El “Splitting” o Pensamiento Blanco/Negro

¿Qué es el “Splitting”?

El término psicológico en inglés es “splitting” pero en castellano se le conoce como pensamiento todo/nada, amor/odio, nosotros/ellos, y más comúnmente, pensamiento blanco/negro.

Pero ¿qué es el “splitting”? Es la inhabilidad para ver la dicotomía entre los aspectos positivos como negativos de nuestros pensamientos, normalmente asociados a lo que pensamos de los demás. Todo es bueno o malo, no hay término medio. Todos los pensamientos están polarizados. Mi vida es absolutamente terrible o completamente increíble, nada en el medio.

No hay nada intencional en el “splitting”, es una respuesta automática a emociones intensas y/o desreguladas. Es un mecanismo natural de defensa que tienen todas las personas en su infancia.

El “splitting” es una de las razones por las que pasamos de una forma tan rápida de la idealización a la devaluación, y que puede dar lugar a patrones de relaciones inestables y caóticos.

No se trata sólo de los otros sino que las personas que hacen “splitting” también se aplican a ellas mismas estos criterios tan estrictos. Muchas veces “Soy una mala persona” es un pensamiento sobre nosotrxs mismxs que realmente pensamos que es real. Esto contribuye a una perturbación en la identidad y a una autoimagen pobre. El “splitting” también contribuye a frecuentes cambios de humor, ya que suponen bascular entre todo bueno/todo malo.

¿Cuándo se origina el “Splitting”?

Mediante el “splitting” el niño/la niña ve a su madre/padre, dependiendo de su comportamiento, como completamente bueno o completamente mala, lo cual le permite proyectar en ella/él todo lo malo que se le hace y así defenderse emocionalmente del dolor que el padre/madre le está causando.

Hasta aquí todo es normal. Sin embargo, si el padre/la madre de un(a) niñx es disfuncional, es decir, se comporta de forma fría, tiene rabia hacia el/la niñx, su comportamiento es impredecible,…  puede dar lugar a que el/la niñx haga mucho más splitting que otrx niñx emocionalmente sanx para defenderse del comportamiento abusivo. El problema viene cuando el/la niñx no puede dejar atrás el “splitting” como mecanismo de defensa y éste se convierte en un obstáculo en su desarrollo que arrastran cuando son adultos.

Un adulto cuando hace “splitting” tiene una especie de click en su cerebro que hace que en determinadas circunstancias (cuando se siente abandonado, traicionado, cuando discute con su pareja, cuando se siente rechazado, …) se “desconecta” de sus sentimientos hacia esa persona, pasando del blanco al negro en un segundo. Esto explica la falta de empatía hacia su pareja.

Hacen una disociación de sus sentimientos positivos cuando están experimentando los negativos y viceversa, viendo a su pareja (como veían de niños a su padre/su madre) como completamente buenx o malx. Es algo similar a cuando un(a) niñx de unos tres o cuatro años tiene una rabieta tremenda.

Se trata de un mecanismo de defensa inconsciente. Es decir, la persona que hace “splitting” frente a quien en realidad intenta defenderse sin ser consciente de ello es frente al padre/madre disfuncional que la trató mal en su infancia y, como adultos, ponen en ese lugar emocional a su pareja.

Las parejas de las  personas que hacen splitting las describen como “alguien con un comportamiento a lo Jeckyll y Hyde”. En un momento concreto actúan como si todo fuera perfecto y como si su pareja fuera el amor de su vida, pero algo cambia, hay un click y en lugar de Romeo/Julieta aparece una persona cruel, sin empatía y amenazante.

El “splitting” es una característica de personas con rasgos narcisistas, psicópatas o sociópatas, también de personas con trastorno borderline. Es frecuente también en supervivientes de relaciones abusivas. En este último caso el “splitting” con seres queridos no suele consistir en una falta de empatía con su pareja a lo largo de una relación sino en dejar esa relación y desconectarse de ella de forma rápida y sin remordimientos. Se desconectan, es como encender y apagar un interruptor.

Todos ellos tienen algo en común, aunque todavía no se ha probado que ésta sea la única causa: haber sufrido abuso psicológico y/o emocional en su infancia.

Tratamientos para el “Splitting”

  • Si sospechas que puedes padecer de “splitting”, obsérvate cuando pronuncias palabras como “siempre”, “nunca”, “odio” o “malo”, pueden ser señales de que estás haciendo “splitting”. Cuanto más consciente seas de ello, es más fácil será dejar de hacerlo.
  • Hay un tratamiento para el “splitting” denominado Terapia de Comportamiento Dialéctico (DBT por sus siglas en inglés). “Dialéctico” significa la integración de los opuestos, entendiendo que dos cosas aparentemente opuestas pueden ser ciertas al mismo tiempo. Esta terapia y sus métodos ayudan a las personas a encontrar de forma más fácil un equilibrio entre los dos extremos.
  • La terapia Gestalt, con su trabajo sobre las polaridades, incide sobre lo mismo. La integración consiste en que la persona acepte sus dos polaridades (fuerte vs frágil, cálido vs frío,  complejo vs simple) de forma natural y se acepte entendiendo que es ambas y que éstas no son contradictorias entre sí sino complementarias.

