El “Splitting” o Pensamiento Blanco/Negro

¿Qué es el “Splitting”?

El término psicológico en inglés es “splitting” pero en castellano se le conoce como pensamiento todo/nada, amor/odio, nosotros/ellos, y más comúnmente, pensamiento blanco/negro.

Pero ¿qué es el “splitting”? Es la inhabilidad para ver la dicotomía entre los aspectos positivos como negativos de nuestros pensamientos, normalmente asociados a lo que pensamos de los demás. Todo es bueno o malo, no hay término medio. Todos los pensamientos están polarizados. Mi vida es absolutamente terrible o completamente increíble, nada en el medio.

No hay nada intencional en el “splitting”, es una respuesta automática a emociones intensas y/o desreguladas. Es un mecanismo natural de defensa que tienen todas las personas en su infancia.

El “splitting” es una de las razones por las que pasamos de una forma tan rápida de la idealización a la devaluación, y que puede dar lugar a patrones de relaciones inestables y caóticos.

No se trata sólo de los otros sino que las personas que hacen “splitting” también se aplican a ellas mismas estos criterios tan estrictos. Muchas veces “Soy una mala persona” es un pensamiento sobre nosotrxs mismxs que realmente pensamos que es real. Esto contribuye a una perturbación en la identidad y a una autoimagen pobre. El “splitting” también contribuye a frecuentes cambios de humor, ya que suponen bascular entre todo bueno/todo malo.

¿Cuándo se origina el “Splitting”?

Mediante el “splitting” el niño/la niña ve a su madre/padre, dependiendo de su comportamiento, como completamente bueno o completamente mala, lo cual le permite proyectar en ella/él todo lo malo que se le hace y así defenderse emocionalmente del dolor que el padre/madre le está causando.

Hasta aquí todo es normal. Sin embargo, si el padre/la madre de un(a) niñx es disfuncional, es decir, se comporta de forma fría, tiene rabia hacia el/la niñx, su comportamiento es impredecible,…  puede dar lugar a que el/la niñx haga mucho más splitting que otrx niñx emocionalmente sanx para defenderse del comportamiento abusivo. El problema viene cuando el/la niñx no puede dejar atrás el “splitting” como mecanismo de defensa y éste se convierte en un obstáculo en su desarrollo que arrastran cuando son adultos.

Un adulto cuando hace “splitting” tiene una especie de click en su cerebro que hace que en determinadas circunstancias (cuando se siente abandonado, traicionado, cuando discute con su pareja, cuando se siente rechazado, …) se “desconecta” de sus sentimientos hacia esa persona, pasando del blanco al negro en un segundo. Esto explica la falta de empatía hacia su pareja.

Hacen una disociación de sus sentimientos positivos cuando están experimentando los negativos y viceversa, viendo a su pareja (como veían de niños a su padre/su madre) como completamente buenx o malx. Es algo similar a cuando un(a) niñx de unos tres o cuatro años tiene una rabieta tremenda.

Se trata de un mecanismo de defensa inconsciente. Es decir, la persona que hace “splitting” frente a quien en realidad intenta defenderse sin ser consciente de ello es frente al padre/madre disfuncional que la trató mal en su infancia y, como adultos, ponen en ese lugar emocional a su pareja.

Las parejas de las  personas que hacen splitting las describen como “alguien con un comportamiento a lo Jeckyll y Hyde”. En un momento concreto actúan como si todo fuera perfecto y como si su pareja fuera el amor de su vida, pero algo cambia, hay un click y en lugar de Romeo/Julieta aparece una persona cruel, sin empatía y amenazante.

El “splitting” es una característica de personas con rasgos narcisistas, psicópatas o sociópatas, también de personas con trastorno borderline. Es frecuente también en supervivientes de relaciones abusivas. En este último caso el “splitting” con seres queridos no suele consistir en una falta de empatía con su pareja a lo largo de una relación sino en dejar esa relación y desconectarse de ella de forma rápida y sin remordimientos. Se desconectan, es como encender y apagar un interruptor.

Todos ellos tienen algo en común, aunque todavía no se ha probado que ésta sea la única causa: haber sufrido abuso psicológico y/o emocional en su infancia.

