Ansiedad y Depresión: las dos caras de la misma moneda

La Ansiedad y la Depresión

Es muy frecuente que las personas que experimentan ansiedad, también experimenten depresión a lo largo de su vida, y viceversa. En realidad, ambas son las dos caras de la misma moneda. La ansiedad es como tener el botón en “on” del organismo activado todo el tiempo, hay una prevalencia del sistema simpático del cuerpo, que se encarga de la activación. La depresión consiste en tener el botón de “off” del organismo activado todo el tiempo, hay una prevalencia del sistema parasimpático del cuerpo, encargado del descanso.

Aunque cada una de ellas tiene sus propios síntomas muy distintivos, tienden a superponerse de muchas maneras. La más importante de ellas es la desregulación emocional.

Con la depresión, normalmente sientes que todo se ralentiza y se silencia. Tienes dolor, una capacidad disminuida para hacer cosas y no te interesan las actividades ni experiencias. En realidad, no te interesa nada de lo que ocurra en el mundo exterior. Hay una falta de esperanza total. Estás triste, no quieres levantarte, no quieres alimentarte, todo duele. Piensas: ‘¿Cómo voy a seguir? ¿Se detendrá este dolor?’

La ansiedad envía tus emociones en la dirección opuesta. Estás hiperactivada e hipervigilante. No encuentras descanso. Tu cerebro y tu cuerpo están acelerados. Es como tener el motor encendido todo el tiempo y no saber cómo apagarlo.

Los problemas de juicio y concentración se superponen tanto en la ansiedad como en la depresión.

  • En ambos estados tendemos a ver la realidad de una forma distorsionada. En la depresión es como si todo fuera un desierto en el que nada nutre, acoge o consuela. En la ansiedad es como verlo todo a velocidad de vértigo, sintiendo que no es posible parar, descansar o desacelerar el ritmo, como si alguien nos persiguiera.
  • La concentración también se ve muy afectada en situaciones de ansiedad y/o depresión. Hay una dificultad para vivir el momento presente y una tendencia, en el caso de la depresión a vivir emocionalmente en el pasado, y en el caso de la ansiedad, en el futuro.

Lo que suele haber debajo es un trauma no resuelto

Idealmente, cuando alguien sufre un trauma concreto, como un accidente de tráfico, debe buscar tratamiento rápidamente para que los efectos no persistan.

Pero con un trauma vivido en la infancia de una forma continuada, la cosa cambia. La persona que ha sufrido una situación así puede tardar tiempo en darse cuenta de que lo que tiene se llama trauma y que, entre los síntomas que sufre están la ansiedad y/o la depresión, que suelen formar parte de un cuadro más amplio y complejo llamado Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo.

Ya de adultos, estas personas es frecuente que tengan relaciones donde ese trauma se recrea, es decir, se repite en una relación (generalmente de pareja, aunque no exclusivamente, ya que también puede ser de trabajo, familia, amistad,…) lo mismo que ocurrió en la infancia. Estas personas suelen minimizar, justificar o negar lo que ocurre en su relación o lo mantienen en secreto, sin buscar ayuda.

Los supervivientes de familias disfuncionales con frecuencia encuentran sus propias formas de lidiar con esto y “tirar hacia adelante” en la vida, haciendo ver hacia los demás y hacia sí mismas que están bien cuando en realidad no lo están. Les cuesta mucho romper esa imagen de que “todo está bien” y esa fachada se convierte en quiénes son durante años.

Habitualmente, ha de ocurrirles algo en sus vidas que les abra los ojos y se den cuenta de que necesitan ayuda. Suele tratarse de una situación en la que tocan fondo, como una ruptura muy difícil con una pareja, la pérdida de un trabajo en circunstancias extrañas, una situación límite con su familia de origen,…

La Terapia puede Ayudar

A los supervivientes de familias disfuncionales a menudo se les diagnostica de ansiedad, depresión o de ambas y el diagnóstico es importante, pero lo crucial es centrarse en tratar lo que está por debajo de estas enfermedades, que son los síntomas. De lo contrario,a la larga, la enfermedad volverá a aparecer.

Como hemos comentado antes, en muchos casos, la ansiedad y la depresión a menudo están relacionadas con el trauma infantil, que incluye abuso, maltrato y/o negligencia por parte de los cuidadores.

Hablar sobre estos temas y que la persona esté dispuesta a abrirse para contar su historia no es algo fácil y cada uno ha de encontrar su momento adecuado para ello. Si quieres saber cómo superar el abuso narcisista, sólo hablando de lo que ocurrió e integrándolo de diferentes maneras, es posible dejarlo atrás. El cerebro se defiende de esto, está programado para que sobrevivamos, no para que prosperemos o florezcamos en la vida. Por eso se necesita tiempo, paciencia y el acompañamiento de una terapeuta que sepa de trauma infantil.

La Autocompasión es crucial para la Curación

La autocompasión supone ser comprensivos con nosotros mismos y con las situaciones vividas, aceptando que hicimos las cosas lo mejor que supimos/sabemos, acorde a nuestro nivel de consciencia. Sin criticarnos, juzgarnos, castigarnos ni reñirnos. Consiste en ser amables con nosotros mismos, sin importar la circunstancia o situación.

Muchas supervivientes, por lo comentado antes, tienden a ver su situación como algo permanente, que “siempre va a ser así”. Si quieres saber cómo superar el abuso narcisista, es convemiente que te des cuenta de que no podemos cambiar el pasado o lo que nos hicieron, pero podemos evolucionar y encontrar mejores formas de gestionar y afrontar las cosas y crecer.

Podemos rodearnos de personas que nos apoyen, adquirir un sentido de agencia, querernos más, validarnos a nosotras mismas, hacer elecciones más sabias en la vida y disfrutar más de la vida en general.

https://www.domesticshelters.org

Anuncios

El Abuso/Explotación Financieros

¿Alguna vez ha sido crítico o has juzgado un a un ser querido por permanecer en una relación abusiva y tóxica? Es doloroso ver a alguien que queremos mal tratado, excusarse por el maltrato y, sin embargo, continuar con una pareja abusiva. Es difícil cuando no sabemos cómo ayudar a alguien a quien amamos que está atrapada en un ciclo de abuso. Si bien las dinámicas abusivas son complicadas, creo que debemos comenzar escuchando a quienes queremos en lugar de darles charlas o consejos bien intencionados para que se vayan. Antes de presionar a alguien para que abandone su relación, primero comprendamos y seamos compasivas con todas las barreras que lo mantienen allí. Si eres tú el que quieres saber cómo recuperarte de una relación narcisista que incluye el abuso financiero, más abajo te doy varias pautas a seguir.

El Abuso Financiero

El abuso financiero se da cuando una persona en una relación de pareja, amistad, familiar, trabajo,.. está siendo abusada/explotada económicamente por la otra u otras, siendo más percibida como un recurso a explotar que como una persona. O bien cuando el tema del dinero es utilizado por la persona abusiva para mantener a la víctima en la realación de abuso.

¿Sabías que el abuso financiero ocurre en el 99% de las relaciones de violencia doméstica? El abuso financiero puede ser encubierto o manifiesto y en general incluye:

  • Tácticas para ocultar la información financiera de la familia/pareja/empresa.
  • Limitar el acceso de la víctima a los activos financieros.
  • Hacerle promesas a futuro sobre una mejor situación financiera que nunca llega.
  • Controlar las finanzas de la víctima y determinar en qué debe gastar o no su dinero.
  • Mantener a la víctima en una situación precaria para que se vea obligada a mantener la relación con el abusador.
  • Controlar la capacidad de una víctima para adquirir, usar y mantener recursos financieros.
  • Impedir que la víctima tenga sus propios recursos financieros, como prohibiéndole trabajar o infundiéndole la idea de que no será capaz de encontrar o mantener un trabajo.

Si bien el abuso financiero se entiende con menos frecuencia que otras formas de abuso, es uno de los métodos más poderosos para mantener a una víctima atrapada en una relación abusiva.

El abuso financiero es devastador y destructivo tanto a largo como a corto plazo. Sin los recursos adecuados, las víctimas pueden encontrarse en una situación de incapacidad para obtener una vivienda segura y asequible o los fondos para mantenerse a sí mismos o a sus hijos. Con temores realistas de la falta de recursos que impida mantener una vivienda y las necesidades básicas cubiertas, tiene sentido que muchos sientan que su única opción es regresar con su abusadora.