Fuente: themighty.com

Anuncios

Cómo divorciarse de un(a) Psicópata (y Mantener tu Salud Mental)

Pasar por un divorcio puede ser descorazonador, frustrante y enormemente devastador. Pasar por un divorcio con un(a) psicópata o narcisista es todo eso más un nivel de atravesar el infierno.

¿Por qué?

Porque estás tratando con un ser humano completamente impredecible que no tiene remordimientos, ni empatía  ni consciencia de lo que realmente hace. Pero no tiene porqué ser una pesadilla. En este artículo te cuento la experiencia de una persona que se divorció de un(a) psicópata adoptando ciertas técnicas que marcaron la diferencia.

Mientras que una persona “normal” entiende que las alteraciones vitales que suponen un divorcio (de finanzas, estilo de vida, afectación de lxs hijxs,…) un(a) psicópata sólo ve el divorcio de una manera: un juego. Un juego en el que él/ella quiere ganar. Para él/ella es divertido porque se alimenta de la devastación emocional del otro. En realidad no le importan el dinero, las propiedades o lxs niñxs. Sólo quiere ganar en el juego y hacerte muy infeliz durante el proceso.

El/la psicópata tiene un rango emocional extremadamente limitado. Es un(a) expertx en causar destrucción emocional y financiera. Una vez tengas claro que él/la psicópata no está emocionalmente involucradx en el proceso (sólo en ganar), puedes empezar a jugar con cuidado a su propio juego. Aquí tienes algunos consejos probados  y de primera mano para mantener tu sanidad mental mientras te divorcias del/de la psicópata.

  1. No Participes – con una Salvedad

    Cuando esta persona empezó a divorciarse de su ex, leyó cada artículo que pudo encontrar sobre narcisistas y psicópatas. Todos ellos aconsejaban no participar, no alimentar el drama, echarse las cosas a la espalda lo máximo posible. Mientras que esta persona estaba completamente de acuerdo con estos consejos, lo que hizo fue modificarlo sólo un poco: de vez en cuando, le tiraba una golosina para su ego, para hacerle pensar al/a la psicópata que era él/ella el que tenía el control. Esto es lo que quiere – sentirse con el control y deleitarse de tu angustia – y eso es lo que hizo para librarse del/de la psicópata de la forma más rápida e indolora posible, darle lo que quería.

    Cuando tratas con un(a) psicópata estás tratando con una persona desequilibrada, por ello, este consejo que te doy es no es el más sano mentalmente. Sólo es estrategia para poder jugar al mismo juego y estar lo más tranquilx posible y salir cuanto antes de la situación. Se trata de gestos a muy pequeña escala. Por ejemplo, un mensaje en el que muestras lo mal que te sientes por él/ella. Déjale pensar que gana y así serás tú quien gane terreno.

    Este método funcionó para esta persona, ya que su psicópata se deleitaba con el dolor emocional. Sin embargo, hay ciertas situaciones, como por ejemplo si sientes que estás en peligro inminente, en las que hacer el “contacto cero” es absolutamente necesario.

  2. Documéntalo todo

    Vivimos tiempos en los que casi toda la comunicación se hace a través de mensajes, mails, Facebook, Whatsapp, y otras redes sociales. Obtén una ventaja de esto y toma capturas de pantalla de todo lo que podría ser importante en un juzgado. Si puedes probar que sus palabras no concuerdan con sus acciones o viceversa, captúralo. Si miente de forma muy patente, captúralo. Si te amenaza de cualquier manera, captúralo. Si presenta un carácter/comportamiento indeseable, captúralo. Captúralo todo.

    Ya que un(a) psicópata es extremadamente encantador(a) y creíble en persona, por no mencionar el despliegue de drama que pueden hacer en un juicio, tener estas capturas podría acabar siendo crucial para mostrar al/a la juez(a) qué clase de persona es en realidad.

    Ten en cuenta que he dicho “mostrar” en lugar de “decir” o “explicar”. Cuanto más puedas probar una falta de empatía/consciencia/moral en el carácter y cuanto menos utilices las palabras “psicópata”, “narcisista” o “sociópata”, mejor. Puede parecer frustrante tener que hacer esto, pero lxs jueces/juezas oyen mucho estas palabras arrojadas por las partes que se están divorciando de forma  habitual, por lo que no se las toman en serio. Es mejor que la evidencia de las pruebas que presentes hablen por sí mismas.

