6 Cosas que las Hijas de Narcisistas Anhelan en la Edad Adulta (Y Cómo Sanarlas con Psicoterapia)

Aunque hay diferencias en las historias de todas las hijas no queridas por sus madres/padres narcisistas, también hay puntos importantes en común. Comprenderlos y ver el papel que juega cada uno en tu propia vida puede ser el primer paso de muchos hacia tu recuperación.

Algunos de estos los percibirás conscientemente, aunque es posible que no los pongas en contexto y los conectes con experiencias infantiles durante muchos años. Estadísticamente, el reconocimiento de cómo las experiencias de la infancia tras el abuso narcisista afectan el presente generalmente no comienza hasta que una mujer tiene más de 30 o 40 años, y a veces más tarde.

Si has tenido una infancia difícil y te has sentido bajo el control de un padre/madre controladora, combativa o narcisista, la adultez joven te brinda una sensación de libertad, ya que seguramente por fin te hayas sentido libre después de vivir durante muchos años en un ambiente tóxico, represivo y castrante. Lamentablemente, la realidad es que hay muchas posibilidades de que no te hayas dado cuenta de cuánto equipaje emocional te acompaña en tu vida.

Si bien puedes ser consciente de lo mal que te hizo sentir cómo tu madre/padre narcisista te trató en la infancia, es muy posible que no puedas ver su efecto en la mujer adulta que eres hoy en día hasta que comiences psicoterapia. La mayoría de los comportamientos que adoptamos para superar son inconscientes.

Además, hay otras fuerzas en juego que te impiden el reconocimiento:

  • Has normalizado las experiencias de tu infancia.
  • Te gusta pensar que el pasado es el pasado y eres libre.
  • No estás lista para procesar todo el dolor sobre cómo te trataron en tu infancia.
  • Sólo quieres ser como todas las demás personas, quieres ser normal. Y te avergüenzas de tu infancia y de tu familia de origen.
  • Temes que tu tratamiento esté justificado, y que cómo te trataron haya sido, en el fondo, todo es culpa tuya.
  • Por encima de todas las cosas, quieres que tu padre/madre te quiera. Quizás él/ella por fin lo hará. ¿Pronto?
  • Tu esperanza y negación alternas te mantienen estancada.
  • Hay cosas la hija no amada anhela en su edad adulta.

Cosas que las Hijas de Narcisistas Anhelan en la Edad Adulta

Hay muchas posibilidades de que, si tu madre/padre no supo darte amor, fuiste muy criticada o marginada (el rol de la “niña perdida”), ignorada o severamente castigada, también puede ser que abusada, muchos de estos anhelos profundamente arraigados pueden coexistir y contradecir todo tipo de éxitos y logros.

Ése es el poder de estas primeras experiencias. Las formas en que pueden seguir afectándonos no son necesariamente racionales pero son muy profundas y condicionan nuestras vidas de adultas.

  1. Un sentido de pertenecer, de experimentar tu propia vida.

    Éste es quizás el efecto más común. Sentirse como una extraña, callar, con tu nariz presionada contra el vidrio de una tienda a la que todos los demás parecen tener acceso. Es como ver una película en blanco y negro, estando tú sola en la sala de cine, cuando los demás ven la misma película en la sala de al lado a todo color.

  2. Validación de tus pensamientos y de ti como persona.

    Hasta que estés completamente recuperada de tu infancia de abuso narcisista, puedes sentir inseguridades profundamente arraigadas sobre la validez de tus pensamientos y percepciones.

    Seguramente tu padre/madre narcisista se burlaba mucho de ti y se le unía el otro padre/madre o algún hermano al que se le permitía a animaba a hacerlo, te decían que eras muy “sensible” o “que eras burra” o decían de ti frases como “qué vamos a hacer contigo”, te hacían sentir como un objeto, te humillaban o te intimidaban.

    Tú interiorizaste estos mensajes y ahora dudas mucho de ti, de tu valía, no sabes quién eres y buscas esa validación fuera de ti, en otras personas.

  3. Verdadera confianza en ti misma.

    A pesar de tus logros en la vida, tiendes a pensar que “no eres suficiente” y a pesar de que te pones muchas metas y las consigues, en cuanto lo haces, te quitas mérito y crees que te valorarás cuando consigas la siguiente que te fijes.