El abuso financiero porque es una forma de abuso que es muy frecuente pero que rara vez se habla de ella. Muy a menudo, la persona que abusa del dinero no siempre es el sostén de la familia, pero sí es quien reclama el control sobre las finanzas. Si bien abandonar la relación abusivas puede ser el desafío más difícil de enfrentar para una persona, este desafío aumenta cuando su supervivencia a nivel económico también está en juego. Sin embargo, ¡la liberación es posible!

¿Quieres apoyar a alguien que está siendo abusado financieramente? Quizás esa persona eres tú. Si es así, más abajo tienes unas propuestas sobre cómo terminar superar una relación de abuso financiero. Si en algunos momentos sientes desesperanza, recuerda que el ciclo de abuso puede romperse, pero requiere de tiempo y paciencia. No es algo que se produzca de la noche a la mañana. Sé compasiva contigo misma y recuerda que cada paso que das, te conducirá a la libertad, a una vida libre de abuso y explotación económicas.

Pautas para parar el Ciclo de Abuso Financiero

  1. Infórmate sobre tus finanzas

    Muchas víctimas de abuso financiero están desinformadas acerca de sus propias finanzas y no realizan una gestión de las mismas. Se despreocupan del tema, esperando que otras personas se encarguen o bien no se sienten diligentes para encargarse de sus propias cuentas. La invitación que te hago es a que cambies esta dinámica empezando por informarte sobre tus finanzas ¡El conocimiento es poder!

    • Si estás en una relación de explotación laboral, solicita las nóminas y llévalas a un gestor para ver si te están remunerando conforme a tu categoría o si te están reteniendo lo que te corresponde
    • Pide un extracto de todas las cuentas/tarjetas que tengas a tu nombre en el banco. Hoy en día es fácil hacer un seguimiento online de todos los movimientos.
    • Si estás en una familia que hace promesas sobre poner propiedades a tu nombre pero no estás segura de si lo están haciendo, puedes solicitar la información al Registro de la Propiedad.
    • No firmes nada relacionado con tus finanzas que no te hayas leído muy bien previamente, que no hayas entendido o que te presionen para firmarlo.
  2. Ahorra dinero (de forma segura)

    Lo que lleva a una situación de explotación financiera es la escasez de recursos de la víctima y/o a tener una dependencia financiera del abusador. Si puedes hacerlo de manera segura, comienza a ahorrar regularmente todo el dinero que puedas.Encuentra un lugar seguro al que la persona que está abusando financieramente de ti no pueda llegar y no le hables sobre esto bajo ninguna circunstancia.

    Poco a poco, a medida que vayas teniendo tu colchón financiero, tendrás más posición de fuerza a la hora de abandonar a tu explotadora financiera.

  3. Invierte en Ayuda

    En última instancia, una relación de abuso financiero del tipo que sea (con familiares, amigos, pareja, en una relación laboral,..) tiene que ver con un sentimiento interno de “no valer” o de confundir el amor con sólo dar.

    Sea cual sea el vínculo que te une a tu abusador financiero, al fondo del mismo hay un tema emocional, que es el que te mantiene en la relación. El tema del dinero es en realidad una consecuencia de una creencia interna.

    Por ello, si quieres cambiar esa creencia interna, es importante que busques la ayuda de una terapeuta que sepa de abuso financiero para poder sanar el tema de fondo y cambiar la creencia interna que te llevará a romper tu relación de abuso financiero.

  4. Habla de dinero

    El dinero suele ser un tema muy delicado sobre el que hablar, pero en las relaciones saludables a largo plazo, es muy importante abrirse y ser honestos el uno con el otro y poder hablar sobre dinero de una forma tranquila y asertiva.Si tienes mucha ansiedad por tener conversaciones sobre dinero, esto podría ser una bandera roja de si en realidad te sientes seguro en esa relación.

    Ya sea una relación de pareja, de familia, de amistad, laboral,.. es conveniente que practiques hablar sobre dinero si crees que el trato no está siendo justo o ecuánime, si crees que te mereces más del que recibes o si crees que alguien está abusando financieramente de ti. La asertividad y la negociación se pueden aprender, ¡sólo necesitan práctica!

Si quieres recuperarte de una relación narcisista en la que hay abuso financiero, espero que este artículo te hay servido de ayuda. ¡Anímate a dejar un comentario!

Fuente: https://www.aimeebarrlcsw.com

El Conflicto

En las familias disfuncionales/narcisistas hay mucho conflicto. En algunos casos este conflicto es muy obvio y en otros no lo es tanto, está más basado en comportamientos pasivo-agresivos o conductas como el gaslighting.

El conflicto en estas familias es tan frecuente que las personas que han crecido en ellas suelen llegar a su edad adulta con un tema no resuelto con el conflicto. O bien evitan el conflicto a toda cosa, comportándose como personas complacientes y haciendo lo que sea necesario para mantener la paz. O bien, de forma tanto consciente como inconsciente, buscan el conflicto con las personas que tienen a su alrededor: tienen juegos de poder, un tema con la venganza, pueden ser agresivas, están a la defensiva,… En sus familias de origen el conflicto era un pan de cada día, donde no se ha gestionado ni se ha reconocido, lo que hace que estas personas hagan lo mismo de adultas. Si quieres saber cómo recuperarte de haber crecido con un padre o con una madre narcisista, quizás puedas empezar por darte cuenta de cómo gestionas tú el conflicto.

Hay tres formas comunes de pensar que mantienen a las personas en el conflicto, tanto externo como interno:

  • Vivir en el pasado.
  • Evitar la verdad.
  • Intentar cambiar a otra persona.
  1. Haz las Paces, no la Guerra, con el Pasado.

    Una de las características de la depresión y de la ansiedad es creer que la vida está predestinada. Piensas falsamente que, debido a que las cosas son desafiantes en este momento, la vida siempre será así. La resignación y la desesperanza se desarrollan al no sentir que tienes control sobre tu vida. ¿Por qué molestarse en cambiar?

    El problema es que terminas repitiendo los mismos comportamientos con las mismas personas, con la expectativa de obtener un resultado diferente. Revivir, recrear y reescribir el pasado significa malgastar los preciosos momentos del presente. Tiene que ver con el trauma no sanado.

    El enfoque intencional en lo que está sucediendo aquí y ahora puede ayudarte a tomar los pasos necesarios para cambiar tu respuesta frente a situaciones estresantes y relaciones difíciles.

  2. Reconoce y honra tu Verdad (para recuperarte de haber crecido con un padre o madre narcisista)

    Como dice el dicho: «Si repites una mentira con la suficiente frecuencia, se convierte en verdad». La negación es un mecanismo de defensa que mantiene la verdad oculta a la consciencia. Puede resultar útil durante algún tiempo pero a la larga, mantenerla demasiado puede resultar contraproducente.

    Otro comportamiento producto de no aceptar la verdad es la tendencia a infligir dolor a quienes te rodean. Pero el alivio a corto plazo de vengarte de otra persona sólo causa dolor a largo plazo para ambas personas y una relación deteriorada para ambos.

    Reconoce tus miedos, dolor y sufrimiento. La vida no es fácil, y la seguridad no está garantizada. Vivir tu verdad requiere de energía pero no tanta como negarla.

    Sólo reconociendo y honrando tu verdad, puedes cambiar el curso de las cosas. Hay verdades que pueden ser muy dolorosas, como por ejemplo: “He sido maltratado” o “Soy víctima de mobbing”, pero éste es el primer paso para superar situaciones de este tipo y dejarlas atrás.

    Sólo lo que puedes reconocer y aceptar es lo que puedes cambiar. Busca una persona de confianza de tu entorno o una terapeuta para contar tu historia y tu verdad. Pasar por esto no es fácil pero te cambiará la vida.

  3. Cambia tu Comportamiento para cambiar tu Vida.

    Es muy común que cuando las personas empiezan terapia, hablen más de sus conflictos con otras personas a las que quieren cambiar que que quieran cambiar ellas mismas. Seguramente algunas de las personas de las que te rodean, necesiten cambiar pero es imposible intentar que cambie alguien que no quiere hacerlo. Lo único que puedes hacer es cambiar tu comportamiento y ver si esa otra persona decide cambiar contigo.

    El único modo que hay de tratar con personas difíciles es aceptarlas como son, ponerles límites a lo que te parece inaceptable y, si no cumplen con tus estándares, terminar la relación.