  3. Sé aburridx

    Éste es parecido al primer punto de no participar, pero tiene  que ser elaborado porque es un componente crucial no sólo durante el proceso del divorcio sino también para tu futura felicidad. Te enviará mensajes dramáticos. Te provocará sin venir a cuento. Si no tiene mucho suministro narcisista (para su ego), pulsará tus teclas emocionales con la esperanza de remover el drama. Se alimenta del drama, la rabia y causándote un daño emocional. Tienes que mostrarle que no le vas a alimentar el ego para que tenga claro que tiene que buscar otro suministro, el tuyo se ha secado.

    Esto supone más que simplemente no responder (excepto, una vez más, para dejarle pensar que gana en el juego de vez en cuando). Esto significa ser aburridx en todas las facetas de la vida. No postees en las redes sociales. No confraternices ni cotillees con amigxs comunes. Dile a tus amigos cercanos y a tu familia que sean aburridos también y no interactúen con él/ella de ninguna manera.

    Sí, ya sé que es difícil y duro, pero tienes que tener en cuenta que estás tratando con un(a) psicópata. Una persona impredecible, que nunca reaccionará de la forma que esperas, que tiene una guerra abierta contigo y que se comporta como un(a) niñx heridx que quiere hacer el mayor daño posible.

Durante este periodo de tiempo, busca tu sistema de apoyo en la familia y lxs amigxs cercanxs y confía y apóyate en ellxs. Idealmente, consigue un(a) abogadx que entiende y/o ya ha llevado casos con personas con este tipo de desórdenes.

Por último, respira hondo y recuerda que al final llegarás al final de esto y encontrarás la felicidad, mientras que el/la psicópata nunca lo hará.

Este artículo está basado en el original de scarymommy.com

Técnicas de Manipulación que Utilizan las Psicópatas

De acuerdo con el psiquiatra George K. Simon, autor del famoso libro “In Sheep´s Clothing”, la manipulación psicológica exitosa supone que el/la manipulador(a):

  1. Esconde comportamientos e intenciones agresivas.
  2. Conoce las vulnerabilidades psicológicas y emocionales de la víctima para determinar qué tácticas son las más efectivas.
  3. Tiene el nivel suficiente de crueldad para no sentir culpa sobre el daño que le puede causar a la víctima.

Por ello, la manipulación es un comportamiento que normalmente es encubierto: relacional agresivo o pasivo-agresivo. A continuación, hago una exposición de las técnicas de manipulación más comunes. A lo largo de todo el artículo hablo del/de la psicópata porque es el tipo de personalidad más proclive a utilizar estas tácticas, pero también las usan las sociópatas y narcisistas. En realidad, casi todos los seres humanos podemos llegar a ser manipuladoras de una forma u otra. Las técnicas que aquí se describen son específicas de personas con una patología, que las usan de forma habitual para dañar, explotar, usar,… a otras personas.

Técnicas de Manipulación de los Psicópatas

Mentira

Es difícil decir si alguien te está mintiendo en el momento en el que lo hace. Sin embargo, muchas veces la verdad sale a relucir cuando ya es demasiado tarde. Una manera de minimizar las posibilidades de que te mientan es entender que hay algunos tipos de personalidad (sobre todo los psicópatas) que son expertos en mentir, haciéndolo de forma frecuente y muchas veces de forma sutil. Te mentirán mirándote a los ojos, sin pestañear. Una forma de detectarlo es ver esa frialdad desconectada en sus ojos, como de robot. Los ojos es la única parte del cuerpo con la que el ser humano no puede mentir.

Mentira por omisión

Es una forma muy sutil de mentir, ocultando una parte significante de información que, de saberse, haría que el otro modificase su comportamiento y su forma de interactuar con el/la psicópata. Esta técnica es usada en la propaganda.

Negación

El/la psicópata se niega a admitir que ha hecho algo malo.

Racionalización

Una excusa que el/la psicópata pone para justificar su comportamiento inapropiado. La racionalización está muy ligada a generar confusión.

Minimización

Es un tipo de negación combinada con racionalización. El/la psicópata afirma que su comportamiento no es tan dañino o irresponsable como otra persona le sugiere, por ejemplo, decir que un insulto en realidad era sólo una broma.

Inatención o atención selectivas

El/la psicópata se niega a prestar atención a cualquier cosa que no le interese, diciendo frases como “No quiero oír eso” “Ahora no tengo tiempo” o “No quiero volver a hablar de eso”, esta última a pesar de que el tema no ha sido tratado nunca antes.

Distracción

El/la psicópata no da una respuesta clara a una pregunta clara y en lugar de eso se va por las ramas, dirigiendo la conversación deliberadamente hacia otro tema.

Evasión

Similar a la distracción pero dando respuestas irrelevantes, vagas, incoherentes, palabras vacías.

Intimidación encubierta

El/la psicópata obliga a que la víctima adopte una postura defensiva mediante el uso  (sútil, indirecto o implícito) de amenazas veladas.

