9 Estrategias para afrontar una relación con un(a) Narcisista

Una relación con un narcisista puede ser un enorme reto a tu salud mental, ya que están basadas en el abuso y el maltrato a la vez que el narcisista intenta hacerte creer que no es así o que tú eres la culpable de lo que está sucediendo en la relación.

Seguramente quieras saber cómo salir del abuso narcisista. Sin embargo, mientras estés en una relación con un(a) narcisista, también te interese saber cómo gestionar esta relación de la mejor manera posible para ti a nivel emocional.

Los hijos de padres narcisistas tienden a normalizar este tipo de vínculos en la edad adulta porque para ellos esto es “familiar”. En este artículo hay nueve estrategias para lidiar con una narcisista con el que tengas una relación, ya sea familiar, profesional, de amistad, pareja,… Eso sí, ten en cuenta que estas estrategias sirven para minimizar daños emocionales y/o psicológicos y/o físicos pero no para tener un estado de bienestar. Éste sólo llegará cuando termines la relación con la narcisista.

Date cuenta de con qué tipo de narcisista estás tratando

Un narcisista encubierto no parecerá en principio narcisista porque tratará de guardar un perfil bajo y hacerse la víctima. Sin embargo, cuando estés a solas con él, tendrá todo tipo de comportamientos para manipularte y hacerte sentir inferior a él. Un narcisista descubierto es mucho más fácil de detectar, tienen una energía muy intensa y, por lo general, no tienen problemas en mostrar su fuerza ni meterse en conflictos. Su comportamiento frente a ti variará dependiendo de lo que necesite. Si te quiere “de su lado” te manipularán haciéndote dependiente, buscando y aprovechando tus debilidades. Si no estás “de su lado” es probable que te utilice como chivo expiatorio.

Reconoce tus emociones

Muchos comportamientos de las narcisistas son invasivos y agresivos, al punto de que se metan bajo la piel y realmente sientas que esa persona está en tus pensamientos o emociones la mayor parte del tiempo. Si estás tratando de hacer algo, y una persona te interrumpe constantemente o intenta llamar la atención sobre sí misma bombardeándote a mensajes o acapara la conversación y no te permite expresarte, reconocer los sentimientos que esto te produce, como rabia, frustración, impotencia. Reconocer y aceptar tus emociones es un paso muy importante para reconocer con quién estás tratando realmente.

Busca un equilibrio en las dinámicas

Una vez que reconozcas que los comportamientos del narcisista que provienen de un lugar de inseguridad, puedes darle atención suficiente para que se calme. Demasiada atención y avivarás sus llamas egocéntricas, pero la cantidad suficiente le permitirá calmarse y dejarte a ti un espacio. Se trata de darle algo de lo que está buscando pero no todo. Porque son como un agujero negro emocional. Nunca es suficiente. Si no le das nada, tomará represalias. Demasiado y no te dejará en paz.

Observa cómo la narcisista genera deuda emocional

Una relación con una narcisista es de dependencia emocional y/o económica y/o psicológica. Observa cuál es de la deuda que la narcisista está generando contigo y también si tú la estás generando con ella. La deuda emocional supone decirle a la otra persona “Tú me debes” y eso es con lo que hay un enganche. Cuanto más consciente seas de cómo la narcisista genera deuda contigo y tú con ella, más fácil te resultará dejar de generar esa deuda y sentirte libre para dejar la relación.

Muestra una actitud neutral

Los narcisistas se nutren de confirmar que mantienen el control sobre otras personas. Esto lo consiguen sabiendo cuáles son los botones que te hacen reaccionar de forma emocional. No muestres tus emociones. Aunque el comportamiento del narcisista te enfade, te ponga triste o te frustre, no lo muestres. Tus emociones son un indicador para el narcisista del control que tiene sobre ti. Si te mantienes neutral frente a su comportamiento, a la larga cambiará su comportamiento hacia ti porque las tácticas ya no le servirán. Esto no quiere decir que tengas que aguantar lo que sea que el narcisista te hace sino que puedes poner límites y decir que no de forma asertiva.

