El condicionamiento: una forma de abuso que utilizan las narcisistas para que te auto-sabotees

Seguro que has oído hablar alguna vez de los experimentos de condicionamiento de Pavlov. Si haces sonar una campana al mismo tiempo que alimentas a un perro, y repites esto durante muchas ocasiones, el perro comienza a salivar cuando suena la campana sin que la comida esté presente porque en el cerebro del perro asocia el sonido de la campana con la comida que quiere.

Lo que sucede con las relaciones abusivas es algo similar. También es algo que se da en las sectas y los cultos. Se trata de un condicionamiento que asocia eventos como celebrar algo, prosperar, conseguir, tener éxito, logros, sentir orgullo, realización,… con el castigo, la vergüenza y la humillación.

Hay muchas formas en que los narcisistas condicionan a personas con las que tienen vínculos, como sus parejas, familia, empleados, amigos,.. pero sobre todo con sus hijos, ya que es en la infancia cuando somos más maleables y absorbemos por completo lo que ocurre en el entorno. En este artículo te cuento tres de esas formas cuyo objetivo es erosionar tu sentido de la identidad y la seguridad en el mundo.

Socavan tus capacidades y potencial

Nuestra inteligencia, habilidades, talentos y sentido del logro nos dan un sólido sentido de confianza. Cuando creemos que somos capaces de lograr nuestros objetivos, superar obstáculos y abordar los problemas en nuestras vidas, ganamos la confianza de que podemos navegar por el mundo de manera efectiva.

Las narcisistas degradan nuestra inteligencia de manera obvia y también encubierta. Si estamos condicionadas a creer que nuestros logros no son válidos, que nuestra inteligencia se queda corta o que inevitablemente soportaremos represalias por atrevernos a ser visibles y tener confianza, comenzamos a desconfiar de nuestras propias capacidades.

La confianza en nosotros mismos se erosiona. Somos más propensos a hacer racionalizaciones o excusas, culpándonos por nuestro comportamiento. Tenemos que trabajar el doble de duro para lograr nuestros objetivos y superar la programación negativa que el abusador nos ha inculcado.

El condicionamiento destructivo en este área toma forma de muchas maneras

La narcisista puede:

  • Implicar de forma encubierta que te falta inteligencia en las conversaciones cotidiana, especialmente si siente que la superas;
  • Pueden faltarte al respeto sobre tu intelecto o capacidades bajo la apariencia de una «broma»;
  • Pueden sabotearte antes de importantes eventos académicos o profesionales como una reunión, presentación o examen;
  • Pueden demandar tu tiempo y energía en momentos en los que necesites tus recursos para cumplir tus objetivos;
  • Es posible que te hable con sarcasmo y desprecio;
  • Es posible que te «castigue» por tener éxito o por hablar sobre tus logros para que, con el tiempo, nunca los menciones.

Ésta es una forma de refuerzo negativo donde, para evitar consecuencias negativas como burlas, sarcasmo, humillaciones, tratamiento de silencio,.. aprendas a guardar silencio sobre lo que has logrado o, si esto se da de forma continuada en el tiempo, dejes de perseguir tus metas por completo.

Si este tipo de dinámicas se produce en la infancia con un padre o madre narcisista, a una edad en la que absorbemos sin filtro todo lo que viene de fuera, el niño interioriza la idea general de “No soy inteligente”, “No soy capaz”.

Esa idea acabará construyendo la identidad del adulto, que tendrá problemas para crecer y prosperar en la vida, porque se encontrará con el techo de cristal de limitaciones auto-impuestas debidas a esta temprana creencia.

Es importante tener en cuenta que el padre o madre narcisista que condiciona de esta manera a la niña, no está siendo realista con sus capacidades, sino que está haciendo un retrato sesgado de la niña para satisfacer sus propias necesidades de sentirse superior, proyectar en la niña sus propias deficiencias, generara excusas o para volcar una rabia que no sabe gestionar.

