8 Frases para Confrontar a un(a) Narcisista

Este post está dirigido a aquellas personas que estén en los comienzos de una relación con un(a) narcisista y que empiecen a ver un comportamiento tóxico que quieren expresar que no les gusta. Esto no servirá de mucho, el/la narcisista se seguirá comportando igual, perpetuando el abuso a través del ciclo narcisista, pero al menos te permitirá ver cómo reacciona cuando se le confronta con inteligencia emocional.

  1. “No”

    Muchas de las supervivientes de abuso narcisista tienen miedo a decir “no” porque esto en su infancia tenía unas consecuencias nefastas con sus padres/madres disfuncionales. Muchas de ellas terminan con parejas narcisistas o psicópatas con las que repiten el mismo patrón de abuso que soportaron en su infancia.

    Nunca tengas miedo de decir que no. Si alguien te trata mal de cualquier manera, si te sientes incómodo o simplemente no quieres tolerar algunos comportamientos, di “no” cuando lo necesites. Poner límites es algo que se tiene que practicar y que con el tiempo mejora. Seguramente al principio sientas culpa (puesta ahí por tu padre y/o madre narcisista), simplemente sostenla, siente la culpa al poner el límite. Poco a poco esa culpa irá disminuyendo y finalmente desaparecerá. Tú eres el/la que está al mando de tu vida y tienes derecho a expresar lo que no te gusta, te hace daño o lo que no toleras. No dejes que nadie – especialmente un(a) narcisista – te haga dudar de eso.

  2. “Lo creeré cuando lo vea”

    En los narcisistas hay una falta de coherencia entre lo que dicen y lo que hacen. Mienten para conseguir lo que quieren, para dar esperanzas sobre algo y así manipular tu comportamiento, para crear confusión a tu alrededor y con ello mantener el control.

    Empieza a observar a las personas por lo que hacen en lugar de por lo que dicen. Hablar es muy fácil, sólo es blablablá. Hacer requiere de un compromiso y una energía, de una acción que se concreta.

    Si estás tratando con alguien que crees que es un(a) narcisista, pon en cuarentena lo que dice. Si quieres que sepa que no te fías, un “Lo creeré cuando lo vea” es muy claro sobre lo que piensas de sus palabras.

  3. “El mundo no gira en torno a ti”

    Una relación entre un(a) codepediente y un(a) narcisista es una relación en la que los dos han acordado inconscientemente que el/la única que importa en la relación es el/la narcisista. Normalmente las dinámicas de la relación entre un(a) narcisista y su pareja están muy desequilibradas y ambos creen que eso es lo “normal”.

    Si quieres parar esta dinámica, esta frase es buena para empezar. Las narcisistas creen que sus necesidades y deseos son más importantes que los de los demás. Tienes que hacerle entender que tú también estás ahí, que eres igual de importante en la relación y que tus deseos y necesidades son igual de importantes que los del/de la narcisista.

  4. “No tan rápido”

    Los narcisistas son manipuladores profesionales. Toman decisiones basadas en cómo la situación les beneficia únicamente a ellos.

    Si sientes que te están metiendo prisa o que te están empujando en una dirección hacia la que no te sientes cómoda, habla y pide que frene, que no quieres correr tanto. No tienes porqué hacer nada que tú no quieras.

  5. “Soy asertivo”

    Una forma muy común que tienen los narcisistas de manipular es devaluando las emociones normales, diciendo a sus parejas que son “demasiado sensibles” o que “no se te puede decir nada”. Es más que probable que sí seas sensible, ya que sufriste muchas críticas en tu infancia, pero no dejes que el/la narcisista utilice esto como “carta blanca” para decirte lo que quiera, repitiendo lo que hacían tus padres/madres narcisista(a).

    Si el/la narcisista hace algo que te hace daño, díselo. Hablar de los sentimientos con asertividad es necesario para alimentar tu autoestima y reforzar tus límites.

  6. “No tengo miedo”

    El miedo es una de las emociones que más utilizan las narcisistas para intentar que hagas lo que ellas quieren. Buscarán eso que temes para amenazarte con ello de una forma obvia o sibilina para que hagas su voluntad.

    Tu miedo les alimenta porque les hace sentir poderosas. Ese miedo es probable que fuese implantado en ti por tu padre y/o madre narcisista y esté ahí siempre, latente o más superficial, y es una llama que el/la narcisista aviva.

    Incluso aunque lo sientas, si al/a la narcisista le muestras que no le tienes miedo, ni a nada de lo que él/ella te haga, ni a que te deje, adivina qué, ¡el/la que empezará a tener miedo será el/la narcisista! Le darás la vuelta a la situación.

  7. “No cambies de tema”

    Los/las narcisistas son expertos en darle la vuelta a las cosas para que parezca que tú tienes la culpa. Retorcerán tus palabras e intentarán manipularte para que pienses que ellos no han hecho nada malo.

    No dejes que se vayan por las ramas hasta desviarse de lo que tú quieres o que te hagan sentir culpable manipulando la conversación.

  8. “…”

    Los/las narcisistas no persiguen una comunicación abierta y sincera, orientada a obtener una solución satisfactoria para ambas partes. Todo la información que le das a un/una narcisista sobre ti es como munición que tarde o temprano será utilizada en tu contra.

    Por esta razón, muchas veces la mejor estrategia es simplemente el silencio. Guardarte para ti según qué datos (debilidades, complejos, temores,…) es lo más inteligente frente a un(a) narcisista.

    Este artículo está basado en el de davidwolfe.tv

¿Alguna vez has confrontado a un(a) narcisista de una de estas formas? ¿Cómo reaccionó?

Anuncios

6 Expresiones para Entender el Comportamiento de los Narcisistas

El mundo de los narcisistas es complejo. El desorden que padecen confunde a la gente sobre qué es lo que realmente está pasando. El comportamiento que desarrollan es tan particular que hay un vocabulario específico para entenderlo y estar prevenido. Éstos son seis términos para entender el particular “idioma Narciso”.

Ensalada de palabras

Se trata de una serie de palabras que no tienen conexión entre ellas dentro del contexto de la frase o el discurso y que no tienen sentido con la pregunta o la conversación de la que provienen. El origen del término está en la psiquiatría, bautizando así al modo de hablar de las personas con esquizofrenia. Intentaban hacer frases para expresarse y hacerse entender pero su cerebro no era capaz de procesar y aplicar de forma correcta la sintaxis.

Las narcisistas la usan, entre otros motivos, para que parezca que han respondido a la pregunta. Yo hablo, tú hablas. Aunque no sepan la respuesta. Así dicen la última palabra. Es hipercompetitividad, los narcisistas pueden convertir prácticamente todo en una competición. Es como jugar al ping-pong, no dos adultos teniendo una conversación.

