La Disonancia Cognitiva

Qué es la Disonancia Cognitiva

El psicólogo social Leon Festinger fue el que acuñó por primera vez el término “disonancia cognitiva” en su obra “Teoría sobre la Disonancia Cognitiva”. Si quieres saber cómo comprender y sanar el abuso narcisista, en este artículo te explicamos en qué consiste la disonancia cognitiva y qué papel juega en las relaciones abusivas.

Para entender esta expresión, examinaremos cada una de las palabras en ella. “Cognitivo” se refiere a los pensamientos, mientras que “disonancia” tiene que ver con una tensión entre dos elementos. Juntas, las dos palabras significan una tensión entre pensamientos, sentimientos o conductas en desacuerdo. Por ejemplo, una persona que piensa “fumar mata” y fuma un paquete de tabaco al día, esto causa incomodidad y tensión internas.

Esta incomodidad es lo que se denomina disonancia cognitiva. Siguiendo con el ejemplo anterior, para resolver la incomodidad, la persona puede tener pensamientos del tipo “fumar no es tan malo”, “el mes que viene lo dejo” o “la culpa la tiene mi amigo, que fue el que me invitó a fumar por primera vez”. Otra forma de resolver la incomodidad sería dejar de fumar. Tanto una como otra resuelven la disonancia cognitiva. La primera supone utilizar mecanismos de defensa como la negación o la proyección. La segunda requiere de más esfuerzo para alcanzar la coherencia interna.

La Disonancia Cognitiva en una relación tóxica con un(a) Narcisista, Psicópata o Sociópata

Una persona que está siendo abusada por su pareja narcisista, psicópata o sociópata no quiere la situación que vive. Sin embargo, por cuestionarse a sí misma, o por miedo a estar sola o bien por todo lo que ya ha invertido en la relación, es posible que se quede.

Sobre lo invertido en la relación, no es lo mismo estar en las primeras semanas de una relación con alguien que tener un matrimonio y dos hijos en común. Cuanto más hayamos invertido emocionalmente en una relación con alguien, habrá una mayor tendencia a eliminar la disonancia cognitiva con mecanismos de defensa como la negación o la racionalización en lugar de dejando la relación.  La disonancia cognitiva, en este caso, se manifestará de la siguiente manera:

  1. Situación 1. Pensamiento Original : “Mi pareja narcisista, psicópata o sociópata me traiciona, es infiel, me miente y muchas veces es cruel conmigo. Esta persona, a pesar de que me dice que me quiere, no lo demuestra con sus acciones. Debería dejarle”. Acción: La persona no deja a su pareja narcisista, psicópata o sociópata. Resultado: Disonancia cognitiva porque no hay una coherencia entre lo que piensa/siente y lo que hace. Pensamiento para neutralizar la Disonancia Cognitiva: “Es sólo una mala racha. Ayer me gritó porque estaba enfadada pero hoy me ha traído flores. Todo va mejor. No puede evitar mentir y ser infiel.” Resultado Final: La persona no deja a la pareja narcisista a pesar del abuso/maltrato.
  2. Situación 2. Pensamiento Original “Mi pareja me traiciona, es infiel, me miente y muchas veces es cruel conmigo. Esta persona, a pesar de que me dice que me quiere, no lo demuestra con sus acciones. Debería dejarle”. Acción: La persona no deja a su pareja narcisista, psicópata o sociópata. Resultado: Disonancia cognitiva porque no hay una coherencia entre lo que piensa/siente y lo que hace. Acción para neutralizar la Disonancia Cognitiva: La persona deja a su pareja porque se da cuenta de que la relación no es sana para ella. Resultado Final: La persona termina la relación y deja de ser víctima de abuso/maltrato.

Muchos supervivientes/víctimas/codependientes, en algún momento de la relación experimentan muchas dudas y conflicto externo e interno. Quieren salir de una relación que es tóxica y dañina pero o no saben cómo hacerlo o no se atreven. La disonancia cognitiva que experimentan es muy intensa porque sienten mucho malestar emocional a causa del abuso, el maltrato y el gaslighting y a la vez se autoengañan y racionalizan la situación para quedarse en la relación a cualquier precio.