    Tienes una tendencia a responder inadecuadamente a situaciones de tensión o desacuerdo con otras personas que socavan tu autoconfianza.

    Tiendes a autocriticarte mucho (esto no es más que la voz de tu padre/madre narcisista interiorizada, que has hecho tuya, como todas las niñas hacen con las voces de su padre y su madre) y a sentirte culpable por demasiadas cosas. Puedes ser muy reactiva intelectual y/o emocionalmente.

  4. Equilibrio emocional.

    Las niñas con estilos de apego inseguros no saben (porque no se les ha enseñado) cómo manejar las emociones dolorosas y terminan o bien perdidas en sus propias emociones o bien alejadas de sus sentimientos. Ésa es la maraña emocional en la que te sueles encontrar frente a situaciones que te provocan estrés o intensidad emocional.

    La buena noticia es que con la psicoterapia adecuada tras el abuso narcisista de tu familia de origen puedes aprender cómo nombrar y gestionar tus emociones. No estás condenada a vivir detrás de altos muros o en una llanura de inundación emocional.

  5. El amor de tu madre/tu padre narcisista.

    Tu anhelo del amor que no te pudieron dar no parece tener una fecha de vencimiento. Esto no es un anhelo racional, por supuesto. Puede coexistir absolutamente con la acción en el mundo real de una hija de eliminar a su madre/padre de su vida, lo que se llama el “contacto cero”, así como con la muerte de tu madre/padre.

    Cuanto más te cures y más te ames a ti misma y empieces a sentir compasión por ti y por los demás, más pequeña será la necesidad de un amor que no es posible. Tu padre/madre no tiene amor para sí mismo/misma, por lo que tampoco lo tiene para ti. No lo tuvo en tu infancia, no lo tiene ahora y no lo tendrá en el futuro.

    El anhelo no va a desaparecer por completo porque tu herida de infancia es profunda y legítima. Pero se convertirá en algo mucho menos doloroso, que puedes gestionar. Igual que tu herida, con la psicoterapia y tu trabajo personal, se convertirá en una cicatriz.

  6. Dar sentido al pasado (y desconectarte del presente).

    A la mayoría de las hijas de padre/madre narcisista les resulta difícil apropiarse de su historia de infancia, en parte debido al tabú de admitir que tu pare/madre no te ha dado mucho amor y en parte porque la negación es potente, todo lo que has tenido que negarte para poder sobrevivir hasta ahora es una realidad muy dura.

    Entender tu pasado y tu historia es clave para tener una vida más sana, así como para asegurarte de no repetir los patrones de comportamiento que aprendiste en tu infancia.

    Necesitarás tiempo, esfuerzo y la ayuda de una psicoterapeuta para reconocer tu historia. La experiencia puede ser dolorosa a veces pero es necesaria. Sólo apropiándote de tu realidad, la puedes cambiar.

Curarte de tu infancia tóxica con psicoterapia es un trabajo arduo pero merece la pena. Al final de ese camino está la que eres tú. De verdad.

Anuncios

27 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con el Narcisista Abusivo (Parte 3)

  1. Soy Increíble. He Sobrevivido a eso y Prosperaré en la vida a partir de ahora.

    Transforma todo el dolor y la indignación que sientes en tu mayor bien: usa tu energía para impulsarte a alcanzar tus objetivos en la vida. El Narcisista forma parte de tu pasado, no de tu presente ni de tu futuro.

  2. No hago Daño, y no Dejo que me lo hagan

    No tienes que ser vengativo ni tomar represalias contra tu ex pareja para cuidarte, establecer límites o llevar una vida de prosperidad. Al mismo tiempo, no tienes que interiorizar la basura psicológica y/o emocional de nadie nunca más. Puedes empoderarte a ti mismxaal establecer cuáles son tus límites y cumplirlos, todas y cada una de las veces. Ya sea con tu abusivo ex o un nuevo conocido. El viaje de sanación se trata de aprender a quererte, a saber lo que quieres e ir a por ello y de tener relaciones con los demás basadas en el respeto, el amor y la capacidad para poner límites de forma sana y ser asertiva a la hora de expresarte.

