El Delirio del/de la Narcisista: Su Incapacidad para ver la Realidad

Las filosofías y religiones taoísta y budista distinguen entre el Yo Auténtico y el Ego. Cuando las personas estamos en el Yo Verdadero, conectamos con  la fuerza vital, la necesidad de crear lo que no existía antes. Cuando las personas estamos en el Ego, lo que buscamos de forma inconsciente es la separación de los demás y el control.

El ego es una gran barrera para la sanación porque bloquea ver lo que es y, en particular, quiere sanarse sin asumir la responsabilidad del cambio. El ego exige atención a sus heridas, traumas y preocupaciones de una manera que puede bloquear la reparación de los problemas. El ego es como un traje que todos llevamos para movernos en el mundo. Nos decimos que somos ese traje, pero somos mucho más. Ese traje lo podemos estirar, cambiar de color, transformar.

El ego es donde reside el condicionamiento familiar y social y el Yo Auténtico es lo que puedes usar para romper ese condicionamiento. Lo cual es difícil. Particularmente si, como les ocurre a los hijos de narcisistas, has sido condicionado para sentirte obligado por tu condicionamiento. No creer que hay algo a lo que tiene accesos mediante tus acciones o pensamientos en lo que puedes confiar.

Si el ego insiste en la separación y el control, el narcisismo se convierte, en su forma pura, en la completa insistencia en la separación y el control. El ego interpreta la realidad para que no contradiga las necesidades del ego. Así, la conveniencia del narcisista, de su ego, se convierte en SU principio de realidad, el determinante de cómo ven la realidad.

La conveniencia del narcisista, de su ego, se convierte en SU principio de realidad, el determinante de cómo ven la realidad.

La realidad del narcisista es un delirio que cubre las necesidades de un ego sobredimensionado. Las personas que se relacionan con el narcisista de una forma íntima (pareja, familia, amigos muy cercanos, empleados,..) están suscritos a esta realidad, en una actitud de ‘seguir la corriente’. Es lo que John Bradshaw, su libro ‘Sanando la Vergüenza que te Ata’ denomina“trance hipnótico” al hecho de que toda la familia esté suscrita a esta realidad del narcisista, que es delirante.

Si quieres sanar del abuso narcisista, un tema importante a darte cuenta es el de ese delirio del que has formado parte en tu relación con la narcisista, ya sea padre, jefa, amigo, pareja,… no tiene mucho que ver con la realidad.

De forma psicológica, en la mayoría de los casos, funciona como una férrea dictadura o una secta, en donde la persona que empieza a cuestionar esa realidad, ese delirio, es castigada o desterrada del grupo. La persona que cuestiona la realidad de la narcisista y, por extensión, de toda la familia, suele ser la hija a la que se le ha asignado el rol de la rebelde o del chivo expiatorio. Estas niñas suelen ser las que señalan que “algo está mal” en la familia y acaban pidiendo ayuda fuera de ese entorno.

Para el narcisista, no existe ni el motivo para cambiar (ya que el daño generalmente se inflige a otras personas, no a sí mismos) ni una vía para evaluar seriamente las perspectivas propias, la interpretación distorsionada que hace el narcisista de la realidad. No es de extrañar que el asesoramiento y la psicoterapia a menudo o no les sirvan a los narcisistas o incluso les hagan empeorar. Lo último que necesitan son sus emociones y acciones validadas y se necesitaría un terapeuta muy alerta para comenzar a abrir agujeros en la presentación de eventos que no es realista. Incluso si lo hacen, es probable que el narcisista reconstruya convenientemente, o bloquee cualquier respuesta del terapeuta que contradiga la conveniencia del ego.

Tratar con una narcisista puede ser algo profundamente desorientador, ya que el significado de todas sus acciones está subordinado a las necesidades de un ego desmedido. Por lo tanto, no hay un significado independiente, ni siquiera una base fáctica, en la que basarse: no hay coherencia más allá de sus necesidades y conveniencias (que, por supuesto, pueden cambiar, incluso de momento a momento). Las palabras y las acciones no tienen el significado que comúnmente se les atribuye. Hay una enorme FALTA DE COHERENCIA entre lo que la narcisista siente, dice y hace.