Además, para apoyar sus decisiones aparentemente irracionales de permanecer en la relación abusiva, la víctima/superviviente/codependiente realiza grandes inversiones en la relación, que hace que le resulte muy difícil abandonarla. Hay seis tipos de inversión en las que la víctima puede involucrarse, lo que ayuda a reducir su disonancia cognitiva:

  1. Inversión emocional: la víctima cree que el abuso y el trauma bonding son en realidad amor.
  2. Inversión social: la vida social de la víctima es la que tiene a través de su pareja narcisista, psicópata o sociópata. No tiene vínculos propios y no se ve con los recursos personales para forjarlos.
  3. Inversión familiar: la víctima tiene hijos con su pareja narcisista, psicópata o sociópata y no quiere romper la unidad familiar.
  4. Inversión económica: la víctima no tiene trabajo ni recursos financieros propios, con lo que depende económicamente de su pareja narcisista, psicópata o sociópata.
  5. Inversión en el estilo de vida: la víctima puede estar acostumbrada a unos ciertos estándares de vida proporcionados por su pareja narcisista, psicópata o sociópata que sabe que perderá si abandona la relación.

Cuanto más haya invertido la víctima en la relación traumática o algún interés suyo nuclear dependa de su pareja narcisista, psicópata o sociópata, más tendencia habrá, a pesar de que experimente momentos de disonancia cognitiva muy intensa, a neutralizar los pensamientos que le llevan a cuestionar la relación y el trato que se le da. También hay que tener en cuenta el patrón de desempoderamiento, de cuestionarse a sí mismas y de autolimitarse que tienen estas personas, que hace que neutralicen la disonancia cognitiva de pensamientos como:

“Me merezco que me traten bien”.”Esta persona dice que me quiere pero no es verdad”.”Esta persona me hace mucho daño con sus palabras o sus acciones”

Con pensamientos del tipo:

“A lo mejor estoy exagerando y mi pareja no me trata tan mal”.”Seguro que si le ayudo, al final mi pareja cambiará”.”Todas las mujeres/hombres son iguales”.

Si quieres saber cómo comprender y sanar el abuso narcisista, te vendría bien averiguar cuáles son los patrones de pensamiento que tienes tú que te llevan a neutralizar la disonancia cognitiva.

Cómo Gestionar la Disonancia Cognitiva

La disonancia cognitiva desempeña un papel en muchos juicios de valor, decisiones y evaluaciones en tu vida. Tomar conciencia de cómo las creencias en conflicto afectan el proceso de toma de decisiones es una excelente manera de mejorar tu capacidad para tomar decisiones y vivir tu vida de una forma más coherente, tener cambios y crecer como persona.

Por ejemplo, si crees que el ejercicio es importante para tu salud, pero rara vez tiene tiempo para la actividad física, puedes experimentar disonancia cognitiva. Esta incomodidad puede llevarte a buscar alivio al aumentar la cantidad de ejercicio que haces cada semana. En este caso, alterar tu comportamiento para aumentar la coherencia con tu creencia y reducir la disonancia cognitiva que experimentas puede desempeñar un papel positivo en tu vida. Para resolver la disonancia cognitiva también podrías generar pensamientos como “Empiezo el mes que viene” o “El ejercicio físico está sobrevalorado”. Todos estos mecanismos de resolver la disonancia cognitiva son inconscientes. A medida que los vayas haciendo conscientes, podrás decidir de forma más auténtica y real cómo disolver tu disonancia cognitiva.

Si estás en una relación tóxica con una persona con un trastorno anti-social como un(a) narcisista, psicópata o sociópata es posible, como hemos comentado más arriba, que en momentos concretos de la relación experimentes la disonancia cognitiva con mucha intensidad. Esos momentos se dan sobre todo en situaciones de crisis, cuando el vínculo te hace sufrir y cuestionas toda la relación. Puedes tomarte la disonancia cognitiva como un aviso de que hay algo que realmente no funciona en tu relación. Resolver la disonancia cognitiva dejando la relación es un paso que no es fácil de dar y probablemente necesitarás que una terapeuta te acompañe durante esta etapa de tu vida. Sin embargo, también será el primer paso para tu ejercer tu poder personal y para quererte. Si quieres saber cómo comprender y sanar el abuso narcisista, es más que probable que averiguar qué papel juega la disonancia cognitiva en tus patrones de conducta, te ayude.

Anuncios

6 Expresiones para Entender el Comportamiento de los Narcisistas

El mundo de los narcisistas es complejo. El desorden que padecen confunde a la gente sobre qué es lo que realmente está pasando. El comportamiento que desarrollan es tan particular que hay un vocabulario específico para entenderlo y estar prevenido. Éstos son seis términos para entender el particular “idioma Narciso”.

Ensalada de palabras

Se trata de una serie de palabras que no tienen conexión entre ellas dentro del contexto de la frase o el discurso y que no tienen sentido con la pregunta o la conversación de la que provienen. El origen del término está en la psiquiatría, bautizando así al modo de hablar de las personas con esquizofrenia. Intentaban hacer frases para expresarse y hacerse entender pero su cerebro no era capaz de procesar y aplicar de forma correcta la sintaxis.

