30 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con el/la Narcisista Abusivx (Parte 3)

  1. Soy increíble. He sobrevivido a eso y prosperaré en la vida a partir de ahora.

Transforma todo el dolor y la indignación que sientes en tu mayor bien: usa tu energía para impulsarte a alcanzar tus objetivos en la vida. El/la Narcisista forma parte de tu pasado, no de tu presente ni de tu futuro.

  1. No hago daño, y no dejo que me lo hagan.

No tenemos que ser vengativxs ni tomar represalias contra nuestras ex parejas para cuidarnos, establecer límites o llevar una vida de prosperidad. Al mismo tiempo, no tenemos que internalizar la basura de nadie más. Puedes empoderarte a ti mismx al establecer cuáles son tus límites y cumplirlos, todas y cada una de las veces. Ya sea con tu abusivx ex o un(a) nuevx conocidx, el viaje de sanación se trata de aprender a quererte, a saber lo que quieres e ir a por ello y de tener relaciones con los demás basadas en el respeto, el amor y la capacidad para poner límites de forma sana y ser asertivxs a la hora de expresarnos.

  1. Esta persona es una proyección de mi padre/madre. A partir de ahora yo cuido de mi niño/niña interior.

Vive tu vida y trata de minimizar tu concentración en lo que el/la narcisista está haciendo, a quién él o ella está viendo. Al principio te resultará difícil porque el trauma bonding es poderoso, y , aunque racionalmente tengas claro que el/la Narcisista es una persona tóxica y es mejor no tener contacto con él/ella, emocionalmente, para ti será duro dejar de verle, saber cómo está,..porque en el fondo, para tu niño/niña interior, es como separarse de papá/mamá. Pues bien, ni tú eres ya un niño/una niña, ni esa persona es tu padre/madre. Recuerda que cuanto más sanes a tu niño/niña interior, y más te ocupes tú mismx de él/ella, tus parejas serán menos parecidas a tu padre/madre y serán una proyección del adulto que tú eres hoy en día.

  1. Yo soy energía y luz y no estoy obligadx a dársela a nadie que no quiera.

Los/las Narcisistas son vampiros emocionales. Depende de ti asegurarte de que no se alimenten de ti, utilizándote como suministro narcisista mientras tú te quedas drenadx y agotadx después de una interacción con ellxs. Y sin energía para ti mismx, que la necesitas siempre, pero más que nunca durante tu proceso de sanación.

  1. No me echa de menos como persona, lo que echa de menos es controlarme y maltratarme.

Lxs ex parejas narcisistas suelen intentan jugar la carta de “seamos amigxs” porque echan de menos lo que les proporcionas. No te echan de menos a ti ni a ninguna otra víctima como las personas que son porque realmente ni siquiera pueden ver a las personas como seres humanos individuales.

Lo único que les interesa es el suministro narcisista, lo que les das. Te ven como una fuente de algo que ellxs necesitan y poco más allá. Toda la información que han recabado sobre ti no es para conocerte bien, para conectar, por amor o por curiosidad. Ha sido para controlarte, manipularte y utilizarla en tu contra cuando han querido.

Recuerda que un(a) Narcisista puede hacer hoovering años después de una ruptura, por eso es mejor el contacto cero desde el principio. Verás que cuanto más tiempo pase, más fácil será para ti mantenerlo. 

  1. No me quiere ni se preocupa por mí, se preocupan por satisfacer sus propias necesidades.

A lxs narcisistas no les importa lo que es mejor para sus ex parejas; a ellxs no les importa si lxs pueden retraumatizar potencialmente contactándoles o haciendo alarde de un nuevo suministro. Quieren satisfacer sus propias necesidades y no importa a quién hagan daño en el proceso. Regálate esta vuelta a la realidad cada vez que te encuentres idealizando al/a la abusador(a): no te quiere ni te ha querido ni se preocupa por ti, en absoluto. Si lo hiciera, te habría tratado bien. El amor se expresa en acciones, no en palabras.

  1. Cada vez que no contesto o establezco un límite, me recuerdo lo que valgo.

Eres realmente dignx, una(a) guerrerx, y no necesitas a nadie más que a ti mismx para validarte. Eres valiente, valiosx y suficiente. Reconócelo y aprópiatelo. No dejes que nadie te quite tu autoestima. Cada vez que mantienes el Contacto Cero, te das a ti mismx el mensaje de que eres dignx de una vida mejor. Continúa diciéndote a ti mismx que estás completx y eres dingx de amor tal como eres y muy merecedor(a) de la mejor vida posible que te puedas proporcionar a ti mismx. Trátate a ti mismx como si ya estuvieras completx (aunque todavía no lo sientas del todo) y un día te darás cuenta de que has integrado esta creencia. Sentir y saber que eres suficiente va más allá de una afirmación. Puede conducir al éxito más allá de tus fantasías más locas. Sólo tienes que estar receptivx a esta creencia. Invítalo suavemente a tu vida y encuentra maneras de cultivarlo todos los días hasta que esté tan enraizado en tu psique que simplemente florezca de una forma natural.