Activación de la culpa

Una clase especial de intimidación. El/la psicópata sugiere a la víctima que él/ella no se preocupa lo suficiente o es demasiado egoísta o lo ha tenido demasiado fácil en la vida. Esto suele generar en la víctima sentirse mal, manteniéndola en un estado de ansiedad, en la duda sobre sí misma o en una posición sumisa.

Avergonzar

El/la psicópata utiliza el sarcasmo y el menosprecio para aumentar el miedo y la duda respecto de sí misma en la víctima. Las manipuladoras utilizan esta táctica para hacer que los demás se sientan poco valiosos y así necesitarles. Esta técnica puede ser muy sutil, como una mirada atemorizante, un tono de voz desagradable, comentarios retóricos, sarcasmo sutil. Las manipuladoras pueden hacer avergonzar a una persona que se ha atrevido a retarles (muchas veces este “reto” está en su imaginación, sin que en realidad haya ninguna intención de esto por parte de la víctima). Es una forma efectiva de forjar un sentimiento de inadecuación en la víctima.

Jugar el papel de la víctima

El/la psicópata se retrata a sí mismo como la víctima de las circunstancias o del comportamiento de otra persona para ganarse la simpatía, lástima o compasión de la víctima.  A la gente empática le cuesta mucho ver a alguien sufrir sin ayudarles, así el/la manipulador(a) lo tiene más fácil jugando ese papel para después solicitar colaboración por parte de la víctima.

Difamación

Más que cualquier otra, esta táctica es un medio poderoso para poner a la víctima a la defensiva mientras que simultáneamente el/la psicópata tapa su maniobra agresiva.

Jugar el papel del/de la sirviente

Encubrimiento de una agenda de interés personal disfrazado de servicio a una causa más noble, por ejemplo, un artista que está pintando un cuadro que tiene pocas expectativas de que ninguna galería de arte lo exhiba y dice que lo quiere exponer en los centros cívicos para “acercar el arte al ciudadano”.

Seducción

El/la psicópata utiliza el encanto, los halagos, la adulación, o el apoyo hacia la otra persona de una manera exagerada para que baje las defensas y confíen en él/ella y le sean leales.

Proyección de la culpa 

El/la psicópata manipula haciendo de otra persona su chivo expiatorio, muchas veces de una forma sutil, que sea difícil de detectar.

Fingimiento de inocencia

El/la psicópata intenta dar a entender/sugerir que el daño causado ha sido sin una intención concreta o que no han hecho algo de lo que se les acusa. El/la manipulador(a) puede fingir una cara de sorpresa o de indignación. Esta táctica hace que la víctima se cuestione su propio juicio y posiblemente su sanidad mental.

Fingimiento de confusión

El/la psicópata se hace el/la tonto, fingiendo que no sabe de lo que la otra persona le está hablando o que está confuso sobre una cuestión sobre la que se le pregunta.

Exhibición de la ira

El/la psicópata utiliza la ira para mostrar intensidad emocional para asustar a la víctima y que se vuelva sumisa. “Sube el volumen” de la emoción para asustar.

“Ocultar información es la esencia de la tiranía. El control del flujo de información es la herramienta de una dictadura”. Bruce Coville.

 

Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo

El Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo es la forma más severa de desorden de estrés post-traumático. Las cinco características que lo definen como el síndrome de un trauma son las siguientes: flashbacks emocionales, vergüenza tóxica, abandono de uno mismo, un crítico interno muy duro y ansiedad social.

Los flashbacks emocionales son quizás la característica más salientable del CPTSD (por sus siglas en inglés). Los supervivientes de padres/madres disfuncionales (narcisistas o psicópatas la mayoría) son extremadamente susceptibles a dolorosos flashbacks emocionales.

Los flashbacks emocionales son repentinas y a veces prolongadas retrocesiones  en el tiempo, a los abrumadores estados del sentimiento de ser un(a) niño abusado/abandonado. Estos estados suelen incluir miedo, vergüenza, alienación, ira, pena y depresión. Es importante entender que los flashbacks emocionales, como casi todo en la vida, no son una cuestión de todo o nada. Su intensidad puede variar de sutil a muy intensa. También pueden variar en su duración, cubriendo desde minutos a semanas, estos últimos deveniendo en lo que muchos terapeutas llaman una regresión.

Lista de síntomas comunes del Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo de las supervivientes de Abuso Narcisista

Es posible que las supervivientes no los experimenten todos. Las variaciones de los mismos son comunes. Los factores que afectan a esto es el tipo de respuesta defensiva al trauma que hayas desarrollado y tu patrón de abuso/negación en la infancia.

