¿Estás en una relación con un(a) Narcisista?

Este post es para aquellas personas que duden de si la persona con la que están en una relación es un(a) narcisista. Si estás confundido/a, descontento/a y te sientes devaluado/a en tu relación, además te encuentras en un sube y baja emocionalmente agotador, continúa leyendo. Este post te puede sacar de dudas.

 Características de los Hombres y Mujeres Narcisistas

  • Irritable.
  • Dan mensajes contradictorios a sus parejas.
  • Culpan a sus parejas por sus confusos patrones de comunicación y sus arrebatos. De alguna manera, siempre pareces tener “tú” culpa que estén endados/as o descontentos/as aunque a menudo sientas que estás “caminando sobre cáscaras de huevo” y haciendo todo lo posible para hacerlos/as felices.
  • Impredecible y temperamental. Sin embargo, un(a) narcisista encubierto/a, un psicópata o un(a) sociópata son extremadamente fríos/as y calculadores/as.
  • Comportamientos pasivo-agresivos, iracundos/as y pueden ser abusivo/as verbal, emocional y/o físicamente. Esto último no sólo se refiere a agredir físicamente sino a comportamientos como cerrar el paso cuando intentas pasar, acercarse demasiado en momentos de una discusión, alzar el puño, dar golpes a los muebles.
  • Insolidaria/o e incapaces de aceptar a sus parejas y sus sentimientos. Para justificar esta incapacidad suelen decir la frase “Eres demasiado sensible/necesitado/a, difícil o que estás loco/a, hormonal,..”.
  • No es capaz de expresar empatía y calidez hacia ti, pero puede ser considerado/a como “agradable” y “encantador/a” por los demás. Puede que otras personas te digan lo afortunado/a que eres de estar con una persona tan adorable, lo cual es muy confuso y puede hacerte dudar de ti mismo/a y de tu juicio.
  • Puede ser agradable y afectuoso/a a veces, y parece perseguirte cuando estás herido/a y te distancias. Esto sirve para aumentar tus esperanzas, pero el comportamiento positivo no dura mucho. Su comportamiento es cíclico, con lo que unos días o semanas después de esto, volverá a minusvalorarte y/o menospreciarte, y/o insultarte y/o rechazarte y/ despreciarte.
  • Controlador(a) y manipulador(a).
  • Comunicación confusa y no fluida.
  • Falta de expresión de emociones, excepto la rabia. Si es un(a) narcisista encubierto/a, psicópata, sociópata no la expresa claramente sino de forma pasivo-agresiva.
  • Celoso/, inseguro/a y competitivo/a.
  • Crítico/a y prejuicioso/a.
  • Retención de amor, afecto, sexo y elogios hacia ti excepto cuando los utiliza para manipularte.
  • Muestra poca comprensión y remordimiento o culpa cuando sabe o les expresas que te ha hecho daño con su comportamiento.
  • No te escucha mucho, incluso cuando lo necesitas de verdad. Sin embargo, está constantemente hablando de sí mismo/a y pretende tener toda tu atención, compañía y admiración.
  • Incapaz de tener intimidad contigo. No puede compartir con los demás si no es a través de su máscara, ya que es demasiado inseguro/a y miedoso/a, aunque de cara a ti y los demás intente aparentar justo lo contrario.
  • Emocionalmente necesitado/a. Te agota. Necesita mucha atención y elogios para enmascarar su inseguridad.

Si estás en una relación con un(a) Narcisista..

Si estás en una relación con un(a) narcisista, puedes reconsiderar si quieres o no permanecer en esta relación. Puede ser perjudicial para tu salud mental, emocional y física.

El problema es que una persona que está en una relación con un(a) narcisista con frecuencia se siente desgastado/a, emocionalmente drenada/a o asfixiado/a, carente de confianza en sí mismo/a, con ansiedad y con dolor emocional, lo que hace que sea más difícil para esa persona comunicar sus necesidades, cambiar su propio comportamiento, empoderarse o incluso actuar y terminar la relación no saludable.

La autoestima y la confianza en ti mismo/a pueden erosionarse, especialmente si has estado en la relación durante mucho tiempo. La perspectiva de la persona puede estar distorsionada, y puedes estar tan acostumbrado/a a la relación, que no se das cuenta de lo poco saludable y negativa que es.

Recuerda que la versión del amor de un(a) narcisista está distorsionada. No es la definición de amor que tiene una persona saludable, no tóxica. Puede decirte que te quiere, pero de alguna manera nunca te sientes realmente querida/o ni acompañado/a. Así es, no saben querer bien porque él/ella tampoco fue nutrido de amor saludable en su infancia.

