Los 5 Rasgos de carácter de las personas que tienen relaciones con Narcisistas

Cuando las personas salen de las relaciones con narcisistas, a veces son duras consigo mismas sobre cómo pudieron haberse involucrado en una relación tan tóxica o por qué se quedaron por tanto tiempo en ella.

Los narcisistas tienen una gran necesidad de admiración y adoración. También tienen egos grandes pero frágiles y cuando las personas que los rodean tienen opiniones diferentes, a menudo ven esto como una crítica o una ofensa y buscan castigar a aquéllos que se atreven a estar en desacuerdo. Además, valoran las apariencias y les encanta el éxito. Su superioridad autopercibida les hace sentir con derecho a asociarse con cualquier persona o cualquier movimiento/evento/institución/compañía que los haga parecer la persona más importante en la habitación porque sienten el privilegio de que que deben tener lo mejor de todo.

El resultado de esto es que hay ciertos rasgos de personalidad de algunas personas que atraen a narcisistas y abusadores, que saben cómo explotar esas cualidades en su beneficio para conseguir lo que se ha explicado más arriba.

Veamos cuáles son.

1. Cuidadores/as.

Las narcisistas buscan personas conocidas como «dadores». Estas relaciones nunca son 50/50. La  narcisista escoge a parejas que tienen una tendencia natural a cuidar de los demás, ya que tenderán a no quejarse por esto y cuidarle con gusto y abnegación porque suelen disfrutar de ese rol. En la mayoría de los casos, ese rol ha sido promovido por la familia de origen, donde la persona ha podido obtener una cierta cantidad de amor o de atención ejerciendo de cuidador de los demás y olvidándose del cuidado de sí misma.

La narcisista no suele apreciar este comportamiento como un regalo especial para atesorar y agradecer sino que  se siente con derecho a ello por lo «excepcional» que es. De hecho, en lo que a la narcisista respecta, no es necesario lo del 50/50 porque su pareja ya tiene la “suerte suficiente” de tener una relación con la narcisista. “¿Qué es lo que hay que agradecer?”

En el otro lado, el cuidador, que ejerce el rol de forma automática y con la raíz en lo que ha ocurrido en su familia de origen, de forma inconsciente está generando una deuda emocional con el narcisista que, si no ve resarcida en forma de agradecimiento o de otra forma, suele acabar generando rabia, que con el tiempo se convierte en resentimiento. Éste es un comportamiento codependiente. Si te ves reflejado en esto, con la terapia se puede trabajar este rol, conocer su origen y aprender a gestionarlo en tu vida de otra forma.

En definitiva, cada una de las personas en la pareja está generando deuda emocional: la narcisista por el mero hecho de sentirse como un “premio” para el otro y el cuidador/codependiente por cuidarle como forma principal de interactuar con él. Esta deuda emocional entre ellos a la larga puede generar resentimientos o crear dificultades para dejar la relación si eso es lo que se quiere hacer.

2. Personas empáticas y comprensivas.

Los narcisistas carecen de empatía emocional, sin embargo, buscan personas que tengan una empatía muy alta. Los narcisistas a menudo cuentan sus historias haciéndose las víctimas, explicando cómo sus ex los engañaron o maltrataron, o tienen otras historias de aflicciones sobre cosas que les han sucedido en el pasado.

No hay nada de malo en compartir información sobre ti a medida que conoces a alguien. Sin embargo, los narcisistas lo hacen estratégicamente o incluso inventan estas cosas para que la persona con empatía conecte en seguida con ellos. El problema es que no se trata de una conexión real, ya que la interacción está siendo manipulada por el narcisista.

Las personas empáticas tienen ciertas cualidades que gustan mucho a las personas con un alto grado de narcisismo: escuchan, no suelen juzgar, anteponen las necesidades de los demás a las propias, ceden con facilidad, son comprensivas,…

3. Personas que se encuentran en un momento vital de mucha vulnerabilidad.

Las narcisistas son, por naturaleza, personas que “cazan” a otras para aprovecharse de ellas, utilizarlas, explotarlas, manipularlas,… esto es porque la narcisista no se ve como un igual frente a los demás, por lo que verá a los otros como recursos para satisfacer sus propias necesidades, no como personas independientes que también tienen sus propias necesidades. Esto es a lo que se llama “extensión narcisista”.