Mantén tu centro

Es fácil perder tu propio sentido de identidad o de propósito u objetivos cuando una narcisista intenta tomar el centro del escenario. No es necesario que prestes atención ni te creas todo lo que dice o hace esta persona, sin importar cuánto clame por tu atención. Encuentra el equilibrio entre avanzar en la dirección que deseas, dirigir tu vida y conseguir tus propias metas y seguirle la corriente a la narcisista para evitar generar conflictos.

Utiliza el sentido del humor

Tener un contacto muy cercano con un narcisista, a largo plazo puede resultar drenante, descorazonador y puede llevar a una amargura vital. No permitas esto. No puedes controlar las dinámicas con el narcisista pero sí cómo te afectan. Lo que ocurre dentro de ti es algo que sólo decides tú. Mantener el sentido del humor, al punto de reírte de ti misma, del narcisista o de la situación, puede ser una medicina frente a toda la energía negativa que desprende esta persona.

Infórmate sobre el narcisismo

Si estás interactuando con una persona que tiene Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP), la situación puede resultar muy confusa. Esto es así especialmente en el caso de personas que han crecido en una familia donde al menos uno de los padres también tenía TNP o alguna otra enfermedad mental recogida en el Grupo B del DSM:el trastorno anti-social, el trastorno límite de la personalidad, el trastorno histriónico, y el TNP. Al haber tenido un escenario parecido en su infancia y haberlo normalizado, hay una tendencia a normalizar también esta situación de adultos. No es una situación normal porque estás tratando con una persona que tiene una enfermedad mental. Cuanto más sepas sobre esta enfermedad, más fácil te resultará interactuar con la narcisista, así como averiguar cómo la enfermedad de esta persona en tu familia te ha podido afectar a ti.

Acepta que el narcisista no va a cambiar

En muchas ocasiones estas relaciones se perpetúan durante años porque hay una expectativa de que el narcisista cambie y sea por fin la persona que deseamos. Este deseo en muchas ocasiones viene alimentado por el propio narcisista, que se comunica de forma ambigua y da a entender que ese cambio es posible cuando en realidad sabe que no va a cambiar. Es una trampa para mantenerte en la relación. Aceptar que el narcisista no va a cambiar y que la relación que tienes ahora es la misma (o muy parecida) a la que tendrás en el futuro, te permite soltar las expectativas y con ello, liberarte.

Empezar a cambiarte a ti mismo es lo que te dará las claves para superar el abuso narcisista. Mientras estás en tu proceso de recuperación, estas estrategias te ayudarán a protegerte en el vínculo tóxico que hay en tu vida.

Imagen de Baylee Gramling en Unsplash

Señales de que estás sufriendo Abuso Narcisista

Sobrevivir al abuso narcisista requiere involucrarse en una autosanación activa, y eso a menudo comienza con mirar hacia dentro, a nosotros mismos y nuestras emociones.

Si te armas de voluntad y proteges el bienestar y las necesidades que te pertenecen por derecho, puedes encontrar el camino de regreso a la libertad. Sin embargo, es un proceso que requiere que profundices y veas el panorama más amplio que te espera al otro lado de este camino.

El Abuso Narcisista no es un Mito sino una Realidad

El abuso narcisista siempre incluye manipulación y control y puede ser lento e insidioso, destruyendo tu sentido de identidad antes de que te des cuenta de lo realmente está sucediendo.

Cuando te conviertes en víctima de abuso narcisista, pierdes completamente el sentido de tu valor y la importancia de tus necesidades y sueños. Dejas caer tus límites y cedes el control a otra persona, y con eso entregas partes de tu personalidad y tu libertad.

El abuso narcisista se refiere a los comportamientos que usan los narcisistas en sus relaciones con otras personas. Estos comportamientos erosionan la autoestima de estas personas e incluso pueden cambiar drásticamente su personalidad. Es una forma tóxica de vivir y tiene efectos duraderos para las víctimas involucradas.

