10 Comportamientos de las Personas que Buscan la Validación de los Demás

Debajo del comportamiento de las personas que solicitan la aprobación de los demás lo que hay es una falta de autoestima y un sentido de inferioridad.

Muchos supervivientes de familias narcisistas/disfuncionales se pasaron la infancia sintiéndose forzados a complacer a su padre/madre narcisista o ambos para poder sobrevivir en un entorno que era muy hostil. Para ellos, complacer y la búsqueda de validación eran algo “natural”. El padre/madre narcisista jugaba a esto constantemente condicionando el amor o castigando con temas muy delicados para un niño como abandono, rechazo o humillación si no conseguían la validación por parte del padre/de la madre narcisista.

Los adultos que crecen en este tipo de familias no creen en sí mismos y son hiper-críticos consigo mismos, por ello tienden a buscar la validación en otras personas, como lo hacían con su padre/madre narcisista.

Es posible que ni siquiera te des cuenta de que esto es algo para lo que te entrenaron, no algo con lo que hayas nacido. Quizás no seas consciente de las formas en las que alteras tu propio comportamiento u opiniones a favor de los de otra persona. Con este artículo te ayudamos a hacerlas más conscientes

10 Ejemplos de Comportamientos en los que buscas la Validación 

  1. Tomarte el desacuerdo personalmente.

    Cuando alguien no está de acuerdo con algo que dices o haces, ¿te lo tomas en serio como algo personal y terminas sintiéndote molesto o incluso insultado?

    Esta es una respuesta clásica de una persona complaciente porque, claramente, la búsqueda de aprobación ha fracasado. No es sorprendente, entonces, que te sientas herido. 

  2. Cambiar o adaptar tu punto de vista ante la aparente desaprobación.

    Has expresado tu opinión sobre algún asunto, importante o no, y alguien responde con una opinión contraria.

    ¿Defiendes vigorosamente tu posición o cambias ligeramente tu argumento para encajar mejor con los de la otra persona?

    La opinión de una buscadora de aprobación cambia dependiendo de con quién están hablando porque carece de confianza en sus propias convicciones y tiene miedo a alejar a otros adoptando una opinión distinta.

  3. Miedo a decir “no” por temor a la desaprobación.

    ¿Te sientes bien complaciendo? ¿Siempre dices “sí” cuando se te piden o proponen algo, cuando tu respuesta instintiva es en realidad decir “no”?

    El resultado final de este comportamiento es que te vas desgastando y, en última instancia, conduce al resentimiento por todas las cosas que te has comprometido a hacer cuando en realidad no querías.

    Ese resentimiento, si no eres consciente de él, es muy probable que lo acabes expresando de una forma pasivo-agresiva.

  4. No defender tus derechos.

    Para ti, ser un felpudo humano y dejarte pisar por quien sea que quiera hacerlo, es más fácil para ti que “no, no quiero esto” o “no, no te permito hacerme esto” y defenderte.

    No poner un límite y decir “no” solo refuerza tu falta de confianza en ti misma e incluso invita a comportamientos de abuso o de aprovecharse de ti por parte de otras personas. Al final, esto intensifica tu sentimiento de inferioridad.

  5. No te quejas cuando recibes un servicio o bienes insatisfactorios.

    ¿Cuántas veces te has quejado sobre la comida o el servicio en un restaurante, pero cuando el camarero te pregunta si todo está bien, simplemente asientes? O te has comprado algo que al final no te gusta pero no has tenido el valor de devolverlo a la tienda.

    Al no cuestionar estas cosas, estás reforzando tu propia falta de autoestima. Te estás diciendo a ti mismo que no tienes derecho a lo mejor de nada.

  6. Fingir que sabes o entiendes algo.

    Seguro que la escena te es familiar. Alguien te explica algo de lo que no tienes ni idea y en lugar de simplemente expresarlo, finges que ya conocías la película o que entiendes el chiste, cuando en realidad no es así.

    Lo que te dices a ti misma para tener esta clase de comportamiento es que el prejuicio de que “la gente es mala” y si confiesas la verdad, se van a reír de ti.

    En realidad, no tienes ni idea de cuál sería la reacción de la persona que te está explicando la peli o contando el chiste. Lo que estás haciendo con este comportamiento es proyectar en esa persona tu falta de autoestima.

  7. Sientes constantemente la necesidad de disculparte o dar las gracias. Incluso cuando no hay ninguna razón para ello.

    En tu versión de las cosas, siempre es tu culpa, ¿verdad? Tiendes a auto-inculparte de forma tóxica de todo lo que te rodea, en lugar de asumir tu responsabilidad cuando corresponde.También das las gracias por todo, a todas horas, a todo el mundo. En tu trabajo, con tus amigos, con tu pareja. Das las gracias por comportamientos que tú haces sin pedirlas y que son naturales en el vínculo que tienes con las personas. Una cosa es ser agradecido. Otra pedir a los demás que te perdonen la vida constantemente.

  8. Esperar cumplidos o esperar “pescarlos” y estar molesto por no recibirlos.

    Una persona que solicita aprobación puede intentar deliberadamente o inconscientemente que aquéllos con quienes está interactuando le digan algún elogio o piropo.