Las narcisistas la usan, entre otros motivos, para que parezca que han respondido a la pregunta. Yo hablo, tú hablas. Aunque no sepan la respuesta. Así dicen la última palabra. Es hipercompetitividad, los narcisistas pueden convertir prácticamente todo en una competición. Es como jugar al ping-pong, no dos adultos teniendo una conversación.

Monos voladores

El término proviene de una escena de la película “El Mago de Oz”, donde la bruja malvada envía a los monos voladores para molestar a Dorothy.

Los monos voladores son esas personas utilizadas por el/la narcisista como si fueran objetos para conseguir sus objetivos. Si, por ejemplo, lo que el/la narcisista quiere es lanzar una campaña de desprestigio contra la víctima (algo que antes o después es muy probable que haga), manipulará a los monos voladores para que hagan el trabajo sucio por él/ella como decir mentiras sobre la víctima, calumniarla, acosarla, hacerle bullying, aislarla,..

Hay dos clases de monos voladores: el/la que es ingenuo y cree ciegamente las mentiras del/ de la narcisista y el/la cínico que planea sacar algún tipo de beneficio del/de la narcisista. Normalmente son familia, amigos o conocidos del narcisista.

Disonancia cognitiva

El psicólogo Leon Festinger fue el que le dio nombre a este término. Significa la percepción de una incompatibilidad entre dos pensamientos simultáneos que pueden impactar de forma negativa sobre actitudes o comportamientos. Las víctimas sufren una tensión permanente en su cerebro por recibir dos mensajes al mismo tiempo que son contradictorios entre sí. Por un lado, la parte emocional del cerebro (previamente intoxicada por el/la narcisista con una sobredosis de oxitocina con la táctica del bombardeo de amor) dice que el/la narcisista es una persona buena, amable y digna de amor. Por otra parte, una serie de hechos hacen que la persona piense racionalmente (con la parte izquierda del cerebro) que el/la narcisista está mintiendo, engañándoles, manipulándoles y humillándoles.

Las consecuencias de la disonancia cognitiva suelen ser estrés, ansiedad, culpa, ira, frustración y/o vergüenza. Muchas veces las víctimas terminan autoengañándose para dejar de sentir esa tensión. Cuanto más grande sea la inversión en tiempo y en sentimientos con el/la narcisista (por ejemplo, digamos que la víctima está casada y tiene un hijo con el/la narcisista) más proclive será la víctima al autoengaño para justificar su comportamiento y parar la disonancia cognitiva. Lo que harán será generar de forma inconsciente nuevos pensamientos (mentiras a sí mismo) para compensar por los que son un impedimento para continuar con la relación con el/la narcisista.

El Chivo Expiatorio y el Chico Dorado

Los padres y/o madres narcisistas no ven a sus hijos como seres independientes que deben desarrollar su propia personalidad. Los ven como extensiones de sí mismos, acaban siendo “cosificados” para satisfacer las necesidades emocionales de sus padres. Los hijos de una familia narcisista no reciben amor, sino más bien tiranía disfrazada de aprobación o desaprobación. En una familia con un(a) padre y/o madre narcisista(s) los hijos normalmente desempeñarán los siguientes roles, que serán asignados por el/la narcisista: el chico de oro y el chivo expiatorio.

El chico de oro es el/la hija predilecta del/ de la narcisista, que será un reflejo de él/ella mismo. Para el/la padre/madre narcisista, el chico de oro es perfecto, lo hace todo siempre bien, nunca comete errores y está predestinado al éxito. El/la narcisista mima, protege y defiende al chico dorado, sin tener realmente en cuenta si se porta mal. El chico dorado aprende, desde la infancia, a demandar un tratamiento especial, a culpar a otros por sus errores, a manipular y mentir, sabiendo que no se le castigará por este comportamiento siempre y cuando obedezca y complazca al/a la narcisista.

El chivo expiatorio es el/la niña al que el narcisista le tiene manía, el/la que él/la narcisista convierte en la “oveja negra” de la familia. El chivo expiatorio es el que tiende a cuestionar más el comportamiento del/ de la narcisista, a “contestarle”, a retar su autoridad. El/la narcisista tiene la idea de que este/a niña lo hace todo mal, es rebelde, maleducada e ingrata. Cuando el/la narcisista tenga enfrentamientos abiertos con este/a niña, intentará poner al resto de los miembros de la familia en su contra, como si fuera “el enemigo”. El/la padre y/o madre narcisista criticará, humillará y desaprobará al chivo expiatorio, incluso aunque éste no haya hecho nada mal. El chivo expiatorio es utilizada en el/la narcisista para volcar en él/ella su vergüenza y su rabia.

