27 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con un Narcisista Abusivo (Parte 1)

El Contacto Cero con una ex pareja narcisista o abusiva es un momento desafiante en la vida de una persona. Los supervivientes de abuso emocional, psicológico, físico, y/o sexual no sólo se están abriendo un nuevo camino hacia la libertad y el renacimiento, sino que también pueden estar luchando con los efectos de la disonancia cognitiva, el miedo, la vergüenza y la culpa, así como los efectos traumáticos del abuso en sus mentes, cuerpos y espíritus.

También pueden encontrarse con hostigamiento o acoso por parte de sus parejas abusivas en sus intentos de separarse de ellas, especialmente si se han “atrevido” a dejar primero a esas parejas.

Debido a la vinculación bioquímica y traumática con sus abusadores, los supervivientes también pueden tener dificultades para no contactar a su ex pareja o controlarlas debido a que están condicionados a depender de la aprobación y validación de su abusador(a) durante el ciclo de abuso como un mecanismo de supervivencia.

Teniendo en cuenta el hecho de que la desintoxicación de una relación abusiva se parece mucho a la recuperación de una adicción, la “rehabilitación” de este tipo de toxicidad debe abordarse de una manera que sea a la vez compasiva y fortalecedora.

30 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con un Narcisista Abusivo

  1. Todo Acto de Silencio es una protección contra la Violencia Psicológica

    Cada vez que eliges no controlar, responder o comunicarte con un ex compañero abusivo, demuestras que te valoras a ti misma, valoras tu tiempo, tu nueva vida y tu derecho a no ser sometida a abuso o maltrato. Te proteges contra la información traumática o la violencia emocional que podría retraumatizarte y atraparte de nuevo en un ciclo de abuso. Un ciclo que sólo puede exponerte a más dolor, angustia y una sensación generalizada de desesperanza. Has escapado del abuso: no te permitas volver a ingresar al ciclo nuevamente en una situación sobre la que tú tienes el poder de decidir.

  2. Tengo el derecho a estar Libre de Abuso. Todo ser humano tiene ese derecho y yo también

    Tú eres como cualquier otro ser humano, incluidos aquellos que nunca han estado en una relación abusiva o aquellos que nunca han tolerado ninguna forma de abuso si lo han encontrado. No te culpes ni te avergüences de haber permanecido en una relación abusiva.

    Hay muchas razones por las que los supervivientes de abuso/maltrato permanecen más allá del primer incidente de abuso. Tiene que ver con la repetición-cumpulsión del trauma de infancia con padres/madres abusivos no sanados.

    Tienes todo el derecho de rodearte de personas que te quieran tal y como eres, que traten bien y que te nutran.

  3. Nadie puede quitarme el Poder que tengo dentro de Mí

    Puede ser una sorpresa para ti, pero las abusadoras narcisistas no tienen ningún poder interno auténtico: le quitan el poder a los demás porque no tienen ninguno dentro de ellas. No tienen ningún sentido de identidad nuclear: necesitan más a sus víctimas de lo que éstas las necesitan a ellas (incluso si se siente de otra manera). Cuanto más crezca tu poder personal, más verás las cosas con claridad, te querrás a ti mismo y no necesitarás la validación de nadie, en especial de la narcisista.

  4. Mi Voluntad es más Fuerte que los intentos de un(a) abusador(a) de maltratarme/abusar de mí/asustarme o intimidarme

    Muchas supervivientes de abuso/maltrato terminan devaluadas por el comportamiento intimidatorio de su ex pareja. Su ex pareja abusiva se niega a dejarlas solas, las acecha o acosa, las amenaza (si tiene algo con qué hacerlo) u ostenta su nueva fuente de suministro como una forma de provocar (por ejemplo, publicar muchas fotos en Facebook con su nueva pareja una semana después de la ruptura proclamando amor a los cuatro vientos).

    Recuerda que las tácticas del/de la abusador(a) no pueden funcionar en ti tan efectivamente si estás dispuesta a priorizar tu bienestar y tu libertad sobre los intentos de intimidación o las amenazas. Protégete. Si es necesario, cambia de lugar de residencia o interpón una denuncia a la policía o consulta con una abogada. Tienes medios para protegerte y el derecho de no tener ningún tipo de contacto con una persona si eso es lo que tú quieres.