  3. Esta persona es una proyección de mi Padre/Madre. A partir de ahora yo cuido de mi Niño Interior.

    Vive tu vida y trata de minimizar tu concentración en lo que la narcisista está haciendo o a quién está viendo. Al principio te resultará difícil porque el trauma bonding es poderoso, y aunque racionalmente tengas claro que la Narcisista es una persona tóxica y es mejor no tener contacto con él, emocionalmente, para ti será duro dejar de verle, saber cómo está,..porque en el fondo, para tu niño interior, es como separarse de papá/mamá. Pues bien, ni tú ya no eres un niño, ni esa persona es tu padre/madre. Recuerda que cuanto más sanes a tu niño interior, y más te ocupes tú mismo de él, tus parejas serán menos parecidas a tu padre/madre y serán una proyección del adulto que tú eres hoy en día, no tus padres.

  4. Yo soy Energía y Luz y no estoy obligada a dársela a nadie que no quiera

    Los Narcisistas son vampiros emocionales. Depende de ti asegurarte de que no se alimenten de ti, utilizándote como suministro narcisista mientras tú te quedas drenada y agotada después de una interacción con ellos. Y sin energía para ti misma, que la necesitas siempre, pero más que nunca durante tu proceso de sanación.

  5. No me echa de menos como Persona, lo que echa de menos es Controlarme y Maltratarme

    Las ex parejas narcisistas suelen intentan jugar la carta de “seamos amigos” porque echan de menos lo que les proporcionas. No te echan de menos a ti ni a ninguna otra víctima como las personas que son porque realmente ni siquiera pueden ver a las personas como seres humanos individuales.

    Lo único que les interesa es el suministro narcisista, lo que les das. Te ven como una fuente de algo que ellos necesitan y nada más. Toda la información que han recabado sobre ti no es para conocerte bien, para conectar, por amor o por curiosidad. Ha sido para controlarte, manipularte y utilizarla en tu contra cuando han querido.

    Recuerda que un Narcisista puede hacer hoovering años después de una ruptura, por eso es mejor el contacto cero desde el principio. Verás que cuanto más tiempo pase, más fácil será para ti mantenerlo. 

  6. No me quiere ni se Preocupa por mí, se preocupa por satisfacer sus propias Necesidades

    A las narcisistas no les importa lo que es mejor para sus ex parejas. No les importa si el daño que les hacen es enorme, destructivo o incluso irreversible. Quieren satisfacer sus propias necesidades y no importa a quién hagan daño en el proceso. Regálate esta vuelta a la realidad cada vez que te encuentres idealizando al abusador. No te quiere ni te ha querido ni se preocupa por ti, en absoluto. Si lo hiciera, te habría tratado bien. El amor se expresa en acciones, no en palabras.

  7. Cada vez que No contesto o establezco un Límite, me recuerdo lo que Valgo

    Eres realmente digna, una guerrera, y no necesitas a nadie más que a ti misma para validarte. Eres valiente, valiosa y suficiente. Reconócelo y aprópiatelo. No dejes que nadie te quite tu autoestima. Cada vez que mantienes el Contacto Cero, te das a ti misma el mensaje de que eres digna de una vida mejor. Continúa diciéndote a ti misma que estás completa y eres digna de amor tal como eres y muy merecedora de la mejor vida posible que te puedas proporcionar a ti misma. Trátate a ti misma como si ya estuvieras completa (aunque todavía no lo sientas del todo) y un día te darás cuenta de que has integrado esta creencia. Sentir y saber que eres suficiente va más allá de una afirmación. Puede conducir al éxito más allá de tus fantasías más locas. Sólo tienes que estar receptiva a esta creencia. Invítalo suavemente a tu vida y encuentra maneras de cultivarlo todos los días hasta que esté tan enraizado en tu psique que simplemente florezca de una forma natural. Respíralo, visualízalo, créelo. El Universo te lo dará.

  8. Me Cuido y me quiero a mí Mismo

    Sé amable contigo mismo durante este tiempo. Trátate como lo harías con un amigo al que quieres y que está pasando por un mal momento o un bebé o un animal herido. ¿Cómo te cuidarías? ¿Qué le dirías a alguien que quieres que está sufriendo?¿Cómo tratarías a alguien para quien quieres lo mejor? Tómate  a ti mismo de la misma manera: te mereces todo el cuidado que te puedas dar.