Flashbacks Emocionales

Lo que experimentan los supervivientes durante un flashback emocional es lo que se llama “secuestro de la amígdala”. La amígdala se encuentra en el sistema límbico, la parte del cerebro que regula las emociones. Entre sus funciones, está la de alertar de un peligro. Cuando hay un secuestro de la amígdala, lo que ocurre es que ante dicha situación que al/a la superviviente le parece peligrosa, la amígdala aumenta de tamaño “secuestrando el cerebro”, ya que los bajos niveles de cortisol (el sistema está agotado, en la infancia se agotó), y la función a la baja del neocórtex (esta parte racional del cerebro se queda como en “off”) hacen que la amígdala provoque oleadas de noradrenalina y adrenalina, resposables del flashback emocional.

Cuando las supervivientes experimentan un flashback emocional, su subconsciente, que no entiende de tiempo, las retrotrae a una situación de abuso/negación emocional de su infancia y les hace revivir esa escena emocionalmente en su cerebro como si no hubiese pasado el tiempo. Se sienten exactamente igual que en su infancia, en peligro e indefensas. Síntomas de un flashback emocional son sentirse pequeña, indefensa y defectuosa.

Situaciones en las que las supervivientes experimentan flashbacks emocionales suelen ser, entre otras, cuando alguien les dice que han cometido un error (tienen la fantasía de que tienen que ser perfectas para que las quieran), alguien se ríe o se burla de ellas, les grita o les habla sin respeto o de forma humillante, las critica (aunque se trate de cuestiones mínimas y que son verdad).

Un Tirano Interno y/o un Crítico Externo

Ese tirano y/o crítico son en realidad las voces del padre y/o madre del/de la superviviente, que están tan internalizadas que se han vuelto propias. Este tirano y crítico hace que los supervivientes sean exigentes, crueles (consigo mismos y con los demás) y poco compasivos. Una de las claves para la recuperación es recuperar esa compasión, tanto hacia uno mismo como hacia los demás.

Vergüenza Tóxica

La vergüenza, que sienten de forma desproporcionada y por casi todo lo que hacen, está relacionada con la culpa que durante su infancia les echaban encima con todo su peso sus padres (padre o madre o los dos) narcisistas.

La vergüenza es culpa vuelta contra uno misma. Parte de la recuperación para los supervivientes consistirá en devolver esa culpa a quien corresponde: a sus padres que la implantaron en ellas de forma injusta.

Autoabandono

No ayudarse a uno mismo, no apoyarse a uno mismo, no creer en uno mismo; descuidar el aseo personal, la apariencia física, la alimentación, el ejercicio saludable.

Ansiedad Social

Muchas supervivientes no se sienten seguras en situaciones sociales con otras personas a las que no conocen, se sienten en peligro, en un constante estado de hipervigilancia.

Sentimientos de Soledad y Abandono

Muchos supervivientes tienen problemas para relacionarse con los demás y aún haciéndolo, se pueden llegar a sentir muy solos aunque estén rodeados de gente.

El abandono es una herida de infancia profunda para ellos debido a la negación severa sufrida durante años por sus padres. Es muy frecuente que se sientan abandonados en situaciones en las que la gente “normal” no se sentiría: cuando un(a) amigo se va a otra ciudad, empieza con una pareja, cuando no son el objeto constante de atenciones,…

Autoestima Frágil

Personas muy guapas y atractivas que se ven como en un espejo de feria, deformadas. Muchas supervivientes, que han conseguido muchos éxitos profesionales, siguen sintiendo que “no valen para nada”. Cualquier pequeña crítica la sobredimensionan, se la toman como un ataque feroz.

Desorden de Apego

Muchos supervivientes sufren de apego inseguro, evitativo o desorganizado en sus relaciones porque crecieron con al menos un progenitor disfuncional, que no estableció con ellos un vínculo afectivo saludable y nutriente para ellos.

Detenciones en el Desarrollo

Muchas de los supervivientes se sienten como en un bucle en uno o varios aspectos de sus vidas. No hay ni una progresión ni un avance, sino más bien la repetición de un patrón.

Dificultad en las Relaciones

Dificultades para confiar en los demás, para comprometerse, para mostrar su vulnerabilidad, para poner límites y decir “no”, para tener intimidad con otras personas.

Cambios de Humor Radicales

Es típico en los supervivientes tener cambios de humor muy bruscos que pueden rozar la ciclotimia, hay una desregulación bioquímica en su cerebro que produce este desequilibrio.

Desencadenamiento de la respuesta Vuelo/Lucha

En este post  se explican un poco más los cuatro tipos de respuesta que adquieren los supervivientes para lidiar con el trauma: las 4 Fs.

Hipersensibilidad a Situaciones Estresantes

Todas las supervivientes han estados sometidos a una situación de estrés y peligro continuado durante años en su infancia, esto provoca que tengan una hiperactivación del sistema simpático. El sistema parasimpático regula las actividades que hacen recuperar la energía del cuerpo en los momentos de descanso. Es un sistema de conservación y recuperación de la energía. El sistema simpático prepara al organismo para las situaciones de emergencia. Está relacionado con procesos que requieren de gasto de energía, se ve estimulado por emociones como el miedo, la vergüenza o la ira. Las supervivientes sufrieron una hiperestimulación del sistema simpático en su infancia, por lo que éste se activa con más facilidad que con las “personas normales” ante situaciones de estrés.