    Una extensión de este tipo de comportamiento es sentirte molesto cuando los cumplidos deseabas, no llegan.

  9. No saber afrontar ninguna crítica.

    Si tu objetivo es obtener la aprobación de los demás, entonces el concepto de crítica es completamente intolerable. Implica que has fracasado de alguna manera en lograr tu objetivo.

    El hipercriticismo al que fuiste sometido por tu familia narcisista de origen, te ha hecho extremadamente sensible a ellas.

    “La crítica es algo que puedes evitar fácilmente sin decir nada, sin hacer nada, sin ser nada”. Aristóteles.

    Si tomas nota del consejo de Aristóteles, aceptar las críticas es realmente vital para el progreso. Si te ayuda, puedes cambiar la palabra crítica, por “feedback”, que viene a ser una devolución. Si en una devolución te señalan algo a mejorar, seguramente así sea. Si estás rodeado de personas (jefe, amigos, pareja) que sólo te hacen críticas, quizás sea hora de que te replantees el vínculo. Un exceso de críticas sin aportar nada positivo sobre ti (que, como todas las personas, sí tienes) mina tu autoestima y sólo habla de la necesidad neurótica de la otra persona de ponerse por encima de ti.

  10. Comportarte de una manera que es contraria a tus propias creencias.

    Éste es un comportamiento típico de las niñas/adolescentes: unirse a la pandilla sólo para estar en medio de la gente “popular”, incluso si, en el fondo de tu corazón, no estás de acuerdo con lo que dicen y/o hacen o en realidad no tienes mucho en común con ellos. Eso es una cosa cuando eres una niña/adolescente, y otra muy distinta cuando eres una adulta.

    Una buscadora de aprobación puede encontrarse fácilmente en una situación en la que no sigue su corazón o su instinto. Sigue a su cabeza, que es complaciente con la gente, incluso si esto les crea un conflicto interno enorme.

Fuente: https://www.aconsciousrethink.com

En el siguiente post te contamos cómo dejar atrás tu necesidad de validación.

Comportamientos de las Supervivientes de Familias Abusivas

Resistencia

Cuando los terapeutas encuentran resistencia a la terapia en los supervivientes, éstos a menudo se sienten frustrados, desanimados y críticos. Al observar el comportamiento de los supervivientes desde el punto de vista del mindfulness, los terapeutas pueden verlo como una forma en que los supervivientes tratan de cuidarse a sí mismos, sin importar lo destructivo que pueda parecer el comportamiento.

Una superviviente de incesto se resistía a renunciar a su objetivo de dejar de  darse atracones de comida y después “purgarse”. Se odiaba a sí misma por este comportamiento “malo y repugnante”, y decía que era “débil”. Creía que si no conseguía detener su comportamiento, esto significaba que carecía de fuerza de voluntad.

Pero como Elissa Epel, psicóloga e investigadora, señaló en su charla de TED “La ilusión de control: comportamiento humano y los donuts”, la fuerza de voluntad es energía finita. El atracón de comida y la posterior purga son solo síntomas, y como la superviviente no podía parar de repetir estas conductas, su único “éxito” era alimentar su ciclo interminable de “fallos”. Si su enfoque estaba en cambiar el comportamiento de atracón y purga, entonces su pensamiento y energía estaban vinculados al comportamiento que no quería. Como no podía ir en dos direcciones al mismo tiempo, no podía avanzar hacia lo que realmente quería: liberarse de este ciclo de sufrimiento.

Límites

Una dificultad importante para las supervivientes que impregna todos los aspectos de sus vidas es la incapacidad de establecer y mantener límites. La falta de límites proviene del sistema de creencias de la superviviente de que ella es demasiado fuerte, demasiado estúpida, demasiado gorda, demasiado delgada, o no es inteligente, guapa, graciosa, delgada o lo suficientemente buena. Si crees que eres demasiado o no lo suficiente “lo que sea”, entonces no crees que tengas derecho a decir no/parar o  decir sí/ quiero más porque no te lo mereces. Si no puedes decir que no, tampoco puedes establecer un límite y estás congelada en la incertidumbre, el lugar que deseas evitar a toda costa.

En un enfoque consciente, la superviviente aprende a establecer límites determinando qué cantidad de cualquier cosa (tiempo, intimidad, argumento, comida) es adecuada para ella. El objetivo es descubrir qué es suficiente para ella y saber que tiene derecho a esos límites. “Esto es suficiente para mí. Esto es todo lo que estoy dispuesta a dar “. “Esto no lo quiero para mí. No lo voy a permitir.” Pequeños pasos trazan un camino que puedas reconocer.

Extremos

Muchos supervivientes viven en los extremos porque así es como aprendieron en su infancia a ver el mundo. Ese mundo suena como “debería o no debería ser”,”blanco o negro”, “bueno o malo”, “ahora o nunca”, “perfecto o fracaso”, “correcto o incorrecto”, y “todo o nada”. Es por eso que los regímenes estrictos de ejercicio, las dietas severamente restrictivas y el perfeccionismo son tan atractivos y repetidamente intentados. Es por esto que los supervivientes creen en una autoridad externa y no en su propia sabiduría interna.