El abuso narcisista ocurre a través del abuso verbal y psicológico, la manipulación emocional e incluso campañas de miedo, amenazas y terror. Un narcisista es incapaz de ver el valor inherente en nadie más, porque sólo puede ver sus propias necesidades, deseos y perspectivas.

Liberarse de ellos es sólo el primer paso en la sanación. Para prosperar por completo tras el abuso narcisista, has de entender cómo te ha afectado este abuso y luego trabajar para cambiarlo a través del amor propio y la compasión.

Las Señales reveladoras de Abuso Narcisista

Cuando eres víctima de abuso narcisista, hay una serie de señales reveladoras que pueden ayudarte a advertirlo y ayudarte a protegerte.

No tienes que aceptar el maltrato y el mal comportamiento de la narcisista en tu vida, puedes encontrar la libertad y la felicidad de nuevo, pero es necesario aprender a detectar las señales de que te están despreciando y pisoteando.

Caminando sobre cáscaras de huevo

Cuando construyes una vida con una narcisista, estás construyendo una vida sobre arenas movedizas. Las narcisistas utilizan las emociones para manipular los sentimientos y comportamientos de quienes les rodean.

Si manifiestas tus vulnerabilidades o conoces a la narcisista en un momento de tu vida en el que estás especialmente frágil (porque te has ido a vivir a un sitio nuevo, estás buscando trabajo, acabas de terminar una relación importante para ti,…) la narcisista aprovechará toda la información que le des sobre ti para después manipularte en un juego de poder. Sabrá lo que te hace daño y tus puntos débiles y eso es lo que explotará después en la relación.

La narcisista aprovechará toda la información que le des sobre ti para después manipularte en un juego de poder. Sabrá lo que te hace daño y tus puntos débiles y eso es lo que explotará durante la relación.

Tener una relación con una narcisista significa caminar sobre cáscaras de huevo, en un estado permanente de hipervigilancia y evaluar constantemente tu forma de ser y tu comportamiento para evitar molestarle o alejarle.

Sentirás que no puedes ser tú mismo en la relación, que hay ciertos temas sobre los que no se te permite hablar y que si haces algo contraviniendo su voluntad, este comportamiento tendrá un castigo, tratándote como si fueras un niño en lugar de un adulto.

Gaslighting

La luz de gas es un término todavía poco conocido en España pero que poco a poco se está haciendo más popular. Es una forma de manipulación compleja y muy dañina para la víctima, ya que la hunde en mucha confusión y dudas sobre sí misma. Hace que la víctima se cuestione sus propias emociones, percepciones y cordura.

Ejemplos de gaslighting serían acusaciones directas del tipo “Tú estás loca” o afirmaciones más sutiles que lo que hacen es cuestionar tu sanidad mental, como “tú no estás bien”, “yo creo que necesitas ayuda”, “ya sabes que tienes demasiada imaginación”,.. El fin último del gaslighting es hacer completamente dependiente a la persona, haciéndola dudar de sí misma de aspectos tan básicos como su percepción de la realidad para que dependa por completo del abusador narcisista y así poder utilizarla, abusarla o explotarla de diferentes maneras.

Cero sentido de confianza

No puede haber verdadera confianza o estabilidad cuando se trata de abuso narcisista, porque la desestabilización es una de las tácticas centrales que los narcisistas usan para ponerse por encima en la relación.

El narcisista creará al principio un clima de confianza que en realidad es falso para después dinamitarla haciendo que pierdas la confianza en la relación y en ti misma y culpándote a ti de ello.

Utilizará la confianza que le das para después abusar de ella. Al final, por mucho que parezca que puedes confiar en esta persona, sentirás que no es así.

Dejando de lado tus necesidades

En el mundo de la narcisista, todo se trata de ella, y sólo sus necesidades son importantes. Uno de los signos característicos de que estás sufriendo abuso narcisista es un constante rechazo de tus necesidades.

La abusadora niega, minimiza y/o disminuye tus necesidades hasta el punto que tú comenzarás a hacer lo mismo. Poco a poco, en la relación sólo importarán las necesidades de la narcisista, tanto para ella como para ti y acabarás en modo “aguantar” la relación a la espera de que esto cambie o justificando este gran desequilibrio.

