La Zona de Confort

Qué es la Zona de Confort

Hacer dieta, hacer ejercicio, dejar una relación tóxica, comenzar un negocio: éstas son algunas de las muchas cosas que muchas personas comúnmente queremos lograr, pero muchas veces no lo pasmos a la acción, a la vida.

Evitamos estas cosas porque de una forma u otra, todas implican diferentes tipos de dolor. Si quieres perder peso, debe afrontar el dolor de privarte de alimentos que te gustan. Si quieres dejar una relación, debes asumir el vacío que deja esta persona. Si deseas comenzar un nuevo negocio, debes afrontar la posibilidad de que no tenga éxito.

Esto no importaría demasiado si evitáramos estas cosas una o dos veces al año. Pero para la mayoría de nosotros, la evitación se convierte en una forma de vida. Nos encerramos detrás de una barrera invisible y no nos aventuramos a salir porque más allá de ese muro hay dolor.

Otras veces, lo que nos mantiene en la zona de confort es el miedo. La zona de confort puede estar hecha de mucho dolor, como quedarnos en una relación tóxica o aceptar que las demás personas nos ignoren. Esto es, salir de ella supondría reducir el dolor, pero muchas veces no hay conciencia de vivir en esta zona y salir de ella produce demasiado miedo e incomodidad. Si yo llevo toda una vida acostumbrada a que las demás personas me traten mal, para mí es mi mundo, lo conocido. Salir de ahí y empezar a permitirme que los demás me traten bien supone estar en un lugar muy extraño y muy incómodo al principio.

La zona de confort está compuesta de aquéllo a lo que estamos acostumbradas, no porque sea cómodo, haciendo honor al nombre, sino porque es lo que conocemos.

La zona de confort está compuesta de aquéllo a lo que estamos acostumbradas, no porque sea cómodo, haciendo honor al nombre, sino porque es lo que conocemos.

En los casos más extremos, las personas realmente se esconden detrás de las paredes de su hogar, se aíslan. Pero para la mayoría de nosotros, la zona de confort no es un espacio físico, es una forma de vida que evita cualquier evento que pueda ser doloroso o que nos dé miedo.

Para hacer de esto algo más personal, prueba este ejercicio: cierra los ojos y piensa en algo que evitas de manera crónica: ya sea conocer nuevas personas, fumar o beber menos o tener una conversación difícil con tu jefe o una amiga. ¿Cómo organizas tu vida para evitar hacerlo? Imagina que el patrón de evasión es en realidad un lugar donde te escondes. Ésa es tu zona de confort. ¿Cómo se siente?

La Zona de Confort: Un lugar familiar y «seguro»

Lo más probable es que lo sientas como un lugar familiar y seguro, pero no tiene porqué ser seguro en realidad. Más bien lo contrario si has crecido en una familia disfuncional. Es un lugar que te parece seguro porque es lo conocido, pero si en él estás sufriendo maltrato o abuso, no es seguro.

Familiar lo es siempre, ya que eso es lo que nos lleva a convertirlo en la zona de confort. Lo primero que conocemos al llegar al mundo es nuestra familia de origen, con la que se dan una serie de interacciones y dinámicas que integramos y con las que nos decimos de forma inconsciente: “Esto es el mundo y éste soy yo”. Todo esto lo arrastramos hasta la edad adulta, gravitando de forma energética hacia personas y relaciones que se parecen mucho a las de nuestra infancia. Esto, a la larga, es lo que convertimos en nuestra zona de confort. Sea lo que sea lo que nos ha ocurrido, lo normalizaremos y haremos de ello “el hogar”, “mi casa”.

Cualquiera que sea tu zona de confort, estás pagando un precio enorme por ella. La vida ofrece posibilidades increíbles, pero no puedes aprovecharlas sin afrontar el dolor y/o el miedo.

Hay muchos ejemplos de esto:

  • Si eres tímida y evitas a las personas, pierdes la vitalidad que conlleva un sentido de comunidad.
  • Si eres creativo pero no puedes tolerar las críticas, nunca llegarás a personas que puedan apreciar (y financiar) tu trabajo.
  • Si eres una líder y no puedes establecer límites con las personas, nadie te seguirá.
  • Si te dices “Esto es lo que me ha tocado vivir y ya está” te estás negando a ti misma una infinidad de posibilidades que están a tu alcance.

Al permanecer en la zona de confort, terminas renunciando a tener una calidad de vida, relaciones satisfactorias y a desarrollar todo tu potencial.

Al permanecer en la zona de confort, terminas renunciando a tener una calidad de vida, relaciones satisfactorias y a desarrollar todo tu potencial.

Oliver Wendell Holmes en su obra «The Voiceless» lo expresó así: «¡Ay de aquellos que nunca cantan, / Pero mueren con toda su música dentro de ellos».

Gran parte de todo esto tiene que ver precisamente con tu voz. Cómo te expresas, lo que te pasa en la garganta, lo que te dejas oír frente a los demás para expresar tu verdad tiene que ver con el peso que le das tú a tus propios criterios y opiniones en tu propia vida.

Claves para Salir de la Zona de Confort

Esto, aunque es sencillo de entender, no es tan fácil de llevar a la acción, a la práctica. La razón es que la información funciona en el nivel del pensamiento racional. Pero la parte de nosotros que evita el dolor y/o el miedo es completamente irracional, está en el subconsciente y esto quiere decir que el programa que tenemos corriendo por el fondo de nuestro cerebro se va a “oponer” a que salgamos de esa zona, que la ha creado para algo, para que todas las vivencias que hemos tenido tengan coherencia en la visión que nos hemos creado del mundo.

Pero se puede salir de la zona de confort. Las claves están en:

  • Darte cuenta de cuál es tu zona de confort y que quieres salir de ella.
  • La palabra “sostener”, sostener la emoción que sea cuando estemos saliendo de ella: si es dolor, sostener dolor, si es miedo, sostener miedo, si es culpa, sostener culpa. Es decir, la barrera a romper es emocional y sólo se puede hacer sintiendo lo que sea al salir de la zona de confort. La emoción, como todas, estará un rato o tiempo y después se irá. Pongámoslo así: ¿Prefieres estar en relaciones de maltrato toda tu vida o sostener el miedo a dejar a estas personas y creer que tienes derecho a que te traten bien? ¿Prefieres pasar el resto de tu vida en un trabajo que odias y te amarga o prefieres sostener el dolor de que ese negocio en el que siempre estás pensando en montar quizás no salga adelante?
  • Tener paciencia contigo misma. De la zona de confort no se sale de un día para otro ni de un salto. Se trata de un proceso cuya duración varía de persona a persona. Lo más importante durante este proceso es que acompañes a tu niña interior. Es muy posible que necesites acompañamiento de una psicoterapeuta que sabe de narcisismo si has crecido en una familia disfuncional y de verdad quieres salir de tu zona de confort para vivir una vida más plena y satisfactoria.

Tú no has decidido cuál es tu zona de confort. Si quieres salir de ella sólo necesitas una cosa: quererlo. Al otro lado de la zona está la mejor versión de ti mismo.

Foto de Markus Spiske en Unsplash

Fuente:https://www.psychologytoday.com

Deja un comentario