  5. Me Defenderé y me Protegeré. Pase lo que pase.

    Ya sea que eso signifique obtener una orden de restricción, cambiar tu número o bloquearle en todas las plataformas de redes sociales, haz todo lo que sea necesario para protegerte de la manipulación y el abuso del narcisista para mantener el contacto cero con la narcisista.

    No mereces ser retraumatizado, de ninguna forma o manera. Busca el apoyo de tu refugio local contra la violencia doméstica (sí, el abuso emocional sigue siendo violencia), busca una terapeuta que sepa de trauma, grupos de apoyo locales, o terapias grupales enfocadas en la recuperación y el apoyo del trauma. Encuentra todo el apoyo que puedas para ayudar a construir y reforzar protección a tu alrededor. Cuanto más apoyo de calidad tengas, más seguro estarás de seguir adelante sin tu ex compañera tóxica. Cuanto más sana sea la red de personas de la que empieces a rodearte, más te identificarás con los vínculos sanos y menos ganas tendrás de contactar a tu ex narcisista.

  6. No me Rindo. Tengo Esperanza.

    No importa lo difícil que se vuelva, nunca te rindes. Incluso si cometes un error, no pasa nada. No te castigas de forma dura y vuelves a empezar. No hay nada perdido. ¿Cómo vencer a una adicción? No permitas que la fantasía de la perfección te impida avanzar en tu camino. Sigue adelante. Si te has caído y por lo que sea, has roto el Contacto Cero, no te juzgues. El auto-juicio lleva a la misma sensación de indignidad que te lleva de vuelta a buscar la validación de personas tóxicas. En lugar de eso, levántate y vuelve al camino y comprométete contigo misma a realizar el viaje aún más plenamente. Cada revés simplemente revela las heridas nucleares que necesitan sanación. Entiende los factores desencadenantes que llevaron a su decisión de romper el Contacto Cero para intentar no volver a caer en ellas. Y si vuelves a caer, no pasa nada. Te vuelves a levantar. Las estadísticas indican que la media es de siete intentos hasta conseguir el Contacto Cero con la persona abusiva.

  7. Mi Vida vale más que Promesas Vacías

    Cuando un(a) abusador(a) narcisista intenta que vuelvas, él vuelve a la fase de idealización del ciclo de abuso y te hará las mismas promesas que te hizo al comienzo de la relación. Prometerá cosas como cambiar, quererte, cuidarte, apoyarte y estar a tu lado. Lo que no ha hecho antes y no hará en el futuro. En su lugar, te invalidó, menospreció, degradó, humilló, minusvaloró,.. y eso es lo que volverá a hacer si le dejas. Estas promesas vacías son sólo otra forma de controlarte y hacer que vuelvas al ciclo de abuso. No alimentes la ilusión de lo que podría haber sido la relación. Eso es una fantasía. En cambio, reconócelo por lo que fue: momentos de terror fusionados con falsas promesas que nunca se llevaron a cabo. Mereces más que promesas vacías: te mereces lo real. La verdadera promesa de una vida nueva y más saludable te espera: hazte una promesa a ti misma de que perseguirás esa nueva realidad. Comprométete contigo misma a quererte, cuidarte, protegerte y no abandonarte.

  8. Elijo una Vida Plena y Sana en la que Prosperar y no Sobrevivir

    Muchos supervivientes de abuso tienen un alto nivel de resistencia, están muy acostumbrados a aguantar situaciones muy duras, situaciones que para una persona sana serían impensables. Esto se debe a que en la infancia, su familia narcisista/disfuncional les sometía a abuso/maltrato y lo negaban, aduciendo que el trato era normal, y que, en todo caso, lo “tenían que aguantar”.

    No sólo el abuso físico o sexual lleva a situaciones de vida o muerte. También el abuso psicológico y/o emocional. Hay suicidios que ocurren por acoso escolar y violencia doméstica que no siempre lleva aparejado el abuso físico y/o sexual. La mayoría de los supervivientes desarrollan conductas autolesivas y/o ideaciones suicidas activas (con intentos de suicidio) o pasivas (sólo pensando en ello sin pasar a la acción).

    Cada vez que sacrificas tu tranquilidad y bienestar por un “golpe” más del abuso en lugar de desintoxicarte de la relación, también te menosprecias y abusas de ti mismo. Al romper el contacto cero, es como si te convencieses de que no eres digno de algo más que estar con una persona tóxica, que te maltrata o abusa de ti.