Al final, muchos codependientes desarrollan una rabia hacia el narcisista de la que no son conscientes por tener que anular sus propias necesidades por el bien de la relación.

Un mundo marchito y reducido

¿Has notado que tu mundo se está encogiendo? ¿Tus círculos sociales u oportunidades profesionales se hacen cada vez más pequeños como consecuencia de tu relación?

Poco a poco, la narcisista irá reduciendo tu mundo, aislándote y haciéndote completamente dependiente de ella. Si estás en una relación así, los vínculos con tu familia, amigos y laborales se van haciendo cada vez más débiles y pobres.

Esto es porque a la narcisista en realidad no le importa tu bienestar ni que consigas lo que quieres en la vida, sino que, al contrario, lo que le interesa es controlarte y manipularte hasta el punto de que lo único que te importe sea tu relación con ella.

Siempre cargando con la culpa

Además de dejar de lado sus propias necesidades, las víctimas de abuso narcisista se sienten muy culpables cuando las cosas salen mal.

En el mundo del narcisista, él no puede equivocarse. Ya sea que cometa un error genuino o simplemente se enfrente a los desafíos naturales de la vida, le echa la culpa de todo lo que cree que no va bien a los demás. Por eso, las víctimas interiorizan esa culpa cargando con todo el peso de la relación y lo que ha ocurrido. El narcisista se niega a responsabilizarse de nada y tiende a acusar a la víctima de que si la relación no ha funcionado es por algo que ha hecho o que no ha hecho, que podría haberse esforzado más,..

Por lo general, la persona que está en la relación con un(a) narcisista ya tiene mucha culpa interiorizada de infancia, donde el padre o la madre la culpabilizaba de todo y utilizaba el tema de la culpa para manipularla.

Inestabilidad e inseguridad

La inestabilidad y la inseguridad son la clave del juego del abusador narcisista. Si sientes que nunca puedes obtener una respuesta directa de tu pareja, o te sientes constantemente fuera de lugar en presencia de esta persona, esto no es un error.

Los abusadores narcisistas usan esta inestabilidad de ida y vuelta para hacerte sentir inseguro. Cuanto más inseguro seas, más lo mirarás y llegarás a depender de sus manipulaciones emocionales como el único medio para ser feliz.

Sentirse Atrapada en la Relación

La última señal e inequívoca de que estás en una relación de abuso narcisista es el sentimiento de sentirte atrapada en la relación, como si alguien te estuviese reteniendo y fueses más un rehén que una parte voluntaria del vínculo.

Esto es, tú quieres salir de la relación, sabes que está erosionando tu autoestima, provocándote ansiedad,… y aún así, sientes impotencia, sin las fuerzas o la determinación para salir de ella, al punto de que lo que más te gustaría es que el narcisista terminase la relación para poder salir de ese lugar.

La última señal e inequívoca de que estás en una relación de abuso narcisista es el sentimiento de sentirte atrapada en la relación, como si alguien te estuviese reteniendo y fueses más un rehén que una parte voluntaria del vínculo.

Si estás en una relación así, pide ayuda.

Imagen de Noah Buscher en Unsplash

Fuente: https://medium.com

¿Eres una ‘Extensión Narcisista’ o ‘Suministro Narcisista’?

Las ‘extensiones narcisistas’ o ‘suministros narcisistas’ son fuentes para los narcisistas de lo que sea que necesiten: sexo, amor, dinero, admiración, estatus, cobijo,.. y se las proporcionan otras personas. Los narcisistas ven a estas personas como extensiones de sí mismos, y esto hace que se sientan con derechos sobre ellas (como si fueran objetos) y se vuelven muy controladores de ellas, para asegurarse de que las dominan y de que les van a seguir proporcionando el suministro narcisista que necesitan.

Si tu padre o tu madre es un(a) narcisista, esto es, una persona con Trastorno Narcisista de la Personalidad, muy seguramente en tu infancia fuiste “utilizado” como una extensión para cubrir las necesidades de tu padre/madre y no al revés, que es lo sano y natural en una relación padre-hijo. Las narcisistas no vieron cubiertas sus necesidades por sus padres en su infancia, con lo que, cuando tienen hijos, inconscientemente los utilizan para esto. Emocionalmente, son niñas con necesidades insaciables, sin un fondo.

