La Imagen que da (y cómo es de Verdad) una Familia Narcisista

La experiencia clínica y las investigaciones muestra que a los adultos que crecieron en el seno de familias narcisistas les resulta muy difícil señalar porqué se sienten tan mal. Esto es porque la negación de lo que realmente ocurre es rampante en el sistema familiar narcisista.

“El adulto típico de una familia narcisista está lleno de rabia de la que no es consciente, se siente como una persona vacía, se siente inadecuado/inadecuada y defectuoso/defectuosa, sufre de ansiedad crónica y en muchas ocasione de depresión, y no tiene ni idea de porqué está así”- Pressman y Pressman, La Familia Narcisista.

Es común para los adultos que crecieron en familias narcissistas empezar la terapia con síntimas emocionales y problemas en sus relaciones. Además, simultáneamente muestran una falta de conciencia de cuál es la causa de todos esos problemas en su vida.

La familia narcisista esconde un profundo dolor

Estas familias tienden a operar de acuerdo con una serie de reglas de las que nunca se hablan. Los niños/las niñas aprenden a vivir bajo esas reglas, pero nunca dejan de sentirse confundidos/confundidas y de hacerse daño por culpa de estas reglas, ya que las mismas bloquean el acceso emocional a sus padres. Básicamente, se convierten invisibles – no se les oye, ve o alimenta emocionalmente. En el otro lado, estas reglas permiten a los padres no tener límites con los niños/las niñas y usarles o abusarles a su conveniencia.

Éstas son las dinámicas más comunes del sistema familiar disfuncional narcisista. Ten en cuenta que hay diferentes grados de disfunción en el espectro dependiendo del nivel de narcisismo de los padres:

  1. Hay secretos

En las familias narcisistas hay secretos que tienen que ver con temas tabú como el incesto o la adicción de uno de sus miembros. El mensaje que se da a los a los niños/las niñas que ven o señalan ese secreto es: “No se lo dogas a nadie – finge que todo va bien.”

  1. Dar una imagen

La familia narcisista se preocupa mucho por su imagen. El mensaje es “Nosotros somos mejores, no temenos problemas y debemos mostrar que somos una familia perfecta. A la familia le importa más la imagen que dan a las demás personas que lo pasa realmente entre sus miembros.

Los niños/las niñas de la familia reciben mensajes como “¿Y qué pensarían los vecinos?””¿Y qué pensarían otros familiares?””¿Y qué pensarían nuestros amigos?” Éste es un temor común en la familia narcisista: “Pon siempre una sonrisa en esa carita que tienes”.

  1. Mensajes negativos

A los niños/las niñas se les transmiten mensajes que son internalizados. Estos mensajes típicamente son:

  • Al hijo/la hija que el/la narcisista escoge como el “chivo expiatorio”: “No eres lo suficientemente bueno/buena”, “No estás a la altura”, “Lo haces mal”, ”Nunca harás gran cosa en la vida”.
  • Al hijo/la hija que el/la narcisista escoge como el “Golden boy”: “Te valoro por lo que haces, no por quién eres”, “Lo haces bien pero puedes hacerlo mejor”, “Tienes que hacer las cosas como te digo yo porque sino te equivocarás”.
  1. Falta de jerarquía parental

En familias sanas hay una jerarquía parental fuerte, donde son los padres los que están al mando y proveen de amor, luz, guía y dirección a sus hijos/hijas.

En las familias narcisistas esta jerarquía no existe. Los niños/las niñas están ahí para servir las necesidades emocionales de los padres, esto se denomina incesto emocional. En muchos casos se da la “parentificación”, en donde hay una inversión de papeles y los padres actúan como los hijos/las hijas y viceversa.

  1. Falta de conexión emocional

Los padres narcisistas no saben conectar emocionalmente con sus hijos/hijas, entre otra razones, porque tampoco saben conectarse emocionalmente consigo mismos. No pueden sentir empatía (o muy poca) ni amor incondicional. Por lo general son muy críticos y juzgan a sus hijos/hijas.