Sabotean celebraciones y eventos especiales

El ciclo de abuso con un narcisista puede ser adictivo hasta el punto en que ni siquiera reconoces el patrón de condicionamiento destructivo hasta que sucede repetidamente.

Los pequeños actos de degradación, manipulación, secretismo y vergüenza a diario acaban teniendo un precio. Se genera trauma por acumulación de todos estos eventos.

Utilizar eventos que están destinados a estar llenos de alegría como graduaciones o fiestas o incluso tu existencia, como tu cumpleaños para sabotearlas mostrar odio, envidia, condescendencia,… es otra forma sádica en la que las narcisistas erosionan tu capacidad para la alegría y la satisfacción.

Al igual que la combinación de la comida con el sonido de una campana, aprendes a asociar las buenas noticias o un sentido del orgullo o de satisfacción saludable con palpitaciones en el corazón, miedo y anticipación angustiada de si el narcisista te saboteará o no, y cómo.

El condicionamiento destructivo se ejecuta con el objetivo de garantizar que nunca tengas una sensación de seguridad emocional en tu entorno.

Si esto prospera, al final tenderás a no probar cosas nuevas, a no querer mejorar ni celebrar ni reconocerte nada. Todo ello para mantener una sensación de seguridad.

También provoca vínculos traumáticos y dependencia emocional a medida que comienzas a confiar en tu abusadora como una fuente de consuelo o validación con mensajes directos o indirectos como “nadie te va a querer, sólo yo”, “no podrás arreglártelas en el mundo sin mí” o “si yo no estoy, tú no puedes solo.”

Te hacen desconfiar de tu voz interior

Si cada vez que te expresas, te encuentras con proyecciones malignas, gritos, humillaciones, aprendes a no hablar ni confrontar a la persona que se burla de ti o te agrede para denunciar su comportamiento. 

A las víctimas de abuso se les hace creer que el abuso que experimentan no está ocurriendo: se les dice que exageran, que son «demasiado sensibles» o que son las culpables del trato que reciben.

La recreación de una fantasía imposible de conseguir

La pareja abusiva emplea el mensaje paradójico, la demanda irrazonable y la falta de intimidad para sabotear la relación. Utiliza el ideal del ego al y ponerlo fuera del alcance de la víctima: «Si tan sólo tú fueras/hicieras/consiguieras…»

El estado de satisfacción fantaseado incluye tanto intimidad (estaremos juntos) como la perfección (porque seré perfecto) en el que las demandas de los abusadores puedan cumplirse por completo, en las que la persona abusada se convierta en el ideal, encarne el deseo del abusador. Es desde este espacio imposible que la víctima intenta satisfacer las demandas del abusador.

Este «espacio imposible» es uno en el que la víctima está atrapada tratando de cumplir con los objetivos en constante cambio del abusador.

El abusador le hace creer a la víctima que si “sólo” hubiera hecho esto o aquello, habría cumplido sus deseos.

Sin embargo, la verdad es que nunca serás «suficiente» para una abusadora y nadie es compatible con una abusadora altamente manipuladora.

Cuando empiezas a escuchar tu voz interior y dejas de creerte esta fantasía, ésta se empieza a caer. Empiezas a escuchar las emociones que sientes cuando estás con esta persona y cómo te hace sentir en el día a día.

Entonces toda la narrativa del narcisista se cae y te das cuenta de en qué tipo de relación estás realmente. Ahí es cuando puedes empezar a cambiar y a sanar. Es duro dejar caer la fantasía de un futuro deseado que no se va dar nunca. Pero esto también te permite recuperar tu poder y decidir cómo quieres estar en una relación: si quedarte en una dolorosa y frustrarte o buscar otra donde realmente se cubran tus necesidades emocionales.

Cuando empiezas a escuchar tu voz interior, toda la narrativa del narcisista se cae y te das cuenta de en qué tipo de relación estás realmente.