La desconexión de un cuerpo que percibe (de forma distorsionada) que le ha traicionado y/o que le disgusta dificulta el acceso a las sensaciones físicas relacionadas con los pensamientos y emociones, el hambre y la plenitud, el dolor y el placer. Significa que no puedes usar la sabiduría de tu propio cuerpo y debes confiar sólo en tu cabeza y en el pensamiento condicionado desde la infancia. Nunca ha habido un término medio para los supervivientes, sin embargo, el trabajo corporal consiste en encontrar un lugar de descanso entre los extremos. Al disminuir la velocidad para sentir los pies en el suelo o el contacto físico que el cuerpo está haciendo con la silla o prestando atención a la respiración, este momento de auto-calma interrumpe el pensamiento automático, relaja los músculos tensos y crea un pequeño espacio en el que hay un “darse cuenta”, lo que hay aquí y ahora interna y externamente, dando espacio para que haya más opciones. Para ampliar el abanico de un mundo de extremos y descubrir que no sólo hay blanco y negro sino también grises.

Una Postura Radical

A través de las habilidades de la terapia corporal, las supervivientes aprenden a adoptar una postura diferente en relación con sus pensamientos, emociones, sensaciones físicas y comportamientos. Mantenerse presente sin juzgar lo que está aquí y ahora es importante para reducir el drama en las vidas de las supervivientes. La mayoría del drama reside en la mente, ya que viven en el pasado (con las emociones de su niña interior herida) o corren hacia el futuro (huyendo hacia fantasías no realizables) ninguno de los cuales existe, excepto en sus pensamientos.

En última instancia, las prácticas de la terapia corporal conservan la energía, el tiempo y el desgaste del cuerpo y el alma. Esto requiere de práctica. No es una solución rápida. En una cultura en la que una respuesta a todos tus deseos, ya sea comida, música, un nuevo vestido, información o entretenimiento, la próxima subida, es solo un toque o un clic, la terapia corporal ofrece un camino constante y compasivo hacia la libertad. Para las supervivientes no es fácil la idea de participar en un proceso donde no hay una meta ni hay que conseguir nada, ya que la mayoría son controladoras, perfeccionistas y tienden a correr hacia metas, realizables o no. Sin embargo, perseverar en la práctica de simplemente estar con una misma, lleva a unos enormes beneficios de aceptación, paz interior y salud mental y emocional.

Fuente: https://www.socialworktoday.com

La Vergüenza Tóxica

Cuando la vergüenza se vuelve tóxica, puede arruinar nuestras vidas. Todo el mundo experimenta vergüenza en algunos momentos a lo largo de la vida. Es una emoción como cualquier otra que aparece y desaparece, pero cuando se cronifica, puede causar un dolor extremo. Los fuertes sentimientos de vergüenza estimulan el sistema nervioso, causando una reacción de lucha-huida-congelación. Nos sentimos expuestos y queremos escondernos o reaccionar, a la vez que nos sentimos profundamente alejados de los demás. Todas las personas tenemos nuestros propios detonantes o triggers que producen sentimientos de vergüenza. La intensidad de nuestra experiencia también varía, dependiendo de nuestras experiencias de infancia y el evento de activación.

Diferencias entre Vergüenza Sana y Vergüenza Tóxica

Como hemos apuntado, es necesario distinguir entre vergüenza sana y vergüenza tóxica. La vergüenza sana nos avisa sobre nuestros límites, hace que no persigamos metas imposibles y nos evita invertir energía de forma inútil en cosas que no podemos cambiar. Nos indica que necesitamos ayuda y que, como seres humanos que somos, tenemos limitaciones.

La vergüenza tóxica es destructiva. Nos hace sentir de forma permanente que “hay algo que está mal en nosotras”, que “somos defectuosas”. Hace que nos queramos esconder del mundo. A diferencia de la vergüenza ordinaria, es una “vergüenza internalizada”, que altera nuestra auto-imagen. Es una vergüenza que se ha convertido en “tóxica”, un término acuñado por primera vez por Sylvan Tomkins a principios de los años 60 en su examen académico del afecto humano. Para algunas personas, la vergüenza tóxica puede consumir su personalidad, mientras que para otras, se encuentra debajo de su conciencia, pero se puede desencadenar fácilmente.

Hay algo que está mal en mí. Soy defectuosa.

