¿Por qué No te puedes Comunicar con una Narcisista?

El Porqué

Razonas. Te explicas. Te defiendes. Discutes. Gritas. Pides perdón. Haces todas estas cosas, pero simplemente no llegas a nada. ¿Por qué es tan difícil comunicarse con una narcisista?

  • Porque la narcisista no percibe las cosas como tú lo haces.
  • Su comunicación normalmente no es directa y sincera, orientada a conseguir una solución para ambas partes sino a quedar por encima de ti y a cumplir con su “agenda secreta” que no va a compartir nunca contigo porque te utiliza para esa agenda.
  • Cuando tiene rabia o ira, hay una desconexión de la parte izquierda del cerebro, la que utiliza la lógica. Estás discutiendo con la emoción pura, sin filtros, como una niña.

Imagina que estás lidiando con un niño de dos años que está teniendo una rabieta. No tratarías de razonar con el niño porque sabes que no entiende. Sólo conoce el deseo y la necesidad. Lanzan pataletas y gritan porque, cuando son pequeños, no tienen otras habilidades o herramientas para satisfacer sus necesidades. Eso mismo es lo que ocurre con el narcisista, como emocionalmente son como niños y no pueden/saben satisfacerse a sí mismos, buscan a otras personas que lo hagan, como si fueran sus “padres/madres”.

El Cómo

No todas las narcisistas reaccionan igual. No todas gritan o tienen rabietas. Una narcisista encubierta, psicópata o una sociópata utilizará tácticas pasivo-agresivas cuando le embargue la emoción, pero el proceso sigue siendo el mismo: no pueden satisfacer sus necesidades por sí mismas, por lo que se esfuerzan por crear formas de obligar a otros a hacerlo por ellas. Pueden intentar la manipulación. Si eso no funciona, culpa. Si la culpa no funciona, pueden tener una rabieta. Si un berrinche no funciona, podrían intentar amenazas. Si es necesario, podrían recurrir a la violencia. Continuarán escalando este comportamiento hasta que sus necesidades se cumplan porque no pueden ocuparse de ellas mismas.

Una narcisista sin nadie que satisfaga sus necesidades es como un bebé abandonado solo en el bosque: indefensa. Y lo saben. Es por eso que se involucran en comportamientos como la campaña de difamación o el gaslighting o luz de gas. Se aseguran de que la(s) persona(s) con la(s) que tienen el vínculo, que le(s) está proporcionando el suministro narcisista, continúe ocupándose de ellas. Una narcisista que ha afirmado el dominio sobre una víctima tiene el control. Sólo se sienten seguras si dominan la relación y tienen el control sobre la otra persona.

Sus relaciones no son de igual a igual sino de dominación-sumisión. Buscan objetivos fáciles, personas que las quieran o que dependan de ellas de alguna manera. Obtienen placer de dominar. Las hace sentir poderosas. Necesitan sentirse poderosas porque, inconscientemente, saben que no lo son. ¿Cómo es de poderosa una persona que tiene que recurrir a la histeria, la manipulación o la violencia para conseguir lo que quiere? ¿Cómo es de poderosa una persona que no puede satisfacerse sus propias necesidades básicas? ¿Qué necesita de otro para que le de amor, admiración, dinero, sexo, poder,..que no encuentra dentro de sí misma? Las narcisistas son dependientes por naturaleza.

Conclusión

Cuando los narcisistas se  enfadan, no tiene sentido tratar de razonar con ellos. No te están escuchando. Ni siquiera pueden escucharte realmente. Todo lo que pueden escuchar es el grito de sus propias emociones. O el de su propia voz interna con la que se mienten, se autoengañan y se excusan de su comportamiento constantemente.

El narcisista no va a cambiar. Da igual las promesas que te haya hecho o los esfuerzos que parece que haga. Antes o después volverá a repetir el abuso o el maltrato porque su comportamiento es cíclico. Tiene temas irresueltos dentro de él que proyecta en el exterior y que, si estás leyendo esto, puede ser que seas tú quien ha escogido para esas proyecciones.

Hazte las siguientes Preguntas

¿Por qué ela narcisista me ha escogido a mí como víctima/dominado?

¿Qué puedo hacer para salir del rol de víctima/dominado?

¿Espero que, en el fondo, el narcisista cambie a pesar de que llevamos años en la misma dinámica?

¿Para qué me quedo en esa relación? ¿Qué obtengo?

¿Me respeto a mí misma y los demás también lo hacen?

¿Cómo sería mi vida si la narcisista no estuviese en ella?

Fuente: https://pairedlife.com

Anuncios

Cómo “romper” con tu Madre Narcisista

A veces, querer a una narcisista significa hacerlo a una distancia segura, incluso si la narcisista en cuestión es tu madre.

Darte cuenta y aceptar que tienes uno o más padres narcisistas es un camino largo e intensamente doloroso. Eso se debe a que los niños, incluso de adultos, siguen deseando amor y aprobación, a menudo en contra de la evidencia de que tus padres no te han podido ni podrán nunca proporcionarte ese amor incondicional que tanto anhelas.

En última instancia, tener un contacto cero o bajo con una madre narcisista puede ser una opción saludable y liberadora.