  9. La Soledad es infinitamente mejor que cualquier forma de Abuso

    Después de una relación abusiva, puedes comenzar a idealizar a tu ex pareja en tiempos de soledad. Incluso podrías preguntarte si fue ‘valioso’ dejar el abuso, ya que ahora te sientes sola. Puede que tengas sentimientos encontrados acerca de tu abusador(a), ya que los “buenos momentos” vuelven a aparecer en tu mente en ausencia de tu abusador(a).

    Recuerda que tú has sido la única persona en la relación que se ha esforzado por que hubiese buenos momentos. La narcisista lo único que hizo fue dejarse querer y tratar bien por ti. Únicamente puso esfuerzo en el bombardeo de amor o love bombing, después ya sólo realizaba un refuerzo intermitente de amor/odio que te mantenía bajo su control.

    La soledad puede ser una señal de que estás trabajando y procesando el trauma. Es un signo de que debe estar más presente contigo mismo y rodearte de mejores redes de apoyo. También es una señal de que tienes una gran necesidad de aprender a disfrutar de tu propia compañía. Reconoce y valida la soledad, no la resistas persiguiendo a personas más tóxicas o volviendo a la misma relación de abuso. Los supervivientes a menudo necesitan un período de autoaislamiento para reflexionar, recuperarse e integrar el trauma antes de salir o buscar nuevas relaciones. Tómate este tiempo para sanar y no te apresures en el proceso. Es muy necesario para que te encuentres en un estado óptimo de salud mental, física y emocional. Cuanto más sano estés, mejor será la calidad de sus relaciones futuras, ya sea con nuevos amigos o parejas. No olvides que aquéllo que tienes en tu interior es lo que se refleja en el exterior a través de tus relaciones. Para que cambie el tipo de vínculo que tienes con otras personas, el primero que tiene que cambiar, eres tú. Los cambios se dan de dentro hacia fuera, no al revés. Si intentas evitar el contacto cero “enganchándote” muy rápidamente a otra persona, es más que probable que esa persona se parezca mucho a tu ex narcisista.

Continúa en el siguiente artículo.

Anuncios

Técnicas de Reprogramming para Cambiar Patrones Tóxicos Contigo Misma

Aunque ahora seas un adulto, llevas contigo las experiencias de tu pasado. Tu pasado te ha moldeado de formas de las que no eres consciente, formas que permanecen profundamente enterradas en tu subconsciente.

Si has crecido en una familia disfuncional, es muy posible que tengas heridas que todavía están abiertas, dolor emocional y confusión que no desaparecen, patrones de actuación autodestructivos y relaciones tóxicas.

Para cambiar la programación negativa en el biocomputador que es tu subconsciente, hay que corregir las frases que se están reproduciendo en tu cerebro como interminables cintas de contestador automático.

Algunas de estas frases, dentro del contexto de la terapia Gestalt, se llaman introyectos. Se trata de frases que te las han repetido tanto en la infancia que tú te las “tragaste” sin digerirlas, no son tuyas y, además, probablemente, no son ciertas.

Se trata de frases como:

“Eres malo”, “La vas a cagar”, “No eres suficiente”, “Lo haces mal”, “Eres difícil”, “Eres sensible” “Eres un desastre”, “No vales para nada”

Si quieres cambiar tu comportamiento y alterar las consecuencias negativas que te ha ocasionado tu forma de actuar, puedes empezar por cambiar esta programación negativa.

¿Cómo hacer esto?

Activa tu Mente Consciente

El funcionamiento de la mente consciente, de la cual puedes empezar tomar conciencia y activar, comprende ocho niveles:

  1. Comportamiento motor de base. Los supervivientes están atrapados en sus propias cabezas, la mayoría son muy mentales y les dan muchas vueltas a las cosas, pensando que si entienden, todo se solucionará. No es así. Parte de la vida, consiste en simplemente sentir, no entender. En el cuerpo registramos las emociones, que tienen su origen en el sistema límbico del cerebro. Empieza por moverte, mueve los brazos y las piernas, gira el cuerpo o apúntate a un grupo de terapia corporal.
  2. Comportamiento motor más sofisticado. Mueve los dedos de las manos o de los pies, o realiza movimientos coordinados, como bailar o jugar al baloncesto.
  3. Orientación hacia estímulos. Pon el agua de la ducha un poco más caliente de lo normal y siéntela en tu piel. Para trabajar esto, también hay técnicas específicas como el EMDR.
  4. Movimiento de los órganos internos. Como cuando te das cuenta de que tu corazón late deprisa cuando estás enfadada o mariposas en tu estómago cuando sientes ansiedad.
  5. Discurso. Cuando vocalizas tus pensamientos y sentimientos y te comunicas con otras personas. Exprésate. Al principio te costará, sentirás miedo. Sostén ese miedo. No lo rehuyas. Al final ese miedo se va, como todas las emociones, es algo transitorio.
  6. Control voluntario de la respiración. Como cuando sostienes la respiración cuando buceas bajo el agua o respiras profundamente cuando te sientes enfadado o molesto. Los supervivientes solemos tener una respiración superficial (de la nariz hasta el tórax) a causa de la ansiedad. Una respiración sana y natural llega hasta el abdomen. Pon conciencia en tu respiración y haz unas cuantas respiraciones profundas, te darás cuenta de que relaja mucho. Las prácticas meditativas y el mindfulness son muy buenos para trabajar tu respiración.
  7. Dirección autónoma. El discurso inaudible que usas para decirte a ti misma lo siguiente que debes hacer, como “siéntate, come, ata tu zapato”.
  8. Monitorización de ti mismo. Las frases que empiezas con “Estoy” para describir lo que estás haciendo, por ejemplo, “ahora estoy comiendo helado”.

Haz tu propio Reprogramming

El Reprogramming consiste en crear una nueva realidad para tu cerebro. En tu cerebro hay muchas frases que son tóxicas y, como vives creyéndolas, creas tu propia realidad con ellas.

La buena noticia es que esto es posible cambiarlo a través del Reprogramming. Básicamente, consiste en rehacer esa programación tóxica en tu cerebro y en cambiar tu vida, tu realidad.

El Reprogramming es personal, depende de cada superviviente, de su historia, de lo que quiera cambiar y conseguir.

    1. Haz Afirmaciones

      Las afirmaciones son la forma más simple de Reprogramming.

      La afirmación supone hacer que la parte de autodirección de tu mente consciente haga sugerencias a tu mente subconsciente, por ejemplo:

      • Tengo derecho a que me pasen cosas buenas y a ser feliz.
      • Soy guapa y digna de amor incondicional por otra persona.
      • No soy lo que me ha pasado. Soy aquello en lo que decido convertirme.
      • Tengo derecho a poner límites y a decir que no.
      • Estoy dando pasos hacia mi crecimiento, voy a tener éxito.
      • No tengo que ser perfecto, basta con que sea lo “suficientemente bueno”.
    2. Practica el procesamiento

      Otro tipo de reprogramming se llama procesamiento. Con este método, harás que la parte de autodirección de tu Mente Consciente, haga una serie de preguntas a tu Mente Subconsciente.

      Algunas de estas preguntas pueden ser:

        • ¿Qué te hace tener miedo a hablar en público?
        • ¿Qué es lo que te atrae de hombres o mujeres que abusan de ti?
        • ¿Qué es lo que te hace enfadar de una forma desproporcionada?
        • ¿Cómo fue cuando tenías cinco años vivir con tu familia de origen?
        • ¿Qué te impide ir a por lo que quieres en la vida?
        • ¿Qué es lo que realmente quieres en tu carrera profesional?

      Es probable que tu Subconsciente tenga una respuesta a lo que sea que le preguntes y así lo hagas Consciente. Te dará respuestas directas y, a menudo, revelará la verdad oculta sobre lo que te preocupa. Todo lo que tienes que hacer es preguntar y luego escuchar la respuesta. También puede escribirlo como una forma de ordenarlo y aclararlo para ti misma.

      La afirmación y el procesamiento te permitirán ponerte en contacto con tus emociones y sentimientos, también con tus pensamientos y creencias básicas, y cambiar estos dos últimos hasta cierto punto.

    3.  El Metaprogramming

      El Metaprogramming supone dirigir o cambiar tu comportamiento y condicionamiento desde una parte de tu mente llamada Mente Metaconsciente.