Por ello, cuando se establece el vínculo, la persona “cazada” suele estar en un momento de especial vulnerabilidad cuando conoce a la narcisista: se acaba de mudar de ciudad y no conoce a nadie, la han despedido por sorpresa de su trabajo, está atravesando una ruptura de pareja reciente,… La narcisista ve este momento vital de la persona como una oportunidad para generar dependencia. Un vínculo así forjado ya no suele ser de igual a igual, ya que la narcisista dará la imagen de salvadora de la persona, que la rescata del lugar oscuro en el que se encuentra.

4. Personas con tendencia a la sumisión.

Los narcisistas tienen una gran necesidad de «ganar» y tener la razón. Esperan y se sienten con derecho a la obediencia de las personas que los rodean, incluidos sus deseos y sus opiniones rígidas. Pueden usar la coerción, la manipulación u otras tácticas para salirse con la suya.

Por ello, encajan bien con personas que  están más interesados en la armonía que en asegurarse de que se escuche su opinión o que se haga su voluntad. No les cuesta renunciar a algo o seguir la corriente “por tener paz”. Se trata de personas que le tienen miedo al conflicto y para evitarlo, ceden muy rápido. 

Para los narcisistas, ofrecen la oportunidad perfecta para dominar la relación, ya que rara vez desafiarán su visión de las cosas o su voluntad. Esto da lugar a una relación en la que hay dominación/sumisión en lugar de un trato de igual a igual. Cuando comienza el gaslighting, va en contra de la naturaleza de estas personas cuestionar al narcisista y tenderán a cuestionarse a sí mismas, auto-generando al final más gaslighting para sí mismas.

5. Personas con un exceso de ingenuidad e inocencia.

Las narcisistas suelen entablar relaciones con personas que creen que los demás son esencialmente buenos. Esto hace que sea muy difícil para la víctima irse cuando la narcisista dice que puede cambiar porque hay una visión demasiado ingenua acerca de las verdaderas intenciones de la narcisista.

Aceptar lo que realmente sucedió en la relación significa esencialmente que la víctima tendrá que cambiar la visión acerca de sí misma y de los demás, asumiendo que ella también tienen partes “malas” (su sombra) y aceptando que no todas las personas son buenas ni sus intenciones son nobles. Puede ser doloroso y difícil darse cuenta de que algunas personas se proponen deliberadamente explotar utilizar a otras, sin reparar en el daño que puedan causar.

Para ello, la víctima también tendrá que hacer introspección, responsabilizarse de su comportamiento y darse cuenta de cómo se ha convertido en un blanco fácil al que utilizar o explotar.

La ingenuidad es una cualidad, ni buen ni mala. Sin embargo, cuando esta ingenuidad es infantil, congelada en una edad en la que el niño aún necesita idealizar las cosas para mantener la inocencia, puede ser muy perjudicial para un adulto. Será necesaria una visión más realista de sí mismo y de los demás, acorde a su edad.

Hay muchas ocasiones en que la persona que termina en una relación con un narcisista tiene varios de estos rasgos, en mayor o menor intensidad.

Si te ves reflejado/a en estos rasgos, se trata de temas que se pueden trabajar en terapia con la terapeuta adecuada que sepa sobre narcisismo. No se trata de cambiar de una forma radical sino de aceptar los rasgos de carácter, madurar ciertos aspectos y aprender a protegerse frente a personas que te ven como un potencial objetivo para satisfacer únicamente sus necesidades.

Imagen de Charlie Foster en Unsplash.

El Hoovering o «Técnica de la Aspiradora» : métodos que utilizan las Narcisistas para que vuelvas a una relación tóxica

Qué es el Hoovering o Técnica de la Aspiradora

El término «hoovering» en inglés procede de la conocida marca de aspiradoras americana llamada «Hoover». Se acuñó así a este comportamiento por la tendencia que tiene de intentar «aspirar» o «succionar» a una persona para que vuelva a una relación que ya está finalizada y que ha sido tóxica.

Digamos que estás fuera de la ciudad cuando de repente recibes un mensaje repentino de tu ex que dice «Te echo de menos». Ha pasado más de un año desde que dejasteis la relación y no habéis tenido contacto desde entonces, ¿qué es lo que está pasando en realidad?

Si este tipo de mensaje te deja con una sensación de hundimiento en la boca del estómago, es posible que se trate de “hoovering”. Si bien es fácil confundirlo con sinceros intentos de reconciliación, el “hoovering” o «técnica de la aspiradora» es una táctica de manipulación que un narcisista usa para arrastrarte nuevamente a una relación tóxica.

