El Hoovering o «Técnica de la Aspiradora» : métodos que utilizan las Narcisistas para que vuelvas a una relación tóxica

Qué es el Hoovering o Técnica de la Aspiradora

El término «hoovering» en inglés procede de la conocida marca de aspiradoras americana llamada «Hoover». Se acuñó así a este comportamiento por la tendencia que tiene de intentar «aspirar» o «succionar» a una persona para que vuelva a una relación que ya está finalizada y que ha sido tóxica.

Digamos que estás fuera de la ciudad cuando de repente recibes un mensaje repentino de tu ex que dice «Te echo de menos». Ha pasado más de un año desde que dejasteis la relación y no habéis tenido contacto desde entonces, ¿qué es lo que está pasando en realidad?

Si este tipo de mensaje te deja con una sensación de hundimiento en la boca del estómago, es posible que se trate de “hoovering”. Si bien es fácil confundirlo con sinceros intentos de reconciliación, el “hoovering” o «técnica de la aspiradora» es una táctica de manipulación que un narcisista usa para arrastrarte nuevamente a una relación tóxica.

Es posible que un texto aleatorio no sugiera necesariamente algo malicioso por sí solo, pero ten cuidado si hay antecedentes de toxicidad en el pasado.

Aquí hay un vistazo a algunos de los signos distintivos que indican que alguien está intentando que vuelvas a una relación tóxica.

11 Señales de que te están haciendo Hoovering

Contactarte de la nada

Como he mencionado, el envío de mensajes de texto, la comunicación por whatasapp, a través de RRSS,.. de la nada puede ser una forma de intentar que vuelvas a una relación que es tóxica para ti.

Ten cuidado con los mensajes de nostalgia o preguntas aparentemente benignas. El objetivo que tienen no es saber la respuesta a lo que pregunta la narcisista sino que vuelvas a poner la atención en ella.

Aquí hay algunas frases que podría probar:

«Estoy viendo nuestra película, pensando en nosotros».

«¿Todavía tienes esa camisa roja que solías usar?»

«He soñado contigo.»

Comportarse como si hubiera arrepentimiento

Es posible que se disculpe demasiado por los eventos pasados y trate de convencerte de que ha cambiado. Cuando se usan como táctica de aspiración o “hoovering”, estas disculpas  tienen un subtexto manipulador.

Si de repente escuchas palabras que deseaste oír durante años de relación, y te parece que hay un cambio radical en la actitud de esta persona, su «perdón» podría no ser sincero.

Contacto en fechas señaladas

Ponerse en contacto durante la navidad o tu cumpleaños puede ser una forma de hacer que respondas a sus mensajes de texto o llamadas telefónicas.

También puede enviarte mensajes como «¡Felicitaciones por el nuevo trabajo!» para que bajes la guardia y hacerte creer que se interesa sinceramente por ti.

Declaraciones de Amor Eterno

Hacer profundas declaraciones de amor puede ser una forma de enternecerte y hacerte recordar los buenos tiempos. Estas declaraciones repentinas pueden ser aún más impactantes si no conseguías que tu pareja narcisista dijese «Te quiero» cuando estabais juntos.

Podría decir cosas como:

«Eres el compañero perfecto para mí».

«Eres mi alma gemela y tenemos que estar juntas».

«Nadie más me hace sentir como tú».

Agasajarte con muchos regalos

Puede ser que la persona ya hiciera esto en la fase de «love bombing» o bombardeo de amor enviando regalos a tu casa o tu trabajo. A veces estos regalos también pueden ser pretendidos guiños de complicidad, como un libro del que hablasteis cuando estabais juntos.

Si bien estos regalos no solicitados parecen gestos extraordinarios, son otra táctica manipuladora destinada a hacerte sentir en deuda con el narcisista o para conectar contigo de forma rápida.

Prometerte la luna

Pueden prometerte llevarte a unas vacaciones exóticas, comprar la casa de tus sueños o incluso casarse contigo, sabiendo perfectamente que nunca lo cumplirán.

Aquello que se negaba a darte cuando estabais juntos y que sabía que era importante para ti, te lo ofrecerá en bandeja, como si hubiera tenido un cambio de decisión radical.

Utilizar a otras personas para llegar a ti

Esto puede suceder cuando tu ex narcisista se hace la víctima e intenta que otras personas se comuniquen contigo en su nombre.

Algunos de estos comportamientos incluyen:

  • Chatear o hablar regularmente con tus padres y decirles lo mucho que te echa de menos.
  • Decirles a amigos mutuos lo genial que eres y cómo se arrepiente de haber dejado la relación o de que las cosas no funcionaran entre vosotros.
  • Usar a  vuestro hijo común como intermediario haciendo que te transmita mensajes.