Es muy probable que como adulta, hasta hacer terapia, hayas repetido ese papel de infancia y te hayas convertido a ti misma en la extensión de un narcisista (amigo, jefe, pareja) , haciendo de ti misma un ‘objeto’ que el narcisista puede usar para sus propios intereses. Es decir, es posible que hayas sufrido/sufras de despersonalización, un fenómeno psicológico en el que una persona pierde la consciencia de sí misma y se considera a sí misma como un objeto.

Cómo sanar después de una relación narcisista es un trabajo personal largo y difícil aunque posible. Si no estás seguro de si puedes estar siendo o has sido la extensión o el suministro de una narcisista, aquí hay 11 señales para que lo averigües.

11 Señales de que Eres una Extensión Narcisista o Suministro Narcisista

  1. Evalúa tu relación con esta persona.

    Piensa si esta persona tiene mucho poder o muchos “derechos” sobre ti. Si eres una extensión narcisista, el narcisista no pensará en ti como una persona separada. Se sentirá con derecho a tu tiempo y tu atención. Asumirá que estás a tu disposición y que se merece tu energía.

    Por ejemplo, si tienes una relación con un narcisista, es posible que asuma que no sales y te quedas en una noche determinada para satisfacer sus necesidades. Se enfadará e incluso se volverá hostil si tú expresas tu necesidad de tiempo a solas o con amigos independencia de él. Es posible que no pueda entender que no le prestes atención constantemente.

  2. Estate atento a las violaciones de los límites.

    Si eres una extensión narcisista, una narcisista te ve como una extensión de sí misma. Por lo tanto, los límites son inexistentes en vuestra relación. Una narcisista no se dará cuenta cuando tú te estés poniendo nervioso o incómodo, y continuamente empujará tus límites para que sirvas a sus necesidades.

    Por ejemplo, tu novia quiere llevarte de excursión cerca de las montañas, aunque le hayas dicho muchas veces que tienes miedo a las alturas. Ella no lo deja pasar hasta que tú aceptas ir con ella.

  3. Pon atención en las conversaciones.

    Las conversaciones con un narcisista pueden ser muy frustrantes. Un narcisista tiene muy poco sentido de la vergüenza. Será indiscreto en sus preguntas e intentará recabar la mayor información posible sobre ti, sobre todo debilidades, puntos que te hacen sentir frágil por si los tiene que utilizar contra ti en algún momento. Tendrás la extraña sensación de que te quieren hacer una “cirugía emocional”.

  4. ¿Tiene un comportamiento despectivo?

    A las narcisistas no les gusta cuando se cuestiona su comportamiento. Si se sienten cuestionadas de alguna manera, es común que se enfaden y se vuelvan agresivas.

    Si eres una extensión narcisista, la narcisista sentirá que tus sentimientos y emociones sólo deben existir para servirle. Será incapaz de entender cuándo hiere tus sentimientos y en principio no estará dispuesta a cambiar su comportamiento por ti. Pretenderá que seas tú el que se adapte por completo a ella.

  5. Considera si la persona satisface tus necesidades y tiene en cuenta tus sentimientos.

    En cualquier relación sana es importante que tus deseos y necesidades y las de la otra persona sean satisfechas hasta cierto punto. Sin embargo, cuando eres una extensión narcisista, tus deseos y necesidades serán sistemáticamente negados y rechazados. 

    El narcisista utilizará todo tipo de excusas para no satisfacer tus necesidades ni tener en cuenta tus sentimientos. Sin embargo, esperará justo lo contrario de ti. Esto es, que satisfagas todas sus necesidades (siendo insaciable) y esperando que camines con ‘pies de plomo’ en la relación para no herir sus sentimientos, algo que es muy fácil de hacer porque bajo la fachada de grandiosidad son personas muy frágiles.