El/la narcisista tiene una agenda oculta, que nunca va a compartir contigo porque te utiliza para llevarla a cabo. Lo que tiene en su agenda es manipularte, controlarte, utilizarte para que le des admiración, atención, sexo, dinero, para ponerte por debajo de él/ella para sentirse con poder,…

Es útil recordar que, en el fondo, un(a) narcisista es una persona muy insegura y miedosa. La mentira que vivís los dos es que ambos creéis que tú le necesitas. En realidad es al revés. Es él/ella el/la que te necesita a ti y tu vida en realidad sería mucho mejor, más saludable, más feliz y más próspera con una pareja diferente.

Si estás en una relación y te identificas con mucho de lo anterior, te recomiendo que te informes sobre narcisismo, busques apoyo emocional de familiares o amigos/as que te quieran de forma verdadera y auténtica y consideres hacer terapia con un(a) terapeuta que sepa sobre narcisismo.

Otra vida para ti es posible. ¡Empieza a caminar hacia ella hoy!

Anuncios

¿Por qué No te puedes Comunicar con un(a) Narcisista?

El Porqué

Razonas. Te explicas. Te defiendes. Discutes. Gritas. Pides perdón. Haces todas estas cosas, pero simplemente no llegas a nada. ¿Por qué es tan difícil comunicarse con un(a) narcisista?

  • Porque el/la narcisista no percibe las cosas como tú lo haces.
  • Su comunicación normalmente no es directa y sincera, orientada a conseguir una solución para ambas partes sino a quedar por encima de ti y a cumplir con su “agenda secreta” que no va a compartir nunca contigo porque te utiliza para esa agenda.
  • Cuando tiene rabia o ira, hay una desconexión de la parte izquierda del cerebro, la que utiliza la lógica. Estás discutiendo con la emoción pura, sin filtros, como un(a) niño/a.

Imagina que estás lidiando con un(a) niño/a de dos años que está teniendo una rabieta. No tratarías de razonar con el/la niño/a porque sabes que no entiende. El niño/la niña sólo conoce el deseo y la necesidad. Lanzan pataletas y gritan porque, cuando son pequeños/pequeñas, no tienen otras habilidades o herramientas para satisfacer sus necesidades. Eso mismo es lo que ocurre con el/la narcisista, como emocionalmente son como niños/niñas y no pueden/saben satisfacerse a sí mismos/mismas, buscan a otras personas que lo hagan, como si fueran sus “padres”/”madres”.

El Cómo

No todxs lxs narcisistas reaccionan igual. No todxs gritan o tienen rabietas. Un(a) narcisista encubiertx, psicópata o un sociópata utilizará tácticas pasivo-agresivas cuando le embargue la emoción, pero el proceso sigue siendo el mismo: no pueden satisfacer sus necesidades por sí mismxs, por lo que se esfuerzan por crear formas de obligar a otros a hacerlo por ellxs. Pueden intentar la manipulación. Si eso no funciona, culpa. Si la culpa no funciona, pueden tener una rabieta. Si un berrinche no funciona, podrían intentar amenazas. Si es necesario, podrían recurrir a la violencia. Continuarán escalando este comportamiento hasta que sus necesidades se cumplan porque no pueden ocuparse de ellxs mismas.

Un(a) narcisista sin nadie que satisfaga sus necesidades es como un bebé abandonado solo en el bosque: indefenso/a. Y lo saben. Es por eso que se involucran en comportamientos como la campaña de difamación o el gaslighting o luz de gas. Se aseguran de que la(a) persona(a) con la(s) que tienen el vínculo, que le(s) está proporcionando el suministro narcisista, continúe ocupándose de ellxs. Un(a) narcisista que ha afirmado el dominio sobre una víctima tiene el control. Sólo se sienten segurxs si dominan la relación y tienen el control sobre la otra persona.

Sus relaciones no son de igual a igual sino de dominación-sumisión. Buscan objetivos fáciles, personas que lxs quieran o que dependan de ellxs de alguna manera. Obtienen placer de dominar. Los hace sentir poderosxs. Necesitan sentirse poderosxs porque incosnsientemente saben que no lo son. ¿Cómo es de poderosa una persona que tiene que recurrir a la histeria, la manipulación o la violencia para satisfacer sus necesidades? ¿Cómo es de poderosa una persona que no puede satisfacerse sus propias necesidades básicas? ¿Que necesita de otrx para que le de amor, admiración, dinero, sexo, poder,..que no encuentra dentro de sí mismx? Lxs narcisistas son dependientes por naturaleza.