Monos voladores

El término proviene de una escena de la película “El Mago de Oz”, donde la bruja malvada envía a los monos voladores para molestar a Dorothy.

Los monos voladores son esas personas utilizadas por el/la narcisista como si fueran objetos para conseguir sus objetivos. Si, por ejemplo, lo que el/la narcisista quiere es lanzar una campaña de desprestigio contra la víctima (algo que antes o después es muy probable que haga), manipulará a los monos voladores para que hagan el trabajo sucio por él/ella como decir mentiras sobre la víctima, calumniarla, acosarla, hacerle bullying, aislarla,..

Hay dos clases de monos voladores: el/la que es ingenuo y cree ciegamente las mentiras del/ de la narcisista y el/la cínico que planea sacar algún tipo de beneficio del/de la narcisista. Normalmente son familia, amigos o conocidos del narcisista.

Disonancia cognitiva

El psicólogo Leon Festinger fue el que le dio nombre a este término. Significa la percepción de una incompatibilidad entre dos pensamientos simultáneos que pueden impactar de forma negativa sobre actitudes o comportamientos. Las víctimas sufren una tensión permanente en su cerebro por recibir dos mensajes al mismo tiempo que son contradictorios entre sí. Por un lado, la parte emocional del cerebro (previamente intoxicada por el/la narcisista con una sobredosis de oxitocina con la táctica del bombardeo de amor) dice que el/la narcisista es una persona buena, amable y digna de amor. Por otra parte, una serie de hechos hacen que la persona piense racionalmente (con la parte izquierda del cerebro) que el/la narcisista está mintiendo, engañándoles, manipulándoles y humillándoles.

Las consecuencias de la disonancia cognitiva suelen ser estrés, ansiedad, culpa, ira, frustración y/o vergüenza. Muchas veces las víctimas terminan autoengañándose para dejar de sentir esa tensión. Cuanto más grande sea la inversión en tiempo y en sentimientos con el/la narcisista (por ejemplo, digamos que la víctima está casada y tiene un hijo con el/la narcisista) más proclive será la víctima al autoengaño para justificar su comportamiento y parar la disonancia cognitiva. Lo que harán será generar de forma inconsciente nuevos pensamientos (mentiras a sí mismo) para compensar por los que son un impedimento para continuar con la relación con el/la narcisista.

El Chivo Expiatorio y el Chico Dorado

Los padres y/o madres narcisistas no ven a sus hijos como seres independientes que deben desarrollar su propia personalidad. Los ven como extensiones de sí mismos, acaban siendo “cosificados” para satisfacer las necesidades emocionales de sus padres. Los hijos de una familia narcisista no reciben amor, sino más bien tiranía disfrazada de aprobación o desaprobación. En una familia con un(a) padre y/o madre narcisista(s) los hijos normalmente desempeñarán los siguientes roles, que serán asignados por el/la narcisista: el chico de oro y el chivo expiatorio.

El chico de oro es el/la hija predilecta del/ de la narcisista, que será un reflejo de él/ella mismo. Para el/la padre/madre narcisista, el chico de oro es perfecto, lo hace todo siempre bien, nunca comete errores y está predestinado al éxito. El/la narcisista mima, protege y defiende al chico dorado, sin tener realmente en cuenta si se porta mal. El chico dorado aprende, desde la infancia, a demandar un tratamiento especial, a culpar a otros por sus errores, a manipular y mentir, sabiendo que no se le castigará por este comportamiento siempre y cuando obedezca y complazca al/a la narcisista.

El chivo expiatorio es el/la niña al que el narcisista le tiene manía, el/la que él/la narcisista convierte en la “oveja negra” de la familia. El chivo expiatorio es el que tiende a cuestionar más el comportamiento del/ de la narcisista, a “contestarle”, a retar su autoridad. El/la narcisista tiene la idea de que este/a niña lo hace todo mal, es rebelde, maleducada e ingrata. Cuando el/la narcisista tenga enfrentamientos abiertos con este/a niña, intentará poner al resto de los miembros de la familia en su contra, como si fuera “el enemigo”. El/la padre y/o madre narcisista criticará, humillará y desaprobará al chivo expiatorio, incluso aunque éste no haya hecho nada mal. El chivo expiatorio es utilizada en el/la narcisista para volcar en él/ella su vergüenza y su rabia.

Hoovering

El término “hoovering” proviene de la marca americana de aspiradoras “Hoover”, haciendo referencia a lo que intenta hacer el/la narcisista con esta técnica de manipulación, intentando “aspirar” a sus víctimas para que vuelvan a tener relación con él/ella. Si has tenido una relación con un(a) narcisista es más que probable que intente hacer “hoovering” contigo para que vuelvas a ser una fuente de suministro narcisista para él/ella. Esto puede tardar desde semanas hasta meses o incluso años. Los narcisistas son gente tenaz y persistente, que sabe esperar y que pueden tener una inmensa paciencia cuando se trata de conseguir lo que quieren.

Éstos son algunos ejemplos de hoovering. Detrás de todos ellos lo que hay es siempre lo mismo: manipulación y mentiras para reanudar el contacto interrumpido:

  • Un mensaje preocupado por ti: Quiere saber cómo estás, cómo te sientes, si estás deprimido, triste,… Finge preocuparse por ti para ver si caes de nuevo y vuelves con él/ella.
  • Se pone en contacto de nuevo contigo como si no hubiese pasado nada: “¿Cómo estás? ¿Qué tal? Te cuenta cosas que le han pasado a él/ella como si no hubiese pasado nada entre vosotros. Te llama o te escribe por tu cumpleaños o por navidad.
  • Manipulación utilizando a terceras personas, por ejemplo, niños: “Ya sé que me odias, pero dile a tu sobrino que no podré ir a su cumpleaños pero que le quiero mucho”.
  • Tiene cáncer/le ha dado un ataque/planea suicidarse. El/la narcisista comprueba hasta qué punto todavía te importa, si corres a ayudarle. Es como un(a) niño con una pataleta, comprueba si lo de gritar y/o patalear funciona o no contigo.
  • Mensajes que se supone que son para otra persona. Te envían mensajes “por error” , que “presuntamente” iban dirigidos a otra persona (su nueva pareja, por ejemplo) para provocarte celos y ver cómo reaccionas.
  • Almas gemelas: Te contactan para decirte que se han dado cuenta de que tú eres su alma gemela, que tenéis que estar juntos, que siempre serás el amor de su vida, que nunca vas a encontrar a alguien que te quiera como él/ella.

