El Vacío Emocional

Sentirse vacío de vez en cuando puede ser una parte normal de la condición humana. Pero si experimentas sentimientos persistentes de vacío, esto puede ser algo muy incómodo con lo que estar.

¿Cómo sientes el Vacío? ¿Te ocurren varias o todas estas cosas?

  • No tienes un sentido de propósito.
  • Percibes una falta de sentido en tu vida.
  • No estás contento, pero tampoco estás particularmente triste.
  • Si alguien te preguntara cómo te sientes, podrías decir: “No lo sé”.

Te resulta difícil reconocer sentimientos o emociones. Tu cuerpo está dormido o anestesiado la mayor parte del tiempo.

¿Qué causa los sentimientos de Vacío Emocional?

Nadie lo sabe a ciencia cierta, y puede haber más de una causa. Una razón común por la que puedes sentirte vacía es la autoalienación: sentirte como una extraña para ti misma. Esta sensación se desarrolla con el tiempo, generalmente como resultado de alejar las emociones no deseadas.

Nuestras emociones son un aspecto importante de nuestra experiencia de nosotros mismos y de nuestra calidad de vida, sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos un cierto grado de dificultad para permitirnos tener ciertos sentimientos. La rabia es una emoción que muchas personas intentan no experimentar. La tristeza es otra de ellas.

¿Qué pasa con nuestros sentimientos cuando nos negamos a reconocerlos? Puede ocurrir que nuestro cuerpo nos avise de ello, con enfermedades que lo manifiestan, también que esa falta de gestión nos lleve a sentirnos alienados. El resultado es que nos sentimos vacias. Tenemos pulso, pero no estamos realmente vivas. La vida es una experiencia emocional.

Si te has criado en una familia disfuncional en la que no te enseñaron a expresar y a gestionar tus emociones, es probable que experimentes una polaridad en este tema: o bien reprimes, niegas, ocultas,.. tus emociones y te sientes vacío o bien entras en ellas de una forma abrupta y no sabes qué hacer, como un niño que se abruma con sus propias emociones. Sueles estar en un extremo u otro, sin experimentar un gris en el que las expresas y gestionas, sin ignorarlas ni que te atrapen.

Sugerencias para Salir del Vacío Emocional

  • Deja de buscar fuera de ti un sentido de propósito. Tu propósito surge de tu singularidad. No es algo que flota alrededor de la tierra, como una nube, esperando que lo encuentres. Si no tienes una idea clara de quién eres, puede ser difícil sentirte en contacto con tu propósito. Eres única e irrepetible. Tienes una historia de la que eres la protagonista.
  • Hazte esta pregunta: “¿Quién es la persona que experimenta este sentimiento de vacío?”. Tu Yo Auténtico es la persona que llora cuando está triste, y se ríe cuando le hacen cosquillas. Es tu Yo Auténtico yo el que quiere habitar el vacío, llenándote de significado, propósito y conexión. Comienza donde estás, imagina que es el kilómetro 0 de tu camino. Alguien se siente vacío. ¿Quién es ese alguien?
  •  Pregúntate a ti mismo cómo te sentirías si no te sintieras vacío. Mira tu vida: pasado, presente y futuro. ¿Qué surge cuando lo piensas? Emociones displacenteras, como la rabia, la decepción o la desesperación, te muestran lo que podría estar escondido bajo una manta de vacío. ¿Te estás protegiendo de algo que preferirías no saber, no hacer consciente? Te invito a que mires dentro de ti con curiosidad y sin prejuicios, de forma compasiva y no acusadora. Si tu familia de origen proyectaba sus prejuicios y su culpa en ti, es probable que hoy en día te hagas esto a ti mismo. Puedes vivir bajo otros parámetros más amables para contigo mismo.
  • Abraza tus emociones, cualesquiera que sean. Esto es lo mismo que abrazarte a ti misma. Aunque las emociones no son literalmente una parte de ti, porque son transitorias, sí forman estado confiable de ti en este momento. Cómo te sientes en un momento dado es el camino que te conecta con tu Yo Auténtico. Poco a poco, transita la emoción que sea que tengas y acompáñate en ella con compasión. Las emociones son guías que están ahí para darte un mensaje. Si no las sientes, es cuando ese mensaje aparece “vacío”.
  • Conecta con otras personas. Considera compartir tu sentido de vacío con otra persona. Puede ser un amigo de confianza, un(a) terapeuta o un grupo terapéutico. Si resistes o niegas ese vacío, se hará más grande. Si lo reconoces y le das espacio, acabará por desaparecer para volver de nuevo lo justo.
  • Quiérete. No puedes estar más cerca de otra persona que de ti misma. Sé honesta y amable contigo misma, en lugar de acudir a otras personas para que te rellenen ese vacío. Los demás te pueden apoyar pero no son una parte de ti. Tú eres única y entera.
  • Sácate de encima la vergüenza tóxica. No hay nada inherentemente malo en ti. Es difícil estar cerca de alguien a quien desprecias, y la vergüenza (si es algo permanente y no una emoción transitoria) te alienta a rechazarte a ti mismo.
  • Prueba la psicoterapia con una terapeuta que sabe de narcisismo. Una buena terapeuta sostiene un espejo metafórico (lo que se llama el “mirroring”), ayudándote a verte con más amplitud y aceptarte y apreciar quién eres.
  • Haz terapia corporal. Las tensiones y bloqueos que tienes en el cuerpo tienen que ver con temas emocionales que se han quedado ahí atascados. Se trata de una acumulación de energía que está atrapada. Si haces terapia corporal, contribuirás a liberar esa energía y a sentirte mejor contigo mismo.