  1. Me cuido y me quiero a mí mismx.

Sé amable contigo mismo durante este tiempo. Trátate como lo harías con un(a) amigx al que quieres o un bebé o un animal herido. ¿Cómo te cuidarías? ¿Qué le dirías a alguien que quieres que está sufriendo?¿Cómo tratarías a alguien para quien quieres lo mejor? Tómate  a ti mismx de la misma manera: te mereces todo el cuida

  1. Yo soy mi mejor amigx.

Puedes tener una red de apoyo que te nutra emocionalmente, pero al final del día, Tú es el/la únicx que puede abogar por ti y tu sanación. Nadie puede hacerlo por ti. Así que apóyate, quiérete y apuesta por ti mismx, cada día. Aléjate de la tentación de que te lo ha dado el/la Narcisista. Primero, es algo que sólo tú te puedes dar a ti mismx, ninguna otra persona. Segundo, el/la Narcisista no te lo ha dado nunca y nunca te lo va a dar, por muchos que te mienta para que parezca que sí. Simplemente no te lo dará porque no lo tiene. Ni para sí mismx, ni para ti ni para cualquier otra persona.

  1. Me quiero a mí mismx. Y por primera vez en mi vida yo soy mi prioridad frente a cualquier otra persona.

El viaje hacia la sanación se trata de ti. No sobre tu ex pareja, tus amigos, tu familia, lxs vecinos o el sistema. Es posible que tu salud mental y tus necesidades se hayan resentido durante un tiempo prolongado cuando estabas en esa relación abusiva. Ahora es el momento de priorizarte, tus necesidades, tus sueños, tus deseos y lo que personalmente deseas manifestar en tu vida, aportar al mundo. Tómate este valioso tiempo para conocerte a un nivel profundo, recostruirte y decidir quién eres y qué quieres y honrar tus metas. Mereces hacer que todos tus sueños se hagan realidad. Es hora de que brilles… con toda tu luz.

Fuente: https://thoughtcatalog.com

Anuncios

La “Parentificación” consiste en tratar a un niño/niña como si fuera un adulto.

¿Qué es la Parentificación?

La parentificación es una forma de cambiar los roles, en la que se asigna inadecuadamente al niño/la niña la función de satisfacer las necesidades emocionales o físicas del padre, de la madre o de los otros hijos/hijas de la familia.

Los padres/madres narcisistas (y otros con otros trastornos de la personalidad) cargan con parte de la responsabilidad de satisfacer sus necesidades físicas y/o emocionales a uno o varios de sus hijos/hijas.

El objetivo habitual es el hijo/la hija mayor o más emocional o físicamente maduro/madura de la familia.  En algunos casos, el niño/la niña del sexo opuesto se elige para satisfacer las necesidades emocionales y físicas del padre/la madre y asumir el papel de un “cónyuge sustituto”. Estos niños/niñas “parentificados/parentificadas” se verán en la obligación de sacrificar las necesidades normales de la niñez como jugar, las amistades con los compañeros/compañeras, el descanso o la educación.

Hay dos tipos comunes de Parentificación: Física y Emocional

La Parentificación Física (también llamada Parentificación Instrumental) ocurre cuando a un niño/niña se le asigna la responsabilidad de cuidar las necesidades físicas del padre/madre y/o de los otros hermanos/hermanas. Esto puede incluir tareas como cocinar, limpiar, hacer compras, pagar facturas, administrar el presupuesto familiar, preparar a los niños/las niñas para ir a la escuela, supervisar sus tareas, administrar medicamentos o imponer disciplina a los niños más pequeños/niñas más pequeñas.

La Parentificación Física es diferente de asignar un nivel normal y saludable de las tareas domésticas a los niños/niñas, ya que implica un nivel injusto de responsabilidad y permite al padre/madre real abdicar de parte de su propia responsabilidad para el cuidado y educación de sus hijos/hijas.

También se vuelve disfuncional cuando la tarea asignada está más allá de la madurez del desarrollo del niño/niña o cuando los deberes asignados dejan poco o nada de tiempo para que el niño/niña participe en las actividades normales de la niñez.

La Parentificación Emocional ocurre cuando a un niño/una niña se hace responsable de cuidar las necesidades emocionales y psicológicas del padre/ la madre.