Es posible que un texto aleatorio no sugiera necesariamente algo malicioso por sí solo, pero ten cuidado si hay antecedentes de toxicidad en el pasado.

Aquí hay un vistazo a algunos de los signos distintivos que indican que alguien está intentando que vuelvas a una relación tóxica.

11 Señales de que te están haciendo Hoovering

Contactarte de la nada

Como he mencionado, el envío de mensajes de texto, la comunicación por whatasapp, a través de RRSS,.. de la nada puede ser una forma de intentar que vuelvas a una relación que es tóxica para ti.

Ten cuidado con los mensajes de nostalgia o preguntas aparentemente benignas. El objetivo que tienen no es saber la respuesta a lo que pregunta la narcisista sino que vuelvas a poner la atención en ella.

Aquí hay algunas frases que podría probar:

«Estoy viendo nuestra película, pensando en nosotros».

«¿Todavía tienes esa camisa roja que solías usar?»

«He soñado contigo.»

Comportarse como si hubiera arrepentimiento

Es posible que se disculpe demasiado por los eventos pasados y trate de convencerte de que ha cambiado. Cuando se usan como táctica de aspiración o “hoovering”, estas disculpas  tienen un subtexto manipulador.

Si de repente escuchas palabras que deseaste oír durante años de relación, y te parece que hay un cambio radical en la actitud de esta persona, su «perdón» podría no ser sincero.

Contacto en fechas señaladas

Ponerse en contacto durante la navidad o tu cumpleaños puede ser una forma de hacer que respondas a sus mensajes de texto o llamadas telefónicas.

También puede enviarte mensajes como «¡Felicitaciones por el nuevo trabajo!» para que bajes la guardia y hacerte creer que se interesa sinceramente por ti.

Declaraciones de Amor Eterno

Hacer profundas declaraciones de amor puede ser una forma de enternecerte y hacerte recordar los buenos tiempos. Estas declaraciones repentinas pueden ser aún más impactantes si no conseguías que tu pareja narcisista dijese «Te quiero» cuando estabais juntos.

Podría decir cosas como:

«Eres el compañero perfecto para mí».

«Eres mi alma gemela y tenemos que estar juntas».

«Nadie más me hace sentir como tú».

Agasajarte con muchos regalos

Puede ser que la persona ya hiciera esto en la fase de «love bombing» o bombardeo de amor enviando regalos a tu casa o tu trabajo. A veces estos regalos también pueden ser pretendidos guiños de complicidad, como un libro del que hablasteis cuando estabais juntos.

Si bien estos regalos no solicitados parecen gestos extraordinarios, son otra táctica manipuladora destinada a hacerte sentir en deuda con el narcisista o para conectar contigo de forma rápida.

Prometerte la luna

Pueden prometerte llevarte a unas vacaciones exóticas, comprar la casa de tus sueños o incluso casarse contigo, sabiendo perfectamente que nunca lo cumplirán.

Aquello que se negaba a darte cuando estabais juntos y que sabía que era importante para ti, te lo ofrecerá en bandeja, como si hubiera tenido un cambio de decisión radical.

Utilizar a otras personas para llegar a ti

Esto puede suceder cuando tu ex narcisista se hace la víctima e intenta que otras personas se comuniquen contigo en su nombre.

Algunos de estos comportamientos incluyen:

  • Chatear o hablar regularmente con tus padres y decirles lo mucho que te echa de menos.
  • Decirles a amigos mutuos lo genial que eres y cómo se arrepiente de haber dejado la relación o de que las cosas no funcionaran entre vosotros.
  • Usar a  vuestro hijo común como intermediario haciendo que te transmita mensajes.

Necesitar ayuda desesperadamente

Podría tener alguna crisis o emergencia, como un susto de salud. O podría tratar de ablandarte el corazón diciendo que han tenido una muerte en la familia.

El objetivo es atraer tu atención de forma drástica haciendo que te preocupes por la narcisista y su situación.

Difundir chismes falsos

Si sospecha que quieres abandonar la relación o que te estás alejando, armará el drama al difundir rumores falsos sobre ti a amigos y conocidos mutuos.

También pueden hacer afirmaciones que están diseñadas para provocar que te defiendas. Esto le da una sensación de control sobre tus reacciones y quizá haga que vuelvas a la relación sólo para defender tu posición.