Hoovering

El término “hoovering” proviene de la marca americana de aspiradoras “Hoover”, haciendo referencia a lo que intenta hacer el/la narcisista con esta técnica de manipulación, intentando “aspirar” a sus víctimas para que vuelvan a tener relación con él/ella. Si has tenido una relación con un(a) narcisista es más que probable que intente hacer “hoovering” contigo para que vuelvas a ser una fuente de suministro narcisista para él/ella. Esto puede tardar desde semanas hasta meses o incluso años. Los narcisistas son gente tenaz y persistente, que sabe esperar y que pueden tener una inmensa paciencia cuando se trata de conseguir lo que quieren.

Éstos son algunos ejemplos de hoovering. Detrás de todos ellos lo que hay es siempre lo mismo: manipulación y mentiras para reanudar el contacto interrumpido:

  • Un mensaje preocupado por ti: Quiere saber cómo estás, cómo te sientes, si estás deprimido, triste,… Finge preocuparse por ti para ver si caes de nuevo y vuelves con él/ella.
  • Se pone en contacto de nuevo contigo como si no hubiese pasado nada: “¿Cómo estás? ¿Qué tal? Te cuenta cosas que le han pasado a él/ella como si no hubiese pasado nada entre vosotros. Te llama o te escribe por tu cumpleaños o por navidad.
  • Manipulación utilizando a terceras personas, por ejemplo, niños: “Ya sé que me odias, pero dile a tu sobrino que no podré ir a su cumpleaños pero que le quiero mucho”.
  • Tiene cáncer/le ha dado un ataque/planea suicidarse. El/la narcisista comprueba hasta qué punto todavía te importa, si corres a ayudarle. Es como un(a) niño con una pataleta, comprueba si lo de gritar y/o patalear funciona o no contigo.
  • Mensajes que se supone que son para otra persona. Te envían mensajes “por error” , que “presuntamente” iban dirigidos a otra persona (su nueva pareja, por ejemplo) para provocarte celos y ver cómo reaccionas.
  • Almas gemelas: Te contactan para decirte que se han dado cuenta de que tú eres su alma gemela, que tenéis que estar juntos, que siempre serás el amor de su vida, que nunca vas a encontrar a alguien que te quiera como él/ella.

Luz de gas (=Gaslighting)

Es un patrón de abuso emocional utilizado por el/la narcisista para manipular a la víctima para hacer que dude de su propia percepción, juicio o memoria. Esto normalmente hace sentir a la víctima ansiedad, confusión y tristeza.

El término tiene su origen en la película británica “Gaslight” de 1940, dirigida por Thorold Dickinson, basada en la obra teatral “Gas Light”, (conocida como “Angel Street” en USA), de 1938, escrita por Patrick Hamilton. En la película un hombre manipula a su mujer para convencerla de que está loca y así poder robarle una fortuna que ésta tiene escondida. Esconde cuadros, joyas,.. haciéndole pensar a ella que es la responsable de esas pérdidas pero que no lo recuerda. El término se refiere a las luces de gas que el marido utiliza en el ático mientras busca la fortuna escondida. La mujer ve las luces pero el marido insiste en que está desvariando.

Algunos ejemplos de gaslighting son:

  • Fingir no entender lo que la víctima dice o negarse a escucharla.
  • Negación de lo que la víctima ha dicho, incluso aunque lo haya dicho unos minutos antes. Después, culpar a la víctima por no escuchar nunca lo que el/la narcisista dice.
  • Cambiar de tema diciendo que “no quiere hablar de eso” en situaciones en las que nunca han hablado de eso antes.
  • Acusar a la víctima de tener una imaginación desbordante y de “estar siempre viviendo en las nubes”.
  • Acusa a la víctima de ser posesiva, celosa, demandante,… cuando intenta dar la vuelta a la tortilla en una conversación para que no se les pregunte por algo que han hecho y que no es correcto.
  • Hacer de menos a la víctima diciéndole que sus opiniones son ridículas e infantiles.
  • Intentar aislar a la víctima diciéndole que cree más en lo que “otra gente” dice (siendo esta gente normalmente la familia y amigos de la víctima) que en lo que él/ella dice. El/la narcisista busca el aislamiento para que la persona dependa completamente de él/ella.

Si empiezas a percibir esta clase de comportamiento en alguien cercano a ti (en el trabajo, tu pareja, un(a) amiga, un ligue,…) mejor toma un poco de distancia y dedica algo de tu tiempo a observar a esta persona, no por lo que dice sino por lo que hace y por cómo te sientes cuando estás cerca de él/ella. Tu cuerpo te avisará de que hay un peligro en la forma de ansiedad, falta de sueño, sensación de vacío, agotamiento, ganas de llorar a todas horas,.. Si esta persona es realmente un(a) narcisista, estás tratando con alguien que está actuando de forma activa contra ti y que intentará de convencerte de lo contrario por todos los medios.