Luz de gas (=Gaslighting)

Es un patrón de abuso emocional utilizado por el/la narcisista para manipular a la víctima para hacer que dude de su propia percepción, juicio o memoria. Esto normalmente hace sentir a la víctima ansiedad, confusión y tristeza.

El término tiene su origen en la película británica “Gaslight” de 1940, dirigida por Thorold Dickinson, basada en la obra teatral “Gas Light”, (conocida como “Angel Street” en USA), de 1938, escrita por Patrick Hamilton. En la película un hombre manipula a su mujer para convencerla de que está loca y así poder robarle una fortuna que ésta tiene escondida. Esconde cuadros, joyas,.. haciéndole pensar a ella que es la responsable de esas pérdidas pero que no lo recuerda. El término se refiere a las luces de gas que el marido utiliza en el ático mientras busca la fortuna escondida. La mujer ve las luces pero el marido insiste en que está desvariando.

Algunos ejemplos de gaslighting son:

  • Fingir no entender lo que la víctima dice o negarse a escucharla.
  • Negación de lo que la víctima ha dicho, incluso aunque lo haya dicho unos minutos antes. Después, culpar a la víctima por no escuchar nunca lo que el/la narcisista dice.
  • Cambiar de tema diciendo que “no quiere hablar de eso” en situaciones en las que nunca han hablado de eso antes.
  • Acusar a la víctima de tener una imaginación desbordante y de “estar siempre viviendo en las nubes”.
  • Acusa a la víctima de ser posesiva, celosa, demandante,… cuando intenta dar la vuelta a la tortilla en una conversación para que no se les pregunte por algo que han hecho y que no es correcto.
  • Hacer de menos a la víctima diciéndole que sus opiniones son ridículas e infantiles.
  • Intentar aislar a la víctima diciéndole que cree más en lo que “otra gente” dice (siendo esta gente normalmente la familia y amigos de la víctima) que en lo que él/ella dice. El/la narcisista busca el aislamiento para que la persona dependa completamente de él/ella.

Si empiezas a percibir esta clase de comportamiento en alguien cercano a ti (en el trabajo, tu pareja, un(a) amiga, un ligue,…) mejor toma un poco de distancia y dedica algo de tu tiempo a observar a esta persona, no por lo que dice sino por lo que hace y por cómo te sientes cuando estás cerca de él/ella. Tu cuerpo te avisará de que hay un peligro en la forma de ansiedad, falta de sueño, sensación de vacío, agotamiento, ganas de llorar a todas horas,.. Si esta persona es realmente un(a) narcisista, estás tratando con alguien que está actuando de forma activa contra ti y que intentará de convencerte de lo contrario por todos los medios.

 

Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo

El Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo es la forma más severa de desorden de estrés post-traumático. Las cinco características que lo definen como el síndrome de un trauma son las siguientes: flashbacks emocionales, vergüenza tóxica, abandono de uno mismo, un crítico interno muy duro y ansiedad social.

Los flashbacks emocionales son quizás la característica más salientable del CPTSD (por sus siglas en inglés). Los supervivientes de padres/madres disfuncionales (narcisistas o psicópatas la mayoría) son extremadamente susceptibles a dolorosos flashbacks emocionales.

Los flashbacks emocionales son repentinas y a veces prolongadas retrocesiones  en el tiempo, a los abrumadores estados del sentimiento de ser un(a) niño abusado/abandonado. Estos estados suelen incluir miedo, vergüenza, alienación, ira, pena y depresión. Es importante entender que los flashbacks emocionales, como casi todo en la vida, no son una cuestión de todo o nada. Su intensidad puede variar de sutil a muy intensa. También pueden variar en su duración, cubriendo desde minutos a semanas, estos últimos deveniendo en lo que muchos terapeutas llaman una regresión.

Lista de síntomas comunes del Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo de las supervivientes de Abuso Narcisista

Es posible que las supervivientes no los experimenten todos. Las variaciones de los mismos son comunes. Los factores que afectan a esto es el tipo de respuesta defensiva al trauma que hayas desarrollado y tu patrón de abuso/negación en la infancia.

Flashbacks Emocionales

Lo que experimentan los supervivientes durante un flashback emocional es lo que se llama “secuestro de la amígdala”. La amígdala se encuentra en el sistema límbico, la parte del cerebro que regula las emociones. Entre sus funciones, está la de alertar de un peligro. Cuando hay un secuestro de la amígdala, lo que ocurre es que ante dicha situación que al/a la superviviente le parece peligrosa, la amígdala aumenta de tamaño “secuestrando el cerebro”, ya que los bajos niveles de cortisol (el sistema está agotado, en la infancia se agotó), y la función a la baja del neocórtex (esta parte racional del cerebro se queda como en “off”) hacen que la amígdala provoque oleadas de noradrenalina y adrenalina, resposables del flashback emocional.

Cuando las supervivientes experimentan un flashback emocional, su subconsciente, que no entiende de tiempo, las retrotrae a una situación de abuso/negación emocional de su infancia y les hace revivir esa escena emocionalmente en su cerebro como si no hubiese pasado el tiempo. Se sienten exactamente igual que en su infancia, en peligro e indefensas. Síntomas de un flashback emocional son sentirse pequeña, indefensa y defectuosa.

Situaciones en las que las supervivientes experimentan flashbacks emocionales suelen ser, entre otras, cuando alguien les dice que han cometido un error (tienen la fantasía de que tienen que ser perfectas para que las quieran), alguien se ríe o se burla de ellas, les grita o les habla sin respeto o de forma humillante, las critica (aunque se trate de cuestiones mínimas y que son verdad).

Un Tirano Interno y/o un Crítico Externo

Ese tirano y/o crítico son en realidad las voces del padre y/o madre del/de la superviviente, que están tan internalizadas que se han vuelto propias. Este tirano y crítico hace que los supervivientes sean exigentes, crueles (consigo mismos y con los demás) y poco compasivos. Una de las claves para la recuperación es recuperar esa compasión, tanto hacia uno mismo como hacia los demás.

Vergüenza Tóxica

La vergüenza, que sienten de forma desproporcionada y por casi todo lo que hacen, está relacionada con la culpa que durante su infancia les echaban encima con todo su peso sus padres (padre o madre o los dos) narcisistas.

La vergüenza es culpa vuelta contra uno misma. Parte de la recuperación para los supervivientes consistirá en devolver esa culpa a quien corresponde: a sus padres que la implantaron en ellas de forma injusta.

Autoabandono

No ayudarse a uno mismo, no apoyarse a uno mismo, no creer en uno mismo; descuidar el aseo personal, la apariencia física, la alimentación, el ejercicio saludable.

Ansiedad Social

Muchas supervivientes no se sienten seguras en situaciones sociales con otras personas a las que no conocen, se sienten en peligro, en un constante estado de hipervigilancia.