Ideaciones Suicidas (Activas o Pasivas)

Muchos supervivientes, hasta que inician su recuperación, tienen pensamientos radicalizados a lo blanco/negro y muy catastróficos (no hay esperanza, ni fe, ni confianza). Se sienten atrapados en sus propias vidas, igual que en la infancia ante el abuso/negación perpetrado durante años por sus padres narcisistas.

Esto les lleva a tener ideas suicidas como escape metal a su situación. La mayoría de ellas son pasivas, es decir, es un recurso mental para escapar de una situación dolorosa sin que llegue a tener consecuencias en la realidad. Sin embargo, sí que hay casos de víctimas que han llegado a suicidarse a causa del abuso narcisista.

Este artículo está basado en el Capítulo 7 del libro “Complex PTSD: From Surviving to Thriving”, del psicoterapeuta estadounidense Pete Walker.

Si crees que tienes Síndrome de Estrés Post-traumático Complejo, el proceso de recuperación es posible con terapia. Pete Walker, el autor del libro en el que está basado este post recomienda la psicoterapia, la terapia gestalt y el psicodrama para revivir las situaciones traumáticas de la infancia, llorar y enfadarse por ellas y así, por fin, superarlas.

¿Tienes Una Relación Con Un Psicópata? 10 Claves Para Salir De Dudas

Las Psicópatas representan alrededor del tres por ciento de la población general y la mayoría de ellas no son asesinas en serie. Son gente como esa compañera de trabajo “listilla” que siempre parece salirse con la suya. Esa “perfecta” ex que se escapó con otro. O quizás esa chica sumamente normal que te sirvió el café esta mañana.

Las psicópatas son como tú y como yo, excepto por una gran diferencia: no tienen conciencia. Pueden hacer daño a otras personas sin el más mínimo remordimiento o sentimiento de culpa. Sentimientos como la compasión, el amor, la confianza y el perdón para ellas sólo representan debilidades que pueden explotar, grietas emocionales por las que colarse en el interior de los demás.

Para cualquiera que pase por su lado sin conocerle, un psicópata pasará para ellos completamente inadvertido. Son encantadores, amistosos y divertidos. Pero aquéllos que tienen el infortunio de estar cerca de un psicópata (esto normalmente no es casual, si entablamos una relación con u psicópata suele ser porque hemos tenido un padre o madre narcisista o psicópata en algún grado del espectro), lo que empiezan a vivir con esta persona es una pesadilla. Lo que empieza como un cuento de hadas se transformará lentamente en un juego psicológico y un caos incomprensible.

Si has llegado hasta este blog, quizás te estés preguntando si alguien a quien tú conoces o tú mismo estás envuelto en una relación con un psicópata. Si estás en esa situación, aquí tienes 10 signos que delatan que así es, de acuerdo con miles de supervivientes encuestados en la comunidad de apoyo online Psychopath Free.

10 Señales de que estás Saliendo con un Psicópata

  1. Te enganchan con la idealización, el bombardeo de amor y el flirteo

    Cuando conoces a un psicópata, las cosas se mueven súper rápido. Te dicen lo mucho que tienen en común contigo – lo perfecta que eres para ellos. Como un camaleón, hacen de espejo de tus esperanzas, sueños e inseguridades para formar un vínculo inmediato de confianza y emoción. Inician la comunicación constantemente y parecen estar fascinados contigo y absolutamente todo lo que tú eres. Si tienes un perfil en Facebook, es probable que lo llenen de canciones, halagos, poemas y bromas que sólo vosotros dos entendéis.

  2. Van a la caza de tus emociones con anécdotas para despertar simpatía y con historias para inspirar lástima

    En seguida encontrarás un rincón tierno en tu corazón para ellos.  Algunos parecen monos e inocentes al principio. Otros súper encantadores y amables. Es probable que mencionen a su ex abusivo que todavía está enamorado de ellos. Dirán que todo lo que siempre han querido es un poco de paz y calma. Dirán que odian el drama. Pronto descubrirás que hay más drama alrededor de ellos que cualquier otra persona que hayas conocido antes.

  3. Te envolverán en sus propias versiones de “triángulos de amor”

    Una vez estés enganchado, empezará la triangulación. Se rodean de antiguos amantes, potenciales parejas y cualquiera que les proporcione atención. Esto incluye a gente sobre la que la psicópata ya te haya dicho que tú eres superior a ellas. Esto te generará mucha confusión y te hará tener la idea de que la psicópata es una persona muy solicitada por la que tendrás que competir con otras para que no te la “roben”.