Características de la Vergüenza Tóxica

La vergüenza tóxica difiere de la vergüenza ordinaria, que pasa en un día o unas pocas horas, en las siguientes características:

  1. Puede ocultarse en nuestro inconsciente, de modo que no nos demos cuenta de que tenemos vergüenza tóxica.
  2. Cuando experimentamos vergüenza, dura mucho más tiempo.
  3. Los sentimientos y emociones asociados a la vergüenza son de mayor intensidad.
  4. No se requiere un evento externo para activarlo. Nuestros propios pensamientos pueden provocar sentimientos de vergüenza tóxica.
  5. Conduce a espirales que causan depresión y sentimientos de desesperanza y desesperación.
  6. Causa la “ansiedad vergonzosa” crónica: el miedo a sentir vergüenza.
  7. Está acompañada de determinadas voces, imágenes o creencias que se originan en la infancia y se asocian con una “historia vergonzosa” negativa sobre nosotros mismos.
  8. No necesitamos recordar la fuente original de la vergüenza inmediata, que generalmente se originó en la infancia o en un trauma previo.
  9. Crea sentimientos profundos de insuficiencia e inadecuación.

Creencias basadas en la Vergüenza Tóxica

La creencia fundamental que subyace de la vergüenza es que “No soy digno de ser amado. No soy digno de conexión”. Por lo general, la vergüenza tóxica se manifiesta como una de las siguientes creencias o una variación de la misma:

  • Soy estúpida
  • Soy poco atractiva (especialmente para una pareja romántica)
  • Soy un fracaso
  • Soy una mala persona
  • Soy un fraude o falsa
  • Soy egoísta
  • No soy suficiente (esta creencia puede aplicarse a numerosas áreas)
  • Me odio
  • No importo
  • Soy defectuosa, inadecuada
  • No debería haber nacido
  • No soy digna de amor

La causa de la Vergüenza Tóxica

En la mayoría de los casos, la vergüenza se internaliza o es tóxica debido a las experiencias crónicas o intensas de vergüenza en la infancia. Los padres pueden transferir involuntariamente su vergüenza a sus hijos a través de mensajes verbales o comportamientos no verbales. Por ejemplo, un niño puede sentirse no amado en reacción a la depresión, ausencia, indiferencia o irritabilidad de los padres o sentirse inadecuado debido a la competitividad o comportamiento inadecuado de los padres. Los niños necesitan sentirse amados por sus padres. Cuando se rompe esa conexión, como cuando un niño es regañado con dureza, los niños se sienten solos y avergonzados. Como no entienden el comportamiento de sus padres (que de forma intuitiva, creen inadecuado) se culpan a sí mismos, internalizando todos los mensajes negativos, directos o indirectos, que reciben de sus padres para justificar un comportamiento hacia sus hijos que en realidad es inapropiado.

Si has tenido un padre o madre narcisista y te escogió a ti para desempeñar el rol del chivo expiatorio en tu familia de origen, es más que probable que te haya pasado su vergüenza tóxica proyectando en ti sus sentimientos profundos de inadecuación (aunque negados) que a su vez, el/ella recibió de su padre o madre.

Si no se sana en terapia, la vergüenza tóxica puede llevar a la agresión, la depresión, los trastornos de la alimentación, el Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo y la adicción. Genera baja autoestima, ansiedad, culpa irracional, perfeccionismo y codependencia, y limita nuestra capacidad para disfrutar de relaciones satisfactorias y éxito profesional.

Cómo Superar la Vergüenza Tóxica

La vergüenza tóxica puede ser superada por experiencias positivas posteriores a las de infancia. Una terapeuta te puede proporcionar lo que se denomina una “experiencia emocional correctiva”, es decir, hacerte el mirroring que tus padres no pudieron hacerte y devolverte el espejo de quién eres, que es muy diferente de la vergüenza tóxica con la que te identificas y que está basada en pensamientos  y voces interiores que en realidad son las voces y expresiones de tus padres y que han sido internalizadas. Lo que te dices con esas voces y pensamientos no es real. Se trata de vergüenza tóxica que en tu sistema familiar se ha pasado de generación en generación hasta llegar a ti.

Si te interesa tener más información sobre la vergüenza tóxica, te recomiendo el libro de John Bradshaw: “Sana la Vergüenza que te Ata”, que contiene ejercicios prácticos para sanar la vergüenza tóxica.

Fuente: https://www.whatiscodependency.com

Evitar el Afrontamiento: Cuando Pensamos para no Sentir

Evitar el afrontamiento se refiere a un comportamiento basado en tratar de evitar o escapar de determinadas emociones o sentimientos.

Puede implicar “hacer” (por ejemplo, alguien que se lava las manos excesivamente para tratar de eliminar los temores sobre la contaminación) o “no hacer” (por ejemplo, cuando alguien evita tener una conversación incómoda).

Evitar el afrontamiento hace que la ansiedad se convierta en una bola de nieve, porque cuando las personas usan la evasión evitan a menudo experimentar más ansiedad de la que estaban tratando de escapar en un inicio.

Ejemplos de cómo evitar el afrontamiento conduce a un aumento de la ansiedad y los pensamientos intrusivos.