Esto incluye situaciones en los que el padre/la madre/ambos le cuentan intimidades sexuales al niño/la niña, discuten sobre sus propios problemas y asuntos relacionados con adultos, y lo/la usan de facto como si fuera su pareja o terapeuta sustituto/sustituta. Este tipo de Parentificación Emocional también se llama incesto emocional.

Otros hermanos/hermanas, siguiendo las indicaciones del padre/la madre que lo hace, también pueden intentar descargarse sobre ese niño/niña.

Cómo hace sentir la Parentificación a los niños/las niñas

Los niños/las niñas a menudo sienten ansiedad por complacer a sus padres/madres y un niño/niña parentificado/parentificada a menudo se tomará sus responsabilidades muy en serio. Incluso pueden sentirse honrados/honradas al principio por ser tratados/tratadas como un “adulto” y confiarles la responsabilidad de otros miembros de la familia o sus padres. Sin embargo, el niño/la niña generalmente sufrirá el descuido de sus propias necesidades emocionales y se verá obligado/obligada a cumplir con la carga de las expectativas que no le corresponden y que, como es lógico, le van grandes.

Los niños/las niñas que son objeto de parentificación pueden tener problemas con un resentimiento persistente (por la rabia acumulada que no descargan), enfados explosivos (por estar emocionalmente desregulados/desreguladas) y tener dificultades para formar relaciones adultas basadas en la confianza y en la intimidad. Tener parejas en una relación íntima, de confianza  y de seguridad puede resultarles particularmente difícil hasta que lo empiezan a tratar en terapia. 

Consejos para los Adultos que fueron Parentificados en su infancia

Qué No hacer

  • No te sientas culpable por tu situación. Eras un niño/una niña que no tenía elección. No es culpa tuya.
  • No hagas conjeturas con frases del tipo “qué habría pasado si…”. Céntrate en lo que puede hacer hoy para que tu situación sea lo mejor posible.
  • No aceptes tu situación como si fuera normal. No te disculpes por tener pensamientos, sentimientos o reacciones infantiles.
  • No te avergüences ni te sientas obligado/obligada a guardar secretos familiares.

Qué Sí Hacer

  • Trata de encontrar situaciones donde puedas volver a ser un niño/una niña que se permite jugar, reír, bailar, todo aquello que no pudiste hacer en tu infancia. Esto hará que poco a poco, sanes a tu niño/niña interior.
  • Ponte y mantente en contacto con adultos responsables, como un/una terapeuta en quien puedas apoyarte y confiar.
  • Reconoce que tienes derecho a mantener a los miembros abusivos de tu familia de origen a distancia si siguen siendo abusivos en tu etapa de adulto.
  • Perdónate por cualquier sentimiento negativo que tengas sobre tu infancia o tus padres, y encuentra formas de procesarlos, como la terapia Gestalt.

 

Fuente: http://outofthefog.website

El Pensamiento Mágico

La magia es la creencia de que ciertas palabras, gestos o comportamientos pueden cambiar la realidad. Los padres de familias narcisistas/disfuncionales a menudo refuerzan el pensamiento mágico de sus hijos/hijas. Por ejemplo, si le dicen al niño/la niña que su comportamiento es directamente responsable de los sentimientos de otra persona, se les está enseñando pensamiento mágico.

Algunas frases que se oyen mucho en este tipo de familias disfuncionales son:

“Estás matando a tu madre”; “Mira lo que has hecho, ahora tu madre está enferma”; “¿Estás satisfecho/satisfecha? Ya has conseguido enfadar a tu padre.”

Otra forma de refuerzo mágico es la afirmación:

” Sé lo que estás pensando “, “Todo esto es culpa tuya”, “Si cerrases la boca, todo se arreglaría” “Sin ti no soy nada”.

Es natural que una niña/un niño piense mágicamente. Si a un niño/una niña se le manipula de esta forma con el pensamiento mágico por necesidades de dependencia de sus padres no resueltas, no le permite crecer. El adulto en el que se convierte todavía está contaminado por el pensamiento mágico del niño/la niña.

 Otras creencias mágicas contaminantes son:

  •  Si tengo dinero, estaré bien.
  • Si mi pareja me deja, me  moriré o no conseguiré salir adelante.
  • Un pedazo de papel (un título) me hará inteligente.
  • Si “me esfuerzo”, el mundo me recompensará.
  • “Esperar” traerá resultados maravillosos.
  • Si me “porto mal”, Dios me castigará.

El pensamiento mágico es bastante común en situaciones donde las personas tienen poco control real sobre sus circunstancias, ya que puede reducir los sentimientos de miedo e impotencia.