Sentimientos de Soledad y Abandono

Muchos supervivientes tienen problemas para relacionarse con los demás y aún haciéndolo, se pueden llegar a sentir muy solos aunque estén rodeados de gente.

El abandono es una herida de infancia profunda para ellos debido a la negación severa sufrida durante años por sus padres. Es muy frecuente que se sientan abandonados en situaciones en las que la gente “normal” no se sentiría: cuando un(a) amigo se va a otra ciudad, empieza con una pareja, cuando no son el objeto constante de atenciones,…

Autoestima Frágil

Personas muy guapas y atractivas que se ven como en un espejo de feria, deformadas. Muchas supervivientes, que han conseguido muchos éxitos profesionales, siguen sintiendo que “no valen para nada”. Cualquier pequeña crítica la sobredimensionan, se la toman como un ataque feroz.

Desorden de Apego

Muchos supervivientes sufren de apego inseguro, evitativo o desorganizado en sus relaciones porque crecieron con al menos un progenitor disfuncional, que no estableció con ellos un vínculo afectivo saludable y nutriente para ellos.

Detenciones en el Desarrollo

Muchas de los supervivientes se sienten como en un bucle en uno o varios aspectos de sus vidas. No hay ni una progresión ni un avance, sino más bien la repetición de un patrón.

Dificultad en las Relaciones

Dificultades para confiar en los demás, para comprometerse, para mostrar su vulnerabilidad, para poner límites y decir “no”, para tener intimidad con otras personas.

Cambios de Humor Radicales

Es típico en los supervivientes tener cambios de humor muy bruscos que pueden rozar la ciclotimia, hay una desregulación bioquímica en su cerebro que produce este desequilibrio.

Desencadenamiento de la respuesta Vuelo/Lucha

En este post  se explican un poco más los cuatro tipos de respuesta que adquieren los supervivientes para lidiar con el trauma: las 4 Fs.

Hipersensibilidad a Situaciones Estresantes

Todas las supervivientes han estados sometidos a una situación de estrés y peligro continuado durante años en su infancia, esto provoca que tengan una hiperactivación del sistema simpático. El sistema parasimpático regula las actividades que hacen recuperar la energía del cuerpo en los momentos de descanso. Es un sistema de conservación y recuperación de la energía. El sistema simpático prepara al organismo para las situaciones de emergencia. Está relacionado con procesos que requieren de gasto de energía, se ve estimulado por emociones como el miedo, la vergüenza o la ira. Las supervivientes sufrieron una hiperestimulación del sistema simpático en su infancia, por lo que éste se activa con más facilidad que con las “personas normales” ante situaciones de estrés.

Ideaciones Suicidas (Activas o Pasivas)

Muchos supervivientes, hasta que inician su recuperación, tienen pensamientos radicalizados a lo blanco/negro y muy catastróficos (no hay esperanza, ni fe, ni confianza). Se sienten atrapados en sus propias vidas, igual que en la infancia ante el abuso/negación perpetrado durante años por sus padres narcisistas.

Esto les lleva a tener ideas suicidas como escape metal a su situación. La mayoría de ellas son pasivas, es decir, es un recurso mental para escapar de una situación dolorosa sin que llegue a tener consecuencias en la realidad. Sin embargo, sí que hay casos de víctimas que han llegado a suicidarse a causa del abuso narcisista.

Este artículo está basado en el Capítulo 7 del libro “Complex PTSD: From Surviving to Thriving”, del psicoterapeuta estadounidense Pete Walker.

Si crees que tienes Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo, el proceso de recuperación es posible con terapia. Pete Walker, el autor del libro en el que está basado este post recomienda la psicoterapia, la terapia gestalt y el psicodrama para revivir las situaciones traumáticas de la infancia, llorar y enfadarse por ellas y así, por fin, superarlas.