Crear distancia con tus padres significa renunciar a la ilusión de que algún día cambiarán y liberando la sensación de responsabilidad por ellos que pueden haber inculcado en ti. También dejando de buscarles para conseguir su aprobación o validación, como si todavía fueras una niña.

Lo que es más importante que iniciar un receso es aprender a ser asertiva y poner límites cuando los padres/las madres son inapropiados, controladoras, invasivos o abusivas.

Tener una relación con una narcisista es muy difícil, porque tienen poca o ninguna empatía por los demás. Una madre narcisista pisará a toda su familia, incluso sus hijas, para satisfacer sus propias necesidades.

Salir de la sombra de una madre narcisista puede ser difícil, pero a menudo increíblemente necesario en la edad adulta.

Consejos para destruir los ciclos negativos de comunicación con tu madre narcisista

  1. Reconoce que tu salud y bienestar son lo primero

Es más que probable que, tal y como era la dinámica familiar, hayas intentado complacer a tus padres narcisistas mucho, de hecho demasiado, hasta el punto de no reconocer ni pensar que tienes derecho a tus propias necesidades y deseos.

Como adulto, es hora de que te reapropies de tus deseos y necesidades y los pongas como prioritarios. Si priorizas los deseos y necesidades de otras personas (amigos, parejas, jefes) tendrás relaciones disfuncionales, repitiendo las dinámicas de tu familia narcisista. Esto no quieres decir que no tengas en cuenta a los demás y que no cuides el vínculo que tienes con las personas que son importantes en tu vida. Se trata de priorizarte a ti mismo teniendo en cuenta a la otra persona y negociar. Negociar incluye poner límites y decir que no.

  1. Aprende a despegarte y poner límites

Para desvincularte de verdad y forjar una identidad fuera de la sombra de sus padres, tendrás que aprender a desapegarte, lo que esencialmente significa dejar de ser reactivo, compartir sólo cierta información o poner límites a exigencias como whatsapps o llamadas diarias. En definitiva, dejar de ser un niño adulto y empoderarte.

Si esta estrategia no funciona y la madre narcisista sigue acosándote, interrogándote, riéndose de ti, desvalorizándote, invalidándote, quizás sea hora de considerar tener contacto cero. Se trata de una decisión muy difícil y el proceso puede llevar algo de tiempo.

  1. Trata de no ser conflictivo, pero establece límites claros

Las narcisistas no se hacen responsables de sus comportamientos y generalmente no son capaces de tener empatía, por lo que una confrontación es una trampa para más dolor, desilusión y angustia.

Aún así, necesitas comunicar tu necesidad de espacio. Poséelo como algo que necesitas, expón tu posición sin reproches ni acusaciones, y luego apégate a él con límites sólidos.

Es importante trabajar en ti mismo durante este tiempo. Estás tomando la mejor decisión posible para ti y tu salud mental para seguir adelante. Tienes derecho a ello.

  1. Acepta que tu madre narcisista (o codependiente) puede hacerte muy difícil iniciar un descanso

Ten en cuenta que hay una gran probabilidad de que tus padres no respeten tu deseo por un tiempo. Eso es porque las narcisistas suelen ver a sus hijos como extensiones de ellas mismas en lugar de personas con sus propias necesidades.

Es posible que intenten castigarte, boicotearte o chantajearte por tu decisión. Una vez que hayas establecido tus límites, no los muevas. No sucumbas a regaños, amenazas, inculpaciones ni a ninguna otra forma de manipulación.

Establecer límites es la consecuencia de la autoestima. Este proceso lleva tiempo e incluye la capacidad de identificar y creer que tienes derecho a tus sentimientos y necesidades, y aprender a afirmarlos.

  1. No te culpes por el estado de la relación

Las hijas de madres narcisistas suelen tener una larga historia de autoculpación, sentir el miedo como la emoción más presente en sus vidas y tener la sensación de que son “defectuosas”. Esto es porque en sus familias narcisistas fueron muy manipuladas para sentirse así, han interiorizado estos sentimientos y ya como adultos los siguen repitiendo hasta que empiezan terapia.

Las madres narcisistas son muy buenas para arremeter o llorar cuando sus hijos expresan necesidades propias, entrenándoles para que se señalen a sí mismos cada vez que se sienten heridos, solos o enfadados por el abuso. A su vez, los hijos crecen pensando:

“Soy demasiado demandante, muy sensible, extremadamente egoísta”

Ahora que eres un adulto, es fundamental que te liberes de la culpa y reconozcas que es el comportamiento de tu familia narcisista fue muy tóxico y dañino para ti en tu infancia. Entonces no podías hacer nada, eras completamente dependiente de tus padres. Ahora tienes el poder de crear un nuevo vínculo más sano para ti y al que tienes derecho.

Si sigues dejando que tu madre narcisista te controle, manipule, culpe, ridiculice… es como tener una puerta abierta a que otras personas que se parecen a ella, lo hagan también . Si empiezas a poner límites a tus padres, te resultará más fácil hacerlo con otras personas en tu vida. Ése será el comienzo de un cambio para no seguir atrapado emocionalmente en una infancia abusiva que no te merecías.

Fuente: https://www.huffingtonpost.com