  1. Falta de comunicación directa y efectiva

El medio más común de comunicación en las familias narcisistas es la triangulación. La información no se comunica de forma directa. La información se comunica a través de una de las partes con la intención de que llegue a la parte a la que en realidad se le quiere hacer llegar un mensaje. Los miembros de la familia hablan los unos de los otros a las espaldas pero no se confrontan los unos con los otros de forma directa. Esto da lugar a un comportamiento pasivo-agresivo, tensión y desconfianza. Las pocas veces en las que la comunicación es directa, lo suele ser en la forma de rabia o ira.

  1. Límites que no están claros

En la familia narcisista no hay muchos límites. Los sentimientos de los niños/las niñas no se consideran importantes. No se respetan los límites físicos (son frecuentes las amenazas físicas, aunque no se lleguen a perpetrar o acciones como coscorrones, empujones, zarandeos,…), ni las puertas cerradas. Tampoco se respetan los límites emocionales, son frecuentes frases como “¿Y ahora por qué lloras?” o “Aquí sólo me enfado yo.”

  1. Un(a) padre/ madre narcisista y el otro/la otra orbitando alrededor de él/ella.

Si uno de los padres es narcisista, es frecuente que el otro orbite alrededor de él/ella para mantener el matrimonio intacto, éste segundo padre/madre suele ser un(a) codependiente. Con frecuencia, el que orbita tiene cualidades naturales sanas para ofrecer a los niños/las niñas pero está atado/atada cubriendo las necesidades emocionales de su pareja narcisista, sacrificando las necesidades emocionales de sus hijos/hijas, que no se cubren.

  1. A los hermanos/las hermanas se les anima a que compitan entre ellos/ellas.

En familias sanas, se anima a los niños/las niñas a ser amorosos y estar cerca los unos de los otros/las unas de las otras. En familias narcisistas, a los niños/las niñas se les pincha para que compitan y no haya armonía entre ellos/ellas. Hay una constante competición sobre quién lo hace “bien” y quién lo hace “mal” basado en el criterio subjetivo del/de la narcisista. Normalmente, a uno/una se le asignará el papel del “Golden boy”, el favorito/la favorita del/de la narcisista y al otro/otra el del “Chivo expiatorio”, sobre el que el/la narcisista proyectará sus sentimientos negativos. Los hermanos/las hermanas de familias narcisistas raramente crecen sintiéndose conectados/conectadas los unos a los otros/las unas a las otras.

  1. Negación de los sentimientos

Los sentimientos se niegan y no se habla de ellos. A los niños/ñas niñas se les obliga a guardarse y reprimir sus emociones y sentimientos y se les impone la idea de que son algo “malo” que es mejor no tener o fingir no tener. Los padres narcisistas normalmente no están conectados con sus propios sentimientos y los proyectan en otros. Esto causa una falta de responsabilidad y honestidad, por no mencionar otros desórdenes psicológicos. Si no conectamos y procesamos nuestros sentimientos acaban saliendo de otras maneras (la rabia en manifestaciones de comportamiento pasivo-agresivas, la tristeza en forma de depresión,…)

  1. Mensajes de “No eres suficiente”

Estos mensajes se emiten de forma clara y alta en la familia narcisista. A los niños/las niñas no sólo se les anima a competir entre ellos/ellas si no que reciben constantes mensajes de que “no son suficiente (bueno/buena, guapo/guapa, listo/lista)”, que son defectuosos, que siempre están cometiendo errores, que son demasiado egoístas y/o sensibles.

  1. Disfuncionalidad obvia o encubierta

En familias narcisistas las dinámicas o bien son abiertas y se ven de forma obvia o se encubren. En muchas familias narcisistas el abuso es obvio, ya que hay una agresividad que no se esconde, es más, se hace gala de ella como forma de poder y de dominación. En otras muchas, el abuso emocional y/o psicológico y/o la negación severa de los niños/las niñas se esconde y se niega, dándole la vuelta, acusándoles de “estar locos/locas”, negando lo evidente, aludiendo de forma directa o indirecta que es el niño/la niña el/la que tiene un “problema” y no el sistema familiar.