    Las personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad son personas conflictivas, buscan el conflicto de forma constante con las personas que tienen a su alrededor porque proyectan en ellas temas que no tienen resueltos consigo mismas. Interactuar con una persona que tiene este comportamiento que no reconoce y que le da la vuelta, para culparte a ti de lo que hace, puede ser no sólo muy doloroso sino también algo muy confuso que puede afectar a tu sanidad mental.

    Si tienes una relación del tipo que sea (amistad, pareja, trabajo, familia,…) con una persona con Trastorno Narcisista de la Personalidad, protégete y pon límites. Recuerda que estás interactuando con una persona que tiene una deficiencia emocional y escasa o nada de empatía. Si basas tu relación en la esperanza de que esta persona cambie, esto sólo es una pérdida de tiempo y energía y que causa un enorme desgaste emocional.

    Te invito a que indagues en tu infancia quién fue la primera persona con la que había las dinámicas que estás reproduciendo como adulta. Ese primer vínculo es el que te ha “programado” para normalizar una relación así. Pero no es normal y no tienes porqué aguantar una situación que te causa daño emocional o que lesiona tu autoestima.

En cuanto al conflicto, si eres de los que lo evitan, acepta que el conflicto forma parte de la vida y que si te comunicas de una forma asertiva, es posible resolverlo. Si eres de las personas que lo buscan, consciente o inconscientemente, te invito a que entres en contacto con tu rabia de una forma más verdadera, te permitas enfadarte y gestiones tu rabia de una forma más saludable.

Si quieres saber cómo recuperarte de haber crecido con un padre o con una madre narcisista, al final del día, el hecho indiscutible es que ésta es tu historia y tú eres quien elige el final.

Fuente: https://www.psychologytoday.com

Cómo Sanar la Percepción de un Futuro Borroso en los Hijos Adultos de Narcisistas

Los hijos de padres narcisistas, en particular los niños que son habitualmente devaluados o utilizados para ejercer el rol del chivo expiatorio, comúnmente interiorizan sentimientos de extrema vulnerabilidad, desesperanza y amenaza inminente que crean una sensación de futuro borroso. A causa del trauma prolongado en el tiempo, las niñas de familias narcisistas a menudo albergan la creencia de que están fundamentalmente dañadas y que su vida es precaria, inmanejable e incluso que está condenada y sentenciada al fracaso.

Se trata de trauma prolongado en el tiempo porque no está basado en un evento concreto, como un accidente de tráfico sino de una situación de abuso y/o maltrato que el niño se ve obligado a soportar durante años, sin poder hacer nada y recibiendo el mensaje de que el trato que se le da es “normal” o es “culpa suya”. Esto da lugar a sentimientos de impotencia , frustración e indefensión aprendida que se consolidan y llegan hasta la etapa adulta.

Al crecer, estas niñas experimentan interrupciones en su sentido de agencia personal que dificultan visualizarse como adultas y lograr hitos normales, como tener un trabajo/carrera, una relación de compromiso, un hogar o una familia. A menudo sin darse cuenta se sienten indignas o incapaces de esas cosas, y llevan tales creencias a la edad adulta, y continúan esperando que su vida se vea truncada o que las cosas que esperan, si se atreven a esperar, no son posibles para ellas. Cuando otras personas hablan de su futuro, pueden sentir una sensación de disociación de la suya y de alienación de aquéllos que tienen confianza en tener una vida relativamente plena, larga y estable.

Mensajes familiares destructivos

Un sentido de futuro borroso en niños y adultos de familias narcisistas resulta de mensajes directos o implícitos de su familia. Generalmente es el padre o la madre narcisista el/la que emite el mensaje y el resto de miembros o bien repiten lo mismo que el/la narcisista o bien guardan silencio pero no le contradicen. Éstos son algunos de los mensajes:

  • Tu vida no es importante o no tiene valor.
  • Yo no te apoyo.
  • No mereces que te pasen cosas buenas.
  • No eres capaz de hacer las cosas tú sola.
  • No puedes hacer lo que la mayoría de la gente puede hacer.
  • Nunca podrás tener un trabajo estable.
  • Quién te va a querer a ti.
  • No eres tan capaz o merecedor como tus padres/hermanos.
  • Debes mostrar un perfil bajo.
  • No te mereces amor.
  • Antes o después, siempre la cagas.
  • Eres un desastre.

Mensajes como éstos son devastadores a cualquier edad, especialmente para las niñas que comienzan en la vida. Dichos mensajes suelen reflejar las propias inseguridades proyectadas de los padres narcisistas y los emiten con los siguientes objetivos:

  • Sentirse superiores.
  • Desalentar la competencia.
  • Generar dependencia.
  • Obtener simpatía de los miembros de la familia a los que no van dirigidos estos mensajes.
  • Justificar el comportamiento de control.
  • Apoyar la narrativa familiar, los guiones de vida asignados de forma inconsciente a cada miembro de la familia.

En la edad adulta, las enfermedades y los problemas financieros, que son el resultado de vivenciar esas creencias expuestas más arriba, pueden amplificar una visión de la vida con un futuro borroso. La inestabilidad que con frecuencia viene con problemas de salud y preocupaciones económicas tiende a generar más de lo mismo y crea bucles, círculos ciclos viciosos de discapacidad, desempleo, deuda, desesperanza y aislamiento.

Dudar crónicamente de nuestra capacidad de prosperar es un estado mental profundamente desmoralizador con el que los hijos adultos de narcisistas pueden vivir durante años sin comprender que es resultado de un trauma. La programación que reciben hace que se saboteen las cosas o directamente no intenten nada que creen que merezca la pena. La experiencia es una pérdida fundamental de fe y un sentimiento de desconexión de una misma, de los demás y de la vida misma.

Pero una visión fracturada y fatalista del futuro no es algo con lo que alguien tenga que conformarse. Es importante para nuestro propio bienestar que abordemos este sistema de creencias y tomemos medidas para superarlo. La clave está en cambiar ese programa de infancia que ya no te sirve si lo quieres es dejar de sobrevivir y prosperar en la vida.

Estrategias para sanar un sentido de Futuro Borroso y superar así el Abuso Narcisista

Aquí hay algunas formas de ayudarte a ti misma a generar confianza en el futuro y superar así el abuso narcisista:

  1. Crea una línea de tiempo de tus principales logros en la vida y mantenla actualizada.
  2. Haz un álbum de fotos o un álbum de recortes de eventos importantes en tu vida.
  3. Practica visualizarte en el futuro a diferentes edades y como te gustaría que fuera tu vida.
  4. Escribe las metas que tienes para el futuro, tanto personales como profesionales.
  5. Haz planes sociales o de viaje a corto y largo plazo. Practica hacer planes para dentro de una semana a partir de ahora, dentro de seis meses y dentro de cinco años.
  6. Planea algo que te gustaría hacer que tiene que ver con construir paso a paso y hazlo, como plantar un jardín, construir una terraza en tu casa o aprender otro idioma.
  7. Comparte con amigos de confianza tus pasos hacia adelante.
  8. Repite las afirmaciones: «Confío en mí y en la vida». «Tengo derecho a que me pasen cosas buenas.»

Fuente: https://narcissistfamilyfiles.com

Los Juegos de Poder vs Recuperar tu Poder Personal

La agonía de la Impotencia

Cuando hemos sido abusados por un(a) narcisista, inicialmente sentimos que nuestros sueños y nuestras expectativas de la vida que íbamos a tener con esta persona se hacen añicos. Ya sea como pareja, amigo, empleada, familiar,..

Nos sentimos vacíos, traicionados, engañados, a menudo maltratados, y debido a que nos sentimos despojados de nuestra propia confianza y el saber que no podemos ser una fuente nutriente para nosotros mismos, a menudo nos quedamos enganchados con la persona que nos maltrata, y las obsesiones de «lo que está haciendo» y «cómo puedo parar y arreglar lo que está haciendo» para sentirnos seguras y dignas de amor.

Si permanecemos atrapadas y atascadas pensando en «lo que ha pasado» y «nuestros sueños destrozados», perdemos la enseñanza interior de nuestra experiencia de abuso narcisista. Nos atascamos en el juicio y la culpa, seguimos buscando «el exterior» para negociar, cambiar y arreglar para restaurar «la vida que creíamos que debíamos tener» y permanecemos impotentes.

Intentar cambiar a otra persona y luchar con esta persona son todos métodos para tratar de hacer que nuestra vida suceda a través del «poder externo» (impotencia). Tratamos de hacer que el exterior (cualquiera o cualquier cosa) sea responsable de nuestra felicidad y bienestar, hasta que finalmente nos damos cuenta de que esto no funciona.