Necesitar ayuda desesperadamente

Podría tener alguna crisis o emergencia, como un susto de salud. O podría tratar de ablandarte el corazón diciendo que han tenido una muerte en la familia.

El objetivo es atraer tu atención de forma drástica haciendo que te preocupes por la narcisista y su situación.

Difundir chismes falsos

Si sospecha que quieres abandonar la relación o que te estás alejando, armará el drama al difundir rumores falsos sobre ti a amigos y conocidos mutuos.

También pueden hacer afirmaciones que están diseñadas para provocar que te defiendas. Esto le da una sensación de control sobre tus reacciones y quizá haga que vuelvas a la relación sólo para defender tu posición.

Hacer como que no ha pasado nada

Aparecer aleatoriamente en tu lugar de trabajo o frente a tu casa y hacerse la encontradiza para iniciar una conversación casual y hacer como si nada hubiera pasado entre vosotros es otra táctica de hoovering.

También puede enviarte mensajes de texto o whatsapps del tipo “Cómo ha ido tu día” como si todavía fuerais una pareja.

Amenazar con hacerse daño a sí mismo

Uno de los mayores signos de hoovering es el de las amenazas de autolesión.

Un narcisista manipulador intentará forzarte a responder diciéndote que se hará daño a menos que respondas sus mensajes de texto o llamadas. Incluso puede amenazar con suicidarse.

Si crees que esta persona en peligro inmediato, puedes llamar a tu número local de servicios de emergencia. En todo caso, tú no eres responsable de la vida de esta persona y contactar a alguien amenazando con un suicidio es una táctica de manipulación y chantaje emocional.

El Límite en el Hoovering

Puede parecer inofensivo en la superficie, pero el hoovering es un comportamiento pernicioso que puede escalar rápidamente a un territorio más peligroso.

¿La clave para responder? No lo hagas. Limita tu exposición a esta persona bloqueando su número, dirección de correo electrónic, RRSS,.. Deja claro a tus amigos y familiares que no estás interesado en saber nada de la narcisista.

Si los mensajes son frecuentes en tu bandeja de entrada o aparece en tu casa sin invitación cada dos días o te envía regalos con de forma constante, es una señal de que el comportamiento se ha vuelto abusivo y ha escalado al acoso.

En última instancia, si pones un poco de distancia al comportamiento del narcisista, te darás cuenta de que en realidad es un comportamiento infantil, de alguien que no quiere afrontar lo que ha pasado y que no tiene ninguna intención de tener una relación diferente contigo, sino exactamente la misma que antes: de abuso.

Muchas personas que han nacido en familias disfuncionales, donde este tipo de comportamientos abusivos, de acoso,.. eran hechos por el padre o la madre o ambos, tienden a normalizarse y a pensar que “eso es lo normal” o que “eso es el amor”. No lo es. Es importante que aprendas qué comportamientos no son dignos, no te dan libertad o respeto o vulneran tus derechos dentro de una relación.

Más que nada, es importante que hagas eso que no se te permitió hacer de niño. Esto es, escucharte a ti mismo. Escucha tu instinto, esa sensación de hundimiento en la boca del estómago de la que hablaba al principio del artículo. Si algo dentro de ti te dice que “algo está mal” o que “todo esto es muy raro”, simplemente escúchalo. Confiar en lo que sientes dentro de ti sin la necesidad de que nadie más lo valide, es un buen primer paso para aumentar la confianza en ti misma.

Fuente: https://www.healthline.com/health/hoovering

Imagen de The Creative Exchange en Unsplash

6 Expresiones para Entender el Comportamiento de los Narcisistas

El mundo de los narcisistas es complejo. El desorden que padecen confunde a la gente sobre qué es lo que realmente está pasando. El comportamiento que desarrollan es tan particular que hay un vocabulario específico para entenderlo y estar prevenido. Éstos son seis términos para entender el particular “idioma Narciso”.

Ensalada de palabras

Se trata de una serie de palabras que no tienen conexión entre ellas dentro del contexto de la frase o el discurso y que no tienen sentido con la pregunta o la conversación de la que provienen. El origen del término está en la psiquiatría, bautizando así al modo de hablar de las personas con esquizofrenia. Intentaban hacer frases para expresarse y hacerse entender pero su cerebro no era capaz de procesar y aplicar de forma correcta la sintaxis.

Las narcisistas la usan, entre otros motivos, para que parezca que han respondido a la pregunta. Yo hablo, tú hablas. Aunque no sepan la respuesta. Así dicen la última palabra. Es hipercompetitividad, los narcisistas pueden convertir prácticamente todo en una competición. Es como jugar al ping-pong, no dos adultos teniendo una conversación.

