Qué Son los Dobles Mensajes (Y Cómo Superarlos)

¿Qué son los Dobles Mensajes?

Los dobles mensajes causan muchos problemas de comunicación en las relaciones íntimas y en las relaciones en general. Un mensaje mixto (o mensaje doble) es una comunicación que envía información contradictoria, verbal y/o no verbal. La forma en que la que puedes identificar que estás recibiendo un doble mensaje es porque te genera confusión.

Lo que ocurre con los dobles mensajes es que hay una falta de coherencia y ésta puede tener varias formas:

  1. Lo que dice una persona entra en conflicto con lo que dijo anteriormente.
  2. Lo que hace una persona entra en conflicto con lo que hizo anteriormente.
  3. Lo que una persona dice entra en conflicto con lo que hace.
  4. Lo que dice una persona entra en conflicto con su lenguaje corporal.

La psicología que está detrás de los Dobles Mensajes

Muchas codependientes que han crecido una familia narcisista/disfuncional, no han aprendido a comunicar cómo se sienten realmente. Suelen sentir culpa, dudas e inseguridad que se acaban convirtiendo en dobles mensajes. Construimos muros y ponemos distancia en nuestras relaciones cuando no expresamos nuestros verdaderos sentimientos y emociones. Si quieres saber cuál es el tratamiento después del narcisista, superar los dobles mensajes supone un paso importante.

A los codependientes o dependientes emocionales no se les ha enseñado cómo comunicarse de una forma clara y honesta, con amor y amabilidad, sobre lo que realmente quieren y necesitan. Es un conjunto de habilidades que necesita ser cultivado.

La comunicación online a través de whatsapp, redes sociales,… también es un campo fácil para los dobles mensajes. Sin escuchar la voz de una persona o ver su lenguaje corporal es muy fácil malinterpretar un mensaje neutro como “No estoy seguro de cuáles son mis planes” por algo completamente diferente.

Sobre esto, es importante tener en cuenta que las personas que, consciente o inconscientemente emiten dobles mensajes, son muy proclives a comunicarse más a través de estos medios online en lugar de cara a cara. Es frecuente, por ejemplo, que la fase de love bombing o bombardeo de amor de una narcisista se realice a través de whatsapp o Facebook y no en persona.

Dobles Mensajes y Estilos de Apego

Hay una relación entre los dobles mensajes y el tipo de apego que tengamos: sano, ansioso-ambivalente, evitativo o desorganizado. Los tres últimos estilos, que son disfuncionales, dan lugar a una comunicación que puede contener muchos dobles mensajes.

  • Las personas con un tipo de apego ansioso, suelen tener lo que se llaman comportamientos de protesta. Un ejemplo de esto es que la pareja de una persona con apego ansioso le dice que el fin de semana va a salir con unos amigos. A la persona con apego ansioso no le gusta esto, la hace sentirse abandonada. En lugar de manifestar esto de forma asertiva a su pareja le dice “ok”, y después tiene comportamientos como guardar silencio durante todo el fin de semana.
  • Las personas con apego evitativo buscan constantemente a alguien mejor por miedo a la verdadera intimidad. Sus dobles mensajes pueden hacer sentir a su pareja que no es lo suficientemente buena y desgastar su autoestima. Un ejemplo de esto es una persona con apego evitativo que entabla un vínculo con otra dándole a entender que están teniendo una relación pero sin llegar a concretarlo, evitando “cerrar” el vínculo sólo con esa persona. Su comportamiento dice una cosa pero no habla del tema para evitar tener que definirse y con eso comprometerse.
  • Las personas con apego desorganizado dan un doble mensaje a sus parejas en el sentido de que hay días en los que querrán estar muy cerca de ella y dar y recibir señales constantes de amor y otros días en los que se alejarán, poniéndose frías y distantes o provocando conflictos. Tienen una dinámica de amor/odio que puede ser muy confusa y dolorosa para su pareja.

Si tienes uno de estos tres tipos de apego, es probable que, aunque lo practiques, tiendas a seguir emitiendo dobles mensajes a tu pareja. Simplemente hacerlo consciente y transmitir esto a tu pareja para que te ayude, puede ser el mejor tratamiento después del narcisista.

