“Splitting” o Pensamiento Blanco/Negro

¿Qué es el splitting?

El término psicológico en inglés es splitting pero en castellano se le conoce como pensamiento todo/nada, amor/odio, nosotros/ellos, y más comúnmente, pensamiento blanco/negro.

Pero ¿qué es el splitting? Es la inhabilidad para ver la dicotomía entre los aspectos tanto positivos como negativos de nuestros pensamientos, normalmente asociados a lo que pensamos de los demás. Todo es bueno o malo – no hay término medio. Todos los pensamientos están polarizados. Mi vida es absolutamente terrible o completamente increíble, nada en el medio de eso,..

No hay nada intencional en el splitting, es una respuesta automática a emociones intensas y/o desreguladas. Es un mecanismo natural de defensa que tienen todas las personas en su infancia.

El splitting es una de las razones por las que pasamos de una forma tan rápida de la idealización a la devaluación, y que puede dar lugar a patrones de relaciones inestables y caóticos.

No se trata sólo de los otros sino que las personas que hacen splitting también se aplican a ellos/ellas mismos/mismas estos criterios tan estrictos. Muchas veces “Soy una mala persona” es una idea sobre nosotros mismos/mismas que realmente pensamos que es real. Esto contribuye a una perturbación en la identidad y a una autoimagen pobre. El splitting también contribuye a frecuentes cambios de humor, ya que suponen bascular entre todo bueno-todo malo.

¿Cuándo se origina el splitting?

Mediante el splitting el niño/la niña ve a su madre/padre, dependiendo de su comportamiento, como completamente buena/bueno o completamente mala/malo, lo cual le permite proyectar en ella/él todo lo malo que se le hace y así defenderse emocionalmente del dolor que el padre/madre le está causando.

Hasta aquí todo es normal. Sin embargo, si el padre/la madre de un niño/una niña es disfuncional, es decir, se comporta de forma fría, tiene rabia hacia el niño/la niña, su comportamiento es impredecible, …  puede dar lugar a que el niño/la niña haga mucho más splitting que otro niño/otra niña emocionalmente sano/sana para defenderse de ese comportamiento abusivo. El problema viene cuando ese niño/niña no puede dejar atrás el splitting como mecanismo de defensa y éste se convierte en un obstáculo en el desarrollo que arrastran cuando son adultos.

Un adulto cuando hace splitting tiene una especie de clic en su cerebro que hace que en determinadas circunstancias (cuando se siente abandonado, traicionado, cuando discute con su pareja, cuando se siente rechazado, …) se “desconecta” de sus sentimientos hacia esa persona, pasando del blanco al negro en un segundo. Esto explica la falta de empatía hacia su pareja.

Hacen una disociación de sus sentimientos positivos cuando están experimentando los negativos y viceversa, viendo a su pareja (como veían de niños a su padre/su madre) como completamente buena/bueno o mala/malo. Es algo similar a cuando un niño/una niña de unos tres o cuatro años tiene una rabieta tremenda.

Se trata de un mecanismo de defensa inconsciente. Es decir, el que hace splitting frente a quien intenta defenderse sin ser consciente de ello es frente al padre/madre disfuncional que los trató mal cuando eran niños/niñas y ponen en ese lugar emocional a su pareja.

Las parejas de los/las que hacen splitting las describen como “alguien con un comportamiento a lo Jeckyll y Hyde”. En un momento concreto actúan como si todo fuera perfecto y como si su pareja fuera el amor de su vida, pero algo cambia, hay un clic y en lugar de Romeo/Julieta aparece una persona cruel, sin empatía y amenazante.

El splitting es una característica de personas con rasgos narcisistas, psicópatas o sociópatas, también de personas con trastorno borderline. Es frecuente también en personas víctimas o supervivientes de relaciones abusivas. En este último caso el splitting con seres queridos no suele consistir en una falta de empatía con su pareja a lo largo de una relación sino en dejar esa relación y desconectarse de ella de forma rápida y sin remordimientos. Se desconectan, es como encender y apagar un interruptor.

Todos ellos tienen algo en común, aunque todavía no se ha probado que ésta sea la única causa: haber sufrido abuso psicológico y/o emocional en su infancia.

Tratamientos para el splitting

  • Si sospechas que puedes padecer de splitting, obsérvate cuando pronuncias palabras como “siempre”, “nunca”, “odio” o “malo”, pueden ser señales de que estás haciendo splitting. Cuanto más consciente seas de ello, es más fácil será dejar de hacerlo.
  • Hay un tratamiento para el splitting denominado Terapia de Comportamiento Dialéctico (DBT por sus siglas en inglés). “Dialéctico” significa la integración de los opuestos, entendiendo que dos cosas aparentemente opuestas pueden ser ciertas al mismo tiempo. Esta terapia y sus métodos ayudan a las personas a encontrar de forma más fácil un equilibrio entre los dos extremos.
  • La terapia Gestalt, con su trabajo sobre las polaridades, incide sobre lo mismo. La integración consiste en que la persona acepte sus dos polaridades (fuerte vs frágil, cálido vs. frío,  complejo vs. Simple) de forma natural y se acepte entendiendo que es ambas y que éstas no son contradictorias entre sí.

Fuente: themighty.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s