A las niñas se les enseñan cuentos de hadas llenos de magia. Les películas de Disney están llenas de pensamientos mágicos. A Cenicienta le enseñan a esperar en la cocina a un tipo con el zapato correcto. Blancanieves recibe el mensaje de que si espera lo suficiente, su príncipe vendrá. A un nivel literal, esa historia les dice a las mujeres que su destino depende de esperar a que un necrófilo (alguien a quien le gusta besar a personas muertas) tropiece en el bosque en el momento correcto. ¡No es una bonita imagen!

A los niños también se les enseñan expectativas mágicas a través de los cuentos de hadas. Muchas historias contienen el mensaje de que hay una mujer correcta, a quien deben buscar y encontrar. En su búsqueda, el hombre debe viajar lejos, atravesando bosques oscuros y venciendo a dragones.

Los cuentos de hadas, igual que las pelis de Disney operan en un nivel simbólico y mítico. No son lógicos y, como los sueños, hablan a través de imágenes. Muchos cuentos de hadas son declaraciones simbólicas sobre cómo encontrar nuestra identidad masculina o femenina. Cuando el proceso de desarrollo de una persona se da sin problemas, finalmente superamos la comprensión literal de las historias que tienen los niños/las niñas y llegamos a comprender su significado simbólico. A un niño/una niña le vienen muy bien este tipo de contenidos mientras conserva su inocencia y está forjando su identidad. Pero en un momento dado, de forma natural, abandona estas fantasías para tener pensamientos (y acciones que los acompañen) realistas.

El problema es que cuando nuestro niño/niña interior está herido/herida, el adulto continúa tomándose estas historias de forma literal. Como niños adultos/niñas adultas, esperamos mágicamente o buscamos ese final perfecto en el que viviremos “felices y comeremos perdices”.

En mi opinión, el pensamiento mágico está relacionado con el ciclo de abuso narcisista, ya que en la fase de idealización lo que ha ocurre es que se proyectan  en la pareja fantasías idealizadas sobre el amor como un “salvador” en lugar de algo real. Cuando se empieza a conocer de verdad a la pareja, se pasa al otro extremo, en el que se ve sólo lo malo, por lo que hay una devaluación. Finalmente ocurre el descarte y vuelta a empezar. Es el niño/la niña necesitado/necesitada el/la que escoge a la pareja como una proyección de su padre/madre para intentar por fin ver sus necesidades satisfechas.

La terapia Gestalt tiene un papel importante en el mirroring necesario para todas las personas que los niños/niñas adultas no pudieron obtener de sus padres disfuncionales en la infancia. El/la terapeuta acompaña a la persona en abrazar, amar y sanar a su niño/niña interior herido/herida, y avanzar con el tiempo a una perspectiva con más matices y más flexible. Poco a poco, dejarás atrás los roles rígidos del sistema familiar, el pensamiento blanco/negro y las creencias mágicas.

Sin embargo, no creo que haya que abandonar la magia por completo sino que es a través de una recuperación, el adulto (y su niño/niña interior) saldrá de las aplicaciones literales de la metáfora, el símbolo y el mito.

Una parte de la recuperación o sanación consiste en conectar con la espiritualidad del niño/la niña. Esa “magia” que nos hace seres únicos, irrepetibles y “queribles” por lo que somos, no por lo que hacemos. Esta espiritualidad estará constituida por una serie de creencias que cada uno de nosotros/nosotras construiremos como queramos, decidiendo en qué creer y en qué no. Por ello, de alguna manera, sigue habiendo una conexión con algo superior en lo que simplemente creemos.

Se trata de adquirir una visión más holística de nosotros mismos/nosotras mismas, como adultos más flexibles y más realistas con todo lo que nos rodea y como niños/niñas interiores que creen en la magia de un universo que protege y guía.

John Bradshaw, en su libro “Volver a casa” propone muchos ejercicios que son muy útiles para la sanación y el empoderamiento del niño/la niña interior.

 

El Apego Ansioso

¿Qué es el Apego Ansioso?

Hay 4 tipos de apego, de acuerdo con la teoría de John Bowlby. Uno de ellos es sano y los otros tres son disfucionales: apego ansioso, apego evitativo y apego desorganizado. En este post explico el apego ansioso.

Las niñas/los niños con este tipo de apego muestran una mezcla de ira e impotencia hacia su padre/madre. Actúan de forma pasiva y se sienten inseguros/inseguras. La experiencia les ha enseñado que no pueden confiar en su padre/madre. El comportamiento de la madre/del padre es incoherente. Unas veces responde de forma adecuada y otras rechaza al niño/a la niña.