Cómo Superar los Dobles Mensajes

Los dobles mensajes son un síntoma de un tema más importante, que puede ser:

La incapacidad para comunicarnos de manera efectiva por miedo, culpa, inseguridad,…

No tener claro lo que queremos

Tener claro lo que queremos y emitir dobles mensajes con la intención de confundir a la persona que recibe esos dobles mensajes para tener una situación de ventaja frente a la otra persona.

Más abajo te damos algunos consejos de comunicación aprobados por terapeutas de relaciones para acabar con los dobles mensajes:

  •  Muestra tu Verdadero Yo

    La mejor manera de evitar interpretaciones erróneas es transmitir autenticidad. No cambiar quién eres  para impresionar o agradar a otras personas. En cambio, sé genuino en cómo te ves a ti mismo y te comportas desde el primer día de cualquier relación.

    Cuando emites dobles mensajes sobre quién eres, recibirás dobles mensajes de la otra persona. Mostrar la mejor versión de ti mismo y no como otra persona quiere que seas, te ayudará a reducir los dobles mensajes.

  • Acércate a los Dobles Mensajes con curiosidad

    Es realmente fácil caer en la trampa de culparnos a nosotras mismas cuando nos sentimos rechazadas por alguien o confundidas acerca de una relación. Cambia esa autoculpa por una verdadera curiosidad por la otra persona mientras tratas de descubrir lo que realmente está sucediendo.

    No te tomes lo que ocurre como algo personal sino que intenta verlo como una dinámica que ya tiene la persona con la que te relacionas y que no te lo aplica sólo a ti.

  • Comienza las frases con “Yo”

    Lo único de lo que puedes estar seguro en una relación es cómo te sientes. El uso de frases que comienzan con “Yo“, en lugar de ““, enfoca el diálogo en algo que es cierto para ti y de lo que te haces responsable. Esto suele hacer que la persona no se sienta acusada y esté más abierta a dialogar. Por ejemplo: “Me siento insegura y no tengo claro qué es lo que quieres de mí o de esta relación“.

  • Saber cuándo es hora de Pasar Página

    Si no puedes encontrar un terreno común en tu comunicación, podría ser el momento de terminar con la relación y pasar página. Esto simplemente significa que la relación no puede cubrir tus necesidades. Si tienes un patrón inconsciente de dar dobles mensajes, es probable que suelas entablar relaciones con personas que hacen lo mismo.

    No puedes detener o evitar que otras personas te envíen dobles mensajes. Lo que sí puedes hacer es cambiar la forma en que respondes a ellos. Al contarle a la otra persona sobre tu confusión, le estás haciendo saber el impacto de su comportamiento en ti. Esto tiene el potencial de mejorar la conexión.

    Cuando la otra persona se da cuenta de que está enviando dobles mensajes, le estás dando la oportunidad de que sea coherente. Puede ser que no estéis realmente en conflicto y no os deis cuenta de que estáis sonando o actuando como lo estáis haciendo.

    Si la otra persona no reconoce o entiende que está dando un doble mensaje, ahí tú ya no puedes hacer mucho más.  Lo que sí está en tu mano es decidir si te quedas o si pasas página para dar espacio a otras relaciones donde la comunicación sea más sana y honesta, orientada a la intimidad y la conexión.

    Parte del tratamiento después del narcisista consiste en alejarte de las personas que ya no resuenan con lo que tú quieres y con quién eres.

Fuente: https://www.healthyway.com

Anuncios

Para qué Sirven las Emociones

En el mundo actual, dependemos cada vez más del estímulo del exterior para decirnos cómo “debemos” sentirnos y lo que “deberíamos” necesitar . ¿No sabes qué producto elegir? Una rápida búsqueda en Google te dará opiniones. Si no estás segura acerca de un chico que te gusta, un breve mensaje de texto a tus amigos puede lograr un consenso. Pero no puedes encontrar la respuesta a las GRANDES preguntas, como ‘¿Cuál es mi propósito en la vida?’ o ‘¿Qué es importante para mí?’ desde fuera de ti.

¿Cuál es mi propósito en la vida?

¿Qué es importante para mí?