Monos voladores

El término proviene de una escena de la película “El Mago de Oz”, donde la bruja malvada envía a los monos voladores para molestar a Dorothy.

Los monos voladores son esas personas utilizadas por el/la narcisista como si fueran objetos para conseguir sus objetivos. Si, por ejemplo, lo que el/la narcisista quiere es lanzar una campaña de desprestigio contra la víctima (algo que antes o después es muy probable que haga), manipulará a los monos voladores para que hagan el trabajo sucio por él/ella como decir mentiras sobre la víctima, calumniarla, acosarla, hacerle bullying, aislarla,..

Hay dos clases de monos voladores: el/la que es ingenuo y cree ciegamente las mentiras del/ de la narcisista y el/la cínico que planea sacar algún tipo de beneficio del/de la narcisista. Normalmente son familia, amigos o conocidos del narcisista.

Disonancia cognitiva

El psicólogo Leon Festinger fue el que le dio nombre a este término. Significa la percepción de una incompatibilidad entre dos pensamientos simultáneos que pueden impactar de forma negativa sobre actitudes o comportamientos. Las víctimas sufren una tensión permanente en su cerebro por recibir dos mensajes al mismo tiempo que son contradictorios entre sí. Por un lado, la parte emocional del cerebro (previamente intoxicada por el/la narcisista con una sobredosis de oxitocina con la táctica del bombardeo de amor) dice que el/la narcisista es una persona buena, amable y digna de amor. Por otra parte, una serie de hechos hacen que la persona piense racionalmente (con la parte izquierda del cerebro) que el/la narcisista está mintiendo, engañándoles, manipulándoles y humillándoles.

Las consecuencias de la disonancia cognitiva suelen ser estrés, ansiedad, culpa, ira, frustración y/o vergüenza. Muchas veces las víctimas terminan autoengañándose para dejar de sentir esa tensión. Cuanto más grande sea la inversión en tiempo y en sentimientos con el/la narcisista (por ejemplo, digamos que la víctima está casada y tiene un hijo con el/la narcisista) más proclive será la víctima al autoengaño para justificar su comportamiento y parar la disonancia cognitiva. Lo que harán será generar de forma inconsciente nuevos pensamientos (mentiras a sí mismo) para compensar por los que son un impedimento para continuar con la relación con el/la narcisista.

El Chivo Expiatorio y el Chico Dorado

Los padres y/o madres narcisistas no ven a sus hijos como seres independientes que deben desarrollar su propia personalidad. Los ven como extensiones de sí mismos, acaban siendo “cosificados” para satisfacer las necesidades emocionales de sus padres. Los hijos de una familia narcisista no reciben amor, sino más bien tiranía disfrazada de aprobación o desaprobación. En una familia con un(a) padre y/o madre narcisista(s) los hijos normalmente desempeñarán los siguientes roles, que serán asignados por el/la narcisista: el chico de oro y el chivo expiatorio.

El chico de oro es el/la hija predilecta del/ de la narcisista, que será un reflejo de él/ella mismo. Para el/la padre/madre narcisista, el chico de oro es perfecto, lo hace todo siempre bien, nunca comete errores y está predestinado al éxito. El/la narcisista mima, protege y defiende al chico dorado, sin tener realmente en cuenta si se porta mal. El chico dorado aprende, desde la infancia, a demandar un tratamiento especial, a culpar a otros por sus errores, a manipular y mentir, sabiendo que no se le castigará por este comportamiento siempre y cuando obedezca y complazca al/a la narcisista.

El chivo expiatorio es el/la niña al que el narcisista le tiene manía, el/la que él/la narcisista convierte en la “oveja negra” de la familia. El chivo expiatorio es el que tiende a cuestionar más el comportamiento del/ de la narcisista, a “contestarle”, a retar su autoridad. El/la narcisista tiene la idea de que este/a niña lo hace todo mal, es rebelde, maleducada e ingrata. Cuando el/la narcisista tenga enfrentamientos abiertos con este/a niña, intentará poner al resto de los miembros de la familia en su contra, como si fuera “el enemigo”. El/la padre y/o madre narcisista criticará, humillará y desaprobará al chivo expiatorio, incluso aunque éste no haya hecho nada mal. El chivo expiatorio es utilizada en el/la narcisista para volcar en él/ella su vergüenza y su rabia.