Otra teoría que también es combinable con la anterior: el cuidador/cuidador/padre/madre que tiene él mismo/ella misma la herida del abandono (muchas veces sin ser consciente) genera dependencia en el niño/la niña, asegurándose de que el niño/la niña les necesitará y se quedará con él/ella. El niño/la niña de esta estrategia es por lo tanto “entrenado/entrenada” para quedarse en esa etapa psicológicamente y desarrollar un rol dependiente en las relaciones íntimas para satisfacer sus necesidades.

Cuando se convierte en un patrón – cuando alguien que “se supone que está ahí” para nosotros, en realidad encontramos que “pasa de nosotros y no nos hace caso” (aunque en realidad esto sea una fantasía catastrófica) – la recuperación de esto para la persona que tiene el apego se convierte en una tarea muy difícil, si no imposible. Tenemos comportamientos y sentimientos basados en nuestro niño/niña interior herido/herida que dice “No soy deseado/deseada. No soy suficiente. Soy defectuoso/defectuosa”.

“No soy deseado/deseada. No soy suficiente. Soy defectuoso/defectuosa”

Es muy probable que vivan apegados/apegadas a su pareja o amigos/amigas íntimos/íntimas. Sintiendo y viviendo así, muchos/muchas se sienten fácilmente rechazados/rechazada o abandonados/abandonadas, enfadándose cuando sus parejas no están a la altura de las expectativas creadas por ellos/ellas y que no son realistas Algunos terapeutas se han referido a esto como “el vínculo de fantasía”, enamorados/enamoradas con la idea fantasiosa que tienen de la persona, ignorando muchas veces las partes que les parecen incómodas o malas.

El Apego Ansioso en Situaciones de Conflicto

Tienen una tendencia a estar permanentemente preocupados por su relación, temiendo que su pareja se distancie. Se suelen tomar las cosas de una forma muy personal, viéndolas con un sesgo negativo y proyectan en su pareja sus ideas y pensamientos negativos.

Para aliviar su ansiedad, puede que jueguen a juegos o manipulen a su pareja para obtener atención y validación. Pueden tener comportamientos como el de retirarse, no contestar llamadas, provocar celos o amenazar con dejar la relación. También es frecuente que tengan celos de la atención que su pareja le presta a otras personas y llamen o se comuniquen de forma demasiado frecuente, incluso cuando ya se les ha pedido que no lo hagan.

Las personas que tienen apego ansioso luchan por la relación y también en contra de ella, sintiéndose incapaces de estar tranquilos/tranquilas hasta que otra persona satisface sus necesidades de validación. Esto muchas veces lleva en el largo plazo a un deterioro de la relación, ya que sus parejas acaban distanciándose o resintiéndose en lugar de buscar una resolución común a un conflicto que parece eterno.

Esta retirada por parte de las parejas acaba muchas veces perpetuando las creencias negativas “Siempre me dejan. No soy digno/digna de amor.

Cómo Sanar el Apego Ansioso

 En muchos de los casos de las personas con este tipo de apego hay un mensaje interior que ha sido internalizado en la infancia: el mensaje no directo del padre y/o la madre y/o el cuidador/la cuidadora de esa persona que dice “¡No puedo con este niño/esta niña! Que alguien se ocupe de él/ella”. Es un mensaje que la persona se acaba repitiendo internamente cuando sus emociones son intensas, cuando se activa ese viejo estado de la infancia. Muchas de estas personas cuando van a terapia se dan cuenta de que en realidad odian a su niño/niña interior. Lo que hacen es darles esta parte emocional de sí mismas a otros, a sus parejas, amigos, familia, repitiendo de forma interna e inconscientemente lo mismo que le decía su padre/madre en la infancia: “No puedo aguantar al niño/la niña que hay en mí. ¡Es demasiado! Mejor hazte cargo tú!”.

“¡No puedo con este niño/esta niña! Que alguien se ocupe de él/ella”

Es importante empezar por separar las partes que hay en ti de la siguiente manera: hablar de cada una de ellas en tercera persona, para oír de forma gradual el diálogo que ya se da entre ellas. Esto se llama diferenciación y es un componente necesario para empezar a tomarte las cosas de otra manera. No Podemos ser testigos de una parte de nosotros mismos/nosotras mismas cuando somos esa parte. Requiere de una cierta distancia. Ser un testigo efectivo requiere el desarrollo de un(a) interno/interna “otro/otra”.

Desarrollar partes internas es algo que todos/todas hacemos a lo largo de la vida. Los/las que han tenido padres/madres disfuncionales algunas de esas partes son muy críticas y destructivas, que juzgan y culpan y hacen sentir vergüenza tóxica. Éstas son las partes que nos impiden un desarrollo pleno como adultos.