  9. Yo Soy mi Mejor Amiga

    Puedes tener una red de apoyo que te nutra emocionalmente, pero al final del día, Tú es la única que puede abogar por ti y tu sanación. Nadie puede hacerlo por ti. Así que apóyate, quiérete y apuesta por ti misma, cada día. Aléjate de la tentación de que te lo ha dado el Narcisista. Primero, es algo que sólo tú te puedes dar a ti misma, ninguna otra persona. Segundo, el Narcisista no te lo ha dado nunca y nunca te lo va a dar, por muchos que te mienta para que parezca que sí. Simplemente no te lo dará porque no lo tiene. Ni para sí mismo, ni para ti ni para cualquier otra persona.

  10. Me quiero a mí Mismo. Y por primera vez en mi Vida yo soy mi Prioridad frente a cualquier otra Persona

    El viaje hacia la sanación se trata de ti. No sobre tu ex pareja, tus amigos, tu familia, los vecinos o el sistema. Es posible que tu salud mental y tus necesidades se hayan resentido durante un tiempo prolongado cuando estabas en esa relación abusiva. Ahora es el momento de priorizarte, tus necesidades, tus sueños, tus deseos y lo que personalmente deseas manifestar en tu vida, aportar al mundo. Tómate este valioso tiempo para conocerte a un nivel profundo, reconstruirte y decidir quién eres y qué quieres y honrar tus metas. Mereces hacer que todos tus sueños se hagan realidad. Es hora de que brilles… con toda tu luz.

Fuente: https://thoughtcatalog.com

7 Pasos para Sanarte de un(a) Padre y/o Madre Narcisista

La sanación de las secuelas de haber crecido en un hogar con un padre y/o madre narcisista tiene un efecto positivo en la vida de un adulto. Los terapeutas llaman a este adulto el/la niñx adulto mientras está en recuperación. Hasta que no sanan sus heridas, emocionalmente la mayoría del tiempo son lxs niñxs heridxs de su infancia.

La percepción distorsionada de la realidad que un padre y/o madre narcisista impone a un(a) niñx suele tener en la mayoría de los casos consecuencias muy perjudiciales. Algunas de ellas pueden ser la falta de autoestima, el pensamiento obsesivo, la minimización del abuso, la ansiedad severa, un miedo permanente a casi todo (consciente o no), la depresión y el Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo. Al abordar el impacto que el narcisismo ha tenido en tu infancia y empezar a tratarlo, puede mejorar enormemente tu calidad de vida de adulto.

Siete Pasos para la Sanación de un Padre y/o Madre Narcisista

Reconoce el Comportamiento Narcisista

El primer paso en el proceso de sanación es admitir y reconocer que ha habido algo anormal (disfuncional) en el comportamiento del padre/de la madre (generalmente de uno de ellos con la colaboración del otro)/de ambos padres. Una persona no puede recuperarse de algo que se niega a reconocer.

La mayoría de los padres narcisistas eligen a un(a) niñx favoritx, el “Niño Dorado”, al/a la que se trata como si caminara sobre las aguas. El/la otrx (utrxs) niñx es frecuentemente el “Chivos Expiatorio”, tratadx como inferior, comparándole, ignorándole, culpándole constantemente de todo. Los padres narcisistas ven al/a la/a los niñx(s) como extensiones de sí mismos, no como seres humanos independientes con su propia personalidad, emociones, gustos,… El padre y/o madre narcisista asignará los papeles en función de cuál de ellxs perciba como más parecido a él/ella o sea más proclive a llevarle la corriente, a decirle a todo que sí.

Entiende el Narcisismo

Una vez que se identifica el narcisismo, es importante informarse sobre el trastorno y cómo afecta a todo el sistema familiar. El narcisismo es en parte biológico y en parte se genera por el entorno. Por ello, es probable que haya otrxs narcisistas o trastornos de la personalidad en tu familia. Familiarízate con los signos y síntomas del narcisismo y reconocerás a lxs otrxs narcisistas que hay en tu familia, tanto en la línea ascendente (abuelxs), como en la misma (hermanxs), como en la línea descendente (hijxs).