Conclusiones finales sobre el condicionamiento

Si en tu relación de pareja, amistad, trabajo, familiar,… te encuentras pisando cáscaras de huevo y sientes que está presente el condicionamiento destructivo, es hora de cambiar y vivir una vida sin abuso.

Recuerda que las respuestas de condicionamiento destructivo se pueden terminar si abrazas la autoestima, la confianza, el éxito y la alegría que te han enseñado a temer repetidamente.

No tener ningún contacto con el abusador, junto con una terapia con alguien que sepa sobre relaciones abusivas trauma, se pueden cambiar la narrativa escrita por el abusador para ti.

Recuerda que ésta es tu historia y el guión lo escribes tú.

Fuente: https://psychcentral.com

Imagen de Engin Akyurt en Unsplash

La Indefensión Aprendida

¿Qué es la Indefensión Aprendida?

La indefensión aprendida, es un estado mental en el cual una persona obligada a soportar estímulos adversos o estímulos dolorosos o desagradables, se vuelve incapaz de evitar encuentros posteriores con esos estímulos, incluso si son «escapables», presumiblemente porque ha aprendido que no puede controlar la situación.

Si bien el concepto está fuertemente relacionado con la psicología y el comportamiento animal, también se puede aplicar a muchas situaciones que involucran a seres humanos.

Durante las décadas de 1960 y 1970, el psicólogo estadounidense Martin Seligman y sus colegas acuñaron el término «indefensión aprendida». Hicieron experimentos con perros a los que se les aplicaban descargas eléctricas metidos en una jaula de la que no podían escapar durante un período de tiempo, esto es, se les condicionó para sentirse indefensos. Seligman demostró que estos perros eran incapaces o encontraban muchas dificultades para escaparse de una situación adversa mientras que otros perros que no habían sido condicionados encontraban la escapada de una forma fácil. La escapada consistía en saltar una barrera que había en la jaula. Los perros que habían sido condicionados para sentirse indefensos no saltaban la barrera. Los que no habían sido condicionados, la saltaban con facilidad.

Los perros del primer grupo se volvieron desanimados y pasivos y se desmotivaron para realizar tareas y tardaban más de lo normal en aprender. Sin embargo, los perros que no habían sido condicionados de forma adversa y que pudieron escapar de los impactos (saltando a través de una barrera) no experimentaron efectos adversos.

¿Cómo llegan a la Indefensión Aprendida las personas?

En muchos casos, éste es un comportamiento aprendido o proceso de pensamiento que se desarrolla cuando una persona ha estado involucrada en una relación tóxica y abusiva. Las personas que han crecido en una familia disfuncional en la que el padre o la madre o ambos eran narcisistas, es muy probable que crecieran oyendo muchos mensajes negativos, adversos, tóxicos, que las han condicionado enormemente de una forma muy negativa.

Muchas de ellas, de adultos sufren de “indefensión aprendida”. Se comportan, de forma inconsciente, como si todavía estuviesen en su infancia, sin recursos para afrontar situaciones adversas y salir de ellas de una forma airosa.

Si una persona no toma medidas para superar estos sentimientos, fácilmente puede terminar cayendo en una depresión. Este nivel de impotencia puede hacer que pierdan interés en metas u objetivos en la vida. Simplemente no sueñan con nada porque no creen que puedan conseguir nada.  

La buena noticia es que, aunque se trate de un patrón de conducta fuertemente arraigado, ya no estamos en la infancia y esto se puede cambiar.

Aquí tienes tres formas para dejar la posición de la víctima de indefensión aprendida y empezar a confiar en ti misma:

  1. Utiliza una metáfora para entender tu situación

Los adultos de familias disfuncionales/narcisistas tienden a ser muy mentales, ya que los patrones de conducta de sus padres en su infancia eran caóticos, por lo que dedicaban mucho tiempo y esfuerzo a “entender” su comportamiento.