Podemos desarrollar una nueva voz dentro de nosotros mismos, un testigo interior. Una que no juzga, no se siente amenazada por la emoción, que no ataca, no se retira, no siente lástimas, no analiza y no intenta arreglar las cosas. Una voz que nos permite desarrollar la empatía y la compasión hacia nosotros mismos/nosotras mismas, que nos permite ser testigos de nuestro dolor y nuestra alegría de la misma manera en que desearíamos que otros lo hicieran.

La compasión y la afirmación que podemos darnos a nosotros mismos/nosotras mismas es tan real y tan válida como el abuso interno en el que llevamos tantos años confiando. Es un diálogo interior entre partes de nosotros mismos/nosotras mismas. En la terapia, lo que se hace es hacer este diálogo más consciente y más intencional.

Ciertas técnicas terapéuticas, como la terapia Gestalt y el Hakomi, trabajan precisamente para crear un entorno interior de aceptación y compasión, facilitando la integración de las diferentes partes que somos todos nosotros/todas nosotras.

El libro “Maneras de Amar” ,de Amir Levine y Rachel Heller trata específicamente el tema del apego de una forma clara y sencilla Te ayuda a entenderlo y entenderte y proporciona herramientas para trabajarlo.

7 Pasos para Curar a tu Niño/Niña Interior

Lo sé, la primera vez que oí el concepto de niño/niña interior a mí también me pareció freaky. Pero es así. Dentro de ti vive un(a) niño/niña interior que domina algunas áreas de tu vida de forma inconsciente. Si te hirieron en la infancia y esas heridas no han sido curadas, de las formas más insospechadas y absurdas, ese niño/esa niña domina al adulto que eres hoy en día. ¿Cómo? Por ejemplo, mediante lo que se denomina “acting out”. Un ejemplo de “acting out” sería el de una niña cuyo padre le infligía mucho daño mediante la negación y el abuso emocional y psicológico y la mujer en la que se ha convertido entabla una y otra vez relaciones abusivas con hombres reviviendo mediante la repetición-compulsión este trauma de infancia.

Curar al niño/la niña interior no es fácil. Se trata de un proceso largo y doloroso, pero sólo así podremos vivir una vida plena y consciente, sin que ese niño/esa niña cabreado/cabreada y triste nos domine en nuestra vida de adultos.

De acuerdo con John Bradshow, autor de “Volviendo a casa: reclamando y empoderando a tu niño/niña interior”, el proceso de curar a tu niño/niña interior es de duelo e implica 7 pasos:

  1. Confianza

Para que tu niño/niña interior herido/herida salga de su escondite, tiene que poder confiar en que estarás ahí para él/ella. Tu niño/niña interior también necesita un aliado que le apoye y que le valide en su abandono, negación y abuso. Estos son los primeros elementos esenciales en el trabajo con el dolor original.

  1. Validación

Si todavía estás inclinado/inclinada a minimizar y/o racionalizar las maneras en las que has sido avergonzado/avergonzada, ignorado/ignorada o usado/usada para nutrir a tus padres, ahora necesitas aceptar el hecho de que estos hechos verdaderamente hirieron tu alma. Tus padres simplemente repitieron los mismo que les habían hecho a ellos. El abuso es algo que si no se trata terapéuticamente, pasa de generación en generación.

  1. Shock

Si todo esto es muy sorprendente para ti, eso es bueno, porque la sorpresa es el comienzo del duelo.

  1. Rabia

Es normal estar enfadado/enfadada, incluso aún sabiendo que lo que te hicieron no fue intencional. De hecho, TIENES que enfadarte si quieres curar a tu niño/niña interior. No hace falta que grites y metas alaridos (aunque quizás lo hagas). Está bien simplemente estar cabreado/cabreada por ese trato tan injusto. Puesto en palabras sería algo así:

Ya sé que mis padres lo hicieron lo mejor que pudieron como los niños adultos heridos que en realidad son. Pero también soy consciente de que me hicieron mucho daño emocional y espiritual y que ha tenido consecuencias negativas graves en mi vida. Nos considero a todos responsables de parar lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos y a los demás. Ya no toleraré más la disfunción patente y el abuso que han dominado mi sistema familiar.

5. Tristeza

Después de la rabia, llega la tristeza. Si nos hicieron víctimas, debemos pasar el duelo de esa traición. También tenemos que pasar el duelo lo que fueron nuestros sueños y aspiraciones. También debemos llorar nuestras necesidades en el desarrollo que no fueron cubiertas.