  4. Distorsionan la realidad y exhiben comportamientos absurdos

    Niegan de forma patente su propio comportamiento manipulador e ignoran la evidencia cuando se les confronta. De repente son críticas y desdeñosas cuando intentas desmontar sus fantasías con hechos. En realidad, en lugar de reconocer su comportamiento inapropiado, se las arreglan para que su comportamiento siempre sea culpa tuya por ser “sensible” o estar “loco”. La gente tóxica te condiciona para que creas que el problema no es el abuso en sí mismo sino tus reacciones frente a ese abuso.

  5. Te acusan de sentir emociones que ellos provocan de forma intencionada

    Te llama celosa después de ligar de forma descarada con una ex. Muchas veces hacen esto a través de las redes sociales para que todo el mundo lo vea. Te llaman necesitada después de ignorarte de forma obvia durante días. Utilizan tus reacciones manufacturadas por ellos para atraer simpatía por parte de otras potenciales víctimas, intentando demostrar lo “histérica” que te has vuelto.

  6. Mienten de forma patológica y tienen una excusa para todo

    Siempre hay una excusa para todo, incluso cosas que no requieren de una excusa. Se inventan mentiras con mucha rapidez cualquier cosa, cosas importantes o insignificancias. Siempre están culpando a otros. Pasan más tiempo justificando su comportamiento hasta el absurdo que intentando cambiarlo en algo. Viven en un bucle. Cuando las pillas en una mentira, no muestran vergüenza ni remordimientos, incluso cuando las pillas en temas como viviendo una doble vida. Muchas veces, casi parece que les gustaría que les pillases, como retándote. Para ellas todo es una competición.

  7. Provocan celos y rivalidades mientras mantienen la apariencia de inocentes

    Al principio de vuestra relación dirigieron mucha atención hacia ti, lo cual lo hace muy confuso cuando empieza a retirarte esa atención y se la empiezan a dar a otras potenciales víctimas. Se comportan de una manera que te hace dudar constantemente sobre cuál es el lugar que ocupas en su corazón. Si son activos en las redes sociales, tentarán a sus ex, a la que previamente han puesto a parir, con canciones, fotos bonitas y bromas que sólo ellos entienden.

  8. Absorben tu atención y socavan tu autoestima

    Después de regalarte una enorme y constante atención y admiración, de repente parecen estar completamente aburridas contigo. Te tratan con indiferencia y se molestan si tú pretendes continuar la relación apasionada que ellas crearon. Empiezas a sentirte como una comparsa y no como una compañera.

  9. Exhiben un egoísmo infantil y una abrumadora sed de atención

    Se alimentan de tu energía y básicamente te van consumiendo la vida (por eso se les conoce también como vampiros emocionales). Su demanda de atención es insaciable, como la de un niño. Al principio te hicieron pensar que tú eras la única persona que podía hacerles felices. Ahora te hacen sentir como si cualquier otra persona pudiese sustituirte. La verdad de esto es que nadie puede cubrir el vacío que tiene en su interior un psicópata.

  10. No reconoces tus propios sentimientos

    Tu amor y compasión naturales se han transformado en pánico y ansiedad abrumadores. Lloras sin una razón aparente y te disculpas por todo. Casi no duermes y te despiertas cada mañana con ansiedad. No tienes ni idea de lo que ha sido de esa persona relajada, divertida y despreocupada que eras antes. Después de una relación con una psicópata, te sentirás loco, exhausto, drenado, en shock y vacío. Habrás puesto tu vida patas arriba, gastado dinero, perdido amistades, dejado trabajos, y buscarás una razón que le dé una lógica a todo eso que has ido haciendo.

Estas relaciones causan un daño de larga duración, con sentimientos de dudas de que nunca serás lo suficientemente buena. Los encuentros con psicópatas son como meterse en un agujero negro, porque no importa cuánto daño te hagan, será siempre tu culpa. Ignoran tus mejores cualidades y provocan tus inseguridades hasta que tu personalidad se convierte en algo irreconocible.

Afortunadamente, se puede sanar. El primer paso es no tener ningún tipo de contacto, esto incluye mensajes de texto, whatsapps, teléfono, e-mail, ni siquiera mirar el muro de Facebook. Es aconsejable bloquearlas. Será muy duro al principio pero mejora con el paso del tiempo. Descubrirás cómo poco a poco tu sanidad mental vuelve y el caos se disipa. Finalmente, esta experiencia se convertirá en una oportunidad para respetarte a ti mismo, poner límites y entablar relaciones más sanas en tu vida.

8 Señales De Que Estás Discutiendo Con Un Psicópata

Aunque los datos muestran que al menos un tres por ciento de la población podría ser catalogado correctamente como psicópata, muchos de ellos son personas funcionales, incluso con éxito.

La mayor parte del tiempo te resultará difícil identificar a una, pero si por lo que sea, acabas enfrascado en una discusión – o un debate aparentemente amistoso – ahí es cuando de repente se te hará obvio con quién estás hablando en realidad.