Sólo nuestra experiencia interna y nuestras emociones pueden guiarnos verdaderamente hacia las respuestas a las grandes preguntas. Sin embargo, aparte de a lo que en general invita el sistema actual, las personas que han crecido en familias narcisistas/disfuncionales, tienen problemas con sus emociones porque éstas no fueron bien acogidas en su infancia. Después, ya de adultas, se han acostumbrado a reprimir, negar, retroflectar (volverlas hacia una misma),… sus emociones como una forma de sobrevivir frente a algo que, siendo tan natural (no olvidemos que YA están en el cuerpo, no sólo de los seres humanos sino de todos los mamíferos), se comportan como si no existiesen, fuesen “malas” o algo que “no sirve para nada”.

El hecho es que nuestras emociones cumplen con la función esencial para conectarnos con lo que es verdaderamente importante. Los teóricos evolutivos creen que la respuesta de la mente y el cuerpo a nuestras emociones fue la forma en la que nuestros antepasados podían garantizar su seguridad, satisfacer sus necesidades de los demás en el grupo y proporcionar información importante sobre lo que necesitamos. En resumen, las emociones son el medio más rápido, con ‘cableado’, para comunicarte y conectarte contigo misma y con los demás.

Si las emociones son como guías que traen mensajes, esos mensajes son muy importantes para tu bienestar. Ignorarlas da lugar a una alineación de una misma y a estar perdida en la vida. Por eso, muchas supervivientes de familias disfuncionales, cuando empiezan piscoterapia después del abuso narcisista, se dan cuenta de que están perdidos. El tema es que ya lo estaban antes, sólo que si no escuchas a tus emociones no te das cuenta de algo así.  Estar perdido es el primer paso para encontrarte a ti mismo.

Los 3 Propósitos Básicos de las Emociones

  1. Las emociones sirven para COMUNICARSE con los demás

    Es en el espacio de las comunicaciones emocionales que conectamos a través de la empatía. Nuestra expresión facial, el tono de la voz y el lenguaje corporal son más impactantes que las palabras que usamos. Las expresiones emocionales son universales y transculturales. Nadie ha tenido que enseñarte que una sonrisa significa que alguien es feliz o que frunce el ceño, que está enfadado.

    Cuando nos desconectamos, cuando cerramos nuestras emociones, perdemos una parte esencial de la comunicación. Te invito a que te hagas las siguientes preguntas:

    • ¿Has tenido o tienes problemas de relación en tus relaciones con los demás?
    • ¿Alguna vez te han dicho que no te comunicas o no lo suficiente?
    • ¿Crees que eres honesta comunicando tus necesidades o lo que sientes?
  2. Las emociones motivan la ACCIÓN para satisfacer una necesidad

    Cada emoción que sentimos, transmite sensaciones corporales sutiles que experimentamos como impulsos para realizar una acción necesaria para satisfacer nuestras necesidades, por ejemplo, el miedo nos motiva a huir del peligro (o congelarnos o luchar), la tristeza nos motiva a retirarnos y sanar de una pérdida, la rabia es una molestia que nos lleva a poner un límite o decir que no.

    Cuando no estamos conectadas con nuestras emociones, es posible que alguien nos haga algo que nos molesta. Por ejemplo, tu pareja a veces hace comentarios sobre tu cuerpo que a ti te ofenden, pero como no estás conectada con tus emociones, no sientes la rabia hasta días, semanas o incluso meses después de oír el comentario. Al no sentir la rabia, no habrá el impulso que lleve a una acción para satisfacer la necesidad, como por ejemplo, ser asertiva con tu pareja explicándole cómo te hacen sentir sus comentarios y pidiéndole que no los exprese más. Esto, a largo plazo, lleva a una situación continuada de permitir una acción por parte de otra persona que te hace daño.

    Si todavía estás un poco perdido con esto, aquí tienes una tabla con las emociones básicas y

  3. Las emociones indican una NECESIDAD

    Cuando algo es importante para nosotros, sentimos una emoción. Cada emoción es una guía que nos muestra el camino de lo que es importante y a lo que prestamos atención.  Cuando aprendemos a escuchar verdaderamente nuestras emociones, estamos escuchando a nuestro ser auténtico.

    Cuando nos desconectamos de nuestras emociones, perdemos de vista lo que realmente nos importa y somos más propensos a tomar decisiones basadas en temas como lo que piensan los demás, la imagen que damos, lo que nos da “status”, lo que tiene “lógica”,… no hay una escucha interna sino una escucha externa, lo cual confunde porque eso supone poner el foco en una “imagen de nosotros” o en unas expectativas externas, no en nosotros de una forma real y auténtica.

