por ser impulsivos, dramáticos, altamente emocionales y erráticos, haciendo que una relación sana con ellos sea imposible.

Tanto los Narcisistas como los Sociópatas hacen daño a sus parejas, familia y amigos. Por lo que a esto respecta, si con quien tuviste una relación fue con un(a) Narcisista o un(a) Sociópata, no cambia en absoluto el resultado. Pero si eres de esas personas a las que les gusta llegar al fondo de las cosas, necesitas entender para pasar página y quieres saber las diferencias entre los dos desórdenes, te doy unas claves para saber cuáles son las diferencias.

La Sociopatía está asociada con una falta de conciencia y un patrón perverso por no tener en cuenta los derechos ni los sentimientos de las otras personas, lo cual puede llegar a manifestarse en un comportamiento criminal. El Trastorno Narcisista de la Personalidad está asociado con una falta de empatía y un patrón perverso de relaciones conflictivas, grandiosidad y una necesidad excesiva de atención y admiración.

Hay muchas similitudes entre los Narcisistas y los Sociópatas, sin embargo, la motivación que está detrás de este comportamiento es lo que marca la diferencia entre ellos. Los Narcisistas normalmente necesitan recibir la admiración de otras personas, mientras que los Sociópatas no. Por esta razón, los Sociópatas suelen volar bajo nuestro radar sin que los detectemos en absoluto, porque son mucho menos obvios que los Narcisistas.

Similitudes entre las Narcisitas y las Sociópatas

  1. Ambas son encantadoras y carismáticas.
  2. Ambas tienden a ser muy intuitivas, buenas observando y leyendo a la gente.
  3. Ambas son egocéntricas y únicamente interesados en sí mismas.
  4. Ninguna de las dos se responsabiliza o siente culpa por sus acciones y comportamientos. Sin embargo, aceptarán de buen grado el mérito por alguna acción positiva.
  5. Ambas tienen una visión inflada de sí mismas.
  6. Ambas creen que nunca están equivocadas.
  7. Ambas carecen de empatía, sentimientos de culpa o de remordimientos.
  8. Ambas carecen de una percepción de sus propias emociones y son incapaces de hacer auto-reflexiones.
  9. Ambas pueden imitar de forma convincente las emociones pero en realidad no sienten. Las emociones las perciben de una forma cognitiva pero no son capaces de sentirlas.
  10. Ambas tienen una necesidad importante de poder y control.

Diferencias entre los Narcisitas y los Sociópatas

  1. Los Sociópatas te darán una disculpa que no es sincera pero sí convincente, si beneficia al propósito que tienen contigo. Un(a) Narcisista no lo hará.
  2. Los Sociópatas parecerán más humildes y menos chulos. Los Narcisistas se enteran menos de la imagen que tienen los demás de ellos, y la mayoría de las veces presumirán y se chulearán de sus logros y éxitos ad nauseam.
  3. Los Sociópatas, desde el momento en el que los conoces te harán muchas preguntas, es como si quisieran entrar en tu cerebro. Los Narcisistas centrarán la conversación en sus intereses y ellos mismos.
  4. Los Sociópatas son calculadores y manipuladores y explotan a otras personas para cumplir con su propia agenda, que normalmente es secreta. Los Narcisistas usan a otras personas, cada una de las que hay en su vida, para un propósito concreto.
  5. Los Sociópatas ignoran las normas sociales y los límites, no sólo porque se creen legitimados para ello, sino también para manipular situaciones en su favor. Los Narcisistas también se sienten legitimados para ignorar las normas pero lo harán más desde la importancia que creen tener.
  6. Los Sociópatas están interesados en ganar y tener la razón como sea. Los Narcisistas también están interesados en ganar, pero más desde la necesidad de ser admirados y de sentirse superiores. Cuando ganan, disfrutan sometiendo a otra persona.
  7. Los Sociópatas son más proclives al aburrimiento, y muchos de ellos son yonquis de adrenalina. Los Narcisistas pueden necesitar o no este tipo de estímulo.
  8. Los Sociópatas pondrán una trampa con meses de antelación si perciben que estás obstruyendo sus planes, y esperarán pacientemente hasta derribarte. Los narcisistas son menos calculadores pero mentirán, intimidarán o intentarán destruirte si creen que estás obstaculizando sus planes.
  9. Los Sociópatas manipularán a otros para que ellos puedan verse económicamente benificiados haciendo el menor trabajo posible con el menor esfuerzo invertido (esto aunque ellos dispongan de recursos que harían que no tuviesen que comportarse de esa manera). A los Narcisistas no les importa esforzarse y trabajar duro si esto les lleva finalmente a ser admirados y a recibir elogios.
  10. Los Sociópatas suelen abandonar a sus parejas más fácilmente si su máscara se destapa o si sus tácticas de manipulación ya no funcionan. Los Narcisistas tienen un patrón solapando relaciones que terminan de una forma muy pobre.

Recuerda que el comportamiento humano no es blanco o negro, es tan variado como el número de personas que pisan el planeta. Hay algunas personas que muestran características de ambas categorías, pero la mayoría de sus rasgos de carácter encajarán más en una categoría que en la otra. Por esta razón, es útil pensar sobre esto en términos de un continuum de comportamiento y un espectro, más que intentar encasillar el comportamiento de una persona en una de las dos categorías.

Tanto las Narcisistas como las Sociópatas hacen mucho daño a sus parejas, familias y amigas. Tener un diagnóstico no oficial no cambia mucho este panorama. Pero tener un término para describir el comportamiento irracional, de locas, impredecible, perverso, tóxico, agotador que has tenido que experimentar, puede darte muchas respuestas y liberarte para pasar página.

Es importante que recuerdes que tú no tienes la culpa de que te hayan tratado así, ya que de lo que estas personas sufren es un trastorno e infligen este comportamiento destructivo a quienes se lo permiten. Lo que sí es importante que tengas en cuenta es que si has permitido este abuso, muchas veces sin ni siquiera identificarlo cuando estaba ocurriendo, es más que probable que ya lo hayas sufrido en la infancia por parte de tus padres/abuelas/cuidadoras. Las niñas creen que lo que le pasa en sus casas y en sus familias es lo “normal”, lo que vive todo el mundo. Desgraciadamente, en estos casos, no es así.

Tanto Narcisistas como Sociópatas tienen el objetivo principal de explotar, controlar y dominar a otras personas sin la carga de sentimientos de culpa o los remordimientos. La dominación y el control no permiten una conexión genuina, un vínculo sano ni llevan a una reciprocidad emocional.

Tu sanidad mental y tu felicidad son lo que cuentan al final y cuanto más tiempo estés en una relación con un(a) Narcisista o con un(a) Sociópata, más riesgos corres de tener una depresión, sufrir ansiedad severa, y/o desarrollar Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo.

Este artículo está basado en el original de freefromtoxic.com.