El cambio al Poder Personal (Recuperación después del Abuso Narcisista)

De lo que no nos hemos dado cuenta, y necesitamos, es que todo (sin excepción) lo que nos hace daño en el exterior es simplemente un detonante que nos muestra que hay una parte de nosotros mismos en el «interior» donde hay dolor. La persona que nos hace daño es simplemente un catalizador que ha desencadenado las heridas y la impotencia que ya teníamos dentro de nosotros.

Cada ser humano tiene partes internas que requieren curación, y la gran oportunidad a través de relaciones y eventos dolorosos es liberar y sanar estas partes, para que podamos reclamar nuestro propio poder auténtico.

Lo único que separa a cualquiera de estar conectado a su Verdadero Ser son sus partes rotas, asustadas y dolorosas. Cuando reclamamos, curamos y liberamos estas partes, naturalmente «volvemos a casa» a lo que realmente somos, que es la parte más grande, más expansiva y auténtica de nosotros mismos.

La clave para comenzar a reclamar este regalo es salir de la personalización de lo que el narcisista te hizo y la creencia de que eres una víctima de eso.

Si permanecemos atrapados en estas creencias, significa que no podemos asumir la responsabilidad, no podemos sanar y no podemos salir del dolor y el miedo, o la impotencia de responsabilizar a alguien más por la creación de nuestro bienestar y nuestra vida.

Si ignoramos esto y no llegamos a lo que hay dentro de nosotras que requiere curación, la vida solo seguirá transmitiendo los mismos mensajes dolorosos en forma de experiencias vitales y relaciones hasta que lo hagamos.

Formas de Dar el Poder a la Narcisista

Hay muchas maneras en las que damos el poder a la otra persona, seguro que de muchas de ellas no te das cuenta:

  • Queriendo tener siempre la razón.
  • Queriendo cambiar a la otra persona.
  • Dejar que la otra persona te defina y creerte las etiquetas que te ponga, como “torpe”,”loca”,”tonta”.
  • Dejar que tu ánimo dependa del estado de la relación con esa persona.
  • Crear conflictos en los que siempre quieres ganar.
  • Ceder partes de ti misma, como por ejemplo, ser muy complaciente para mantener el statu quo con el/la narcisista.
  • Ver a la narcisista como una persona que en general está por encima (dominación) o por debajo de ti (sumisión).

Dejar que el narcisista piense/decida/hable por ti con frases como “Nosotros pensamos” cuando es algo que no habéis hablado.

Tu poder personal es algo que NADIE te puede quitar porque has NACIDO con él como persona. Si quieres saber cómo empezar tu recuperación después del abuso narcisista, la única forma que tiene de desempoderarse un adulto es darle su poder personal, de forma consciente o inconsciente al/a otra persona.

Esto suele tener su origen en una herida de infancia, donde seguramente hubo una lucha de poder con tu padre/madre donde el/la narcisista también acumulaba poder a base de “quitárselo” a los demás.

El narcisista se siente atraído por el poder externo, y está constantemente monitoreando su propia vida desde una posición de ego, para generar vínculos dependientes que cubran sentimientos intensos de ser defectuoso, indigno y desagradable.  Esto mismo es lo que le ocurre a la codependiente, sólo que en términos de poder, el codependiente “lo da” y el narcisista lo acumula, “lo toma”.

La dinámica entre el narcisista y el codependiente es la de dos personas vacías y necesitadas que buscan el poder en el exterior, en lugar de comprometerse a desarrollar espiritualmente y crear verdadero poder auténtico por sí mismas.

Eres tu único y verdadero Sanador

Para curar estas partes temerosas e impotentes de nosotras mismas, necesitamos alejarnos del narcisista y concentrarnos firmemente en nosotras mismas.

Es muy importante comprender que su verdadera curación no radica en respuestas externas. Nadie conoce tu alma, tu dolor y tu impotencia.

Para realmente cerrar la brecha entre tu personalidad y tu Alma (Verdadero Ser), tienes que liberar y sanar las partes de tu personalidad que están fracturadas, que duelen y te hacen sentir impotente.

Aquí es donde necesitas caer en tus sentimientos dolorosos con total humildad, honestidad y franca apertura contigo misma, declarándote a ti misma: «Sé que tengo partes dolorosas e impotentes que solo puedo curar, y me doy cuenta de que cada evento doloroso me está mostrando esto» .

Cuando, con el acompañamiento adecuado te preguntes: «¿De dónde viene esto?», obtendrás la respuesta sobre cuáles son los orígenes de este dolor e impotencia, y también tendrás la intuición y las respuestas sobre cómo curarlo.

Las respuestas y la sanación están dentro de ti. Nadie puede definirte ni controlarte ni manipularte si no se lo permites. Tu poder personal ya es tuyo. El camino es de recuperación de ese poder. ¿Cuándo vas a empezar?

Fuente: https://blog.melanietoniaevans.com

Imagen de Timothy Eberly en Unsplash.

Qué son los Guiones de Vida y Cuál es el Tuyo

Según Eric Berne, médico psiquiatra, inicial creador del Análisis Transaccional, creamos historias sobre nosotras mismas y nuestras vidas, lo que han sido y lo que serán. Esto comienza en la infancia, donde tejimos nuestras percepciones de nosotros mismos y del mundo que nos rodeaba en una narración sobre lo que podíamos, lo que éramos y lo que hacíamos y es algo que se mantiene hasta la edad adulta.

Las Posiciones de Vida

Según el Análisis Transaccional hay cuatro posiciones de vida:

  • Estoy bien, estás bien.
  • Estoy bien, no estás bien.
  • No estoy bien, estás bien.
  • No estoy bien, no estás bien.
  • La posición «Estoy bien, estás bien»

    Se conoce como la posición saludable y generalmente no tiene juego. Es la creencia de que las personas tienen un valor básico, valor y dignidad como seres humanos. Que las personas estén bien es una declaración de su esencia, no necesariamente de su comportamiento. Esta posición se caracteriza por una actitud de confianza y apertura, una disposición a dar y recibir, y una aceptación de los demás tal como son. Las personas están cerca de sí mismas y de los demás. No hay perdedores, sólo ganadores.

  • La posición «Estoy bien, no estás bien»

    Es la posición de las personas que proyectan sus problemas en otros y los culpan, los critican y los juzgan. Los juegos que refuerzan esta posición involucran a un superior autodenominado o un solo (el «Estoy bien») que proyecta ira, asco y desprecio hacia un inferior designado o chivo expiatorio (el «No estás bien») . Esta posición es la de la persona que necesita un desvalido para mantener su sentido de «Yo Bien».

  • La posición “No Estoy bien, tú estás bien”

    Se conoce como la posición depresiva o baja y se caracteriza por sentirse impotente en comparación con los demás. Por lo general, estas personas satisfacen las necesidades de los demás en lugar de las suyas y, en general, se sienten victimizadas. Los juegos que apoyan esta posición incluyen posiciones masoquistas o el rol del mártir, juegos que apoyan el poder personal de los demás y niegan el propio.

  • La posición“No estoy bien, no estás bien”

    Se conoce como la posición de desesperanza, inutilidad y frustración. Operando desde este lugar, la persona ha perdido interés en la vida y la ve de forma desesperanzada. Esta postura autodestructiva es característica de las personas que no pueden afrontar el mundo real, y puede conducir a una abstinencia extrema, un retorno al comportamiento infantil o un comportamiento violento que resulte en lesiones o la muerte de ellos mismos u otros.

En realidad, cada uno de nosotros tiene una posición favorita, es el personaje que se cuenta que es y ha adoptado un ego que se ajusta al mismo. El desafío es tomar conciencia de cómo intentamos hacer realidad la vida a través de nuestra posición básica de vida y, si es necesario, crear una alternativa saludable. Si has crecido en una familia narcisista y fuiste escogido como el chivo expiatorio, seguramente hayas escogido de forma inconsciente la posición «No estoy bien, estás bien».

La posición de vida “Estoy bien, estás bien” es probablemente la expresión más conocida del propósito de la terapia. Es decir, establecer y reforzar la posición que reconoce el valor y el poder de cada persona. Todas las personas somos «OK» y, por lo tanto, capaces de cambio, crecimiento e interacciones saludables, donde lo que se dan son situaciones de comunicación abierta y sincera y de cooperación, situaciones de ganar-ganar en lugar de dinámicas de dominación-sumisión.