      La Mente Metaconsciente tiene las siguientes funciones que influyen en tu condicionamiento básico:

      • Resolución: enfadarse, estar harto de viejos patrones de conducta o hábitos, y decidir hacer algo al respecto.
      • Ensayo: representar un comportamiento corporal y verbal nuevo, visualizarte a ti misma actuando de una manera nueva. Para esto, el psicodrama viene muy bien, ya que te permite representar personajes que son nuevos para ti y que quieres incorporar a tu vida real.
      • Conflicto: establecer nuevos límites o estándares para tu comportamiento con los demás, decidiendo qué conductas o patrones por parte de los demás ya no vas a permitir.
      • Planificación: programación, diseño y configuración de nuevos patrones de comportamiento orientados a objetivos. Define tus proyectos y metas, y especifica plazos para el logro de tus objetivos. Utiliza una pizarra, escribe en ella al menos cuatro objetivos para los próximos seis meses y observa qué actividades o acciones realizas para conseguirlos.
      • Reflexión: piensa en las consecuencias de tu comportamiento, obtén ideas para conseguir formas alternativas de actuar, sentir, creer o pensar. Para esto viene muy bien hacer terapia individual con una terapeuta Gestalt, en la que la terapeuta te puede hacer de espejo de tu comportamiento y proporcionarte alternativas que quizás tú no hayas tenido en cuenta.
      • El Observador: cuando llegas a un grado de consciencia elevado, puedes observarte a ti mismo desde “fuera de ti” y con esto ser testigo de tus comportamientos, condicionamientos y resistencias contra el cambio.
      • Espiritualidad: verte a ti misma como un ser que no lo puede controlar todo y aceptar que hay una fuerza más poderosa que tú hará que aceptes la vida y el amor que hay en ti y en los demás de una forma natural. Para practicar tu espiritualidad puedes rezar, meditar y/o practicar yoga.

Estas técnicas te ayudarán a comenzar a hacerte cargo, reponsabilizarte de tus pensamientos, tus creencias, tus acciones y, en última instancia, de tu vida.

Al aprender a controlar tu condicionamiento, te vuelves a dar las claves para determinar tu propio destino, en lugar de estar condicionada por experiencias de tu pasado.

Fuente: mudrashram.com

Ten en cuenta que las técnicas de este artículo están basadas en la Programación NeuroLingüística (PNL) y te serán muy útiles pero sólo si las usas después de realizar el trabajo terapéutico de abrazar las emociones de la tristeza y la rabia que suponen el duelo de lo perdido en la infancia. Si intentas empezar por esto, seguirás sin tener una buena gestión emocional.

6 Afirmaciones Sanadoras si has sido Víctima de Abuso Narcisista

“Tener reveses es algo normal que forma parte de la vida. No es un fracaso”

Es importante que te recuerdes a ti mismx que el proceso de sanación es continuo en el tiempo. Dependiendo de cuánto tiempo has estado expuestx al abuso a lo largo de tu vida, y especialmente si lo sufriste en la infancia de la mano de un padre y/o madre narcisista(s), puede llevarte meses, años o incluso toda una vida sanarte por completo.

El camino no es siempre recto, es más que posible que por cada dos pasos que hagas hacia adelante, des uno hacia atrás. Sólo recuerda que cada paso es parte del camino y que no es un fracaso encontrarte con reveses a lo largo de ese camino.

La simple confirmación a ti mismx de que estás sanando, te dará la energía y la fuerza necesarias para superar los retos con los que te vayas encontrando.

“No soy lo que me ha pasado. Soy aquéllo en lo que decido convertirme”

Es muy probable que tu mente, de forma automática, se vaya hacia sucesos que ya han pasado o que crees que pueden suceder en el futuro, dándoles vueltas en tu cabeza de forma obsesiva. La obsesión es una de las secuelas que deja el abuso narcisista.

Céntrate en el “Aquí” y el “Ahora”, y si estás triste, llora, y si estás enfadadx, grita. Sólo una emoción completamente expresada nos libera por fin de ella para dejar el espacio a otras nuevas.

Si te cuesta centrarte en el presente, medita unos de minutos al día o practica mindfulness. En poco tiempo notarás los efectos. Haz unas cuantas respiraciones profundas, desde la barriga, esto hará que se expandan no sólo tus pulmones sino tu visión de las cosas.