8 Signos Claros de que con Quien estás hablando es un Psicópata

  1. Mentiras Patológicas

Cuando la conversación gira en torno a los eventos y vivencias pasadas de esta persona, te encontrarás con una ola de mentiras, negación y fantasía que no tiene absolutamente nada que ver con la realidad tal y como tú la conoces.

Negarán que han hecho las cosas mal, culparán a otros, te dirán que no les estás entendiendo, y utilizarán todo tipo de humo y espejos para proyectar su propia versión de los hechos.

Incluso cuando les des pruebas que evidencian de forma clara la verdad, te lanzarán más mentiras para desorientarte hasta el punto de que ya desconfíes de tu propia percepción.

  1. Rechazo a Asumir la Responsabilidad

Utilizan la proyección como mecanismo de defensa para evitar cualquier responsabilidad sobre sus actos. Siempre le echarán la culpa de sus acciones a otras personas.

No importa lo grande o pequeña que sea la cuestión. Negarán cualquier responsabilidad porque esto podría menoscabar la grandiosa visión delirante que tienen de sí mismas.

  1. No admitir Nunca Que La Otra Tiene la Razón

No importa lo bien fundamentado que esté tu argumento, o lo claro que dejes un punto o un hecho, una psicópata nunca reconocerá que quizás, aunque sea un poco, tú tienes la razón.

Rechazarán concederte hasta el gesto más ínfimo de concesión. Al contrario, utilizarán información falsa y detalles irrelevantes para infundir confusión sobre lo que has dicho y darle la vuelta para poder mantener la superioridad.

  1. Enfoque y Tono Condescendientes

Los psicópatas, cuando les conviene, pueden ser capaces de una forma bastante increíble de mantener su exterior tranquilo y sereno. Pueden estar tranquilos cuando tú estás perdiendo la compostura, y cuando finalmente llegas a tu límite y reaccionas con ira, lo utilizan para denostarte por ello.

Parte de sus acercamientos incluyen meterse contigo, picarte para forzar una reacción en ti. Saben exactamente lo que están haciendo: ponerte una trampa para que reacciones emocionalmente y esto les permita tener ventaja sobre ti.

  1. Lenguaje Corporal Que No Encaja Con Sus Palabras

Son maestras detectando lo que sientes, pero las psicópatas tienen problemas para traducir esto en sus propios sentimientos. Tienen empatía cognitiva, pero no empatía emocional. En otras palabras, cognitivamente son perfectamente conscientes de lo que te hacen pero emocionalmente son incapaces de sentir empatía por ti.

El resultado de esto es que pueden patinar fácilmente cuando intentan transmitir emociones que son notorias precisamente por su ausencia. Lo que les delata especialmente es su lenguaje corporal, sobre todo sus ojos, la mirada, es una mirada muy desconectada, como la de un robot, sin profundidad.

  1. Cambios de Humor Súper Bruscos

Su apariencia tranquila y calmada es una ficción como medio para controlar, una psicópata es vulnerable a cambios de humor severos y muy rápidos.

Por dentro, están muy desreguladas emocionalmente, ya que no saben gestionar sus emociones. Esto lleva a que, de repente, puedan tener ataques de ira o se vuelvan bruscos o huraños en cuestión de minutos.

Si tú  haces notar ese cambio, te harán culpable de él. Algo así como “Me he puesto así por tu culpa” para justificar su comportamiento y no responsabilizarse por sus emociones.

  1. Una Brutal Falta de Empatía 

Cuando la discusión es en torno a personas o cualquier otra criatura viviente, la posición del psicópata normalmente carecerá de todo tipo de empatía.

Quizás estéis hablando sobre el sufrimiento de personas en países destrozados por la guerra, víctimas de crímenes, o incluso la muerte de un familiar cercano, el psicópata mostrará una increíble falta de empatía hacia todas estas personas.

  1. Una Visión Fantasiosa Que No Se Corresponde Con La Realidad

A medida que hablas con un psicópata, te das cuenta de hasta qué punto tienen una visión distorsionada del mundo. Normalmente ven las cosas de forma muy diferente al resto de la gente y esta visión retorcida va a ser la base para muchas de las discusiones que tienen.

No sólo crean visiones del mundo que son puras fantasías sino que asimilan información igual de distorsionada para reforzar lo que creen.

Generalmente parecerá como una actitud de negación que se puede ver entre escépticas acérrimas, teóricas de conspiraciones y grupos por el estilo.

Si te das cuenta de que estás tratando con alguien de estas características, sólo hay una forma posible de obrar: deja de hablar, date la vuelta y aléjate. Quizás no te sientas genial haciendo algo así, pero es la única opción para preservar tu sanidad mental. Si el psicópata ya te ha considerado un potencial objetivo, cuanto más tardes en dejar el contacto, más difícil te resultará después. Son personas muy pegajosas y muy tenaces.