Los Guiones de Vida

Según el Análisis Transaccional, los guiones de vida continúan teniendo un efecto profundo e inconsciente sobre cómo vivimos nuestras vidas. Afectan a las decisiones que tomamos. Controlan lo que creemos que podríamos hacer fácilmente y nunca podríamos hacer. Dan forma a nuestra auto-imagen. Y, sin embargo, rara vez nos damos cuenta de dónde vienen o incluso no sabemos que existen en absoluto.

A menudo hay formas generales de guiones de vida que se pueden expresar de manera muy simple, por ejemplo, «Soy un perdedor» o «Debo ayudar a salvar el mundo». Los guiones de vida pueden ser muy detallados y pueden ser muy vagos. Pueden ser muy poderosos, pero también pueden limitar severamente nuestras vidas.

Nuestras primeras decisiones existenciales se ven reforzadas por mensajes (tanto verbales como no verbales) que recibimos por nuestros primeros cuidadores y que después nos repetimos a nosotros mismos durante nuestra vida.

Berne afirma que el comportamiento disfuncional es el resultado de decisiones autolimitantes (tomadas en la infancia en aras de la supervivencia) que culminan en un guión de vida poco saludable.

Generalmente, una vez que una persona ha decidido una posición de vida, hay una tendencia a que permanezca fija a menos que haya alguna intervención, como la terapia, para poder cambiar las decisiones subyacentes.

Los mensajes de guión se consideran procedentes de:

  • Modelado: formas visibles de comportamiento de adultos que vemos en la infancia y después imitamos.
  • Atribuciones: que te digan «Eres como …’
  • Sugerencias: Sugerencias y estímulos como «Haz siempre lo mejor».
  • Mandatos y contra-órdenes: Exigencias de hacer o no hacer cosas.

Se toma una decisión potencial sobre el guión de vida cuando el niño deja a un lado sus  necesidades para sobrevivir. Sólo después de muchas veces en las que ocurre esto, la decisión se convierte en parte del guión. Las decisiones de guión son las mejores que la niña puede manejar en sus circunstancias y, sin embargo, la mejor elección de ayer hecha por la niña, puede ser muy limitante para el adulto. Por ejemplo, si una niña se siente no querida por sus padres porque le emiten muchos mensajes de forma consciente o inconsciente que molesta, esta niña puede interiorizar el mensaje de que lo mejor es pasar desapercibida porque así es como se siente aceptada, con lo que no habla mucho, camina de forma muy ligera, intenta invisibilizarse. Esto le sirvió a la niña para sobrevivir en las circunstancias que tenía entonces. Sin embargo, como adulta, con una actitud así, tenderá a pasar desapercibida y le costará mucho que las demás personas reparen en ella o establecer vínculos saludables.

Los guiones de vida tienen un efecto profundo e inconsciente sobre cómo vivimos nuestras vidas. Afectan las decisiones que tomamos. Controlan lo que creemos que podríamos hacer fácilmente y nunca podríamos hacer. Dan forma a nuestra auto-imagen. Y, sin embargo, rara vez nos damos cuenta de dónde vienen o incluso no sabemos que existen en absoluto.

Las personas siguen su guión debido a la recompensa, un sentimiento familiar, tratando de evitar la pérdida del amor y en un intento de ganar el amor y sentirse aceptadas y queridas.

Permisos y Mandatos

Los permisos suponen, tal y como indica la palabra, dar permiso al niño para hacer algo. Por ejemplo:

  • «Piensa»
  • «Qué te apetece»
  • «Cómo te sientes»
  • «Qué quieres»
  • «Qué necesitas»

Son lo contrario de los mandatos.

Los mandatos son prohibiciones u órdenes negativas de un padre (a menudo fuera de su conocimiento) y provienen del estado del ego infantil del padre. Son expresiones de desilusión, frustración, ansiedad e infelicidad que surgen del propio dolor de los padres.

Los mandatos establecen los «noes» con los cuales los niños aprenden a vivir. Estos mensajes se transmiten predominantemente de forma no verbal y a nivel psicológico entre el nacimiento y los siete años de edad. Las órdenes incluyen:

  • «No»
  • «No seas»
  • «No pertenezcas»
  • «No seas una niña»
  • «No te acerques»
  • «No seas cuerdo»
  • «No sientas»
  • «No crezcas»
  • «No necesites»
  • «No te separes de mí»
  • «No seas el sexo que eres»
  • «No tengas éxito»
  • «No pienses»
  • «No quieras»
  • «No estés bien»
  • «No seas tú»

La niña responde a estos mandatos y toma una decisión de guión. Son las decisiones negativas del guión las que posiblemente causen dificultades más adelante en la vida.

Contra-órdenes

Cuando los padres quieren modelar a sus hijos de forma que sean una mejor versión de sí mismos, estos mensajes provienen del estado del ego de los padres. Transmiten los deberes y obligaciones de las expectativas de los padres. Estas contra-órdenes son las que suelen recibir el hijo/hija que es nombrado por el padre como el niño dorado. Ejemplos de contra-órdenes son:

  • «Sé perfecta»
  • «Sé fuerte pase lo que pase»
  • «Date prisa»
  • «No sientas»
  • «Satisfáceme»

El problema con estas contra-órdenes es que no importa cuánto intentemos complacer, sentimos que todavía no estamos haciendo lo suficiente o no somos suficiente.

Decisiones

En función de los mandatos recibidos, la niña puede tomar diferentes decisiones. La siguiente lista incluye mandatos comunes y algunas posibles decisiones que podrían tomarse en respuesta a ellos:

«No cometas errores». Los niños que escuchan y aceptan este mensaje a menudo temen correr riesgos que pueden hacerlos parecer estúpidos. Tienden a equiparar cometer errores con ser un fracaso. Posibles decisiones:

«Tengo miedo de tomar una decisión equivocada, así que simplemente no decidiré».

«Debido a que tomé una decisión tonta, ¡no volveré a decidir sobre nada importante!»

«Será mejor que sea perfecto si espero ser aceptado».

«No lo hagas». Este mensaje letal a menudo se transmite de manera no verbal por la forma en que los padres sostienen (o no sostienen) al niño. El mensaje básico es «Ojalá no hubieras nacido». Posibles decisiones:

«Seguiré intentándolo hasta conseguir que me ames».

«No te acerques».

«No seas importante». Si se le ignora constantemente cuando habla, es probable que crea que no es importante.Posibles decisiones:

«Si, por casualidad, alguna vez me vuelvo importante, minimizaré mis logros».

«Es mejor no hablar porque no me van a escuchar».

«Lo que yo tengo que decir no tiene importancia».

«No seas un niño». Este mensaje dice: «¡Siempre actúa como adulto!», «No seas infantil». «Mantén el control sobre ti mismo». Posibles decisiones:

«Me ocuparé de los demás y no pediré mucho para mí misma».

«No me dejaré divertirme».

«No crezcas». Este mensaje lo da el padre asustado que desalienta al niño de crecer de muchas maneras o que quiere que la niña no crezca para que la necesite siempre y cubra sus propios vacíos. Posibles decisiones:

«Seguiré siendo un niño, y así conseguiré que mis padres me aprueben».

«No seré sexual, y así mi padre no me alejará».

«Si soy infantil, se quedan conmigo».

«No tengas éxito». Si se critica gravemente a los niños por fallar, pueden aceptar el mensaje de no buscar el éxito. Posibles decisiones:

«Nunca haré nada lo suficientemente perfecto, así que ¿para qué intentarlo?»

«Tendré éxito, no importa lo que cueste».

«Si no tengo éxito, no tendré que cumplir con las altas expectativas que otros tienen de mí».

«No seas tú». Esto implica sugerir a los niños que son del sexo, forma, tamaño, color incorrecto o que tienen ideas o sentimientos que son inaceptables para las figuras parentales. Posibles decisiones:

«Me querrían solo si fuera un niño por lo que es imposible obtener su amor».

«Voy a fingir que soy un niño».

«No seas cuerdo» y «No estés bien». Algunos niños reciben atención solo cuando están físicamente enfermos o cuando actúan para llamar la atención. Posibles decisiones:

«Me enfermaré y así me aceptarán».

«Estoy loco.»

«No pertenezcas». Este mandato puede indicar que la familia siente que la niña no pertenece a la familia. Posibles decisiones:

«Seré un solitario para siempre».

«Nunca encajaré en ningún sitio».