    Esto es importante porque sólo tú puedes darte cuenta de lo que es realmente importante para ti. Simplemente no puedes buscar en Google la respuesta a: “¿Cuál es mi vocación auténtica?”. Esa respuesta está dentro, no fuera de ti. Y puede ayudarte a encontrarla hacer psicoterapia después del abuso narcisista.

Aprendiendo a Escuchar tus Emociones

A veces, puede ser difícil averiguar cuál es nuestra emoción. Esto puede ser particularmente cierto si hemos tenido mucha práctica para reprimir, negar, racionalizar,… nuestras emociones y sentimientos o buscar las respuestas en el exterior.

Las emociones las personas las sentimos en el cuerpo, por lo que te recomiendo que puedes empezar por hacer terapia corporal. Esto hará que seas más consciente de lo que sientes y que tus emociones fluyan más.

También puedes hacer meditación. Meditar lleva a estar presente en el aquí y ahora, lo cual hace que afloren tus emociones, ya que contactas contigo mismo en ese momento.

Aquí tienes una tabla para empezar a reconocer tus emociones:

EMOCIÓN TENDENCIA DE ACCIÓN MENSAJE INTERNO NECESIDAD EMERGENTE
Tristeza

Ir más lento, Retirarse

‘Ha habido una pérdida’

Soltar
 

Miedo/Ansiedad

 

Irse, Evitar

‘Hay una amenaza’

                ‘¡Peligro!’

 

Seguridad

 

Vergüenza 

 

Esconderse, Taparse

‘No soy digno’

‘Soy defectuosa’

 

Aceptación
Aprobación

Rabia 

Atacar

‘Me estás molestando’ Proteger
Culpa

Arreglar algo

‘Te he hecho daño’   Auto-Límite
Amor

Cuidar, Nutrir, Compartir

Estar cerca
Pasar tiempo
Conexión
 

Alegría

 

Hacer más de esto

‘Me siento bien’

‘¡Quiero más!’

 

Satisfacción

¡Atrévete a Sentir!

Si estás interesada en psicoterapia después del abuso narcisista, es probable que no estés muy acostumbrado a sentir tus emociones y que seas una persona mental, que se guía sobre todo por sus pensamientos. Pues bien, al final, más allá de los propósitos, se trata de algo más natural y sencillo, como que la vida está para sentir y experimentar, no sólo para pensar. Pensando la experiencia se queda a medias. Toda esta aventura de la vida merece más la pena si te atreves a sentirte a ti misma.

 

Fuente: https://www.huffpost.com

¿Por qué No te puedes Comunicar con una Narcisista?

El Porqué

Razonas. Te explicas. Te defiendes. Discutes. Gritas. Pides perdón. Haces todas estas cosas, pero simplemente no llegas a nada. ¿Por qué es tan difícil comunicarse con una narcisista?

  • Porque la narcisista no percibe las cosas como tú lo haces.
  • Su comunicación normalmente no es directa y sincera, orientada a conseguir una solución para ambas partes sino a quedar por encima de ti y a cumplir con su “agenda secreta” que no va a compartir nunca contigo porque te utiliza para esa agenda.
  • Cuando tiene rabia o ira, hay una desconexión de la parte izquierda del cerebro, la que utiliza la lógica. Estás discutiendo con la emoción pura, sin filtros, como una niña.

Imagina que estás lidiando con un niño de dos años que está teniendo una rabieta. No tratarías de razonar con el niño porque sabes que no entiende. Sólo conoce el deseo y la necesidad. Lanzan pataletas y gritan porque, cuando son pequeños, no tienen otras habilidades o herramientas para satisfacer sus necesidades. Eso mismo es lo que ocurre con el narcisista, como emocionalmente son como niños y no pueden/saben satisfacerse a sí mismos, buscan a otras personas que lo hagan, como si fueran sus “padres/madres”.

El Cómo

No todas las narcisistas reaccionan igual. No todas gritan o tienen rabietas. Una narcisista encubierta, psicópata o una sociópata utilizará tácticas pasivo-agresivas cuando le embargue la emoción, pero el proceso sigue siendo el mismo: no pueden satisfacer sus necesidades por sí mismas, por lo que se esfuerzan por crear formas de obligar a otros a hacerlo por ellas. Pueden intentar la manipulación. Si eso no funciona, culpa. Si la culpa no funciona, pueden tener una rabieta. Si un berrinche no funciona, podrían intentar amenazas. Si es necesario, podrían recurrir a la violencia. Continuarán escalando este comportamiento hasta que sus necesidades se cumplan porque no pueden ocuparse de ellas mismas.