Es decir, un niño/una niña tiene una serie de necesidades en sus primeros años de vida, cuando se sucede el desarrollo. Un niño/una niña no es dependiente por elección sino por necesidad. Necesita que sus padres/cuidadores hagan lo que se denomina el “mirroring”, es decir, que le validen su identidad para que empiece a distinguir entre el nosotros y el “yo”. Si estas necesidades no son cubiertas, el niño/la niña crece sin un desarrollo del “yo”. Por eso, estos adultos son como niños emocionales, que tienen problemas en su evolución y desarrollo como personas en diferentes facetas de la vida. Si no se tratan, esos adultos serán o bien narcisistas o bien codependientes.

  1. Culpa

En el duelo por el abandono de la infancia, debes ayudar a tu niño/niña herido/herida a ver que no hay NADA que hubiese podido hacer para que las cosas hubiesen salido de otra manera. El niño/la niña herido/herida piensa que es culpa suya lo que le ha pasado, que se lo merecía, que era defectuoso/defectuosa. Tu misión es que entienda que no es así, que el abuso es algo que pasa de generación en generación y se ejerce de forma indiscriminada. No hay razones detrás. Lo que hay son emociones y sentimientos no procesados y repetidos en los hijos/las hijas.

  1. Soledad

Los sentimientos más profundos del duelo son la vergüenza tóxica y la soledad. Nuestros padres nos avergonzaron abandonándonos. Nos sentimos que somos malos/malas, como si fuéramos defectuosos/defectuosas. Y esa vergüenza lleva a la soledad. Como nuestro niño/niña interior se siente defectuoso/defectuosa, se ve obligado a cubrir su yo auténtico con su yo falso adaptado. Entonces la persona se identifica con su yo falso. Su yo verdadero está solo y aislado. Estar en esta última capa de sentimientos dolorosos es la parte más dura del proceso de duelo. “La única manera que hay es atravesándolo”, es lo que dice John Bradshow. Es duro permanecer en ese nivel de vergüenza y soledad, pero si abrazamos y aceptamos estos sentimientos, finalmente los integramos y dejan de dominarnos inconscientemente. Encontramos nuestro propio yo, el que hemos estado escondiendo. Como lo escondemos de los demás, lo escondemos de nosotros mismos. Si abrazamos nuestra vergüenza y nuestra soledad, empezamos a sentir nuestro yo más verdadero.

Fuente: beyondblue.

7 Pasos para Sanarte de un(a) Padre y/o Madre Narcisista

La sanación de las secuelas de haber crecido en un hogar con un padre y/o madre narcisista tiene un efecto positivo en la vida de un adulto. Los terapeutas llaman a este adulto el/la niñx adulto mientras está en recuperación. Hasta que no sanan sus heridas, emocionalmente la mayoría del tiempo son lxs niñxs heridxs de su infancia.

La percepción distorsionada de la realidad que un padre y/o madre narcisista impone a un(a) niñx suele tener en la mayoría de los casos consecuencias muy perjudiciales. Algunas de ellas pueden ser la falta de autoestima, el pensamiento obsesivo, la minimización del abuso, la ansiedad severa, un miedo permanente a casi todo (consciente o no), la depresión y el Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo. Al abordar el impacto que el narcisismo ha tenido en tu infancia y empezar a tratarlo, puede mejorar enormemente tu calidad de vida de adulto.

Siete Pasos para la Sanación de un Padre y/o Madre Narcisista

Reconoce el Comportamiento Narcisista

El primer paso en el proceso de sanación es admitir y reconocer que ha habido algo anormal (disfuncional) en el comportamiento del padre/de la madre (generalmente de uno de ellos con la colaboración del otro)/de ambos padres. Una persona no puede recuperarse de algo que se niega a reconocer.

La mayoría de los padres narcisistas eligen a un(a) niñx favoritx, el “Niño Dorado”, al/a la que se trata como si caminara sobre las aguas. El/la otrx (utrxs) niñx es frecuentemente el “Chivos Expiatorio”, tratadx como inferior, comparándole, ignorándole, culpándole constantemente de todo. Los padres narcisistas ven al/a la/a los niñx(s) como extensiones de sí mismos, no como seres humanos independientes con su propia personalidad, emociones, gustos,… El padre y/o madre narcisista asignará los papeles en función de cuál de ellxs perciba como más parecido a él/ella o sea más proclive a llevarle la corriente, a decirle a todo que sí.