Identifica el Comportamiento Abusivo

Al principio se te hará raro y confuso porque la palabra “abuso” está asociada comúnmente al abuso sexual o físico, pero no al emocional y/o psicólogico, siendo éste muy grave porque un(a) niñx está expuesto a él durante años respecto a un padre y/o madre sobre el/lxs que tiene una absoluta dependencia.

Sin embargo, cuanta más información adquieras, más te darás cuenta de que has sido objeto de los siguientes (seguramente varios pero no todos) tipos de abuso:

  • Físico: restricción, agresión (bofetadas, puñetazos, empujones, coscorrones, pellizcos, arañazos,..)
  • Psicológico: gaslighting, frases como “eres tontx”, “eres bipolar”, dar golpes a cosas para infundir miedo-
  • Verbal: gritar a un(a) niñx frecuentemente, obligarle a callarse, interrogarle, acosarle con preguntas retóricas, insultarle, amenazarle.
  • Emocional: decirle regularmente que “eres sensible” o “eres difícil” o amenazarle cuando el niñx intenta expresar un emoción en concreto o cómo se siente.
  • Financiero: negligencia con su presupuesto, regalarle demasiadas cosas, no permitirle que pida nunca nada bajo ninguna circunstancia.
  • Sexual: actitudes inapropiadas, tocamientos, violación, frases inapropiadas como si el/ hijx fuese la pareja.

Libera la Rabia y la Tristeza

La rabia y la tristeza son respuestas emocionales naturales tras haber entendido tu historia familiar y haber identificado el abuso que has sufrido. Cualquier imagen idealizada que hayas podido tener de tu padre y/o madre narcisista se caerá abajo y esto es algo duro de aceptar.

No sólo es normal sacar la rabia y la tristeza para liberar el trauma sino que es absolutamente necesario. Hasta que no hayas llorado y no te hayas enfadado por todo lo que has perdido en la infancia a causa del abuso, hasta que no sanes a tu niñx interior, no podrás avanzar como adulto. Llorar y enfadarse significa pasar el duelo y dejar ir. Soltar lo que tu infancia pudo haber sido y no fue.

Adquiere Perspectiva

Éste es un buen momento para dar un paso atrás por un tiempo para obtener una perspectiva más amplia de ti mismx y de tu vida. Comienza por reflexionar sobre cómo la imagen distorsionada del/de la padre y/o madre narcisista del mundo, de las personas y sobre todo DE TI ha moldeado tus creencias actuales.

Después cava más hondo. Busca los pensamientos que tienes que en realidad no son tuyos sino adquiridos del/de la narcisista (seguramente autodestructivos), las cosas que te prohíbes o de las que te culpas, la imagen que tienes de ti mismx, lo que no te permites, lo mucho que te juzgas, lo críticx que eres contigo mismx. Todo eso no es tuyo, es del/de la narcisista. Poco a poco, un(a) nuevx tú empezará a surgir.

El Perdón

Acepta que no puedes cambiar tu pasado, pero sí reinterpretarlo. Eres tú el/la que decide si perdonas o no a tu padre y/o madre narcisista por el abuso y el daño causados. Conviene recordar que el perdón no es una acción mental sino emocional. Que generalmente no es un sentimiento de todo/nada sino que seguramente pasarás por diferentes etapas y éste probablemente nunca sea completo ni definitivo. Y que para perdonar a otrxs el/la primero al/a la que tienes que perdonar es a ti mismx. Sólo eras un(a) niñx que hizo lo que pudo para sobrevivir.

Sigue adelante con tu Nueva Vida

Donde hubo esas heridas no es que no vaya a haber nada, quedarán cicatrices, pero ya no serán heridas abiertas. Tu vida puede cambiar de una forma bastante radical, puedes verte a ti mismx haciendo cosas y desde facetas que jamás habrías soñado. La vida empieza Aquí y Ahora.

Es importante tener en cuenta que éstas son sólo unas líneas generales por las que pasa un adulto en recuperación que ha sido víctima de abuso narcisista en su infancia. Para acompañarte y ayudarte en este proceso, te recomiendo que busques la ayuda profesional de un(a) terapeuta Gestalt o un(a) terapeuta especializadx en el tratamiento de víctimas de familias disfuncionales o un grupo CoDA (Codependientes Anónimos).

Este artículo está basado en el original de psychcentral.com