Hoovering

El término “hoovering” proviene de la marca americana de aspiradoras “Hoover”, haciendo referencia a lo que intenta hacer el/la narcisista con esta técnica de manipulación, intentando “aspirar” a sus víctimas para que vuelvan a tener relación con él/ella. Si has tenido una relación con un(a) narcisista es más que probable que intente hacer “hoovering” contigo para que vuelvas a ser una fuente de suministro narcisista para él/ella. Esto puede tardar desde semanas hasta meses o incluso años. Los narcisistas son gente tenaz y persistente, que sabe esperar y que pueden tener una inmensa paciencia cuando se trata de conseguir lo que quieren.

Éstos son algunos ejemplos de hoovering. Detrás de todos ellos lo que hay es siempre lo mismo: manipulación y mentiras para reanudar el contacto interrumpido:

  • Un mensaje preocupado por ti: Quiere saber cómo estás, cómo te sientes, si estás deprimido, triste,… Finge preocuparse por ti para ver si caes de nuevo y vuelves con él/ella.
  • Se pone en contacto de nuevo contigo como si no hubiese pasado nada: “¿Cómo estás? ¿Qué tal? Te cuenta cosas que le han pasado a él/ella como si no hubiese pasado nada entre vosotros. Te llama o te escribe por tu cumpleaños o por navidad.
  • Manipulación utilizando a terceras personas, por ejemplo, niños: “Ya sé que me odias, pero dile a tu sobrino que no podré ir a su cumpleaños pero que le quiero mucho”.
  • Tiene cáncer/le ha dado un ataque/planea suicidarse. El/la narcisista comprueba hasta qué punto todavía te importa, si corres a ayudarle. Es como un(a) niño con una pataleta, comprueba si lo de gritar y/o patalear funciona o no contigo.
  • Mensajes que se supone que son para otra persona. Te envían mensajes “por error” , que “presuntamente” iban dirigidos a otra persona (su nueva pareja, por ejemplo) para provocarte celos y ver cómo reaccionas.
  • Almas gemelas: Te contactan para decirte que se han dado cuenta de que tú eres su alma gemela, que tenéis que estar juntos, que siempre serás el amor de su vida, que nunca vas a encontrar a alguien que te quiera como él/ella.

Luz de gas (=Gaslighting)

Es un patrón de abuso emocional utilizado por el/la narcisista para manipular a la víctima para hacer que dude de su propia percepción, juicio o memoria. Esto normalmente hace sentir a la víctima ansiedad, confusión y tristeza.

El término tiene su origen en la película británica “Gaslight” de 1940, dirigida por Thorold Dickinson, basada en la obra teatral “Gas Light”, (conocida como “Angel Street” en USA), de 1938, escrita por Patrick Hamilton. En la película un hombre manipula a su mujer para convencerla de que está loca y así poder robarle una fortuna que ésta tiene escondida. Esconde cuadros, joyas,.. haciéndole pensar a ella que es la responsable de esas pérdidas pero que no lo recuerda. El término se refiere a las luces de gas que el marido utiliza en el ático mientras busca la fortuna escondida. La mujer ve las luces pero el marido insiste en que está desvariando.

Algunos ejemplos de gaslighting son:

  • Fingir no entender lo que la víctima dice o negarse a escucharla.
  • Negación de lo que la víctima ha dicho, incluso aunque lo haya dicho unos minutos antes. Después, culpar a la víctima por no escuchar nunca lo que el/la narcisista dice.
  • Cambiar de tema diciendo que “no quiere hablar de eso” en situaciones en las que nunca han hablado de eso antes.
  • Acusar a la víctima de tener una imaginación desbordante y de “estar siempre viviendo en las nubes”.
  • Acusa a la víctima de ser posesiva, celosa, demandante,… cuando intenta dar la vuelta a la tortilla en una conversación para que no se les pregunte por algo que han hecho y que no es correcto.
  • Hacer de menos a la víctima diciéndole que sus opiniones son ridículas e infantiles.
  • Intentar aislar a la víctima diciéndole que cree más en lo que “otra gente” dice (siendo esta gente normalmente la familia y amigos de la víctima) que en lo que él/ella dice. El/la narcisista busca el aislamiento para que la persona dependa completamente de él/ella.

Si empiezas a percibir esta clase de comportamiento en alguien cercano a ti (en el trabajo, tu pareja, un(a) amiga, un ligue,…) mejor toma un poco de distancia y dedica algo de tu tiempo a observar a esta persona, no por lo que dice sino por lo que hace y por cómo te sientes cuando estás cerca de él/ella. Tu cuerpo te avisará de que hay un peligro en la forma de ansiedad, falta de sueño, sensación de vacío, agotamiento, ganas de llorar a todas horas,.. Si esta persona es realmente un(a) narcisista, estás tratando con alguien que está actuando de forma activa contra ti y que intentará de convencerte de lo contrario por todos los medios.