No tienes que vivir tu vida sintiéndote vacía si no quieres. Te mereces una buena relación contigo misma y una vida significativa y con propósito. El primer propósito eres tú y el resto llegará solo de forma natural. Deja que este artículo llegue a esa parte de ti que está debajo de la superficie, esperando volver a conectar y disipar esos sentimientos de vacío.

Fuente: https://www.goodtherapy.org.

Anuncios

La Intelectualización

¿Evitas emociones en tu vida?  Cuando los sentimientos se vuelven demasiado difíciles de manejar, muchos de nosotros recurrimos inconscientemente a mecanismos de defensa diseñados para evitarlos. Uno de esos mecanismos de defensa es la intelectualización.

Los mecanismos de defensa pueden protegernos a corto plazo pero a largo plazo es más sano aprender a gestionar nuestras emociones en lugar de evitarlas. Las emociones son algo natural, que nos sirven de guía en la vida y que nos hacen sentir vivas y nos ayudan a abrazar nuestro Auténtico Yo, quienes realmente somos.

En este artículo te explico cómo reconocer si intelectualizas o racionalizas emociones y qué puedes hacer para empezar a abordar y gestionar tus emociones y sanarte a ti mismo. Por favor, ten en cuenta que esto son sólo unas líneas generales, si quieres abrazar tu mundo emocional y recibir ayuda para sobrevivir a padres narcisistas, es aconsejable que una terapeuta te acompañe en ese proceso.

¿Qué es la Intelectualización?

La intelectualización es un mecanismo de defensa por el cual una persona ignora el significado emocional de un suceso en su vida al centrarse excesivamente en una explicación intelectual o racional.

Ser lógico y racional no es algo malo. Pero ignorar el lado emocional de las cosas puede ser insano para ti. Las emociones están ahí para darnos mensajes. Ignorar esos mensajes sólo puede llevarte a no sentirte bien y darte problemas en tu vida.

Utilizamos la intelectualización para liberarnos emocionalmente de una situación estresante con el fin de hacer que la situación difícil sea más fácil de manejar. Si te encuentras sólo abordando los hechos de una situación estresante sin reconocer los sentimientos que ésta te produce, puede ser que lo que estás haciendo sea intelectualizar o racionalizar.

Una razón por la que algunas personas recurren a la intelectualización como mecanismo de defensa es que las hace menos vulnerables a los demás. Mostrar las emociones hace que nos sintamos vulnerables, y ocultar esas emociones sirve como una protección. A veces necesitamos la ayuda de otras personas (lo contrario es un(a) contradependiente), y cuando intelectualizamos, puede parecer que no necesitamos su ayuda en absoluto. Esto puede hacer que las personas que intelectualizan sus emociones se sientan muy solas y vivan en la fantasía de que “no necesito nada de nadie”.