Redecisiones

Cualesquiera que sean los mandatos que hayas recibido, y cualesquiera que hayan sido las decisiones de vida resultantes, puedes hacer cambios de vida importantes al cambiar tus decisiones, al volver a decidir en el momento. Todo lo que hayas aprendido, lo puedes volver a aprender con terapia.

Un ejemplo de redecisión al mandato de “No pertenezcas.» Puede ser que hayas llevado una vida muy solitaria hasta ahora o que te hayas metamorfoseado o falseado a ti misma, a un nivel inconsciente, para encajar en ciertos grupos a lo largo de tu vida. Una redecisión es la de permitirte a ti misma buscar a personas más afines a ti y no autoexcluirte de ese grupo, ya sea laboral, social, familiar.. Sentirte con el derecho a pertenecer hará que el universo se alinee para proporcionarte ese grupo. Quedarte en él y formar parte es algo que sólo depende de ti.

Fuente: http://www.clairenewton.co.za

Cómo una Adicción Secuestra el Cerebro

Qué es una Adicción

La palabra «adicción» deriva de un término en latín que significa «esclavizado por» u «obligado a». Cualquiera que haya luchado para superar una adicción, o haya tratado de ayudar a alguien a hacerlo, entiende el porqué.

La adicción ejerce una influencia larga y poderosa en el cerebro que se manifiesta de tres maneras distintas: anhelo por el objeto de la adicción, pérdida de control sobre su uso y participación continua con él a pesar de las consecuencias adversas. Si bien es posible superar una adicción, el proceso suele ser largo, lento y complicado.

Hoy en día se reconoce la adicción como una enfermedad crónica que cambia tanto la estructura como la función del cerebro. Del mismo modo en el que una  enfermedad cardiovascular daña el corazón y la diabetes deteriora el páncreas, la adicción secuestra el cerebro. La recuperación de una adicción implica fuerza de voluntad, sin duda, pero no es suficiente «simplemente decir que no». Las personas generalmente usan múltiples estrategias, que incluyen psicoterapia, medicamentos y autocuidado, mientras tratan de romper el control de una adicción.

Durante muchos años, los expertos han creído que sólo el alcohol y las drogas duras podían causar una adicción. Sin embargo, las tecnologías de neuroimagen y las investigaciones más recientes han demostrado que ciertas actividades placenteras, como los juegos de azar, las compras o el sexo, también pueden secuestrar el cerebro.

Nadie comienza con la intención de desarrollar una adicción, pero muchas personas quedan atrapadas en ella.

La vulnerabilidad genética contribuye al riesgo de desarrollar una adicción. Los estudios sobre gemelos y adopciones muestran que alrededor del 40% al 60% de la susceptibilidad a la adicción es hereditaria. También es muy importante el papel que juega el entorno en la infancia para desarrollar una adicción en la adolescencia o en la edad adulta. Cuando se trata de personas que han crecido en familias disfuncionales, muchas de ellas terminan desarrollando una adicción. Ya se trate de carencias de afecto o de un entorno de maltrato o abuso, hay un sufrimiento dentro que, antes o después, suele taparse con una adicción. Hay un malestar emocional que la adicción consigue parchear. Si quieres saber cómo superar el abuso narcisista, es posible que el entorno familiar que viviste y que seguramente sigues recreando en tu edad adulta, te dé pistas de cómo se ha originado tu adicción.

El Centro de Recompensa del Cerebro

El cerebro registra todos los placeres de la misma manera, ya sea que se originen con una droga psicoactiva, una recompensa monetaria, un encuentro sexual o una comida satisfactoria. En el cerebro el placer tiene una firma distintiva: la liberación del neurotransmisor dopamina en el núcleo accumbens, un grupo de células nerviosas que se encuentran debajo de la corteza cerebral (ver imagen). La liberación de dopamina en el núcleo accumbens está tan constantemente ligada al placer que los neurocientíficos se refieren a la región como el centro de recompensa del cerebro.

Según la teoría actual sobre la adicción, la dopamina interactúa con otro neurotransmisor, el glutamato, para hacerse cargo del sistema cerebral de aprendizaje relacionado con la recompensa. Este sistema tiene un papel importante en el mantenimiento de la vida porque vincula las actividades necesarias para la supervivencia humana (como comer y tener relaciones sexuales) con placer y recompensa. Las sustancias y comportamientos adictivos estimulan el mismo circuito, y luego lo sobrecargan.

Todas las drogas, desde la nicotina hasta la heroína, causan un aumento particularmente poderoso de dopamina en el núcleo accumbens. La probabilidad de que el uso de una droga o la participación en una actividad gratificante conduzca a la adicción está directamente relacionada con la velocidad con la que promueve la liberación de dopamina, la intensidad de esa liberación y su confiabilidad.

Tolerancia y Compulsión

Con el tiempo, el cerebro se adapta de una manera que hace que la sustancia o actividad buscada sea menos placentera.

En la naturaleza, las recompensas generalmente vienen solo con tiempo y esfuerzo. Las drogas y comportamientos adictivos proporcionan un atajo, inundando el cerebro con dopamina y otros neurotransmisores.

Las drogas pueden liberar de 2 a 10 veces la cantidad de dopamina que las recompensas naturales, y lo hacen de manera más rápida. En una persona que se vuelve adicta, los receptores cerebrales se saturan. El cerebro responde produciendo menos dopamina o eliminando los receptores de dopamina, una adaptación similar a bajar el volumen de un altavoz cuando el ruido se vuelve demasiado fuerte.

Como resultado de estas adaptaciones, la dopamina tiene menos impacto en el centro de recompensa del cerebro. Las personas que desarrollan una adicción generalmente encuentran que, con el tiempo, la sustancia deseada ya no les da tanto placer. Tienen que tomar más para obtener la misma dopamina «alta» porque sus cerebros se han adaptado, un efecto conocido como tolerancia.

En este punto, entra en juego la compulsión. El placer asociado a una droga o comportamiento adictivo disminuye, y sin embargo, el recuerdo del efecto deseado y la necesidad de recrearlo (el deseo) persiste. Es como si la maquinaria normal de motivación ya no funcionara.

El proceso de aprendizaje mencionado anteriormente también entra en juego. El hipocampo y la amígdala almacenan información sobre las señales ambientales asociadas con la sustancia deseada, para que pueda ubicarse nuevamente. Estos recuerdos ayudan a crear una respuesta condicionada, un deseo intenso, cada vez que la persona se encuentra con esas señales ambientales.

Una persona adicta a la heroína puede estar en peligro de recaída cuando ve una aguja hipodérmica, por ejemplo, mientras que otra persona puede comenzar a beber nuevamente después de ver una botella de whisky. El aprendizaje condicionado ayuda a explicar por qué las personas que desarrollan una adicción corren el riesgo de recaer incluso después de años de abstinencia.

El Camino hacia la Recuperación

Debido a que la adicción se aprende y se almacena en el cerebro como memoria, la recuperación es un proceso lento y vacilante en el que disminuye la influencia de esos recuerdos. Alrededor del 40% al 60% de las personas con adicción a las drogas experimentan al menos una recaída después de una recuperación inicial.

Afortunadamente, existen varios tratamientos efectivos para la adicción, que generalmente combinan estrategias de autoayuda, psicoterapia y rehabilitación. Para algunos tipos de adicciones, los medicamentos también pueden ayudar. El camino hacia la recuperación es largo y lento pero posible. Generalmente, cuando una persona consigue más bienestar emocional y encontrarse mejor consigo misma, disminuye su necesidad de ser adicta.

Como se ha mencionado, cuando se trata de adicciones, la persona se mete poco a poco en ello sin darse cuenta y, para cuando se convierte en un problema de verdad, es posible que sus efectos en la vida de la persona sean graves y contribuyan a empeorar la calidad de vida de la persona en lugar de mejorarla, que es lo que se pretende con la adicción.

Debajo de una adicción hay un malestar emocional, una niña interior herida, una persona que se ha perdido. Si esa persona eres tú, puedes buscar ayuda para encontrar el camino de vuelta a ti. Lo que hay emocionalmente debajo de una adicción es malestar y dolor. Aprender a estar con ellos, a sostenerlos, es el primer paso para superar tu adicción.

En muchas personas que han crecido en familias narcisistas, cómo superar el abuso narcisista va íntimamente ligado a superar también una adicción, ya sea a una sustancia o a una relación tóxica.

Fuente: https://www.health.harvard.edu

5 Tipos de Madres Tóxicas

Es un tabú del que “está mal” hablar, pero se trata de una realidad. No todas las personas han crecido con madres amables y amorosas, en un ambiente seguro, amable y enriquecedor.