Los 19 Pasos en la Relación entre un(a) Codependiente y un(a) Narcisista

  1. El/la codependiente se siente atraído por el/la narcisista. Su relación empieza. Al/A la codependiente le encanta amar profunda e incondicionalmente. Se siente pleno emocionalmente, a pesar de que el/la narcisista no haga ningún esfuerzo por que el vínculo entre ellos crezca. El/la codependiente se siente satisfecho y cree que su amor es recíproco con simplemente estar cerca del/de la narcisista.
  2. El/la codependiente tiene la falsa noción de que por fin ha encontrado esa clase de amor que la gente encuentra una vez en la vida, con suerte. El/la narcisista reafirma esto creando la ilusión que lleva al/a la codependiente a creer que lo que tienen es especial. El/la codependiente siente un profundo vínculo que es casi imposible romper. Esto el/la codependiente lo siente así porque el/la narcisista le da lo que no le dieron en su familia de origen: amor y validación incondicionales. Lo que el/la codependiente no ve a estas alturas de la historia es que lo que el/la narcisista le vende es humo, no es real. El/la narcisista sabe que está mintiendo pero como no tiene empatía y necesita que el/la codependiente le dé cualquiera que sea el suministro narcisista que esté buscando (amor, sexo, dinero, estatus, admiración,..), sigue con la historia adelante.
  3. A veces parece que el/la narcisista quiere esta relación tanto como el/la codependiente. En realidad, lo que el/la narcisista quiere es alguien que invierta su tiempo, energía y amor en él/ella y que esté bajo su completo control.
  4. A medida que pase el tiempo, el/la narcisista hará que el/la codependiente se sienta débil, falta de confianza y carente de las capacidades para hacer incluso cosas simples. El/la narcisista nunca abrirá un ataque abierto, sino que utilizará frases como “no quiero hacerte daño pero…” para señalar algún defecto. Intentarán apoderarse de todo lo que suponga tener el control, como encargarse de las facturas o tomar decisiones acerca de los muebles de la casa o dónde ir de vacaciones. El/la codependiente  se verá obligada de una forma sutil y progresiva a no tener en cuenta sus intereses ni otras cosas que constituyen su identidad: sus proyectos, sueños,.. Gradualmente el/la codependiente empezará a pensar que es menos capaz y que realmente “necesita” a la persona que tiene a su lado para funcionar en la vida. Adquieren la noción de que nadie más las querría.
  5. Para un(a) codependiente, esta relación lo será todo, ya que ellos son los que están muy enamorados. En nombre del amor, siempre van a querer calmar y animar al/a la narcisista, hablar con él/ella, ayudarles y hacer lo que sea que les hace sentir bien. Las narcisistas se proyectan a sí mismas como las víctimas de su pasado, sus relaciones y sus circunstancias vitales, sienten que la vida les debe algo. Los codependiente son los que dan, intentan compensar por todos los infortunios que les han pasado a los/las narcisistas en su vida. Sentirán que le deben esa compensación al/ a la narcisista por lo injusta que a sido la vida con él/ella. En realidad, la relación es una proyección de dinámicas familiares tóxicas. El/la codependiente estaba acostumbrado en su familia de origen a ser la persona que “ayudaba”, “arreglaba” o “animaba” a los demás, cargando con todo el peso de los problemas familiares porque era lo que se le exigía. Por su parte, el/la narcisista fue un(a) niño/a que pudo haber representado papeles muy diferentes en su familia de origen. Un patito feo al que toda la familia trataba mal menos la madre, que lo adoraba, un(a) súper campeón(a) al/a la que se le decía que lo había hecho bien pero lo podía hacer mejor. Un(a) niño con poca empatía al que no se le decía nunca que “no” ni se le ponían límites,… en cualquiera de estas situaciones, una persona cuyo ego la hace situarse por encima de los demás y que los ve como extensiones de sí mismo, no como personas independientes. Por eso ambos hacen la pareja perfecta, porque están cada uno en un extremo. El/la codependiente casi sólo da (menos al principio y de forma ilusoria cuando le da el/la narcisista a través del bombardeo de amor). El/la narcisista casi sólo recibe. 
  6. Tanto el/la narcisista como el/la codependiente tienen profundas heridas de infancia sin curar y no lo saben. El/la codependiente se funde emocionalmente con el/la narcisista hasta el punto de que no distingue entre su dolor y el del/de la narcisista, piensa que si sana al narcisista, se sana a sí misma.
  7. La relación gira completamente en torno al/a la narcisista. El/la codependiente se va dando cuenta de esto poco a poco, y llega un momento en el que siente miedo al expresar por sus necesidades o deseos. En su intento por complacer, no expresan sus verdaderas necesidades, se acallan a sí mismas. Prefieren que se les quiera antes de dar cualquier razón para que no sea así, pero, secretamente, no son felices.
  8. Cuanta más devoción, amor, afecto, cariño y esfuerzo pone el/la codependiente en la relación, el/la narcisista se siente con un control completo sobre él/ella. El/la codependiente literalmente baila al son del/de la narcisista. Siempre que el/la codependiente continúe complaciendo al/a la narcisista, es imposible detectar ningún problema en la relación. El problema llega cuando el/la codependiente finalmente llega a un punto límite.
  9. El/la codependiente acaba levantando la voz porque ya no aguanta más las maneras opresivas del/de la narcisista. Día tras día, sus necesidades emocionales no son cubiertas. Esto ocurre porque desde el principio de la relación los/las  codependientes han tenido la idea errónea de que las necesidades emocionales de sus compañeros eran las únicas que importaban. Cuando finalmente entienden que su bienestar también es importante y hablan, son percibidos por las narcisistas como egoístas. No les gusta.
  10. El/la narcisita busca una atención constante, como niñas. Están contentas cuando la gente revolotea a su alrededor. Nunca están satisfechas con nada, nunca nada es suficiente, intentar llenar las carencias emocionales que tienen es una utopía. Quizás cambien de compañeros sentimentales, abran un nuevo negocio, viajen alrededor del mundo, se involucren en nuevos y creativos proyectos, y así hasta el infinito, pero aún así, nunca serán felices. Su insatisfacción y malestar proviene de una herida de infancia no curada. El/la codependiente no es consciente de esto ni tampoco de sus propias heridas de infancia.
  11. Cuando el/la empático finalmente suelta algo como “Mis sentimientos también cuentan”, el/la narcisista se apresurará a llamar al/a la codependiente “loco”. Les dicen que son demasiado dramáticos y que lo que afirman no es verdad. Este tipo de comportamiento despectivo forma parte de las tácticas que utilizan las narcisitas para controlar la mente del/de la codependiente (Muchas de las tácticas usadas por los narcisistas lo son también por las sectas, donde las personas son sometidas a un lavado de cerebro o “perspecticidio”).
  12. El/la codependiente está confusa. No entienden porqué se han comportado de esa manera. Empiezan a culparse a sí mismas y empiezan a cuestionarse si son dignas de ser amadas en absoluto.
  13. En este punto de la relación, el/la codependiente no entiende que está siendo manipulada. Su pareja les hace ver las cosas de un modo torticero para crear una visión de las cosas que no se corresponde con la realidad (esto es lo que se conoce como “gaslighting”). El/la narcisista aprovecha cualquier ocasión para recordarle al/a la codependiente la “verdad” de que ellos son los que “tienen la razón” y es su pareja el que está “equivocada” y además es “mala”.
  14. El/la codependiente intentará comunicarse con el/la narcisita de forma sincera. Sin embargo, lo que hará el/la narcisista es justificar su comportamiento a toda costa y culpar de todo al/a la codependiente. Esto ha ocurrido durante toda la relación pero sólo ahora es cuando el/la codependiente se da cuenta. El/la codependiente es una persona empática, cuya comunicación con el/la narcisista es sincera y orientada a soluciones comunes. Por su parte, el/la narcisista utiliza la comunicación como una herramienta para mantener el control, la dominación y la manipulación sobre el/la codependiente.
  15. En este punto, es normal que el/la codependiente se sienta perdido, confuso y dolido. A pesar de todo el dolor, el/la codependiente tendrá que tranquilizarse y hacer un poco de autoevaluación para entender cómo han llegado a esa situación en la que se sienten tan indefensos. Así es cómo empezarán a transformarse.
  16. Las codependientes tiene que aceptar la realidad de que su amor, cariño y afecto no puede arreglar al otro ni salvarle y que, si lo hiciera, entonces se daría la paradoja de que ellas se sentirían no necesitadas y con ello, no dignas de amor. El/la codependiente no se da cuenta de que con su actitud retroalimenta la disfuncionalidad de su relación. No todo el mundo que parece infeliz y angustiado está mostrando su verdadero yo. El/la codependiente tendrá que entender que hay personas que tienen motivos ocultos para hacer lo que hacen y una manera muy diferente a la que tienen ellas de ver las relaciones y a la gente en general. Tendrán que aprender a protegerse y no confiar de manera tan rápida en alguien. No todo el mundo del que se enamoran es digno de su confianza tan rápidamente.
  17. El/la codependiente debe darse cuenta de que no se encuentra en una buena situación, algo que siempre le había recordado el/la narcisista. Pero se trata de algo diferente de lo que el narcisista afirmaba. No está en una buena situación porque ha escogido a la persona inadecuada y ha antepuesto las necesidades y deseos de su pareja a los suyos propios, llegando a anularlos casi por completo. Si el/la codependiente hace esfuerzos positivos que vayan en favor de su autoestima y su confianza en sí mismx, podrá sanar. El/la narcisista no, porque parte de la idea errónea de que él/ella nunca tiene un problema, el problema siempre lo tienen los demás. Para llegar a esta conclusión utiliza el mecanismo de defensa de la proyección.
  18. Para el/la codependiente será un despertar doloroso pero necesario. Aprenderán de la experiencia y finalmente saldrán reforzados. Se convertirán en personas más fuertes, más sanas y más sabias. También más cautelosas sobre a quién ofrecen atenciones y amor.
  19. El/la narcisista no cambiará, su forma de superar la situación será encontrar otra víctima con la que repetir este ciclo narcisista.