Hacer como que no ha pasado nada

Aparecer aleatoriamente en tu lugar de trabajo o frente a tu casa y hacerse la encontradiza para iniciar una conversación casual y hacer como si nada hubiera pasado entre vosotros es otra táctica de hoovering.

También puede enviarte mensajes de texto o whatsapps del tipo “Cómo ha ido tu día” como si todavía fuerais una pareja.

Amenazar con hacerse daño a sí mismo

Uno de los mayores signos de hoovering es el de las amenazas de autolesión.

Un narcisista manipulador intentará forzarte a responder diciéndote que se hará daño a menos que respondas sus mensajes de texto o llamadas. Incluso puede amenazar con suicidarse.

Si crees que esta persona en peligro inmediato, puedes llamar a tu número local de servicios de emergencia. En todo caso, tú no eres responsable de la vida de esta persona y contactar a alguien amenazando con un suicidio es una táctica de manipulación y chantaje emocional.

El Límite en el Hoovering

Puede parecer inofensivo en la superficie, pero el hoovering es un comportamiento pernicioso que puede escalar rápidamente a un territorio más peligroso.

¿La clave para responder? No lo hagas. Limita tu exposición a esta persona bloqueando su número, dirección de correo electrónic, RRSS,.. Deja claro a tus amigos y familiares que no estás interesado en saber nada de la narcisista.

Si los mensajes son frecuentes en tu bandeja de entrada o aparece en tu casa sin invitación cada dos días o te envía regalos con de forma constante, es una señal de que el comportamiento se ha vuelto abusivo y ha escalado al acoso.

En última instancia, si pones un poco de distancia al comportamiento del narcisista, te darás cuenta de que en realidad es un comportamiento infantil, de alguien que no quiere afrontar lo que ha pasado y que no tiene ninguna intención de tener una relación diferente contigo, sino exactamente la misma que antes: de abuso.

Muchas personas que han nacido en familias disfuncionales, donde este tipo de comportamientos abusivos, de acoso,.. eran hechos por el padre o la madre o ambos, tienden a normalizarse y a pensar que “eso es lo normal” o que “eso es el amor”. No lo es. Es importante que aprendas qué comportamientos no son dignos, no te dan libertad o respeto o vulneran tus derechos dentro de una relación.

Más que nada, es importante que hagas eso que no se te permitió hacer de niño. Esto es, escucharte a ti mismo. Escucha tu instinto, esa sensación de hundimiento en la boca del estómago de la que hablaba al principio del artículo. Si algo dentro de ti te dice que “algo está mal” o que “todo esto es muy raro”, simplemente escúchalo. Confiar en lo que sientes dentro de ti sin la necesidad de que nadie más lo valide, es un buen primer paso para aumentar la confianza en ti misma.

Fuente: https://www.healthline.com/health/hoovering

Imagen de The Creative Exchange en Unsplash

La única forma en que le puedes ganar a una Persona Tóxica es no jugando. 8 Formas de Tratar con Personas Tóxicas.

Cuando se trata de personas tóxicas, como narcisistas, psicópatas y sociópatas, es conveniente reconocerlas temprano para evitarte problemas. Estas personas están heridas, no tienen una clara percepción sobre sí mismas y los demás, se mueven desde la manipulación, la dominación, la mentira y el control y usan los juegos mentales para obtener lo que quieren. Si quieres obtener recuperación después del abuso narcisista, lo más sano es hacer terapia.

¿La única forma en que puedes ganar en su juego? Negarte a jugar.

Si te sientes así, probablemente te encuentres cerca de una persona tóxica (narcisista, psicópata o sociópata). Tienes miedo cuando estás cerca de ellas, estás constantemente enfada y te sientes agotada, sientes que siempre tienes que “andar con pies de plomo» cuando están cerca, no aceptan el ‘no’ como respuesta, sientes que tienes que demostrar constantemente lo que eres o que eres válida y te sientes negativa con respecto a ti misma.

Necesitas ser inteligente para no dejar que te alcancen. Pueden dejarte herido emocionalmente si te involucras en su juego.

Si por tu situación personal, aún no puedes tener contacto cero con alguna persona tóxica, aquí tienes 8 formas efectivas de cómo tratarlas.

  1. Pon Límites

    A las personas tóxicas les gusta hablar de forma infinita sobre sí mismas. “Vomitan” de forma incesante. No es un diálogo. Es un monólogo. Buscan receptores humanos que les escuchen indefinidamente. Se comportan de forma abusiva en esa necesidad de que se les escuche. Muchas veces ni siquiera dicen nada o son todo mentiras o conversaciones en bucle.