Conclusión

Cuando lxs narcisistas se  enfadan, no tiene sentido tratar de razonar con ellxs. No te están escuchando. Ni siquiera pueden escucharte realmente. Todo lo que pueden escuchar es el grito de sus propias emociones. O el de su propia voz interna con la que se mienten, se autoengañan y se excusan de su comportamiento constantemente.

El/la narcisista no va a cambiar. Da igual las promesas que te haya hecho o los esfuerzos que parece que haga. Antes o después volverá a repetir el abuso o el maltrato porque su comportamiento es cíclico. Tiene temas irresueltos dentro de él/ella que proyecta en el exterior y que, si estás leyendo esto, puede ser que seas tú quien ha escogido para esas proyecciones.

Hazte las siguientes Preguntas

¿Por qué el/la narcisista me ha escogido a mí como víctima/dominadx?

¿Qué puedo hacer para salir del rol de víctima/dominadx?

¿Espero que en el fondo el/la narcisista cambie a pesar de que llevamos años en la misma dinámica?

¿Para qué me quedo en esa relación? ¿Qué obtengo?

¿Me respeto a mí misma/o y los demás también lo hacen?

¿Cómo sería mi vida si el/la narcisista no estuviese en ella?

Fuente: https://pairedlife.com

¿Qué es el bombardeo de amor o “love bombing”?

La idealización es la primera fase en el ciclo de abuso narcisista. Durante esta primera fase de idealización, los/las narcisistas/psicópatas/sociópatas (de ahora en adelante los/las psicópatas) utilizan la táctica del bombardeo de amor (también conocida como “love bombing”, en inglés).

El bombardeo de amor está pensado para que bajes la guardia, te abras y para que liberes oxitocina y dopamina, hormonas que son centros de placer del cerebro que generan adicción y que son liberadas en grandes cantidades en muy poco tiempo. Esta misma dinámica es la que se da entre padres/madres e hijos/hijas en las familias disfuncionales.

El contacto durante esta fase es muy intenso, empezará por ratos cada día y escalará muy rápido. Tanto en persona como a través del whatsapp, redes sociales y la bandeja de entrada de tu correo electrónico. En cuestión de semanas, tendréis vuestro propio “lenguaje”, con chistes internos, nombres cariñosos y canciones bonitas.

Los/las psicópatas hacen un lavado de cerebro (similar al utilizado por las sectas) para enganchar a la otra persona. Enfatizan seis puntos principales durante la fase de idealización:

1. Tenemos mucho en común

Vemos el mundo de la misma manera. Tenemos el mismo sentido del humor Los dos somos tan empáticos, constantemente ayudamos a nuestros amigos/amigas y familiares. Somos perfectos el uno para el otro.

El/la psicópata repite esto constantemente, llegando incluso a decir frases como “somos prácticamente la misma persona”. Pasan la mayor parte de la fase de idealización escuchándote y respondiendo con emoción que sienten lo mismo. Al final llegarás a pensar que ellos/ellas son la única persona que puedas conocer que sea tan similar a ti. Como un camaleón, transformarán cada parte de su personalidad para convertirse en tu pareja perfecta.

2. Tenemos las mismas esperanzas y sueños

Para aumentar las apuestas en la relación, harán muchas promesas a largo plazo. En cuestión de semanas hablan de temas de mucho compromiso, como vivir juntos, casaros o tener hijos. Se trata de “cebos” para engancharte, que no se cumplirán nunca a menos que se alineen con sus objetivos. Por ejemplo, se irán a vivir contigo rápido si eso es lo que quieren hacer pero el tema de tener hijos lo postpondrán eternamente o lo ignorarán cuando lo saques, si no es lo que quieren. Volverán a ese tema que saben que es importante para ti para manipularte y conseguir algo en concreto.

3. Me encantas

No pueden creer lo guapo/guapa que eres, ni siquiera se sienten dignos/dignas de ser tu pareja. Te ducharán de halagos y cumplidos, buscando que les adores y les cuides a cambio. Tu relación se convierte en un interminable intercambio de elogios y aprobación.

Comienzas a poner tu autoestima (que es muy baja o nula) en sus palabras, que son muy positivas, un refuerzo para ti. Pasas más y más tiempo mejorando tu apariencia para mantenerles impresionados/impresionadas.

4. Nunca me había sentido así en mi vida

Aquí es donde comienzan las comparaciones. Te tienen en alta estima, muy por encima de todas sus otras relaciones. Explican, en detalle, cada una de las razones por las que eres mejor que sus ex. No pueden recordar la última vez que han sido tan felices.