Hay muchas personas que han crecido en familias en las que se han sentido aisladas o no comprendidas por su propia madre (o padre). La persona a la que un niño necesita acudir en momentos de dolor emocional puede ser perjudicial en más de un sentido. El vacío que deja este tipo de tristeza a menudo se prolonga hasta la edad adulta.

La mayor pérdida que experimentan las hijas no amadas es la pérdida de la autoestima innata y el sentido de pertenecer.

Una persona que pasa por una infancia así, tendrá mucha dificultad para quererse a sí misma y no acabar en relaciones tóxicas en las que repita las dinámicas de infancia. También tendrá muchos problemas para encontrar su lugar en el mundo, a todos los niveles: una casa a la que llamar hogar, un grupo al que pertenecer, ya sea de amigos o para crear su propia familia o un trabajo en el que encajar y sentirse valorada y reconocida.

Como adulto, es posible que aún te preguntes si tu forma de ser es lo que hizo que tu madre se comportara así. Es importante recuerdes que no ha sido culpa tuya. Puede que el mensaje que te hayan transmitido de forma consciente o inconsciente sea ése pero no es verdad, no es la realidad.

¿Qué tipo de maternidad has experimentado y cuál es el rol que ejercías en esa dinámica con tu madre? 

Si quieres saber cómo sobrevivir a una madre narcisista, sigue leyendo…

5 Tipos de Madres Tóxicas

  1. La Madre Controladora 

Crecer con una madre controladora supone estar a la sombra de su personalidad. La madre controladora dicta todo sobre la vida de la niña: lo que tiene que ponerse, cómo tiene que hablar, con quién se puede relacionar o cómo debe comportarse en cada momento.

Si la niña intenta salirse del guión o disentir con lo que la madre manda o escoge para ella, puede amenazarla de forma obvia o velada, aplicarle el tratamiento de silencio, castigarla, manipularla, chantajearla,…

Hay un entrenamiento para que la niña busque la aprobación de la madre en todo lo que hace, privándola de escucharse a sí misma y tomar sus propias decisiones. La madre microgestiona toda la vida de la hija y la convence de que es por su propio bien.

Debido a esto, es posible que la hija de adulta sienta que tus opiniones o pensamientos no son lo suficientemente importantes como para expresarse o cumplirse o que tenga dificultades para tomar tus propias decisiones porque no sabe lo que quiere o porque tiende a buscar la validación de los demás.

  1. La Madre Narcisista

Una madre narcisista es la que ve a sus hijos como extensiones de sí misma, sin darse cuenta de que son personas independientes, no propiedades a las que utilizar para satisfacer necesidades (lo que se denomina “suministro narcisista”) no cubiertas o ventilar emocionalmente temas que son suyos.

Las madres (o padres) narcisistas suelen ver a sus hijas en términos de blanco o negro. Si hay más de una, por lo general, a una de ellas le asigna el papel del chivo expiatorio y a la otra el de la niña dorada.

El chivo expiatorio es la que para la madre narcisista “no puede hacer nada bien”. Esta niña es utilizada por la madre narcisista para proyectar en ella partes de su personalidad que rechaza, como la inseguridad o el miedo. Por ello, tendrá comportamientos para alimentar estas facetas en la niña. Son muy frecuentes frases como “lo haces mal”, “no sirves para nada”, “qué vamos a hacer contigo”. En muchas ocasiones, también la utilizará para descargar su rabia en ella, enfadándose con ella por cualquier excusa.

Esta niña crecerá con ese tipo de pensamientos, por lo que tendrá dificultades con su autoestima y con reconocerse y validarse como persona en todos los sentidos.

La niña dorada es la que para la madre narcisista “lo hace todo bien”. En esta niña proyectará todo lo que la madre narcisista considera buenas cualidades, inflándole el ego, igual que el de ella misma, dándole el mensaje de que es mejor que las demás personas. Esta niña también es manipulada por la madre, que condiciona su amor a que cumpla por completo con las expectativas que tiene puestas en ella y a la que suele utilizar, convirtiéndola muchas veces en una especie de asistente o secretaria personal.

Esta niña será muy exigente consigo misma en la edad adulta, dándole mucha importancia a la imagen que ofrece a los demás, sin saber realmente quién es y basando toda su existencia en sus logros.

Si quieres saber cómo sobrevivir a una madre narcisista, es importante que te des cuenta del rol que te asignó en la infancia.

  1. La Madre que actúa como si fuera ella la Hija

Esta inversión de los roles tiene el nombre de parentificación.

En esta dinámica, es la hija la que ha servido de apoyo a la madre, que la utiliza para sus necesidades emocionales en lugar de estar disponible para ella, cargándola con una responsabilidad que no le corresponde a una niña.

Crecer con una madre que necesitaba ser atendida o «salvada» de vez en cuando podría haber forzado a la niña a crecer más rápido de lo necesario, haciéndole sentir que siempre ha tenido que anteponer sus necesidades a las de su madre.

En la edad adulta, esto podría traducirse en la forma de expresar amor en una relación, tomando como referencia que querer es lo mismo que cuidar o ayudar a su pareja o priorizando siempre la comodidad  de su pareja frente a la propia.

  1. La Madre que se Fusiona

Esta madre se negó a respetar los límites del niño, por lo que ha llegado a un punto en el que la vida de la madre y la del niño están tan enredadas que no hay un “yo” y un “tú” sino que ambas viven en la fantasía de ser una sola persona.

Debido a esto, es posible que el niño haya crecido con un sentido confuso de sí mismo y sin una identidad personal verdadera.

A causa de esto, es probable que de adulto tienda a fusionarte con sus parejas, siendo emocionalmente dependiente y teniendo apego ansioso.

  1. La Madre negligente que inflige Daño Emocional

Una niña que no recibe elogios, reconocimiento o aceptación, crece anhelando conexiones y buscando atención positiva de los demás.

Este tipo de negligencia emocional priva a la niña del amor y afecto necesarios, que arrastrará hasta la edad adulta.

Éste es un tipo de negligencia que se da por omisión porque no hay acciones, por eso a veces es más difícil de detectar. A la niña no se le da ningún mensaje negativo pero se le priva del amor, el afecto y la atención que necesita.

En muchas ocasiones suele deberse a una situación de vida de la madre, como estar atravesando una depresión o pasar poco tiempo con su hija a causa del trabajo.

A causa de esto, la adulta tendrá problemas de autoestima, de conexión con otras personas, internamente sentirá que no merece amor ni atención y buscará la validación de otras personas.

Lo más importante es que te des cuenta de que, fuese cual fuese el tipo de madre que tuviste, su comportamiento no fue culpa tuya. Ella también tiene una herida de infancia que arrastra y que se pasa de generación en generación. Esas heridas no van a desaparecer, pero sí se pueden sanar en una gran medida. Si quieres saber cómo sobrevivir a una madre narcisista o a cualquier otro tipo de madre tóxica, tan sólo tienes que buscar la ayuda de alguien te acompañe en el viaje de vuelta a tu niña interior para darle lo que necesita.

Fuente:https://daily.lessonslearnedinlife.com

6 Formas en que la Identidad Personal puede ser moldeada por Trauma en la Infancia

Los adultos que han sufrido trauma en su infancia pueden desarrollar Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo (CPTSD, por sus siglas en inglés), que se caracteriza por dificultades en la regulación emocional, la conciencia y la memoria, la autopercepción, una percepción distorsionada de los perpetradores del abuso (generalmente, los padres, con lo que la niña interioriza que la culpa es suya o que no está habiendo un abuso), dificultades en las relaciones con otras personas y  efectos negativos sobre el sentido de la vida y el mundo en general.

¿Cómo afecta el trauma en el desarrollo a la formación de la identidad de una persona?

La identidad incluye la integración de la emoción y el intelecto, la conciencia básica del estado emocional, sentirse seguro y coherente como individuo e incluso la experiencia básica de quién se es realmente. Todo esto se ve interrumpido por un trauma en el desarrollo, porque la supervivencia básica tiene prioridad sobre todas estas cosas, y la niña utiliza los recursos normalmente asignados para el desarrollo normal del yo a sobrevivir.

Es decir, las personas que han sufrido abuso/maltrato en su infancia, sufren una alteración en su desarrollo natural como personas, teniendo que estar más pendientes de sobrevivir a nivel emocional a un entorno hostil o nada nutriente que a crecer y evolucionar, a desarrollarse.

