La “Parentificación” consiste en tratar a un Niño como si fuera un Adulto

¿Qué es la Parentificación?

La parentificación es una forma de cambiar los roles, en la que se asigna de forma inadecuada a la niña la función de satisfacer las necesidades emocionales o físicas del padre, de la madre o de los otros hijos de la familia.

Los padres narcisistas (y otros con otros trastornos de la personalidad) cargan con parte de la responsabilidad de satisfacer sus necesidades físicas y/o emocionales a uno o varios de sus hijas.

El objetivo habitual es el hijo mayor o más emocional o físicamente maduro de la familia. En algunos casos, el niño/la niña del sexo opuesto se elige para satisfacer las necesidades emocionales y físicas del padre/la madre y asumir el papel de un “cónyuge sustituto”. Estas niñas “parentificadas” se verán en la obligación de sacrificar las necesidades normales de la niñez como jugar, las amistades con las compañeras, el descanso o la educación.

Hay dos tipos comunes de Parentificación: Física y Emocional

La Parentificación Física (también llamada Parentificación Instrumental) ocurre cuando a un niño se le asigna la responsabilidad de cuidar las necesidades físicas del padre/madre y/o de los otros hermanos. Esto puede incluir tareas como cocinar, limpiar, hacer compras, pagar facturas, administrar el presupuesto familiar, preparar a los niños para ir a la escuela, supervisar sus tareas, administrar medicamentos o imponer disciplina a los niños más pequeños.

La Parentificación Física es diferente de asignar un nivel normal y saludable de las tareas domésticas a las niñas, ya que implica un nivel injusto de responsabilidad y permite al padr real abdicar de parte de su propia responsabilidad para el cuidado y educación de sus hijas.

También se vuelve disfuncional cuando la tarea asignada está más allá de la madurez del desarrollo de la niña o cuando los deberes asignados dejan poco o nada de tiempo para que la niña participe en las actividades normales de la niñez.

La Parentificación Emocional ocurre cuando a un niño se le hace responsable de cuidar las necesidades emocionales y psicológicas del padre/la madre.

Esto incluye situaciones en los que el padre/la madre/ambos le cuentan intimidades sexuales al niño, discuten sobre sus propios problemas y asuntos relacionados con adultos, y lo usan de facto como si fuera su pareja o terapeuta sustituto. Este tipo de Parentificación Emocional también se llama incesto emocional.

Otros hermanos, siguiendo las indicaciones del padre/la madre que lo hace, también pueden intentar descargarse sobre ese niño.

Cómo hace sentir la Parentificación a las niñas

Las niñas a menudo sienten ansiedad por complacer a sus padres/madres y una niña parentificada a menudo se tomará sus responsabilidades muy en serio. Incluso pueden sentirse honradas al principio por ser tratadas como una “adulta” y confiarles la responsabilidad de otros miembros de la familia o sus padres. Sin embargo, la niña generalmente sufrirá el descuido de sus propias necesidades emocionales y se verá obligada a cumplir con la carga de las expectativas que no le corresponden y que, como es lógico, le van grandes.

Los niños que son objeto de parentificación pueden tener problemas con un resentimiento persistente (por la rabia acumulada que no descargan), enfados explosivos (por estar emocionalmente desregulados/desreguladas) y tener dificultades para formar relaciones adultas basadas en la confianza y en la intimidad. Tener parejas en una relación íntima, de confianza y de seguridad puede resultarles particularmente difícil hasta que lo empiezan a tratar en terapia. 

Consejos para los Adultos que fueron Parentificados en su infancia

Qué No hacer

  • No te sientas culpable por tu situación. Eras una niña que no tenía elección. No es culpa tuya.
  • No hagas conjeturas con frases del tipo “qué habría pasado si…”. Céntrate en lo que puede hacer hoy para que tu situación sea lo mejor posible.
  • No aceptes tu situación como si fuera normal. No te disculpes por tener pensamientos, sentimientos o reacciones infantiles.
  • No te avergüences ni te sientas obligada a guardar secretos familiares.

Qué Sí Hacer

  • Trata de encontrar situaciones donde puedas volver a ser un niño que se permite jugar, reír, bailar, todo aquello que no pudiste hacer en tu infancia. Esto hará que poco a poco, sanes a tu niño interior.
  • Ponte y mantente en contacto con adultos responsables, como un terapeuta en quien puedas apoyarte y confiar.
  • Reconoce que tienes derecho a mantener a los miembros abusivos de tu familia de origen a distancia si siguen siendo abusivos en tu etapa de adulto.
  • Perdónate por cualquier sentimiento negativo que tengas sobre tu infancia o tus padres, y encuentra formas de procesarlos, como la terapia Gestalt.

 

Fuente: http://outofthefog.website

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s