Una narcisista sin nadie que satisfaga sus necesidades es como un bebé abandonado solo en el bosque: indefensa. Y lo saben. Es por eso que se involucran en comportamientos como la campaña de difamación o el gaslighting o luz de gas. Se aseguran de que la(s) persona(s) con la(s) que tienen el vínculo, que le(s) está proporcionando el suministro narcisista, continúe ocupándose de ellas. Una narcisista que ha afirmado el dominio sobre una víctima tiene el control. Sólo se sienten seguras si dominan la relación y tienen el control sobre la otra persona.

Sus relaciones no son de igual a igual sino de dominación-sumisión. Buscan objetivos fáciles, personas que las quieran o que dependan de ellas de alguna manera. Obtienen placer de dominar. Las hace sentir poderosas. Necesitan sentirse poderosas porque, inconscientemente, saben que no lo son. ¿Cómo es de poderosa una persona que tiene que recurrir a la histeria, la manipulación o la violencia para conseguir lo que quiere? ¿Cómo es de poderosa una persona que no puede satisfacerse sus propias necesidades básicas? ¿Qué necesita de otro para que le de amor, admiración, dinero, sexo, poder,..que no encuentra dentro de sí misma? Las narcisistas son dependientes por naturaleza.

Conclusión

Cuando los narcisistas se  enfadan, no tiene sentido tratar de razonar con ellos. No te están escuchando. Ni siquiera pueden escucharte realmente. Todo lo que pueden escuchar es el grito de sus propias emociones. O el de su propia voz interna con la que se mienten, se autoengañan y se excusan de su comportamiento constantemente.

El narcisista no va a cambiar. Da igual las promesas que te haya hecho o los esfuerzos que parece que haga. Antes o después volverá a repetir el abuso o el maltrato porque su comportamiento es cíclico. Tiene temas irresueltos dentro de él que proyecta en el exterior y que, si estás leyendo esto, puede ser que seas tú quien ha escogido para esas proyecciones.

Hazte las siguientes Preguntas

¿Por qué ela narcisista me ha escogido a mí como víctima/dominado?

¿Qué puedo hacer para salir del rol de víctima/dominado?

¿Espero que, en el fondo, el narcisista cambie a pesar de que llevamos años en la misma dinámica?

¿Para qué me quedo en esa relación? ¿Qué obtengo?

¿Me respeto a mí misma y los demás también lo hacen?

¿Cómo sería mi vida si la narcisista no estuviese en ella?

Fuente: https://pairedlife.com

Cómo “romper” con tu Madre Narcisista

A veces, querer a una narcisista significa hacerlo a una distancia segura, incluso si la narcisista en cuestión es tu madre.

Darte cuenta y aceptar que tienes uno o más padres narcisistas es un camino largo e intensamente doloroso. Eso se debe a que los niños, incluso de adultos, siguen deseando amor y aprobación, a menudo en contra de la evidencia de que tus padres no te han podido ni podrán nunca proporcionarte ese amor incondicional que tanto anhelas.

En última instancia, tener un contacto cero o bajo con una madre narcisista puede ser una opción saludable y liberadora.

Crear distancia con tus padres significa renunciar a la ilusión de que algún día cambiarán y liberando la sensación de responsabilidad por ellos que pueden haber inculcado en ti. También dejando de buscarles para conseguir su aprobación o validación, como si todavía fueras una niña.

Lo que es más importante que iniciar un receso es aprender a ser asertiva y poner límites cuando los padres/las madres son inapropiados, controladoras, invasivos o abusivas.

Tener una relación con una narcisista es muy difícil, porque tienen poca o ninguna empatía por los demás. Una madre narcisista pisará a toda su familia, incluso sus hijas, para satisfacer sus propias necesidades.

Salir de la sombra de una madre narcisista puede ser difícil, pero a menudo increíblemente necesario en la edad adulta.