Puede ser trivial (por ejemplo, sobre lo que quieren para comer) o puede ser serio (por ejemplo, sobre si te quieren o no). Cuando les preguntes a qué se refieren, pueden negar que lo han dicho, entrar en lo que se llama la ensalada de palabras, para confundir o hacer gaslighting con frases como: ‘¿Cómo podrías pensar que he dicho eso?’ o ‘¡Tú es que estás loca!’ Contradecirá los HECHOS. Si no estás de acuerdo con el narcisista, dirá que estás mintiendo, que te estás inventando cosas o que que estás loco.

‘¿Cómo podrías pensar que he dicho eso?’ o ‘¡Tú es que estás loca!’

Por eso los hijos de narcisistas, hasta que hacen terapia, suelen ser personas que se desorientan con facilidad, no sólo físicamente sino también en sus propias vidas, ya que vivieron todo este entorno confuso durante la infancia.

Uno de los problemas más importantes de los narcisistas es el miedo. En el fondo, y aunque sean muy buenos en aparentar lo contrario, los narcisistas son personas profundamente temerosas e inseguras. En el centro está su IMAGEN, en lugar de quiénes son realmente. Tienen tanto miedo de asumir la responsabilidad por sus acciones (maltrato, abuso,…) que les hacen “quedar mal” frente a los demás, que hacen de la conveniencia de su ego defensivo su principio de realidad. Y de alguna manera, consiguen rodearse de personas, sobre todo su pareja y su familia, que “les siguen la corriente” en su delirio.

Para las narcisistas, no hay una persona real como tú en todo esto, simplemente hay una imagen (otra vez es un tema de imagen) tuya que sea conveniente para la narcisista en un momento dado y donde poder proyectar sus temas personales. Es por esto que las hijas de narcisistas adquieren roles muy rígidos en la familia y que no tienen nada que ver con quién es esa persona realmente. Los roles son asignados por la narcisista según la conveniencia de su propio ego. El rol antes mencionado del rebelde o el chivo expiatorio es en el que la narcisista proyecta partes suyas negadas para no tener que reconocerlas en sí misma, como la rabia, el miedo o la inseguridad. Así es cómo se da el maltrato. En realidad, la narcisista no está interactuando con su hijo y viéndolo de verdad sino que está tratando con partes suyas negadas y proyectadas.

En segundo lugar, tampoco existe lo que realmente sucedió, sino simplemente lo que es conveniente para el narcisista recordar que sucedió. Lo que significa que no hay una comunicación directa y honesta. No hay nada más allá de la conveniencia del narcisista a la que se pueda apelar, que establezca un estándar común o una realidad común. Si quieres sanar del abuso narcisista, es necesario aceptar que no va a haber esa realidad común, un common ground durante vuestra relación.

Esto hace que interactuar con un(a) narcisista sea algo muy difícil y confuso. Las personas que han crecido en familias narcisistas muchas veces acaban atrapadas en una relación con un narcisista porque esta dinámica difícil y confusa les resulta familiar y porque, al igual que en su infancia, cuando confrontan o dudan sobre las intenciones reales del narcisista, tienden a cuestionarse a sí mismos, que es lo que hacían sus padres y repite el narcisista en su edad adulta:

¿Seguro que he dicho eso?

No sé de qué me hablas

¿Podemos cambiar de tema?

Eres difícil, Estás loca, Eres paranoica

Mejor lo dejamos aquí

Creo que tú no estás bien

Eres tonto, No entiendes lo que te digo

Para las personas que tratan con ellas (sobre todo, codependientes) es muy difícil no aceptar que su encuadre de la realidad por muy delirante que sea ésta porque:

  • Son personas que tienden a cuestionarse a sí mismas y darle vueltas a las cosas.
  • Suelen ser personas muy fácilmente manipulables.
  • El narcisista es una persona importante en su vida, con la que tienen un vínculo que si quieren mantener, van a tener que ponerse de acuerdo para que la relación se mantenga.

Quizá una de las lecciones más importantes de cómo tratar a una persona con Trastorno Narcisista de la Personalidad  y empezar a sanar del abuso narcisista es que realmente son personas que no sienten ni piensan como tú. Si te adentras en su versión de la realidad, esto habla de tu propio delirio. Cuanto más veas la realidad tal y como es, más serás tú la persona que cuestione al narcisista en lugar de que la dinámica sea al revés.

Fuente: http://lorenzo-thinkingoutaloud.blogspot.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s