Este artículo está basado en el original de The Minds Journal.

El Ciclo de Abuso Narcisista en las Relaciones

Fase de Idealización. Cuando comienza la relación entre el/la Narcisista y la Víctima.

  • Bombardeo de amor (=Love bombing): El/la narcisista llena de atención a la víctima, abre contacto con él/ella cada día y éste se prolonga durante horas. Le llena de halagos y de atenciones, parece como su de repente y casi de la nada y sin conocerse mucho, la conexión fuese enorme e imparable.
  • Prisa hacia la intimidad: El/la narcisista te contará cosas muy personales sobre él/ella y su vida muy rápidamente, demasiado. En fases en las que la gente de lo que habla es de gustos y aficiones, el/la narcisista te hablará de cosas muy íntimas (su divorcio, un suceso traumático de la infancia, la relación con su madre,…) Hacen esto para que tú hagas lo mismo, así tienen mucha información sobre ti y hacer que confíes en ellos muy rápido.
  • Escucha/ofrecimiento de apoyo personal: Te escucharán con mucha atención, de un modo que has visto pocas veces, están disponibles para ti en todo momento, para apoyarte en todo lo que necesites. ¿Te has peleado con un(a) amiga? Te darán su sabio consejo. ¿Has tenido un mal día en el trabajo? Te darán su hombro para que llores si lo necesitas. Serás el foco de la atención de sus vidas durante un periodo de tiempo.
  • Hacer de “espejo” de forma falsa: Harán de tu “espejo” para que parezca que sois almas gemelas. Si te gusta la equitación, ellas hace tiempo que la quieren probar, si eres un(a) romántico, prepararán una escena para ti a lo “Memorias de África”, si tu sueño siempre ha sido viajar a Perú y ver el Machu Picchu, ¡qué casualidad! El del/ de la narcisista es justo ése.
  • Hiper-sexualidad: Muchas de ellas son muy buenos en el sexo, especialmente las narcisistas somáticas (soma significa cuerpo en griego). Querrán saber qué te gusta en la cama, lo que hace que tengas orgasmos, desplegarán una enorme creatividad y riqueza en este ámbito. Esto lo harán no sólo porque disfrutan enormemente del sexo sino porque son conscientes de que el sexo es un gancho enorme en una relación y después de esta fase lo utilizarán para controlarte y dominarte.

Fase de Devaluación. Ésta puede ocurrir en la cara de la Víctima o a sus espaldas.

Si ocurre a sus espaldas, para la víctima no ocurrirá nada malo en su relación hasta que sean descartados.

  • Andar sobre ascuas: La víctima se sentirá que tiene que andar sobre ascuas con todo lo que dice o hace, como si a la mínima fuese posible accionar un botón que despertase la ira, el desprecio, el rechazo,… del/de la narcisista. La relación se ha vuelto literalmente un campo minado para la víctima.
  • Rachas de ira narcisista, que puede incluir o no varios tipos de abuso: verbal, físico, emocional, psicológico, sexual, espiritual, financiero,..
  • Engañar a la víctima con terceras personas (Triangulación): Esto normalmente ocurre durante todas las fases de la relación, pero es en esta fase cuando el/la narcisista lo deja ver de una forma más obvia: mensajes en Facebook a otras personas, esconden el teléfono, se supone que van a quedar con amigos pero luego resulta que se encontraron con su ex y fueron a tomar algo con él/ella.
  • Mentiras patológicas: los narcisistas mienten mucho, forma parte del juego psicológico de crear confusión a tu alrededor. Las mentiras pueden ir desde algo inocente y absurdo como mentir sobre que tenían un perro como mascota en la infancia que en realidad no existe o hablar de ese año que pasaron de Erasmus en Italia. Acabas descubriendo que nunca ha vivido en Italia.
  • Modo de vida parasitario: el /lanarcisista empieza a aprovecharse financieramente de la víctima (esto con independencia de que se dé la situación de que el/la narcisista gane cinco veces más que la víctima), a que pague más que él/ella en los gastos de la casa, casualmente su tarjeta se queda sin fondos constantemente, pierde su trabajo y no parece tener mucha prisa por encontrar otro.
  • Luz de Gas (Gaslighting): El/la narcisista utiliza pequeñas tácticas para hacer que la víctima dude de sí misma, frases del estilo de “A veces nuetros amigos piensan que eres muy infantil”, “no, las llaves no las dejaste ahí, creo que a veces se te va la cabeza”, “te pones histérica, creo que eres bipolar”.

La víctima empieza a cuestionar su comportamiento y a sí misma: ¿es él/ella o soy yo? ¿Tengo un problema? ¿Soy exagerada/dramático/histérica?

Fase de Descarte

  • Botón de “on/off “en la relación: El/la narcisista dejará a la víctima de un día para otro, sin avisar y dejando a la víctima muy sorprendida y desconcertada. Es como si el/la narcisita en lugar de emociones normales tuviese un botón de encendido y apagado con respecto a la relación y a la víctima (Te quiero vs No existes).
  • Tratamiento de silencio: es una forma de abuso psicológico mediante la cual el/la narcisista cierra toda forma de comunicación con la víctima. Si no lo hicieron ya antes en la fase de devaluación (muy probable), lo harán en ésta, para acrecentar en la víctima las ganas de que el/la narcisista en algún momento vuelva a contactar en el futuro.
  • Ausencia de cierre: con un(a) narcisista nunca hay un cierre concreto porque ellas no lo permiten. Si deja él/ella la relación, lo hará sin explicaciones, ni despedidas, ni un cierre digno y que honre la relación que habéis tenido. Más adelante (meses, a veces años después) es muy probable el/la narcisista intente contactar de nuevo contigo mediante hoovering (técnica con la que intentan que retomes el contacto con ellas) para tantear si puedes volver a ser un posible objetivo.
  • La máscara del/de la Narcisista se cae: en este fase el/la narcisista deja ver su verdadera personalidad y suele mostrar una enorme falta de empatía y de remordimientos. Es frecuente que de un día para otro suban fotos a las redes sociales con su nueva pareja, explicando a los cuatro vientos lo felices que son y lo enamorados que están, como si la relación con la víctima no hubiese existido nunca.