  • Las personas con fobias evitan el afrontamiento, por ejemplo, no saliendo de su casa durante meses con el fin de tratar de evitar los sentimientos de miedo/pánico. Cuanto más tratan de evitar situaciones que pueden desencadenar sentimientos de pánico, más provocan que situaciones que antes no lo hacían, también comiencen a desencadenar en ellas sentimientos de miedo/pánico. Por ejemplo, al no salir de casa para evitar los espacios abiertos, también acaban desarrollando miedo/pánico a espacios semi-cerrados, a los que con anterioridad no les tenían miedo.
  • Las personas con desórdenes alimenticios hacen un gran esfuerzo para evitar pensar en la comida, pero cuanto más lo hacen, más se preocupan por la comida y más provocan no dejar de pensar en ella a todas horas.
  • Otro ejemplo es cuando personas que temen al abandono actúan de forma muy necesitada, por ejemplo, le preguntan repetidamente a su pareja: “¿Prometes que no me dejarás?” Al final su búsqueda de una reafirmación (dirigida a reducir sus miedos) crea una profecía auto-cumplida porque su compañero se acaba cansando de la búsqueda de reafirmación.
  • Incluso la rumiación puede considerarse un tipo de evitación de afrontamiento. Rumiar consiste en pensar de forma obsesiva, en bucle, sin llegar a ninguna conclusión. Cuando las personas rumian, por lo general, intentan, de forma inconsciente, evadir emociones o sentimientos incómodos o dolorosos. Un ejemplo común es rumiar para tratar de escapar de los sentimientos de incertidumbre.

Primeros pasos para superar la Evitación del Afrontamiento

  1. Hazte las siguientes preguntas:

    ¿Qué tratas de evitar? ¿Te sientes incómoda? ¿Pensamientos de no ser lo suficientemente buena? ¿Todavía tienes esos sentimientos o pensamientos?

  2. Reconoce el coste que ha tenido/tiene la evitación del afrontamiento en tu vida.

    ¿Qué te ha costado evitar el afrontamiento? ¿Cuánto de tu tiempo y energía mental te ha absorbido la evitación del afrontamiento? ¿Cómo ha impactado en tu salud? ¿Cómo te ha afectado las relaciones? ¿Cómo ha afectado en tu percepción de ti mismo como una persona competente?

  3. Aprende a tolerar pensamientos y sentimientos incómodos.

    Debes aprender cómo tolerar experimentar pensamientos y sentimientos que prefieres no experimentar hasta que pasen de forma natural (los pensamientos y los sentimientos son por naturaleza temporales). Si puedes hacer esto, no necesitarás utilizar la evitación del afrontamiento.
    Estar preparado para experimentar ansiedad generalmente te conducirá a una menor ansiedad.

Prácticas que te ayudarán a superar la Evitación del Afrontamiento

  • Aprender a suavizar en lugar de tensar en respuesta a los pensamientos y sentimientos desencadenantes o cuando te ves haciendo un comportamiento autodestructivo.
  • Aprendizaje de cómo activar tu sistema nervioso parasimpático (la parte de nuestro sistema nervioso que se encarga de la relajación) realizando acciones como una respiración lenta, lo que a su vez frena su ritmo cardíaco y hace que sea más fácil pensar con mayor claridad.
  • Aprender a reconocer que tus pensamientos a menudo están distorsionados por lo que no puedes confiar en ningún pensamiento negativo que tengas.
  • Desarrollar tu capacidad para la auto-disciplina.Por ejemplo, si eres propensa a comer en exceso, establece un horario regular para comer que satisfaga tus necesidades energéticas. O si te da pereza hacer ejercicio, ponte una hora al día durante varios días a la semana y respétala, aunque te resulte difícil.
  • Practica la meditación. La meditación es una práctica que al principio puede resultar difícil para una persona rumiante, ya que consiste en hacer justamente lo contrario a lo que el cerebro de esa persona está acostumbrado a hacer: sentir emociones y sensaciones en lugar de pensar. Poco a poco, si eres constante, verás cómo entras menos en en evitar la afrontación.

John Bradshaw en su libro “Volver a casa: Empodera a tu Niño Interior” dice que “La única forma de salir es atravesándolo” refiriéndose a que no se puede superar el dolor sin sentirlo.

“La única forma de salir del dolor es atravesándolo”

Piensa que con la evitación del afrontamiento lo que tu cerebro hace es precisamente eso, evitar sentir sustituyéndolo por pensar. Es un mecanismo de defensa. Efectivamente, así consigues no sentir pero rumiar es algo que agota y que te deja “en bucle” para siempre, si no le pones remedio. Atrévete a sentir. Las emociones y sentimientos son transitorios y harán de ti una persona más flexible, más fuerte y capaz de autogestionarse.

Fuente: https://www.psychologytoday.com

El Defecto Fatal

  • Andrea, de 23 años, teme en el fondo que si permite que alguien se acerque lo suficiente para ver a la verdadera Andrea, no le gustará lo que ve.
  • Jaime observa a las personas que caminan por la calle riendo y hablando, y se pregunta qué tienen que él no tiene.
  • Cristina, una empresaria consumada, secretamente se siente fuera de lugar dondequiera que vaya.
  • Laia se esfuerza en todo lo que hace, es una perfeccionista que nunca está satisfecha con nada en su vida y no deja que nadie la conozca en profundidad.