Constantemente escuchará declaraciones arrolladoras como “No puedo creer lo afortunado/afortunada que soy”. Declaraciones como estas juegan con el anhelo de tu niño/niña interior de recibir el amor incondicional que tu padre/madre narcisista no te dieron en la infancia. Te convencen de que les estás proporcionando un tipo especial de alegría, algo que no pueden encontrar en nadie más. Esto se convierte en un motivo de orgullo para ti. Dejan muy claro de muchas maneras que tú eres “especial”, “único/única” y “perfecto/perfecta”. Estos calificativos los cambiarán por “loco/loca”, “tonto/tonta”, “inseguro/insegura” en la fase de devaluación de la relación.

5. Somos almas gemelas

Los/las psicópatas aman la idea de almas gemelas. Implica algo más allá del amor. Es el destino. Crean un vínculo emocional y psicológico que dura mucho después de que la relación haya terminado.

De hecho, utilizarán este apego creado, una vez terminada la relación para hacer tanteos y ver si sigues estando disponible para proporcionales el suministro narcisista que necesitan. A veces vuelven a contactar después de semanas, otras de meses y otras tras años de no saber nada de ti. Por eso, una vez terminas la relación, para empezar a sanar, lo más aconsejable es el contacto cero para siempre.

¿Por qué los/las psicópatas y los/las supervivientes idealizamos?

Porque emocionalmente seguimos siendo como niños/niñas. Nuestro niño/niña interior, que sigue anhelando un amor incondicional que sus padres narcisistas no le pudieron dar, idealiza a las personas en lugar de verlas como realmente son cuando le dan ese amor incondicional que necesita. Por eso después llegan las otras fases de devaluación y descarte. Al estar tanto en un extremo idealista en el que todo es perfecto, es normal pasarse al otro extremo en el que sólo ves lo malo. Después la relación termina y, a menos que empieces terapia para sanar, volverás a repetir las mismas dinámicas en la siguiente relación. El ciclo de abuso es un bucle que repite dinámicas familiares, es tu zona de confort si es lo que has vivido en la infancia.

Es normal que quieras amor en tu vida y te lo mereces y eres digna/digno de él, como todos los seres humanos. Sin embargo, la visión tan idealizada que tienes de él, te hace daño. Las relaciones se dan entre personas reales, que son imperfectas, que tienen problemas, que no siempre están de buen humor.

El bombardeo de amor es una de las banderas rojas que te alertan de que la persona que tienes delante no es lo que dice ser y meterte en esa relación es algo peligroso y dañino para ti. Si le gustas y le interesas a alguien de verdad, se interesará por ti, se tomará su tiempo en conocerte y no apurará tanto las cosas ni será tan aparentemente maravilloso/maravillosa.

Si no estás seguro/segura de dar ningún paso, toma un poco de distancia y observa qué sientes, cómo está tu cuerpo. ¿Sientes tensión o estás relajado/relajada? ¿Crees que esa persona es honesta o que todo es demasiado bonito para ser verdad? ¿Te sientes a veces como “atrapado/atrapada” o que esa persona te exige mucho? Si sigues tu intuición, sabrás leer a esa persona y hacer lo que es mejor para ti.

La diferencia entre los/las psicópatas y los/las supervivientes es que los primeros/las primeras son más conscientes de lo que hacen pero como no son capaces de tener empatía, no sienten culpa. Los/las supervivientes son menos conscientes de lo que les pasa, pero una vez lo pasan al consciente, pueden sanarse con terapia y haciéndose cargo de su niño interior/niña interior. Hay una sola persona que le puede dar a tu niño/niña interior ese amor incondicional que tanto anhela: el adulto que tú eres hoy en día. 

Fuente: https://www.psychopathfree.com

13 señales de que has tenido una madre y/o padre narcisista

El padre/madre narcisista cuestionan la sanidad de sus hijos desde que son pequeños, les hacen creer que están “locos” o que son “tontos”. De adultos tienen muchos problemas de autoestima y de autoconfianza a causa de esto.

Aquí tienes 13 signo de que has tenido una madre y/o padre narcisista (para que salgas de dudas). A lo largo del post hablaremos de los “padres narcisistas”. Esto debe entenderse como el padre, la madre o ambos.

  1. Intentaban controlarte a través de la codependencia

En otras palabras, tus padres te dijeron: “No me dejes. Te necesito. No puedo vivir sin ti “. Esto hizo imposible para ti vivir una vida autónoma o establecer prioridades independientes que no sean satisfacer las necesidades de tus padres.

  1. Utilizaban la culpa para manipularte

Otro método de control fue hacerte sentir constantemente culpable por hacer lo que querías. Es posible que te hayan dicho: “He hecho tanto por ti, he sacrificado todo por ti”. Como resultado, te sentiste en deuda con ellos y como si “debieras” una completa obediencia. Te sientes como si tuvieses una enorme deuda con ellos y que, hagas lo que hagas, es impagable.