Soy una persona que merece amor, respeto y cariño. Igual que cualquier otra”

Si llevas mucho tiempo en una relación con un(a) narcisista o has tenido un padre y/o una madre narcisista, has tenido una relación en la que se le llamaba amor y respeto al control y la dominación. Por eso estás tan confundidx y crees que no eres dignx de ellos.

Pasar un tiempo prolongado en una situación de privación con una persona que en realidad no te da ni amor, ni cariño, ni respeto hace que llegues a pensar que tú eres el/la culpable de eso, que hay algo malo en ti, que eres “defectusx” y por eso no dignx de amor.

Nada más lejos de eso. Es más. Si has estado mucho tiempo AGUANTANDO en una relación con un(a) narcisista, es más que probable que seas una persona empática, sensible, cariñosa, en fin, una  de esas personas cálidas que todo el mundo quiere tener cerca.

Esa culpa insana e ilógica que sientes, la ha sembrado el/la narcisista con sus proyecciones, porque necesita justificar de alguna manera su comportamiento abusivo. Eso sí, tú has permitido ese abuso, siendo consciente de él o no. Esto es de lo que tienes que hacerte responsable, perdonarte y comprometerte contigo mismx a no dejarte tratar así nunca más.

“Cuidar de mí es una prioridad absoluta”

Si has estado tiempo en una relación narcisista, ya no sabes muy bien qué es cuidar de ti. Es hora de que vuelvas a hacerlo. Desde cosas tan básicas como pegarte un buen baño con sales hasta tan complejas como replantearte tu carrera profesional.

Normalmente las parejas de narcisistas son codependientes, que confunden sus necesidades y deseos con los de su pareja y que tienen un problema para poner límites y decir que no.

Es hora de que recuperes tu autoestima y que la persona a la que más quieras seas tú mismx. Ésa es la única manera de tener una relación sana con otra persona. Si quieres más a la otra persona que a ti mismx, y crees que le “tienes” o “puedes” SALVAR, eso sólo dará lugar a una relación tóxica y dañina para ti. Nadie puede salvar a nadie. Cada unx tiene que cuidar de sí mismx y después del otro.

“Confío en mí, en lo que percibo y en lo que digo. En mi visión de las cosas y en mis opiniones”

Las personas que han estado mucho tiempo en una relación con con un(a) narcisista, han sido objeto de técnicas abusivas como el “gaslighting”, “cerrarse en banda” o el “tratamiento de silencio”. Estas técnicas están destinadas a hacer dudar a la persona de su propia percepción de las cosas.

Se trata de una conductas muy tóxicas que minan mucho la autoestima del/ de la que las padece hasta el punto de pensar que se ha “vuelto locx”, “es muy sensible” o “no sabe lo que dice”.

Las víctimas que salen de ese abuso emocional y/o psicológico dudan mucho de sí mismas, de sus conductas, de sus opiniones. Le dan muchas vueltas a las cosas y se culpan de cualquier conflicto o diferencia con otra persona.

Es hora de empezar a confiar en ti mismx, seguir tu intuición, mantenerte fiel a tus opiniones y decisiones y tener más seguridad en tu vida. No necesitas la validación de los demás. Sólo la tuya.

“Tengo derecho a decir que no y a poner límites a los demás”

Si has tenido una relación con un(a) narcisista, seguro que sabes perfectamente de lo que estoy hablando. Tanto si se trataba de un(a) narcisista descubiertx, al que le daban rabietas monumentales si les decías que no y volcaba esa rabia en ti. Como si se trataba de un(a) narcisista descubiertx, que intentaba que no dijeras nunca que no a lo que él/ella quería con todo tipo de chantajes emocionales, mentiras descaradas y amenazas solapadas.

Si has crecido en una familia narcisista, los conflictos no se trataban de una forma directa sino que se acudía a un tercero para que la información llegase (lo que se conoce como triangulación) o bien sí que se trataba de una forma directa pero entonces era a gritos y en una guerra abierta.

Poner límites y decir que no de una forma asertiva no sólo es legítimo para ti sino sano para tu relación. Es normal que surjan conflictos y lo mejor para una resolución exitosa de los mismos es que las personas involucradas tengan una comunicación directa y orientada a una solución común.