Aunque parezca que cada una de estas personas está luchando con un problema diferente, todas estas luchas secretas y dolorosas provienen de la misma raíz común. Andrea, Jaime, Cristina y Laia creen en su fuero interno que “algo está mal en ellos”. A esta creencia algunos terapeutas la llaman el defecto fatal.

 

El defecto fatal, en las personas que lo sienten, hasta que empiezan terapia, puede resultar muy difícil de detectar. Se trata de algo que está de fondo, un sentimiento profundo de inadecuación que causa mucho dolor a la persona y que, inconscientemente, trata de esconder frente a los demás porque cree que, si lo descubren, los alejará. Se trata de una mezcla de vergüenza, culpa y rabia dirigida hacia uno mismo.

El defecto fatal realmente no existe. No es una cosa real, pero sí un sentimiento real. Es un sentimiento cuyo poder proviene de ser insidioso, invisible e innombrable. Es un sentimiento que puede perseguir a una persona a lo largo de su vida, sin revelarse nunca.

Miremos más de cerca la infancia de Andrea, Jaime, Cristina y Laia para ilustrar cómo cada uno llegó a tener su propia versión personal del defecto fatal.

Los padres de Andrea eran adictos al trabajo. Personas exitosas y ambiciosas que querían a sus hijos pero que no tuvieron tiempo para conocerlos. Andrea fue criada por niñeras que iban y venían. Andrea, en esencia, creció en un vacío emocional, sintiendo que sus padres no la conocían realmente. Ante su falta de atención e interés, el cerebro de su hija procesó esto como: “No soy digna de que me conozcan”. Como adulta, anticipó el rechazo en todas las relaciones, desarrollando contradependencia y alejando a las personas por miedo a la intimidad.

Jaime era hijo único de dos padres deprimidos. Sus padres lo quisieron e hicieron lo posible por cuidarlo y criarlo. Tenía una bonita casa y mucha comida y ropa. Pero emocionalmente, su infancia se empobreció. Debido a su depresión, los padres de Jaime no tenían mucha energía ni para ellos mismos. Les quedaba muy poca para su hijo.

Cuando Jaime tenía un problema con sus amigos, no se lo contaba a nadie. Cuando obtenía sobresalientes en matemáticas, a nadie parecía importarle demasiado. Jaime creció sin compartir con nadie su dolor o su alegría. Creció careciendo de la conexión emocional con los demás que hace que la vida sea estimulante y significativa. Como adulto, vivió su vida con una escasez de este ingrediente principal: conexión emocional.

Cristina creció en una gran familia de clase trabajadora, caótica pero amorosa. Las personas de su familia eran esencialmente “ciegas a las emociones”. No compartían, expresaban, advertían ni respondían a la emoción. Nadie en el mundo de Cristina cuando era niña sintonizaba con sus sentimientos. Cristina no tuvo ningún referente que le enseñara cómo reconocer, leer, tolerar, expresar o gestionar sus propios sentimientos (o los de los demás). Cristina tuvo éxito en el mundo de los negocios porque es inteligente, enérgica y motivada, pero no tiene inteligencia emocional. En situaciones sociales, se siente fuera de lugar y tiene ansiedad.

Los padres de Laia eran un narcisista y una codependiente. Su padre la escogió, cuando era muy pequeña, como el chivo expiatorio de la familia y le daba constantemente mensajes de que “era un desastre” y “lo hacía mal”. La madre simplemente le seguía la corriente al padre. Éste se enfadaba o burlaba de forma inapropiada cuando Laia mostraba una emoción.

Laia creció pensando que las emociones eran algo que “sobraba” en ella y que, hiciera lo que hiciera, era un desastre que, antes o después, los demás descubrirían.

Los tres primeros ejemplos son los de personas que han sufrido abandono emocional y la cuarta, abuso emocional.

La buena noticia es que el defecto fatal puede solucionarse en la adultez.

Cuatro Pasos para Sanar el Defecto Fatal

  1. Reconoce que lo tienes, y que no es un defecto real. Sólo es un sentimiento.
  2. Encuentra las palabras para expresar tu propia versión única de “algo está mal en mí”.
  3. Identifique la causa específica en tu infancia. ¿De qué manera fuiste descuidado/abusada emocionalmente? ¿Cómo causó tu defecto fatal?
  4. Comienza a trabajar en la aceptación de sus emociones y en reconocer cuándo tienes un sentimiento. Experiencia el sentimiento y ponlo en palabras. Si esto te resulta difícil, busca una terapeuta que sepa de emociones que te ayude.

Convertirte en una persona que gestiona sus emociones, que tiene autoestima y un buen equilibrio en sus relaciones de dar y recibir con los demás, hará que el “defecto fatal” que sientes, desaparezca.

Fuente: https://psychcentral.com

La Autocompasión

Tener compasión por uno mismo no es diferente de tener compasión por los demás. La compasión NO es un pensamiento, es un sentimiento.

Primero, para tener compasión por los demás, debes notar que están sufriendo. Si ignoras a esa persona sin hogar en la calle, no puedes sentir compasión por lo difícil que es su experiencia.