Por supuesto, también es posible que sea la víctima la que deje al/a la Narcisista. En este caso el/LA narcisista es probable que primero intente que la ruptura no se produzca con todo tipo de mentiras, manipulaciones y estrategias. Si ésta se produce igualmente, desparecerá aplicando el tratamiento de silencio. Las posibilidades son muy altas de que vuelva a aparecer tras semanas, meses o incluso años sin contacto, intentando que la víctima o bien retome la relación con él/ella o bien se vuelva una fuente secundaria de suplemento narcisista. Intentará esto a través de la técnica que se conoce como “hoovering”.

Si has conseguido alejar al/a la narcisista de tu vida, te aconsejo que mantengas el “contacto cero”. Si esto no es posible, lo mejor que puedes hacer es la técnica de la “roca gris”. Cuanto más tiempo está un(a) narcisista en tu vida, más tardarás en que lo deje de estar, estas personas son muy difíciles de desenganchar de tu vida del todo porque son muy tenaces y persistentes y no aceptan un no ni un “se acabó” tan fácilmente. Cuanto más fuerte estés psicológica y emocionalmente, más fácil será empezar el “contacto cero” y mantenerlo.

En este artículo está basado en el de Thrive After Abuse.

5 Razones por las que los Narcisistas no Pueden Intimar en las Relaciones

“El marco del estudio comparó a la narcisista con la tarta de chocolate. A corto plazo, disfrutarás esa delicia, con el paso del tiempo, te arrepentirás de habértela comido, a causa de las calorías extra que te has comido”. Susan Krauss-Whitbourne, PhD.

El Narcisismo o Trastorno Narcisista de la Personalidad se define como “un gran sentido de la grandiosidad, falta de empatía por las demás personas y una necesidad constante de admiración”.

Los Narcisistas necesitan sentir un cierto nivel de poder y superioridad sobre los demás. En lo que puede describirse como un “círculo social” superficial, sólo interactúan con gente que creen que tiene un cierto estatus y consideran especial. En un círculo más íntimo, se rodean de gente respecto a la cual se sienten superiores. Lo interesante es que exhiben un aura de confianza en sí mismos – una característica que hace que algunas personas se sientan atraídas hacia ellos- que en realidad se trata de una máscara. La mayoría son en realidad gente muy frágil.

A cualquier relación con una Narcisista no se le pueden aplicar las reglas de una relación normal porque no lo es. Las narcisistas se aprovecharán de tus actos de amabilidad, tus vulnerabilidades, buscarán lo que ellas consideran debilidades para explotarlas en su propio beneficio.

Un narcisista no puede tener una relación íntima simplemente porque la forma en la que interactúa con los demás le impide tener esa clase de conexión con otro ser humano.

Éstas son las razones.

5 Razones por las que los Narcisistas no pueden Intimar en las Relaciones

    1. No se fían de los demás

      En una relación íntima, las dos personas muestran su vulnerabilidad y esto requiere confianza. ¿Puede alguien con Desorden Narcisista de la Personalidad confiar en una compañera? No, no pueden. Esto está relacionado con su incapacidad para sentir empatía por los demás y por un miedo feroz a mostrarse a los demás como realmente son, lo que inconscientemente les lleva a cerrarse por completo emocionalmente. Son inaccesibles emocionalmente, por eso una relación con una narcisista no es realmente una relación, sino un juego de poder, control y de dominación.

    2. Siempre buscan algo a cambio 

      Para aplacar su hambre insaciable de dominación, poder y control, el narcisista victimizará a su pareja, no se lo va a pensar dos veces.

      Al principio darán para después quitarlo: afección, amor, ternura, tiemp, dinero, admiración,… Hay un despliegue enorme de atención para dar pero todo ese todo ese dar no es auténtico ni desinteresado, tiene un precio. Tras una primera fase de idealización, empezarán a quitártelo buscando devaluarte como persona. Es un juego en el que siempre quieren ganar.

      La clave es que los Narcisistas quieren algo (amor, sexo, refugio, dinero, admiración,…) no a alguien.

    3. Son expertas en buscar ángulos muertos

      Las Narcisistas son como depredadores que siempre están detrás de algo, tienen un objetivo. No ven a las personas como seres independientes sino como extensiones de sí mismas, como potenciales suministros del suplemento narcisista, que es de lo que se “alimentan” para existir.

      Debido a esto, son expertas en detectar las debilidades de los demás, para después poder apretar los botones adecuados para conseguir de las víctimas su objetivo. Si en la actualidad sospechas que interactúas con una narcisista, observa su comportamiento. Intentará obtener mucha información sobre ti muy rápido, para saber cuáles son tus “ángulos muertos”, cuáles son esos botones que te harán saltar como si tuvieras un resorte, que te hacen reactiva. Eso es lo que buscarán para ejercer control y dominación sobre ti. 

    4. Su comportamiento SIEMPRE termina siendo abusivo

      Los narcisistas tardan un cierto tiempo en quitarse la máscara que llevan puesta la mayor parte del tiempo y mostrar su verdadera cara. Una vez lo hacen, lo que hay bajo esa máscara es un comportamiento abusivo.

      Este comportamiento abusivo se convierte en abuso psicológico y verbal y a veces también físico y sexual. Normalmente la palabra abuso va asociada al abuso físico o al abuso sexual. En realidad, la forma más común de abuso entre los narcisistas es el abuso psicológico y/o emocional.

      Ese abanico de comportamiento abusivo puede ir desde un sutil “bueno, la verdad es que ese vestido te quedaba mejor hace cinco años” pasando por “la verdad es que a veces eres un poco infantil” a un directo y extremo “estás loco” o “eres bipolar”.

    5. No hay un “nosotros”

      Peg Streep contesta en Psychology Today, a la pregunta “¿Puede una narcisista volverse más empática?” Según esta profesora de Filosofía y Género, Mujeres y Estudios de Sexualidad en la  Universidad Gustavus Adolphus en Minnesota “La falta de empatía de la narcisista es clave para entender porqué, cuando estás con una, hay una percepción de que ella no está ahí contigo”.

      Sin empatía una persona permanece como en una cápsula de plástico, sin ser capaces de conmoverse por los sentimientos o el sufrimiento de otros. La empatía es un pre-requisito (como lo son la vulnerabilidad y la confianza) en una relación. La mayoría de los estudios centrados en la correlación narcisismo-relación han llegado a la conclusión de que las narcisistas no pueden tener una relación de pareja sana.