  6. ¿Crees que la otra persona te apoya y te permite perseguir tus propios intereses personales?

    Piensa si esta persona es el centro de tu energía. Una narcisista no te verá como una entidad separada, con tus propias ideas y opiniones. Sólo te verá como un reflejo de ella y de sus valores. Por lo tanto, no tendrás mucha energía para concentrarte en nada más que en ella. Tendrá todo tipo de trucos y estrategias para sabotear tus planes o proyectos personales y para que tengas dependencia emocional de ella.

  7. ¿Esta persona tiene en cuenta tus emociones y sentimientos?

    Considera si se te permite experimentar y definir tus propios sentimientos. Para los narcisistas, los sentimientos son una competencia. Si experimentas una emoción, debe ser filtrada a través del narcisista. Comenzarás a sentir que no tienes permiso para tener ciertos sentimientos o emociones. No se te permitirán expresarlos ni gestionarlos. Te sentirás obligada a comportarte como si no existieran.

  8. ¿Te sientes con derecho a tener deseos y necesidades en esta relación?

    Hay muchas narcisistas que tienden a sentir placer al hacer sentir vergüenza a otra persona. Con el tiempo, es posible que interiorices las debilidades infundidas en ti por la narcisista y empieces a sentir vergüenza por tus necesidades y deseos básicos.

    Pedir es un derecho que la narcisista te irá quitando poco a poco hasta que te sientas sin él. No podrás pedir absolutamente nada a menos que la narcisista te quiera dar ‘migas de pan’ para manipularte.

  9. Tendrás la sensación de que tienes que pensar igual que el narcisista.

    Te hará creer que puedes tener una opinión y pensamientos propios pero no es cierto. El narcisista se enfadará cuando no pienses exactamente lo mismo que él, haciéndote sentir que eres defectuosa” o que “hay algo que está mal en ti”.

  10. Cuando intentes distanciarte, aflojará un poco sus exigencias para que acortes distancias de nuevo.

    La narcisista se toma muchas libertades contigo y no se dan cuenta de cuándo están haciendo algo desubicado o que es una evidente falta de respeto. Si lo señalas, lo negará. Si decides distanciarte por esto u otros motivos, volverán a ser amables por un tiempo para que vuelvas a estar cerca. Esto forma parte del ciclo de abuso narcisista.

  11. Conversaciones circulares.

    Ésta es muy común. Si llevas un cierto tiempo con un narcisista, te percatarás de que, sea cual sea el tema, el narcisista consigue redirigir la conversación a sí mismo en unos segundos. Hablará de sí mismo una y otra vez, contándote las mismas cosas innumerables veces.

    Si sacas un tema de conversación que no le interesa, hará lo que se denomina “ensalada de palabras” para liarte y no llegar a ninguna conclusión.

Evita ser absorbida de nuevo por la relación. Los narcisistas no dejan que sus extensiones se vayan fácilmente. Si estás tratando de distanciarte de un narcisista, te manipulará para que te quedes. Evite ser absorbida de nuevo por este ciclo de abuso. Mantente fuerte mientras terminas una relación con un narcisista. Lo mejor si no es un miembro de tu familia (o también si crees que es lo más sano para ti) es el contacto cero.

Un narcisista a menudo finge el deseo de cambiar cuando creen que alguien se va. No importa lo mal que te hayan tratado hayan abusado de ti. Llevan muy mal que les abandonen.  Recuerda que un narcisista sólo actúa para servir a sus propias necesidades. Sólo te hacen promesas con la esperanza de conseguir algo.

Después de unas semanas de contacto cero, te darás cuenta de que tienes menos ansiedad, de que te quieres más y de que no tener relación con esa persona en realidad es algo muy sano para ti y tu salud mental, física y emocional.

Si quieres saber cómo sanar tras una relación con un narcisista, lo primero es el contacto cero y centrarte en ti, en hacer un trabajo personal de introspección con la ayuda de una terapeuta para averiguar qué es lo que haces tú para colocarte en el lugar de la extensión o suministro de un(a) narcisista.

Fuente: https://www.wikihow.com