    Si crees que la conversación está siendo abusiva y te está dejando agotada, permítete levantarte e irte. Lo mejor es una excusa para que no intenten retenerte del tipo “Me tengo que ir”.

  2. Ignóralas

    A las personas tóxicas les encanta ser el centro de atención. Cuando están en una fiesta, en la oficina, en cualquier reunión social,…  les gusta que se enfoquen en ellos. La mejor manera de tratar con ellas es no darles lo que quieren. Es decir, ignóralas. Ignora su necesidad y no les prestes atención en absoluto. Si ven que no cubres su necesidad, simplemente cambiarán de objetivo y se buscarán a otra persona que le preste atención.

    Las personas tóxicas a menudo tienden a insultar o menospreciar a los demás para sentirse por encima y mejores que los demás. Critican mucho. Dicen frases como:

    Nunca me vestiría así. Vaya mal gusto. La organización es un desastre.

    Simplemente, ignóralas.

  3. No intentes Descubrirlas o Exponerlas

    Si estás en presencia de una persona tóxica y sabes que te está mintiendo, déjala que mienta. Nunca funcionaría tratar de convencerlas de lo contrario y exponer sus mentiras.

    Lo mejor es no preocuparse por sus mentiras. Tú sabes tu verdad, déjalos tener sus mentiras. No pierdas tu tiempo y energía confrontándolas. Te meterás en una guerra emocional sin fin. Es mejor seguir la corriente “como a los locos”.

  4. No Confíes en Ellas 

    Toda la información personal que le das a una persona tóxica es material que utilizará para manipularte. Puede hacerlo “de buen rollo”, para generara dependencia. Por ejemplo, sabe que tienes falta de autoestima y de vez en cuando te halaga, o “de mal rollo”, es decir, sabe cuáles son tus debilidades o puntos flacos y es justo a donde irá cuando quiera hacerte daño. Es decir, en el mismo caso de la autoestima, lo utilizará para bajarte la moral con frases del tipo:

    No vales para nada o ¿A ti quién te va a querer?

  5. No asumas la Culpa de lo que no te corresponde

    Las personas tóxicas son maestras en culpar a los demás. Justifican sus acciones como sea, sacándose la culpa de encima y buscan a un objetivo al que echársela.

    Con una persona tóxica no hables de culpa sino de responsabilidad. Si te corresponde asumir la responsabilidad por algo, hazlo, pero no dejes que te manipulen para asumir la culpa por temas o acciones que no te corresponden.

  6. No intentes Complacerlas

    Es natural que las personas tóxicas sean un día amorosas contigo, y al día siguiente te dejen preguntándote qué has hecho mal porque han dejado de hablarte de forma repentina. Se trata de un juego mental en el que es mejor no entrar. Sino acabarás intentando complacer a una persona que es imposible de complacer porque es eso a lo que juega.

    Cuando le preguntes qué le pasa, si responde «nada» o se niega a responderte, déjala. Las personas tóxicas normalmente cambian su forma de tratarte para que entres en su juego de manipulación. No les dejes.

  7. No Participes en su Drama

    Las personas tóxicas buscan pelea de forma consciente o inconsciente para poder descargar su rabia en ti. Buscarán la excusa que sea para justificar su enfado contigo. Sin embargo, es peligroso entrar en esta dinámica porque son personas sin empatía y que no se responsabilizan del daño que le hacen a los demás.

    La mejor solución es no involucrarse en la pelea en absoluto. Si de alguna manera te encuentras en esa situación, simplemente distánciate o manifiesta cómo te sientes con esa situación de una forma asertiva.

  8. No entres en su Juego

    No puedes ganarle en el juego a una persona tóxica, simplemente porque tú sí tienes empatía y no te interesa relacionarte con los demás con dinámicas de poder y control. Entonces, lo más sano que puedes hacer para ti es distanciarte física y emocionalmente de ellas. Así evitarás que te dañen emocionalmente.

Esto se aplica en el caso de que aún tengas contacto con una persona tóxica (narcisista, psicópata o sociópata). Si lo que buscas es unarecuperación después del abuso narcisista, lo más sano es hacer terapia. En la terapia verás cuáles son tus patrones para acabar interactuando con este tipo de personas y podrás sanar.

Fuente: https://curiousmindmagazine.com