  1. Te sometían a un chantaje emocional

Tu padre / madre retiraba el amor o lo retenía muy fácilmente. Si no hacías lo que querían, te castigaban severamente o te ignoraban. Siempre tenías la impresión de que sólo te querían cuando hacías exactamente lo que ellos querían.

  1. Les gustaba “vengarse” de ti

Cuando hacías algo “incorrecto” o en contra de su voluntad, incluso de la manera más pequeña, se aseguraban de castigarte. Esta manera mezquina e infantil de “vengarse” puede haber sido sutil o muy obvia. Por ejemplo, pueden haber saboteado deliberadamente algo que te importaba, romper o esconder algo tuyo, decir algo que sabían que te hacía daño,.

  1. No te permitían poner límites ni decir que no

Si decías que no a algo que te pedían, demandaban o reclamaban, te castigaban de una forma muy severa o te minaban hasta que lo cambiabas por un sí. No respetaban tu privacidad, te controlaban e interrogaban y te decían constantemente lo que tenías que hacer.

  1. Nunca escucharon (o se preocuparon) por tus sentimientos

Nunca podías compartir tus sentimientos con tus padres porque se burlaban de ti o cambiaban de tema para hablar sobre ellos mismos. Las emociones eran algo prohibido, que no podías expresar y que cuando lo intentabas, las reprimían de forma muy dura.

  1. Te insultaron / mintieron / menospreciaron

Tus padres te reprendían constantemente, incluso cuando no había ninguna causa para ello, te menospreciaban burlándose de ti y te acosaban para que hicieras algo o te comportases de una forma determinada.

  1. Te hacían “gaslighting”

Para controlarte, usaban una táctica de manipulación psicológica conocida como gaslighting. De forma deliberada, te hacían dudar de tus propias opiniones o criterios o cuestionaban tu sanidad mental o nivel intelectual para tener ventaja sobre ti

9. Te han “parentificado” o “infantilizado”

Cuando eras niño, se esperaba que tú “criaras” a tus padres, o te comportaras como un padre sustituto para atender sus necesidades, en lugar de atender las tuyas. O bien se te trataba como a una niña cuando ya no lo eras, no permitiéndote asumir ningún tipo de responsabilidad ni compromiso en la familia y dirigiéndose siempre a ti como si estuviesen hablando con una niña de siete años.

  1. Proyectaban su comportamiento en ti

Por ejemplo, te decían que eras “muy sensible” o “difícil” o “egoísta” cuando eran ellos los que tenían estas cualidades

11. Una falta total de empatía

La forma de tratarte, de dirigirse a ti, de abusar de su posición de superioridad, el gusto por humillarte o hacerte sentir mal, la constante búsqueda de un conflicto.. denotaban una enorma falta de empatía.

12. Siempre tenían la razón

Incluso cuando cometían un error de forma obvia o te trataban de manera, nunca se disculpaban por su comportamiento. Cuando los confrontabas al respecto, negaban todas las acusaciones y te echaban la culpa a ti.

13. Les gustaba presentar una imagen familiar perfecta a los de fuera

Tus padres hacían todo lo posible para asegurarse de que los demás os percibían como una familia amorosa/exitosa/envidiable. Cuando había gritos en casa, estaban más preocupados por qué pensarían los vecinos que por el conflicto que estaba ocurriendo en la familia.

Cómo confirmar que eres el hijo/la hija de un(a) narcisista

Si eres hijo/hija de un(a) narcisista, es probable que tengas problemas como estos:

  • Codependencia en otras relaciones
  • Un sentido de ti mismo muy débil
  • Límites pobres e incapacidad para decir “no”
  • Culpa crónica o vergüenza
  • Autodesprecio
  • Sensación de vacío existencial permanente
  • Problemas de autoconfianza
  • Incapacidad para expresar o gestionar las emociones
  • Tener de forma permanente o intermitente ansiedad y/o depresión
  • Ser una persona complaciente

Si estás seguro de que uno o ambos padres son narcisistas, es probable que todavía tengan mucha influencia en tu vida. Ahora que lo sabes, tú decides el grado del vínculo que quieres tener con ellos. Si quieres porque todavía te hacen daño, puedes reducir el contacto o incluso llegar al contacto cero si la relación es muy tóxica y crees que eso es lo mejor para ti.

Fuente: https://lonerwolf.com

¿Qué es el Trastorno Narcisista de la Personalidad?