Tratamientos para el “Splitting”

  • Si sospechas que puedes padecer de “splitting”, obsérvate cuando pronuncias palabras como “siempre”, “nunca”, “odio” o “malo”, pueden ser señales de que estás haciendo “splitting”. Cuanto más consciente seas de ello, es más fácil será dejar de hacerlo.
  • Hay un tratamiento para el “splitting” denominado Terapia de Comportamiento Dialéctico (DBT por sus siglas en inglés). “Dialéctico” significa la integración de los opuestos, entendiendo que dos cosas aparentemente opuestas pueden ser ciertas al mismo tiempo. Esta terapia y sus métodos ayudan a las personas a encontrar de forma más fácil un equilibrio entre los dos extremos.
  • La terapia Gestalt, con su trabajo sobre las polaridades, incide sobre lo mismo. La integración consiste en que la persona acepte sus dos polaridades (fuerte vs frágil, cálido vs frío,  complejo vs simple) de forma natural y se acepte entendiendo que es ambas y que éstas no son contradictorias entre sí sino complementarias.

Fuente: themighty.com

Narcisistas vs Sociópatas. Similitudes y Diferencias

¿Cuál es la diferencia entre un(a) Narcisista y un(a) Sociópata?

En el Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Desórdenes Mentales (DSM-V), el libro que utilizan los profesionales de la salud mental para el diagnóstico de desórdenes mentales, no hay un desorden llamado desorden sociópata ni tampoco desorden psicópata, ambos estarían englobados dentro del Desorden Antisocial de la Personalidad. Tanto éste como el Desorden Narcisista de la Personalidad están recogidos en lo que se llama el Grupo B, el cual está compuesto por cuatro desórdenes:

  • Trastorno Antisocial de la Personalidad
  • Trastorno Narcisista de la Personalidad
  • Trastorno Histriónico de la Personalidad
  • Trastorno Límite de la Personalidad

Los trastornos de personalidad del Grupo B se caracterizan por ser impulsivos, dramáticos, altamente emocionales y erráticos, haciendo que una relación sana con ellos sea imposible.

Tanto los Narcisistas como los Sociópatas hacen daño a sus parejas, familia y amigos. Por lo que a esto respecta, si con quien tuviste una relación fue con un(a) Narcisista o un(a) Sociópata, no cambia en absoluto el resultado. Pero si eres de esas personas a las que les gusta llegar al fondo de las cosas, necesitas entender para pasar página y quieres saber las diferencias entre los dos desórdenes, te doy unas claves para saber cuáles son las diferencias.

La Sociopatía está asociada con una falta de conciencia y un patrón perverso por no tener en cuenta los derechos ni los sentimientos de las otras personas, lo cual puede llegar a manifestarse en un comportamiento criminal. El Trastorno Narcisista de la Personalidad está asociado con una falta de empatía y un patrón perverso de relaciones conflictivas, grandiosidad y una necesidad excesiva de atención y admiración.

Hay muchas similitudes entre los Narcisistas y los Sociópatas, sin embargo, la motivación que está detrás de este comportamiento es lo que marca la diferencia entre ellos. Los Narcisistas normalmente necesitan recibir la admiración de otras personas, mientras que los Sociópatas no. Por esta razón, los Sociópatas suelen volar bajo nuestro radar sin que los detectemos en absoluto, porque son mucho menos obvios que los Narcisistas.

Similitudes entre las Narcisitas y las Sociópatas

  1. Ambas son encantadoras y carismáticas.
  2. Ambas tienden a ser muy intuitivas, buenas observando y leyendo a la gente.
  3. Ambas son egocéntricas y únicamente interesados en sí mismas.
  4. Ninguna de las dos se responsabiliza o siente culpa por sus acciones y comportamientos. Sin embargo, aceptarán de buen grado el mérito por alguna acción positiva.
  5. Ambas tienen una visión inflada de sí mismas.
  6. Ambas creen que nunca están equivocadas.
  7. Ambas carecen de empatía, sentimientos de culpa o de remordimientos.
  8. Ambas carecen de una percepción de sus propias emociones y son incapaces de hacer auto-reflexiones.
  9. Ambas pueden imitar de forma convincente las emociones pero en realidad no sienten. Las emociones las perciben de una forma cognitiva pero no son capaces de sentirlas.
  10. Ambas tienen una necesidad importante de poder y control.