Desde el exterior, una persona que está intelectualizando sus emociones parece estar tranquila y tener todo bajo control. Esto no significa que no estén entrando en pánico por dentro. Y cuando la carga es demasiado grande, es posible que sean reactivas para liberar la tensión y el estrés acumulados.

Ejemplos de Intelectualización

En la situación de una ruptura con su pareja, una persona puede enfocarse lógicamente en las cosas que puede hacer ahora que no pudo hacer durante la relación. Por ejemplo, ahora tiene tiempo para hacer más cosas con sus amigos, no tiene que llegar a acuerdos con su pareja, no tiene que compartir más una casa en común,…  Reconocer estos efectos lógicos de la ruptura no es algo malo, pero puede significar la persona está evitando el dolor de la pérdida que supone una ruptura.

O consideremos el caso de una persona que pierde un trabajo. La persona puede centrarse en  la intelectualización de su pérdida, como actualizar su cv, buscar ofertas de trabajo, disfrutar de más tiempo libre hasta que encuentre un nuevo trabajo,… Esa persona se está centrando en tareas concretas en lugar de tomarse el tiempo para llorar su pérdida. Una vez más, tomar acción es genial. Pero es mejor si coincide con el procesamiento emocional en lugar de usarse como una estrategia de evitación.

¿Qué hay detrás de la Intelectualización?

Cuando te encuentras frente a una situación que te produce miedo/estrés, el sistema de alarma de tu cerebro reptiliano se activa y da lugar a una de estas tres respuestas: congelación, lucha o huida. La intelectualización es un tipo de huida psicológica de una situación. Te retiras de forma inconsciente de sentir una emoción displacentera, como la tristeza o el dolor.

Es un mecanismo de defensa que puede venirte bien durante un tiempo, hasta que tengas los recursos necesarios para lidiar con la emoción de la que huyes. Pero si lo prolongas demasiado, esa emoción se quedará atascada dentro de ti. Y entonces quizás en lugar de estar triste un tiempo por una ruptura, esto desemboque en una depresión leve, también llamada distimia. Si quieres ayuda para sobrevivir a tus padres narcisistas, una buena forma de empezar es abrazar tu mundo emocional.

Cómo Tratar con la Intelectualización

Una vez que seas consciente de que utilizas la intelectualización como un mecanismo de defensa, puedes comenzar a encontrar formas de hacerlo con menos frecuencia y procesar tus emociones de manera saludable.

Lo primero es que te permitas a ti misma sentir tus sentimientos. Incluso si no los admites a nadie más al principio. Aceptar lo que estás sintiendo puede ayudar enormemente a abrazar tus emociones y empezar a sentirte mejor. Luchar constantemente para alejar tus sentimientos es probable que te haga pensar en esos pensamientos no deseados aún más. Y ésa es una receta para la ansiedad crónica.

Lo que aceptas, te libera. Lo que resistes, te aprisiona.

Conviene que tengas en cuenta que intelectualizar no es lo mismo que ser inteligente. Intelectualizar te convierte en un personaje que haces tanto para ti como para los demás. Y te mantiene alejado de la conexión humana y de amarte a ti mismo. Abordar tus emociones no te enviará a una espiral de ansiedad y depresión. De hecho, es al revés, liberar esas emociones puede ser la mejor manera de aliviar tu ansiedad.

Los sentimientos a veces se pueden percibir como un monstruo horrible escondido en la parte más oscura de tu cerebro contra el que intentas luchar. En especial si has crecido en una familia disfuncional/narcisista, donde no te permitieron expresar tus sentimientos y emociones o y por ello, todavía tratas con las emociones como una niña, pensando que son algo abrumador con lo que no puedes. Sólo  es una cuestión de aprender, como todo en la vida.

Honestamente, ¿quieres que ese monstruo se esconda dentro de ti durante los próximos cinco, diez o quince años?¡Está en tu mano recibir ayuda para sobrevivir a padres narcisistas!

Fuente: https://www.betterhelp.com