Hoy es el Día Internacional del Abuso Narcisista y para darle difusión, hemos querido dedicar el post de hoy a explicar las características de las personas que sufren de Trastorno Narcisista de la Personalidad, recogido en el Grupo B, entre los trastornos anti-sociales, del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM-V), que va por su quinta edición y es el que utilizan los profesionales de la psiquiatría.

Es un trastorno que no se diagnostica mucho precisamente por las características que tienen estas personas, ya que les resulta muy difícil aceptar que tienen un trastorno mental.

Si te relacionas de forma continuada actualmente con una o más personas con las características que describiremos a continuación (pareja, amistad, trabajo), ten en cuenta que son personas cuyo trato a los demás puede resultar muy tóxico, ya que no tienen empatía y utilizan a las otras personas para sus propios objetivos, que no revelan.

Las personas  Trastorno Narcisista de la Personalidad tienen una falta de capacidad para identificarse con los demás, no tienen empatía y además, ostentan un sentido de auto importancia inflado.

Características del Trastorno Narcisista de Personalidad

Las características del Trastorno Narcisista de Personalidad (TNP) son:

– Un sentido no realista sobre su superioridad

– La falta de empatía hacia otras personas

– La necesidad de un tratamiento especial

Las personas con esta afección con frecuencia se describen como arrogantes, egoístas, manipuladoras y exigentes. También pueden concentrarse en fantasías grandiosas (por ejemplo, su propio éxito, belleza, brillantez) y están convencidos/convencidas de que merecen un tratamiento especial.

Toda esta sensación de superioridad es para compensar su falta de autoestima, que suele ser bastante frágil por debajo de la superficie. Esto es algo que no suelen mostrar porque les hace sentirse débiles. Se alimentan de la imagen que proyectan de sí mismos/mismas a los/las demás, por ello no saben quiénes son en realidad. Sólo se ven a través de las miradas de las otras personas, a las que manipulan para que vean de ellos/ellas exactamente sólo lo que muestran.

Su falta de autoestima real está radicada en que la ponen en las cosas que hacen, lo que consiguen, su belleza,… es decir, lo ponen en algo en concreto, no en sí mismas. Por eso, cuando ese algo en el que basan su autoestima se tambalea, lo pasan muy mal.

Las personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad tienen dificultades para tolerar la crítica o la derrota, y pueden sentirse muy heridas cuando sienten que alguien las rechaza o las abandona.

Trastornos relacionados con el Trastorno Narcisista de la Personalidad

  • Antisocial
  • Límite
  • Histriónico
  • Paranoide

Síntomas del Trastorno Narcisista de la Personalidad

El Trastorno Narcisista de la Personalidad presenta cinco o más de los siguientes síntomas:

  • Exageración de la importancia propia.
  • Fantasías de éxito, poder, belleza, inteligencia o un romance ideal.
  • Creencia de ser especial y mejor que las demás personas.
  • Requiere atención constante y admiración de los demás.
  • Tiene expectativas poco razonables de un tratamiento favorable.
  • Se aprovecha de los demás para alcanzar sus propios objetivos.
  • Desatiende los sentimientos de los demás, carece de empatía.
  • A menudo siente envidia de los demás o creen que otras personas le envidian.
  • Muestra conductas y actitudes arrogantes, se pone constantemente por encima de los demás de una forma subjetiva, muchas veces mintiendo y manipulando.
  • Tiene una visión distorsionada de sí misma.
  • Suele tener una “agenda secreta”, motivos u objetivos que mueven su comportamiento y que no comparte con nadie.
  • Mentalidad “estás conmigo o contra mí”. Intenta que las personas le sigan la corriente en todo. Si no lo hacen, a menos que vean perspectivas de utilizarlas en algún sentido, abandonan la relación.

Causas del Trastorno Narcisista de la Personalidad

Hay un componente genético y otro caracterial generado en el sistema familiar en la infancia. Se trata de niños/niñas a los/las que se trata con demasiada indulgencia, se les permite todo, rara vez se les dice que no y suelen ser entrenados/entrenadas comportarse y ser exactamente lo que el/la narcisista de la familia quiere. Se les da el mensaje de que son mejores que los/las demás, especiales y que tienen derecho a tratar a los otros/las otras como quieran. Suelen ser las personas a las que en el sistema familiar se les asigna el rol del chico dorado.

Tratamiento para personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad

El tratamiento del Trastorno Narcisista de la Personalidad es algo que no se suele dar porque las personas con este trastorno presentan una grandiosidad y una actitud a la defensiva, lo que les dificulta reconocer problemas y vulnerabilidades. Además, el mecanismo de defensa que está más presente en ellas es el de la proyección, que consiste en ver en otras personas lo que rechazamos de nosotros mismos/nosotras mismas, por eso, siempre que hay un conflicto con alguien tienden a pensar que el problema lo tiene la otra persona y que ellos/ellas no se equivocan nunca.