Consejos para destruir los ciclos negativos de comunicación con tu madre narcisista

  1. Reconoce que tu salud y bienestar son lo primero

Es más que probable que, tal y como era la dinámica familiar, hayas intentado complacer a tus padres narcisistas mucho, de hecho demasiado, hasta el punto de no reconocer ni pensar que tienes derecho a tus propias necesidades y deseos.

Como adulto, es hora de que te reapropies de tus deseos y necesidades y los pongas como prioritarios. Si priorizas los deseos y necesidades de otras personas (amigos, parejas, jefes) tendrás relaciones disfuncionales, repitiendo las dinámicas de tu familia narcisista. Esto no quieres decir que no tengas en cuenta a los demás y que no cuides el vínculo que tienes con las personas que son importantes en tu vida. Se trata de priorizarte a ti mismo teniendo en cuenta a la otra persona y negociar. Negociar incluye poner límites y decir que no.

  1. Aprende a despegarte y poner límites

Para desvincularte de verdad y forjar una identidad fuera de la sombra de sus padres, tendrás que aprender a desapegarte, lo que esencialmente significa dejar de ser reactivo, compartir sólo cierta información o poner límites a exigencias como whatsapps o llamadas diarias. En definitiva, dejar de ser un niño adulto y empoderarte.

Si esta estrategia no funciona y la madre narcisista sigue acosándote, interrogándote, riéndose de ti, desvalorizándote, invalidándote, quizás sea hora de considerar tener contacto cero. Se trata de una decisión muy difícil y el proceso puede llevar algo de tiempo.

  1. Trata de no ser conflictivo, pero establece límites claros

Las narcisistas no se hacen responsables de sus comportamientos y generalmente no son capaces de tener empatía, por lo que una confrontación es una trampa para más dolor, desilusión y angustia.

Aún así, necesitas comunicar tu necesidad de espacio. Poséelo como algo que necesitas, expón tu posición sin reproches ni acusaciones, y luego apégate a él con límites sólidos.

Es importante trabajar en ti mismo durante este tiempo. Estás tomando la mejor decisión posible para ti y tu salud mental para seguir adelante. Tienes derecho a ello.

  1. Acepta que tu madre narcisista (o codependiente) puede hacerte muy difícil iniciar un descanso

Ten en cuenta que hay una gran probabilidad de que tus padres no respeten tu deseo por un tiempo. Eso es porque las narcisistas suelen ver a sus hijos como extensiones de ellas mismas en lugar de personas con sus propias necesidades.

Es posible que intenten castigarte, boicotearte o chantajearte por tu decisión. Una vez que hayas establecido tus límites, no los muevas. No sucumbas a regaños, amenazas, inculpaciones ni a ninguna otra forma de manipulación.

Establecer límites es la consecuencia de la autoestima. Este proceso lleva tiempo e incluye la capacidad de identificar y creer que tienes derecho a tus sentimientos y necesidades, y aprender a afirmarlos.

  1. No te culpes por el estado de la relación

Las hijas de madres narcisistas suelen tener una larga historia de autoculpación, sentir el miedo como la emoción más presente en sus vidas y tener la sensación de que son “defectuosas”. Esto es porque en sus familias narcisistas fueron muy manipuladas para sentirse así, han interiorizado estos sentimientos y ya como adultos los siguen repitiendo hasta que empiezan terapia.

Las madres narcisistas son muy buenas para arremeter o llorar cuando sus hijos expresan necesidades propias, entrenándoles para que se señalen a sí mismos cada vez que se sienten heridos, solos o enfadados por el abuso. A su vez, los hijos crecen pensando:

“Soy demasiado demandante, muy sensible, extremadamente egoísta”

Ahora que eres un adulto, es fundamental que te liberes de la culpa y reconozcas que es el comportamiento de tu familia narcisista fue muy tóxico y dañino para ti en tu infancia. Entonces no podías hacer nada, eras completamente dependiente de tus padres. Ahora tienes el poder de crear un nuevo vínculo más sano para ti y al que tienes derecho.

Si sigues dejando que tu madre narcisista te controle, manipule, culpe, ridiculice… es como tener una puerta abierta a que otras personas que se parecen a ella, lo hagan también . Si empiezas a poner límites a tus padres, te resultará más fácil hacerlo con otras personas en tu vida. Ése será el comienzo de un cambio para no seguir atrapado emocionalmente en una infancia abusiva que no te merecías.

Fuente: https://www.huffingtonpost.com