La Ensalada de Palabras

Cuando se sienten amenazados/amenazadas, los/las narcisistas/psicópatas/sociópatas utilizan lo que se llama la “ensalada de palabras” en un intento por manejar la situación en su mayor beneficio. Básicamente, es una conversación del infierno. En realidad, no están diciendo nada en absoluto. Sólo es blablablá para confundir. Es como un partido de ping-pong. Tú hablas y yo respondo pero en realidad con lo que respondo no tiene contenido, el objetivo es liar la madeja para que al final les des la razón o no veas algo de ellos/ellas.

El término “ensalada de palabras” viene del campo de la psiquiatría, y se utiliza para describir cómo hablaban a veces las personas que tenían esquizofrenia. Intentan hacer frases y expresarse pero su cerebro no es capaz de procesar y aplicar la sintaxis adecuada. Sólo trozos de frases que no tienen demasiado sentido.

9 Señales de que estás ante una Ensalada de Palabras de un(a) Narcisista/Psicópata/Sociópata

  1. Conversaciones circulares

    Pensarás que habéis hablado sobre algo, solo para comenzar a hablarlo de nuevo en dos minutos o en dos días. Se comportan como si el tema no se hubiese tratado nunca. Comienzan a recitar las mismas frases, ignorando cualquier argumento legítimo que ya les hayas dado. Si algo va a resolverse, será en sus términos. Con los narcisistas/psicópatas/sociópatas los mismos problemas aparecerán una y otra vez: ¿por qué son tan amables con su ex otra vez? ¿Por qué de repente no te prestan atención? ¿Por qué suenan tan ansiosos/ansiosas por dejar el teléfono? Y cada vez que planteas estos problemas, es como si nunca hubieras tenido la conversación en el pasado. Y lo vuelves a tratar, sólo para sentirte loco/loca y zanjarlo cuando deciden que “estoy cansado/cansada de hablar siempre sobre esto”. Es un bucle.

  2. Traer a colación tus errores pasados e ignorar los propios

    Si señalas algo que ellos/ellas están haciendo y que te sienta mal – como ignorarte o serte infiel – te echarán en cara algo que has hecho en el pasado y que no tiene nada que ver con lo que les estás diciendo. ¿Quizás hubo una época en la que salías mucho? Pues ahí lo tienes, sus infidelidades no son nada comparado con esas noches que salías a pasártelo bien sin ellos/ellas. ¿Llegaste tarde a tu primera cita hace dos años? Entonces no les podrás culparte por hacerte el tratamiento de silencio durante tres días seguidos. Si les señalas cualquier cosa que crees que han hecho mal, te hacen sentir como un lunático/lunática que es demasiado “sensible” o “difícil”.

  3. Tono condescendiente y paternalista

    La conversación muchas veces te hará sentir como si fueras un(a) niño/niña demandante. Utilizarán un tono condescendiente, como el de un padre/una madre cuando está enseñando a un hijo/hija y tiene una infinita paciencia. El objetivo es ponerse por encima y controlar la conversación, que es como una competición. Los/las narcisistas/psicópatas/sociópatas no saben vivir sin competir ni compararse. Como carecen de autoestima propia, necesitan ponerse por encima de los demás para alimentar su ego.

  4. Te acusan de los errores que están cometiendo ellos/ellas.

    Tienen un comportamiento que te obliga a estar a la defensiva. Cuando se trata de discusiones acaloradas, no tienen vergüenza. Te acaban etiquetando y juzgando con cualidades que en realidad son de ellos/ellas. Esto que hacen son proyecciones, que es un mecanismo de defensa que utilizan mucho. Como no pueden soportar ver esas cualidades en ellos/ellas (porque suelen ser “feas”, tipo egoísta, cruel, difícil, sensible,…)las ponen en ti. Y lo peor es que si te has criado con alguno/alguna de ellos/ellas, te lo acabas creyendo.

  5. Múltiples personas

    A través del curso de una conversación de ensalada de palabras, es probable que experimentes una variedad de sus personalidades. Es una especie de poli bueno, poli malo, poli demente, poli acosador, poli bebé. Si te estás alejando, harto/harta de abusos y mentiras, te devolverán la visión de la fase de idealización, cosas como promesas de matrimonio e hijos. Si eso no funciona, de repente comenzarán meterse con cualidades que alguna vez idealizaron. Lo que sea que funcione es lo que utilizarán.

  6. La eterna víctima

    De alguna manera, la conversación llevará a hablar sobre su pasado de abuso  familiar o a un(a) ex loca. Terminarás sintiéndose mal por él/ella, incluso cuando hayan hecho algo terriblemente malo. En cambio, tú lo utilizarás como una oportunidad para vincularte con él/ella sobre sus supuestos sentimientos complejos. Y una vez que hayan desviado exitosamente su atención a otra parte, todo volverá a ser como era antes. Sin vínculo ni conexión emocional profunda alguna por su parte.

  7. Te das cuenta de que tienes que explicar emociones humanas básicas

    Te encuentras a ti mismo/misma diciendo frases como “yo tengo sentimientos” o “eso me hace daño” o “¿me lo podrías decir de otra manera?”. Te sientes como si le estuvieses hablando a un niño/una niña que no entiende las consecuencias de sus actos. Lo que tú piensas es “Si entiende que me hace daño, dejará de hacerlo.” El problema es que en la mayoría de los casos no es así y el comportamiento problemático continúa contigo dejándote hacer eso.

  8. Muchas excusas

    Todos/todas ponemos excusas a los demás o a nosotros mismos/mismas de vez en cuando, pero los narcisistas/psicópatas/sociópatas lo hacen muy, muy a menudo. Esto tiene que ver con la proyección y con el hecho de justificar su comportamiento. Es raro que sus acciones tengan coherencia con sus palabras. Si conoces a una persona así, mejor comprueba si hay más banderas rojas que te estén alertando de quién es esa persona realmente.

  9. Las conversaciones te drenarán emocionalmente

    Acabarás siempre con dolor de cabeza y con la sensación de que no entiendes qué es lo que realmente está pasando. Te pasarás horas, días, obsesionándote con los argumentos. Te sentirás súper cansado/cansada con toda la energía invertida en estas conversaciones para ver que realmente nunca sacas nada en claro. Sentirás que tienes que defenderte, como si te atacaran (aunque los ataques no sean obvios) y que tienes que disculparte, cosa que ellos/ellas no harán nunca.

Este artículo está basado en uno de los capítulos del libro “Psycopath free” de Jackson McKenzie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s