Sus mentes muchas veces son buenas con las metáforas y a menudo funcionan mejor con un patrón paralelo que con una explicación directa. Esto es, decirte a ti mismo que sufres de indefensión aprendida es posible que sea un mensaje demasiado claro y que corras el riesgo de sentirte (irónicamente) más pasivo.

Sin embargo, ahora imagina un pájaro hermoso que, sin tener la culpa, ha estado encerrado en una jaula durante muchos años. Un día, la puerta de la jaula queda abierta de par en par. ¡Ahora el pájaro puede volar libre! Pero a pesar de que todavía tiene sus alas, a pesar de que las circunstancias ahora han cambiado, el pájaro no hace ningún movimiento para irse. ¿Por qué? Cree que todavía está atrapado.

Piensa en ti mismo como si fueras ese pájaro, ¿qué pasos podrías dar para empezar a volar?

  1. ¡Viva la diferencia!

La indefensión aprendida significa asumir que una nueva situación tiene las mismas limitaciones que una antigua que se parece a ella, cuando en realidad hay muchas alternativas posibles. Estas nuevas posibilidades pueden existir porque la situación es diferente, o porque la persona ha cambiado, o ambas cosas.

Pongamos por caso que cuando eras niña, tu familia solía reírse de ti cada vez que expresabas una opinión, y que ahora te da miedo tener tu propia voz en el trabajo porque crees que esa misma escena se va a repetir y que tus colegas se van a reír de ti.

Te propongo que hagas una lista con las diferencias entre ambas situaciones:

Qué pasó entonces:

  • Se rieron/burlaron de ti
  • Te pegaron
  • No te escucharon
  • No sabía cómo expresarme
  • Me faltaban al respeto

Qué pasa ahora:

  • Los colegas son decentes y justos
  • He aprendido a hablar con claridad y sé lo que quiero decir
  • Me siento respetado
  • Me valoran
  • Nunca nadie se ha reído ni burlado de mí en este contexto

Una vez tengas claras las diferencias entre una situación y la otra, prueba a empezar a expresarte en pequeñas cosas. Quizás le puedas dar un consejo a un compañero que te lo pide o a lo mejor puedes hacer una intervención en una reunión con todo el equipo de unos dos minutos con algo que hace tiempo que quieres aportar.

No te exijas mucho ni hacerlo perfecto, simplemente se trata de expresarte desde un lugar en el que eres tú misma en un contexto de trabajo. En cuanto veas que tu intervención tiene un feedback positivo, será algo que empiece a retroalimentarse.

  1. ¡Acción, pasa a la acción!

Muchos  hijos de familias narcisistas/disfuncionales tienden a estar mucho en sus cabezas y a anticiparse de forma catastrófica a situaciones que muy rara vez llegan a ocurrir en la realidad. Tienen tendencia a la paranoia y a esperar lo peor de las personas y de las situaciones porque eso es lo que ocurría normalmente en su infancia.

El problema es que se terminan comportando “como si” las personas a su alrededor realmente fuesen a hacer lo que ellos están pensando, con lo que muchas veces se comportan de forma agresiva provocando que la otra persona al final, sí saque también lo peor de sí misma.

La próxima vez que pienses sobre algo de forma catastrófica o muy negativa, te animo a que o bien pases a la acción y le preguntes a esa persona de forma asertiva sobre lo que te preocupa, o si es la otra persona la que tiene que dar un paso, le des un margen antes de hacer algo impulsivo que puede ser considerado como una amenaza o como un ataque. Responde y no reacciones. Actúa en lugar de sólo pensar. Ése es el comienzo de un cambio.

La indefensión aprendida drena la motivación y la energía. Cuando aprendemos nuestro propio potencial para influir positivamente en nuestras vidas, empezamos a prosperar. ¿Y tú, cuál es el primer paso que vas a dar para prosperar? ¡Deja un comentario!