Diferencias entre los Narcisitas y los Sociópatas

  1. Los Sociópatas te darán una disculpa que no es sincera pero sí convincente, si beneficia al propósito que tienen contigo. Un(a) Narcisista no lo hará.
  2. Los Sociópatas parecerán más humildes y menos chulos. Los Narcisistas se enteran menos de la imagen que tienen los demás de ellos, y la mayoría de las veces presumirán y se chulearán de sus logros y éxitos ad nauseam.
  3. Los Sociópatas, desde el momento en el que los conoces te harán muchas preguntas, es como si quisieran entrar en tu cerebro. Los Narcisistas centrarán la conversación en sus intereses y ellos mismos.
  4. Los Sociópatas son calculadores y manipuladores y explotan a otras personas para cumplir con su propia agenda, que normalmente es secreta. Los Narcisistas usan a otras personas, cada una de las que hay en su vida, para un propósito concreto.
  5. Los Sociópatas ignoran las normas sociales y los límites, no sólo porque se creen legitimados para ello, sino también para manipular situaciones en su favor. Los Narcisistas también se sienten legitimados para ignorar las normas pero lo harán más desde la importancia que creen tener.
  6. Los Sociópatas están interesados en ganar y tener la razón como sea. Los Narcisistas también están interesados en ganar, pero más desde la necesidad de ser admirados y de sentirse superiores. Cuando ganan, disfrutan sometiendo a otra persona.
  7. Los Sociópatas son más proclives al aburrimiento, y muchos de ellos son yonquis de adrenalina. Los Narcisistas pueden necesitar o no este tipo de estímulo.
  8. Los Sociópatas pondrán una trampa con meses de antelación si perciben que estás obstruyendo sus planes, y esperarán pacientemente hasta derribarte. Los narcisistas son menos calculadores pero mentirán, intimidarán o intentarán destruirte si creen que estás obstaculizando sus planes.
  9. Los Sociópatas manipularán a otros para que ellos puedan verse económicamente benificiados haciendo el menor trabajo posible con el menor esfuerzo invertido (esto aunque ellos dispongan de recursos que harían que no tuviesen que comportarse de esa manera). A los Narcisistas no les importa esforzarse y trabajar duro si esto les lleva finalmente a ser admirados y a recibir elogios.
  10. Los Sociópatas suelen abandonar a sus parejas más fácilmente si su máscara se destapa o si sus tácticas de manipulación ya no funcionan. Los Narcisistas tienen un patrón solapando relaciones que terminan de una forma muy pobre.

Recuerda que el comportamiento humano no es blanco o negro, es tan variado como el número de personas que pisan el planeta. Hay algunas personas que muestran características de ambas categorías, pero la mayoría de sus rasgos de carácter encajarán más en una categoría que en la otra. Por esta razón, es útil pensar sobre esto en términos de un continuum de comportamiento y un espectro, más que intentar encasillar el comportamiento de una persona en una de las dos categorías.

Tanto las Narcisistas como las Sociópatas hacen mucho daño a sus parejas, familias y amigas. Tener un diagnóstico no oficial no cambia mucho este panorama. Pero tener un término para describir el comportamiento irracional, de locas, impredecible, perverso, tóxico, agotador que has tenido que experimentar, puede darte muchas respuestas y liberarte para pasar página.

Es importante que recuerdes que tú no tienes la culpa de que te hayan tratado así, ya que de lo que estas personas sufren es un trastorno e infligen este comportamiento destructivo a quienes se lo permiten. Lo que sí es importante que tengas en cuenta es que si has permitido este abuso, muchas veces sin ni siquiera identificarlo cuando estaba ocurriendo, es más que probable que ya lo hayas sufrido en la infancia por parte de tus padres/abuelas/cuidadoras. Las niñas creen que lo que le pasa en sus casas y en sus familias es lo “normal”, lo que vive todo el mundo. Desgraciadamente, en estos casos, no es así.

Tanto Narcisistas como Sociópatas tienen el objetivo principal de explotar, controlar y dominar a otras personas sin la carga de sentimientos de culpa o los remordimientos. La dominación y el control no permiten una conexión genuina, un vínculo sano ni llevan a una reciprocidad emocional.

Tu sanidad mental y tu felicidad son lo que cuentan al final y cuanto más tiempo estés en una relación con un(a) Narcisista o con un(a) Sociópata, más riesgos corres de tener una depresión, sufrir ansiedad severa, y/o desarrollar Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo.

Este artículo está basado en el original de freefromtoxic.com.