Entiende el Narcisismo

Una vez que se identifica el narcisismo, es importante informarse sobre el trastorno y cómo afecta a todo el sistema familiar. El narcisismo es en parte biológico y en parte se genera por el entorno. Por ello, es probable que haya otrxs narcisistas o trastornos de la personalidad en tu familia. Familiarízate con los signos y síntomas del narcisismo y reconocerás a lxs otrxs narcisistas que hay en tu familia, tanto en la línea ascendente (abuelxs), como en la misma (hermanxs), como en la línea descendente (hijxs).

Identifica el Comportamiento Abusivo

Al principio se te hará raro y confuso porque la palabra “abuso” está asociada comúnmente al abuso sexual o físico, pero no al emocional y/o psicólogico, siendo éste muy grave porque un(a) niñx está expuesto a él durante años respecto a un padre y/o madre sobre el/lxs que tiene una absoluta dependencia.

Sin embargo, cuanta más información adquieras, más te darás cuenta de que has sido objeto de los siguientes (seguramente varios pero no todos) tipos de abuso:

  • Físico: restricción, agresión (bofetadas, puñetazos, empujones, coscorrones, pellizcos, arañazos,..)
  • Psicológico: gaslighting, frases como “eres tontx”, “eres bipolar”, dar golpes a cosas para infundir miedo-
  • Verbal: gritar a un(a) niñx frecuentemente, obligarle a callarse, interrogarle, acosarle con preguntas retóricas, insultarle, amenazarle.
  • Emocional: decirle regularmente que “eres sensible” o “eres difícil” o amenazarle cuando el niñx intenta expresar un emoción en concreto o cómo se siente.
  • Financiero: negligencia con su presupuesto, regalarle demasiadas cosas, no permitirle que pida nunca nada bajo ninguna circunstancia.
  • Sexual: actitudes inapropiadas, tocamientos, violación, frases inapropiadas como si el/ hijx fuese la pareja.

Libera la Rabia y la Tristeza

La rabia y la tristeza son respuestas emocionales naturales tras haber entendido tu historia familiar y haber identificado el abuso que has sufrido. Cualquier imagen idealizada que hayas podido tener de tu padre y/o madre narcisista se caerá abajo y esto es algo duro de aceptar.

No sólo es normal sacar la rabia y la tristeza para liberar el trauma sino que es absolutamente necesario. Hasta que no hayas llorado y no te hayas enfadado por todo lo que has perdido en la infancia a causa del abuso, hasta que no sanes a tu niñx interior, no podrás avanzar como adulto. Llorar y enfadarse significa pasar el duelo y dejar ir. Soltar lo que tu infancia pudo haber sido y no fue.

Adquiere Perspectiva

Éste es un buen momento para dar un paso atrás por un tiempo para obtener una perspectiva más amplia de ti mismx y de tu vida. Comienza por reflexionar sobre cómo la imagen distorsionada del/de la padre y/o madre narcisista del mundo, de las personas y sobre todo DE TI ha moldeado tus creencias actuales.

Después cava más hondo. Busca los pensamientos que tienes que en realidad no son tuyos sino adquiridos del/de la narcisista (seguramente autodestructivos), las cosas que te prohíbes o de las que te culpas, la imagen que tienes de ti mismx, lo que no te permites, lo mucho que te juzgas, lo críticx que eres contigo mismx. Todo eso no es tuyo, es del/de la narcisista. Poco a poco, un(a) nuevx tú empezará a surgir.

El Perdón

Acepta que no puedes cambiar tu pasado, pero sí reinterpretarlo. Eres tú el/la que decide si perdonas o no a tu padre y/o madre narcisista por el abuso y el daño causados. Conviene recordar que el perdón no es una acción mental sino emocional. Que generalmente no es un sentimiento de todo/nada sino que seguramente pasarás por diferentes etapas y éste probablemente nunca sea completo ni definitivo. Y que para perdonar a otrxs el/la primero al/a la que tienes que perdonar es a ti mismx. Sólo eras un(a) niñx que hizo lo que pudo para sobrevivir.

Sigue adelante con tu Nueva Vida

Donde hubo esas heridas no es que no vaya a haber nada, quedarán cicatrices, pero ya no serán heridas abiertas. Tu vida puede cambiar de una forma bastante radical, puedes verte a ti mismx haciendo cosas y desde facetas que jamás habrías soñado. La vida empieza Aquí y Ahora.

Es importante tener en cuenta que éstas son sólo unas líneas generales por las que pasa un adulto en recuperación que ha sido víctima de abuso narcisista en su infancia. Para acompañarte y ayudarte en este proceso, te recomiendo que busques la ayuda profesional de un(a) terapeuta Gestalt o un(a) terapeuta especializadx en el tratamiento de víctimas de familias disfuncionales o un grupo CoDA (Codependientes Anónimos).

Este artículo está basado en el original de psychcentral.com