La terapia individual y grupal puede ser útil para ayudar a las personas con trastorno narcisista de la personalidad a relacionarse con los demás de una manera más sana y compasiva.

Si has crecido en una familia disfuncional en la que al menos uno de sus miembros tenía y tiene Trastorno Narcisista de la Personalidad, es más que probable que necesites terapia. Básicamente, has sido criado/criada por una persona con una visión distorsionada de la realidad, lo cual ha tenido efectos en el “mapa del mundo” con el que te mueves.

Fuente: https://www.psychologytoday.com

Porqué y Cómo los/las Narcisistas Juegan al Juego de la Vergüenza

Estando fundamentalmente avergonzadas de sí mismas, las personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) son expertas en jugar al juego de la vergüenza con quienes les rodean.

La vergüenza es prima hermana de la culpa pero se diferencian en algo. La vergüenza es un sentimiento de angustia acerca de quiénes somos, es una voz que dice “soy defectuoso/defectuosa. No me lo merezco”. Es un estado permanente.

La culpa genera angustia sobre algo que hemos hecho a otra persona, creemos que hemos causado algún mal. La voz de la culpa dice “he hecho algo malo”. Es algo temporal.

Los/las narcisistas rara vez o nunca sienten culpa, pero están profundamente atormentados/atormentadas por la vergüenza. No sienten culpa por lo que hacen porque carecen de empatía, esto es, de ponerse en el lugar de la persona con la que interactúan. Entienden de forma cognitiva que lo que hacen está mal, pero son incapaces de sentirlo. Además, como utilizan el mecanismo de defensa de la proyección, no se responsabilizan de lo que hacen, proyectando esa culpa en los demás. Son frecuentes frases como

“Mira lo que me has hecho hacer”. “Me has obligado a perder la paciencia”. “Tú tienes la culpa de cómo me he puesto”.

Sin embargo, los/las narcisistas sí que sienten vergüenza, una profunda vergüenza que les lleva a tener relaciones de control y sumisión-dominación con las demás personas. Esa vergüenza hace que se estén comparando continuamente y que se pongan por encima de las demás personas como una respuesta defensiva para compensar por lo carentes que sienten en el fondo. Son personas acomplejadas que esconden su vergüenza a través de un exterior de grandiosidad.

El juego de la vergüenza en los/las narcisistas: ¿Por qué?

Avergonzar es una forma común y especialmente insidiosa de abuso narcisista. Los narcisistas usan la vergüenza para

  1. Proyectar sus insuficiencias.
  2. Externalizar su autodesprecio.
  3. Hacer que los demás se vean y se sientan inferiores.
  4. Alimentar su necesidad de sentirse superiores.
  5. Controlar las autopercepciones de los demás.
  6. Manipular a otros/otras para que hagan cosas que les interesan a ellos/ellas o para que asuman responsabilidades inapropiadas.
  7. Manipular a otros/otras para que se culpen a sí mismos/mismas por el comportamiento de su abusador(a).
  8. Socavar y debilitar la autoestima de los demás.
  9. Aislar a otras personas para que dependan emocionalmente de ellos/ellas por completo.

El juego de la vergüenza en los/las Narcisistas: Cómo lo hacen

Al sembrar la vergüenza en otras personas, los/las narcisistas, en esencia, instalan un botón que pueden presionar en cualquier momento para manipular y castigar a aquellas personas a las que buscan controlar.

Aquellas personas que quieren, se preocupan o de otra manera admiran o confían en narcisistas, como sus hijos/hijas, parejas, parientes, amigos/amigas, empleados/empleadas, estudiantes u otras personas dentro de su esfera de influencia, son vulnerables a los mensajes de vergüenza.

En particular, los hijos/hijas de padres/madres narcisistas son más vulnerables a ser avergonzados/avergonzadas porque son personas aún no formadas que quieren de una forma natural a sus padres y los /las buscan para que los cuiden (ya que hasta una cierta edad son totalmente dependientes), para que los/las validen y les den un sentido de su propia identidad a través del mirroring. Un padre/madre narcisista es incapaz de hacer estar tarea de forma adecuada. Un(a) niño/niña avergonzado/avergonzada, con frecuencia tiene auto-creencias falsas y profundamente dañinas sobre sí mismo/misma, especialmente si ha sido escogido para desarrollar el rol del chivo expiatorio dentro del sistema familiar disfuncional. Esta visión basada en la vergüenza es posible cambiarla con terapia, donde el/la terapeuta haga el mirroring y la validación que los padres/madres narcisistas no pudieron hacer.