Segundo, la compasión implica sentirse conmovida por el sufrimiento de los demás para que tu corazón responda a su dolor (la palabra compasión literalmente significa “sufrir con”). Cuando esto ocurre, sientes calidez, preocupación y el deseo de ayudar a la persona que sufre de alguna manera. Tener compasión también significa que ofreces comprensión y bondad a los demás cuando fallan o cometen errores, en lugar de juzgarlos con dureza. Finalmente, cuando sientes compasión por otra (en lugar de la mera piedad, en plan “pobre”, seguido de un suspiro), significa que te das cuenta de que el sufrimiento, el fracaso y la imperfección son parte de la experiencia humana compartida.

La Autocompasión implica actuar de la misma manera contigo mismo cuando estás pasando por un momento difícil, fracasas o te das cuenta sobre algo que no te gusta de ti mismo. En lugar de simplemente ignorar tu dolor con una mentalidad rígida, te detienes a decirte a ti misma “Esto es difícil en este momento para mí, ¿cómo puedo consolarme y cuidarme en este momento?”

“Esto es difícil en este momento para mí, ¿cómo puedo consolarme y cuidarme en este momento?”

En lugar de juzgar y criticarte sin piedad por diversas inadecuaciones o deficiencias, la autocompasión significa que eres amable y comprensiva cuando te enfrentas a fracasos personales. Después de todo, ¿quién dijo que se supone que tienes que ser perfecta?

Quizás lo más importante es que tener compasión por ti mismo significa que honras y aceptas tu humanidad. Las cosas no siempre irán como quieres. Encontrarás frustraciones, habrá pérdidas, cometerás errores, te toparás con tus limitaciones y no cumplirás tus ideales. Ésta es la condición humana, una realidad compartida por todos nosotros. Cuanto más abres tu corazón a esta realidad en lugar de luchar constantemente contra ella, más podrás sentir compasión por ti y por todos las demás personas en la experiencia de la vida.

Los tres Elementos de la Autocompasión

  1. Auto-bondad vs. Auto-juicio.

    La Autocompasión implica ser cálidas y comprensivas con nosotras mismas cuando sufrimos, fracasamos o nos sentimos inadecuadas, en lugar de ignorar nuestro dolor o flagelarnos con la autocrítica. Las personas con autocompasión reconocen que ser imperfecta, fallar y experimentar dificultades en la vida es inevitable, por lo que tienden a ser amables consigo mismas cuando se enfrentan a experiencias dolorosas en lugar de enfadarse cuando la vida no cumple con los ideales establecidos. Las personas no siempre pueden ser ni obtener exactamente lo que quieren. Cuando esta realidad se niega o hay resistencia al dolor, aumenta en forma de estrés, frustración y autocrítica. Cuando esta realidad es aceptada con simpatía y amabilidad, se experimenta una mayor paz emocional.

  2. Humanidad común frente a Aislamiento.

    La frustración porque las cosas no salgan exactamente como queremos a menudo va acompañada de una sensación de aislamiento irracional pero penetrante, como si el “yo” fuera la única persona que sufre o comete errores. Nada más lejos. Todos los seres humanos sufren. La misma definición de “humano” significa que uno es mortal, vulnerable e imperfecto. Por lo tanto, la autocompasión implica reconocer que el sufrimiento y la insuficiencia personales son parte de la experiencia humana compartida, algo por lo que todos pasamos en lugar de ser algo que a “mí” me sucede solo.

  3. Mindfulness vs. Sobre-Identificación.

    La Autocompasión requiere una gestión equilibrada de nuestras emociones para que no sean ni suprimidas ni exageradas. Esto se consigue relacionando las experiencias personales con las de otros que también están sufriendo, poniendo así nuestra propia situación en una perspectiva más amplia. También se consigue con la voluntad de observar nuestros pensamientos y emociones negativos con apertura y claridad, para que se mantengan conscientes. Esto es, experimentarlas y transitarlas como una parte natural de la vida. La atención plena es un estado mental receptivo y sin prejuicios en el que uno observa los pensamientos y sentimientos tal como son, sin tratar de suprimirlos o negarlos. No podemos ignorar nuestro dolor y sentir compasión por él al mismo tiempo. Al mismo tiempo, la atención plena requiere que no nos identifiquemos demasiado con nuestros pensamientos y emociones porque no somos eso, somos mucho más. Piensa en tus pensamientos y emociones negativas como olas que puedes surfear. No se trata de ignorar la ola (porque te va a mojar) ni tampoco de dejar que te arrastre (porque tú eres mucho más que esa ola). Simplemente, surféala sabiendo que después de ésta vendrán muchas más.

La meditación y el mindfulness te ayudarán a ser más compasivo contigo mismo. También hablarte a ti mismo como el niño que fuiste, hablándole a tu niño interior herido, del que ahora cuidas y al que proteges.

Fuente: https://self-compassion.org/

¿Eres un(a) “Outsider”? ¿Te gustaría cambiar esto?

Un “outsider” es una persona que se considera a sí misma poco convencional, que rechaza las tradiciones y lo establecido. Pueden ser extravagantes y denominarse a sí mismos como “raros”. No les gusta lo que tiene que ver con las masas y su identidad es fruto de sus propias reflexiones y experiencias vitales.