    6. Es (probablemente)imposible

      En la obra “El Sueño de una Noche de Verano” Shakespeare escribe “El devenir de un amor verdadero nunca se desarrarrolló fácilmente”.

      En lo que atañe a un narcisista, la relación nunca tendrá amor verdadero y nunca se desarrollará fácilmente. Todas y cada una de las demostraciones de cariño no son fines en sí mismos sino medios para conseguir un fin. Ese fin es el que determina el narcisista. En este caso, como estamos hablando de relaciones sentimentales, probablemente se trate de amor o sexo, pero también suelen ir detrás de dinero, admiración, refugio, atención,…

La víctima quizás pueda pensar que está “en el devenir” de un amor verdadero, pero esto es porque aún no ve (o sí que lo ve pero debido a la disonancia cognitiva consigue justificarlo) las demostraciones desequilibradas de manipulación, abuso, dominación y control por parte de la narcisista.

Si estás en una relación con una persona y sientes que algo de lo contado aquí se aplica, mejor pon un poco de distancia y perspectiva y determina si la relación en realidad es sana para ti. Cuanto más tiempo pasas en una relación con un narcisista, más difícil es terminar con la relación. Se trata de personas que no saben soltar, muy tenaces y que no admiten un “no” por respuesta.

30 Signos de Abuso Emocional

De todos los diferentes tipos de abuso, no hay nada peor que los resultados del abuso emocional sobre la autoestima. En situaciones de abuso emocional, aunque puede que no haya ninguna prueba física del abuso (por eso lo llaman la herida invisible) sus efectos pueden ser enormemente perjudiciales.

Como las tácticas usadas por el/la abusador(a) son más inteligentes y evasivas que las del abuso físico, la víctima no es totalmente consciente del daño que se le está haciendo. Si se trata de un comportamiento constante en una relación, es posible que la víctima desarrolle mecanismos de defensa para luchar contra el dolor que le produce. Antes o después, son proclives a presentar síntomas de depresión, ansiedad severa o incluso Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo.

El abuso emocional (también conocido como abuso psicológico o “agresión verbal crónica”) puede ser definido como cualquier acto que aísla o confina a una persona, incluido el uso de la intimidación o la humillación o cualquier otra acción que cause daño a la autoestima de la víctima.

30 Maneras de Reconocer el Abuso Emocional

  1. Los abusadores(as) emocionales intentan humillarte o meterse contigo cuando estáis en grupo con amigos.
  2. Las abusadores(as) emocionales no tienen en cuenta tus necesidades ni tus opiniones.
  3. Las abusadores(as) emocionales hacen comentarios sarcásticos y ofensivos sobre ti para avergonzarte o hacer que sientas vergüenza de ti mismo.
  4. Los abusadores(as) emocionales intentar culparte a ti de su abuso emocional por ser demasiado “sensible”.
  5. Las abusadores(as) emocionales intentan infantilizarte, esto es, tratarte como si fueras un niño.
  6. Los abusadores(as) emocionales intentar castigarte por cualquier cosa (aunque sea muy pequeña) que no haces las cosas de la manera que ellos querrían.
  7. Se comportan como si siempre necesitases pedirles permiso para ir a algún sitio o hacer cualquier cosa.
  8. Las abusadores(as) emocionales intentarán controlar tus finanzas: cuánto dinero ganas, en qué lo gastas, si ahorras o no,…
  9. Los abusadores(as) emocionales se cargarán tus objetivos y sueños, harán de menos tus éxitos y, en general, te criticarán sobre prácticamente cualquier cosa.
  10. Las abusadores(as) emocionales nunca admitirán que tienes la razón, ya que para ellas, su palabra es la ley y si les llevas la contraria, es que te equivocas.
  11. Su actitud no verbal es intimidatoria, ya que nunca te verán como a un igual, sino por debajo, no son capaces de ver a los demás como iguales.
  12. Los abusadores(as) emocionales a menudo te echan en cara de una forma muy evidente tus errores.
  13. Las abusadores(as) emocionales de vez en cuando te acusan de cosas que no son verdad. Esto es una forma de “gaslighting “.
  14. Los abusadores(as) emocionales no son capaces de aguantar las críticas, por lo que intentarán volverlas contra la persona que se las hace.
  15. Las abusadores(as) emocionales no toleran que no se les respete, pero en realidad no hacen nada para ganarse ese respeto.
  16. Los abusadores(as) emocionales siempre se inventan excusas para justificar su comportamiento y nunca sienten culpa por su comportamiento. Hacen esto a través del mecanismo neurótico de defensa de la proyección.
  17. Las abusadores(as) emocionales saben cuáles son tus vulnerabilidades y son expertas en tocar esos botones para conseguir reacciones en ti.
  18. Los abusadores(as) emocionales intentan hacerte pensar que tú eres el origen de todos sus problemas y males. Esto en realidad es al revés, eres tú quien aguanta su vomitona habitual de protestas y quejas por todo.
  19. Las abusadores(as) emocionales te llaman cosas todo el tiempo pero no aceptan que tú te dirijas a ellas en ese mismo lenguaje.
  20. Los abusadores(as) emocionales normalmente no están emocionalmente disponibles para ti. Sin embargo, tú tienes que estarlo siempre para ellos.
  21. Cuando necesitan tu atención, te pinchan o se vuelven pasivo-agresivas, como niñas.
  22. Su actitud hacia ti es completamente apática, no tienen ningún tipo de empatía, sólo les interesa lo que les das.
  23. Los abusadores(as) emocionales le dan la vuelta a la tortilla, victimizándose a sí mismos, intentando que creas que eres tú el que abusa.
  24. Las abusadores(as) emocionales te harán entender de forma sibilina y sutil que te abandonarán para hacerte sentir miedo a que te dejen.
  25. Los abusadores(as) emocionales no entienden ni se preocupan sobre cómo te sientes.
  26. Las abusadores(as) emocionales intentan socavar tu individualidad intentando hacerte sentir que eres una parte de ellas.
  27. Los abusadores(as) emocionales esconden información importante sobre ellos como una forma de controlarte.
  28. Las abusadores(as) emocionales no tienen ningún sentido de la confidencialidad, contarán intimidades tuyas a otra gente.
  29. Los abusadores(as) emocionales nunca reconocen que su comportamiento es abusivo.
  30. Otra forma de controlarte es la de hacerte amenazas solapadas y comentarios turbios y poco apropiados.

Si estos signos de abuso emocional son familiares para ti, estás siendo víctima de abuso emocional. Darte cuenta y reconocerlo (la negación es un mecanismo de defensa) es lo que hará que empieces a recuperar el control de tu vida y que finalmente empieces a sanar.

Fuente: thinkinghumanity.com