El juego de la vergüenza con los/las narcisistas: sus consecuencias

Para cualquier persona, la vergüenza intensa puede conducir a:

  1. Ansiedad generalizada.
  2. Odio hacia uno mismo/una misma.
  3. Tendencia a retirarse y/o esconderse.
  4. Miedo a la intimidad y a la “exposición”.
  5. Tendencia a tener una adicción: al sexo, la comida, el deporte, las compras.
  6. Autolesiones y/o pensamientos suicidas.
  7. Enfado internalizado o externalizado.
  8. Disociación de los sentimientos propios.
  9. Perfeccionismo.
  10. Bajo rendimiento.

Fuente: https://narcissistfamilyfiles.com

El Maquiavelismo forma parte de la “tríada oscura”, junto con el Narcisismo y la Sociopatía

¿Qué es el Maquiavelismo?

El maquiavelismo en psicología se refiere a un rasgo de la personalidad en el que una persona está tan centrada en sus propios intereses que manipula, engaña y explota a los demás para lograr sus objetivos.

El maquiavelismo es uno de los rasgos de lo que se llama la “tríada oscura”, los otros dos son el narcisismo y la psicopatía.

El término en sí se deriva de una referencia al infame Nicolás Maquiavelo, un diplomático y filósofo en el Renacimiento cuya obra más conocida se convirtió en “El Príncipe”. Este libro defendía su punto de vista de que los gobernantes fuertes deberían ser duros con sus súbditos y enemigos, y que la gloria y la supervivencia justificaban cualquier medio, incluso aquellos que se consideraran inmorales y brutales.

A fines del siglo XVI, el “maquiavelismo” se convirtió en una palabra popular para describir el arte de engañar para salir adelante.

Señales de Maquiavelismo

Una persona con el rasgo del maquiavelismo tenderá a tener muchas de las siguientes conductas:

  • Prioriza el dinero y el poder sobre las relaciones personales
  • Sólo enfocada en sus propios intereses
  • Parece encantadora y segura de sí misma
  • Explota y manipula a otras personas para prosperar
  • Miente para conseguir sus objetivos
  • Utiliza la adulación a menudo
  • Carente de principios y valores morales
  • Puede parecer distante o difícil de conocer profundamente
  • Capaz de causar daño a otras personas para lograr sus objetivos
  • Escasa capacidad para la empatía
  • A menudo evitan el compromiso y los afectos emocionales
  • Puede ser muy pacientes y calculadoras
  • Rara vez revelan sus verdaderas intenciones
  • Propensas a encuentros sexuales casuales
  • Puede ser buenas para leer situaciones sociales y a otras personas
  • Falta de calidez en las interacciones sociales
  • No siempre consciente de las consecuencias de sus acciones
  • Dificultad para reconocer sus propias emociones

¿Cuál es la diferencia entre Maquiavelismo, Narcisismo y Sociopatía?

Los tres rasgos consisten en una persona que trata salirse con la suya como sea para obtener lo que quiere. Pero cada uno tiene un enfoque diferente.

El maquiavelismo se trata principalmente de manipulación para beneficio personal.

El narcisismo se trata de creer que mereces admiración y que te traten de manera diferente a los demás, de manera privilegiada.

La sociopatía trata de ser frío e insensible a las necesidades de los demás, explotándolas y/o aprovechándose de ellas.

¿Cómo sé si tengo características maquiavélicas?

Puedes hacer este test online (en inglés) si tienes curiosidad. De todos modos, si realmente te preocupa tener el rasgo, se recomienda un diagnóstico adecuado con un(a) profesional de la salud mental.

Estoy seguro de que mi jefe/jefa, miembro de la familia tiene el rasgo de maquiavelismo, ¿qué puedo hacer?

El problema radica en el hecho de que quienes tienen el rasgo maquiavélico rara vez querrán cambiar o buscar ayuda.

Si crees que eres víctima de alguien con el rasgo maquiavélico, busca ayuda. Puede ser abrumador y causar gran angustia y daño psicológico y emocional tener una persona así en tu vida, y su capacidad de manipulación podría hacerte dudar de tus propios instintos o sentirte codependiente, “adicto/adicta” a tenerlas en tu vida.

Un(a) terapeuta Gestalt puede ayudarte a aprender a cuidarte mejor y a establecer límites o, si es posible, sacar a la persona de tu vida para siempre.

Fuente: https://www.harleytherapy.co.uk