El trauma temprano cambia la trayectoria del desarrollo del cerebro, porque un entorno caracterizado por el miedo, por ejemplo, causa diferentes adaptaciones de los circuitos cerebrales que un entorno de seguridad, seguridad y amor. Cuanto antes siente la angustia el niño por ese entorno hostil, más profundo es el efecto que el trauma de desarrollo tendrá en su vida de adulto en general.

La identidad de los adultos con trauma en su desarrollo no resuelto a menudo se organiza en torno a ser un(a) superviviente y mantener la seguridad básica en relación con los demás, lo que lleva a repeticiones traumatizantes y desalentadoras, evitando experiencias orientadas al crecimiento. Se disocian de su entorno y de sí mismas y pueden permanecer desconectadas de sí mismas durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta. Si quieres saber cómo recuperarte del abuso narcisista, te invitamos a que veas en cuántas de estas formas identitarias moldeadas por el trauma te ves identificado.

6 Formas Clave en las que la Identidad tiende a ser moldeada por Experiencias Traumáticas Anteriores

  1. Pérdida de la infancia: «Nunca tuve una infancia» o «No recuerdo mucho de mi infancia».

    Las personas que experimentan una infancia muy angustiosa a menudo tienen grandes lagunas sobre sus primeros años de vida. Pueden recordar momentos particularmente vívidos, a veces como flashes pero sin poco contexto. A menudo no tienen una historia clara de sí mismas cuando eran niñas al menos hasta la adolescencia.

    Este sentido autobiográfico se denomina «narrativa coherente» en la teoría del apego y en las personas que han sufrido trauma temprano, suele estar ausente (la persona no recuerda mucho), ser falsa (la persona no es consciente de que ha sido maltratada) o estar simplificada en exceso (mi padre no sabía hablar, sólo gritar). Muchas de estas personas sienten que su infancia ha “sido robada”, y sin esa base, la identidad adulta se ve comprometida. Les resulta difícil formarse una identidad clara y suelen decir: «No sé quién soy».

  2. Faltan partes de uno mismo: «Siempre he sentido que me faltaba algo, pero no sé qué es».

    En un entorno que es hostil o poco nutriente, un niño desarrolla angustia crónica. Para evitar sentir esta angustia todo el tiempo, los niños a menudo se desconectan de sí mismos, se trata de un mecanismo de defensa que se llama disociación. Pueden llegar a confiar en una persona importante para tener estabilidad y hacer que parezca que todo estaba bien, por ejemplo ser un estudiante ejemplar con excelentes notas, dando la imagen de que todo está bien, mientras tienen poca o ninguna vida personal real.

    Más adelante en la vida, pueden sentir que faltan partes de sí mismos. A través del crecimiento personal y la terapia, pueden redescubrir e incluso crear de nuevo estas partes que faltan. Es común que estas partes que faltan se asocien con estados emocionales y recuerdos particulares, y que la integración conduzca a un sentido de la identidad más pleno.

  3. Atracción a las relaciones destructivas: «Soy el tipo de persona que siempre sale con personas que son malas para mí».

    No es raro que las personas traumatizadas por sus cuidadores terminen con amistades, relaciones de pareja e incluso entornos de trabajo que no son buenos para ellos. Encuentran personas que se ajustan a su identidad traumática, incluso cuando intentan tomar decisiones diferentes y mejores, lo que lleva a una retraumatización a través de la repetición del pasado.

    Pueden terminar rodeados de personas emocionalmente no disponibles, personas abusivas o narcisistas, o terminar tratando de rescatar y arreglar a las personas con las que salen. Conscientemente, quieren encontrar a alguien que pueda proporcionar lo que saben que necesitan y desean, pero las influencias inconscientes los llevan por caminos no deseados y que son “familiares”.

    Con frecuencia, hay una poderosa «química» con las nuevas relaciones, lo que hace que parezca que la relación será diferente, sólo para darse cuenta desilusión que la dinámica se vuelve, de nuevo, demasiado familiar.

    Entrar repetidamente en relaciones destructivas puede ser desorientador y confuso, lo que lleva a uno a cuestionarse y a permanecer estancado en lugar de tener relaciones que le hagan evolucionar y crecer en la vida.

  4. Evitar las relaciones: «Estoy mejor sola».

    Alternativamente, las personas con experiencias negativas de desarrollo pueden optar por evitar la cercanía y la intimidad y aislarse. A veces esto comienza temprano y otras más tarde, como una forma de romper el ciclo de relaciones perjudiciales. Estas personas pueden volverse contradependientes, que es la otra cara de la moneda de la codependencia. Un contradependiente dice: «No necesito a nadie». Un codependidente dice: «Sin ti no puedo vivir». Las dos son posturas extremas sobre cómo se posicionan frente a los demás en las relaciones.

    Pero las relaciones saludables con otras personas son cruciales para el desarrollo personal, ya que suponen oportunidades para el crecimiento y el cambio. No tener relaciones en la edad adulta como medida de autoprotección perjudica el desarrollo de una identidad completamente adulta, solidificando una autopercepción de indignidad (no soy digna de amor) y autocondena (yo misma me desahucio en el amor).

    La mayoría de nosotros tenemos la capacidad de ofrecer más de lo que pensamos y, por lo tanto, de apreciarnos más.

  5. Evitarse a uno mismo: «No me gusta pensar en mí mismo. Sólo me hace sentir mal».

    Especialmente cuando el trauma infantil fue un componente definitorio de las relaciones más importantes en la infancia (padres, hermanos y otras personas importantes), cualquier recordatorio de esas experiencias (un detonante) puede conducir a esfuerzos por alejar las emociones y experiencias dolorosas a través de escaparse de uno mismo.

    La conexión con uno mismo, como con los demás, es un poderoso recordatorio de traumas anteriores, activando recuerdos y emociones que pueden ser difíciles de manejar. El autocuidado se ve afectado, y uno aprende a vivir separado de uno mismo como una cuestión de hábito. Es posible que no puedan contactar consigo mismos, con sus emociones y huyan de cualquier estímulo para hacerlo. El sentido del yo, en estos casos, a menudo se caracteriza por el asco («Me doy asco») y la maldad esencial («Soy malo«), lo que refleja una identidad traumática rígida, esto es, la propia persona no se ve con la capacidad de cambiar o evolucionar.

  6. Dificultad para integrar las emociones en la identidad de uno: «No soy el tipo de persona que tiene fuertes sentimientos sobre las cosas«.

    Cuando a las emociones y los sentimientos no se les ha dado un lugar en la familia de origen, las emociones se separan de la identidad, lo que lleva a la confusión y un sentido inestable de uno mismo. Necesitamos las emociones para ser plenamente nosotros mismos y para tomar decisiones. La desregulación emocional conduce a problemas por decisiones impulsivas y se interpone en el camino para formar relaciones saludables con los demás.

    Las personas pueden experimentar una sensación de entumecimiento emocional o (paradójicamente) sentir que no tienen ninguna emoción en absoluto. Pueden experimentar una gama limitada de emociones o sentir las emociones de forma apagada. Pueden, por ejemplo, sólo ser capaces de sentir emociones vagas, como frustración o aburrimiento, o pueden acumular la rabia hasta explotar. Es posible que sólo sientan emociones negativas sobre sí mismos, como asco y odio a sí mismos, y retrocedan ante cualquier cosa o persona que presente una visión positiva de ellos, se sientan incómodos con la gratitud de los demás, o sientan desconfianza cuando otras personas les expresan amabilidad. Pueden adoptar una identidad excesivamente intelectualizada, actuando forzados o incómodos con los demás.

    Esto conduce a dificultades en las relaciones personales, ya que las emociones son necesarias para la intimidad y dar forma a las opciones de vida (estilo de vida, carrera profesional, elecciones de pareja…).

    La reintegración de las emociones en el sentido de uno mismo es gratificante y necesaria para el crecimiento.

Fuente: https://www.psychologytoday.com

Recuperarse del abuso narcisista consiste, en parte, en recuperar partes de ti causadas por el trauma. Si te sientes identificada con lo que se menciona en este artículo, es más que probable que hayas sufrido un trauma en tu infancia y que arrastres dificultades en el desarrollo a causa de esto. Con la terapia se pueden recuperar partes perdidas de una misma o incluso crear nuevas. Al final de ese camino la que está eres tú, entera. 

Si te interesa saber más sobre este tema, te recomiendo el libro «Despertando al Tigre. Sanando el Trauma», de Peter Levine.