Revisando estas dinámicas, se ve fácilmente cómo estas familias parecen “bonitas” desde fuera pero en realidad son muy tóxicas en su seno. Si reconoces a tu familia en estos patrones, tienes que saber que hay esperanza y una recuperación que es posible.

No podemos cambiar el pasado, pero sí hacernos conscientes del “aquí y ahora”. No tenemos que ser definidos/definidas por las heridas de nuestra familia. Como yo lo veo ahora, es como Mark Twain define a un(a) optimista, veo al adulto que se recupera de su infancia en una familia narcisista como

Una persona que viaja sobre la nada desde ningún sitio hasta la felicidad

Podemos crear una nueva vida que nos hará fluir hacia el futuro y para el legafo de amor distorsionado y disfuncional aprendido en la familia narcisista. Si escoges la sanación, ¡una vida nueva te espera!

  • Busca ayuda, hay libros de muchos autores y autoras especializados en narcisismo: Alice Miller, Pete Walker, John Bradshow son algunos muy buenos de una larga lista.
  • Haz terapia. Individual con un(a) psicoterapeuta o un(a) terapeuta Gestalt o con un grupo CoDA (Codependientes Anónimos).
  • Habla de tu infancia y tu trauma con gente de confianza (amigos/amigas, otros miembros de la familia,…) simplemente sacarlo a la luz y hablarlo con naturalidad tiene un poder sanador.
  • Cree en ti. Si fuiste el chivo expiatorio de la familia narcisista, debes tener un ego muy pequeño, pesando siempre muy mal de ti mismo/misma y con la autoestima destrozada. Desmonta ese ego, no es verdad porque no tiene una base ni sana ni real. Descúbrete y fabrícate de nuevo, tienes un enorme potencial que espera a por tu verdadero yo.
  • Si después de leer este artículo todavía tienes dudas sobre si tu familia es narcisista o no, puedes hacer el test sobre padres y/o madres narcisistas.

 

Fuente: Psychologytoday.com

Anuncios

7 comentarios sobre “La Imagen que da (y cómo es de Verdad) una Familia Narcisista

    • Hola Maria Rosa. Sí, a mí, igual que a ti, me asignaron el papel del chivo expiatorio en mi familia y he vivido con un ego muy pequeño muchos años. En breve cambiaré la web y empezaré a colgar material con herramientas para cambiar el ego, tener más autoestima y brillar de verdad en la vida 🙂 Espero estar colgando material (visualizaciones guiadas, afirmaciones, ejercicios para tu niño/niña interior) en unas semanas. Saludos!

      Me gusta

  • Que bueeeno! Estaré muy atenta, realmente lo necesito, para salir de este cuadro estoy 100% comprometida en lograr mi cambio definitivo y profundo, necesito volar por mi y por mi pequeño, cuyo padre biologico es psicopata… vivo en Venezuela y realmente estos temas por acá son muy poco conocidos, asi como profesionales especializados.

    Le gusta a 1 persona

  • Muy buenos, interesantes, prácticos y claros los artículos. Me vi reflejada en muchas cosas. Ahora entiendo el funcionamiento de mi familia. Me gustaría recibir notificaciones sobre artículos nuevos. Gracias.

    Me gusta

    • Hola Monica, muchas gracias por tus palabras. Ése es precisamente mi objetivo con el blog, ofrecer información clara y práctica sobre los temas de los que hablo. Con este post en concreto, yo también comprendí cómo funcionaba mi familia y con ello, entendí cómo funcionaba yo 🙂 Puedes unirte al blog clicando en la última pestaña de la barra lateral, donde dice “Sigue el blog por mail”. Recibirás una notificación en tu correo cada vez que publique una entrada. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s