En muchas ocasiones, lo que hay por debajo de esto es un sentimiento de no pertenecer, que tiene que ver cómo estas personas se sintieron en sus familias de origen en su infancia.

Situaciones de infancia que dan lugar a un Adulto “Outsider”

  • El niño que es física y/o emocionalmente diferente de los otros miembros de la familia. Por ejemplo, un niño que es muy empático cuando el resto de los miembros o casi todos tienen rasgos narcisistas o Trastorno Narcisista de la Personalidad.
  • La niña que se parece mucho a una persona a alguien cuya madre siente resentimiento. Por ejemplo, una niña que se parece mucho a su abuela materna, cuya madre sentía por ella rechazo porque creía que había sido negligente y cruel con ella. Esta niña se convierte en el objeto de la ira y el resentimiento profundamente enterrados que su madre nunca expresó cuando era niña, pero ahora está dirigiendo a su propia hija.
  • El niño que es abandonado emocionalmente porque los padres culpan al niño por haber nacido. Por ejemplo, las parejas en las que la madre se queda embarazada muy joven, la pareja se casa por obligación o por presiones familiares/sociales y uno o ambos culpan a su hijo por el cambio de vida y lo que han tenido que sacrificar para tenerle.

Otros posibles escenarios incluyen:

  • Secretos de familia que requieren que los miembros, particularmente los niños, no hablen sobre ello y vivan en la negación. Esto les hace sentir como extraños en su propia familia, ya que perciben que “algo está mal” pero no se les permite expresarlo. Esto les hace sentir un profundo sentimiento de extrañeza respecto de su familia de origen. Ejemplos del secreto son que un miembro es adicto a una sustancia, que hay abuso (emocional, psicológico, sexual y/o físico) dentro de la familia,..
  • Los padres o uno de ellos hacen incesto emocional con la niña poniéndola en el papel de su pareja. También puede ocurrir que se la infantilice, tratándola como a una niña cuando ya es adulta.
  • El niño es objeto de acoso en el colegio y cuando lo comunica, no se le toma en serio o se le obliga a negarlo.
  • En las familias narcisistas, muy frecuentemente, una de las niñas es escogida para ejercer el rol del “chivo expiatorio”, sobre quien el padre o madre (que es la/el que le ha asignado el rol) vuelca rabia que no sabe gestionar y sobre quien proyecta su perfeccionismo y odio hacia sí mismo/misma.
  • El niño tiene un sexo/físico/intelecto diferente al deseado por los padres.

¿Te reconoces en algunas de estas situaciones de infancia?

Entonces quizás quieras dedicar un tiempo a reflexionar sobre los problemas de tu familia y cómo podrían haberte afectado. Reconoce que, como un niño, podrías haber sido incapaz de comprender a los adultos en tu mundo y  que, al pensar de la manera egocéntrica en que lo hacen los niños, asumiste que la negatividad y/o confusión en las interacciones se debían a que “algo estaba mal en ti”, y no en tus padres/cuidadores.

¿Crees que tienes una herida grande debido a una falta de conexión con una figura de apego importante? Pregúntate si continúas metiéndote en situaciones en las que al final tienes que tener mucho cuidado (estás hipervigilante) o tienes miedo. Con estas experiencias al final lo que haces es repetir el trauma original. Lo que tienes a nivel emocional interno es “No conecto con la persona importante para mí”. Y lo que provocas de forma inconsciente es o bien tener relaciones con personas que están emocionalmente indisponibles o bien puede ser que sabotees tú la relación en forma de Profecía Auto-Cumplida.  

¿Crees que podrías haberte convertido en una “outsider” debido a una limitación en el desarrollo de la capacidad de estar sola? Winnicott escribió que esa capacidad se desarrolla cuando una niña experimenta la capacidad de estar sola en presencia de un padre/madre/cuidador(a) que le apoya. Esta capacidad de estar sola (que es sana) es diferente de sentirse sola o de ser retraída, que es como se sienten las niñas en presencia de un(a) padre/madre/cuidador(a) que está presente físicamente pero que no es percibido como un apoyo psicológico/emocional por la niña. Estas niñas, de adultas, perpetúan inconscientemente como se sintieron en la infancia y se convierten en “outsiders”, al menos en parte por su falta de capacidad de estar solas. Esto es, emocionalmente están en modo “ermitañas”.

Sería importante para ti que desarrolles vínculos con  personas que te proporcionen relaciones positivas y de apoyo y que puedan ofrecerte un sentido de “presencia” de calidad. En este sentido, una relación de confianza con una terapeuta puede ser una ayuda valiosa.

Quizás te venga bien hacer una lista de las actividades que realmente te gusta hacer, cuáles son tus pasiones, cuáles son tus intereses, qué personas su compañía te hace sentir bien. Promueve en tu vida esas actividades y los vínculos con esas personas. Un grupo que te ofrezca un verdadero sentido de pertenencia y que cambie tu experiencia de infancia.

Fuente: https://www.psychologytoday.com