Pasos a Seguir para Aprender a Poner Límites

Preocupolandia: Territorio familiar para personas con padres narcisistas

  • Eva ha decidido que para Navidad este año prefiere ir a casa de su tía en lugar de a casa de sus padres porque se siente mejor allí, que puede ser más ella misma. Sus padres le dan el mensaje de que si no va a su casa, no querrán verla.
  • Natalia vive fuera de su ciudad natal y, cuando avisa a sus padres que va de visita, les dice que quiere verles pero no en su casa sino en un sitio más “neutral”, como una cafetería. Sus padres le contestan que si no se ven en su casa, no quieren verla.
  • Jaime ha comunicado a su familia que no acudirá a la boda de su hermana porque ésta no se lleva bien con su pareja actual. Sus padres le dicen que si no va a la boda, lo desheredan.

Si eres una persona que tiene un padre o madre con Trastorno Narcisista de la Personalidad, es posible que las historias más arriba sean familiares para ti. Si quieres saber cómo recuperarte de haber crecido con padres narcisistas, puedes empezar por hacerte las siguientes preguntas:

¿Por qué las personas con padres narcisistas a menudo se sienten tan ansiosas?

¿Por qué tienden a cuestionarse constantemente a sí mismas?

¿Por qué ignoran sus propias necesidades?

La Herencia Emocional de las personas que han crecido en Familias Narcisistas: Cómo recuperarte de haber crecido con Padres Narcisistas

Los padres narcisistas tienen dificultades para entender y aceptar los sentimientos de sus hijos. Esto se debe a su dificultad gestionar sus propias emociones. Sus hijos son como espejos. Como no pueden gestionar sus emociones, tampoco toleran la de sus hijos, a los que obligan a acallarlas con todo tipo de estrategias. A las niñas se les da el mensaje de que “sentir es malo” y “mejor guárdatelo para ti porque molestas.”. Los padres narcisistas carecen de autoconciencia y no pueden responsabilizarse de cómo su comportamiento afecta a sus hijas, que éstas se acostumbran a vivir hipervigilantes, leyendo el estado emocional de sus padres y adaptándose lo más que pueden al ambiente que las rodea para evitar ataques. Al crecer en este ambiente de estrés y con la sensación de que tienen que esconderlo todo, no es sorprendente que las hijas de padres narcisistas se conviertan en adultas ansiosas.

Una de las claves para dejar de vivir con ansiedad es aprender a relajarte en tu propio cuerpo, desarrollar los recursos personales que sí tienes para afrontar lo que quieras y aprender a poner límites y decir que no. Para relajarte en tu propio cuerpo, lo que te recomiendo son la terapia corporal, bioenergética y/o la meditación. Para aumentar tus recursos personales y aprender a poner límites, psicoterapia.

El tema de poner límites es muy importante, ya que una persona que no pone límites a lo que le hacen los demás, es susceptible de todo de tipo de comportamientos abusivos, de maltrato, de explotación, de aprovechamiento,.. Las personas que no ponen límites a los demás suelen jugar de forma neurótica el rol de víctimas y tienen una sensación general de no tener poder personal ni control sobre sus vidas, creen que “les pasan cosas” en su vida sobre las que no tienen voz ni voto.

Aprender a establecer Estándares y poner Límites en tus Relaciones

Un estándar es cómo quieres relacionarte con los demás, lo que permites y no, qué pides a los demás y estás dispuesta a dar, bajo qué parámetros te mueves, cómo quieres que te traten.

Un límite es decir “no” a algo que no quieres, comunicar al otro que no vas a hacer lo que te pide o que deje de hacer algo que te molesta, te incomoda o te hace daño.

Establecer límites puede generar mucha ansiedad a las personas con padres narcisistas, ya que en su infancia no se les permitía hacerlo y se les castigaba muy severamente cuando lo intentaban. La buena noticia es que ya no estás en tu infancia y que puedes poner limites. Eso sí, hacerlo de forma asertiva es un proceso que lleva tiempo y seguramente al principio tendrá consecuencias para ti. Es probable que algunas de las personas con las que te relaciones tengan un comportamiento similar al de tus padres y querrán hacerte daño cuando digas que no porque ya hay una dinámica establecida en la siempre dices que sí. Se trata de una fase que también te ayudará a distinguir con qué personas tienes vínculos sanos en tu vida y con cuáles no. Al final aprenderás a poner límites en tu vida de forma asertiva, que significa cuidarte y quererte.

Aquí están los pasos:

  1. Identifica lo que Quieres

    Este paso puede ser más fácil decirlo que hacerlo, ya que es más que probable que por defecto, tiendas a anteponer las necesidades de otras personas frente a las tuyas. Esto es algo que muchos codependientes hacen porque así es como se les entrenó en su infancia.

    Una buena forma de empezar a cambiar esto es en lugar de dar la respuesta automática de siempre, cuando alguien te pida algo, hacer un par de respiraciones profundas y “dejarte sentir” cuál es la respuesta que quieres dar, con independencia de cómo se lo va a tomar la otra persona.

  2. Decide cuál es el Límite

    Una vez has decidido que la respuesta es “no”, se trata de comunicarla a la persona de una forma asertiva y con respeto. Esto es algo que al principio puede ser que no te resulte fácil porque en las familias narcisistas “lo negativo” o no se habla o se hace de una forma agresiva. Seguramente pasarás por un periodo de incertidumbre y angustia antes de hacerlo y al principio pondrás el límite de una forma agresiva. Es una cuestión de práctica, como todo en la vida.

  3. Pon el Límite y acompáñate en las Emociones que Surjan

    Cuando pongas el límite, es más que probable que tengas emociones como vergüenza, rabia, miedo,.. Se trata de que “sostengas” esas emociones en lugar de rehuirlas (que es lo que provoca la ansiedad, acortamos la respiración para no sentir). Esas emociones surgen porque así es como te sentías en tu infancia cuando intentabas poner el límite. Con el tiempo, dejarán de ser tan intensas.

El objetivo es que, poco a poco, dejes de habitar tanto “preocupolandia” para tener dentro de ti misma más paz y calma interiores. La preocupación tiene que ver con una anticipación por miedo, para intentar controlar una situación en el futuro. Ese miedo viene de una idea interna de que la persona se siente sin los recursos necesarios para afrontar situaciones en su vida. Cuanto más practiques recursos personales como poner límites, más cuenta te darás de que ese abanico de recursos con los que cuentas es más amplio y que no es necesario tener tanta ansiedad por cualquier evento en tu vida. Así es cómo empezarás a recuperarte de haber crecido con padres narcisistas.

Fuente: https://adaa.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s