¿Estás en una Relación Emocionalmente Abusiva? 40 Señales de Abuso Emocional (Parte 1)

Nada es más perjudicial para tu confianza y autoestima que estar en una relación emocionalmente abusiva.

A diferencia del abuso físico, que es muy evidente, el abuso emocional puede ser más insidioso y elusivo.

En algunos casos, ni el/la abusador(a) ni la víctima son plenamente conscientes de lo que está sucediendo.

El abuso emocional puede ocurrir en cualquier relación: de pareja, entre padres/madres e hijos/hijas, en amistades y con parientes.

A lo largo del artículo me referiré al abuso en el contexto de una relación de pareja, entendiendo que se puede extrapolar a todas las mencionadas.

¿Qué es el Abuso Emocional?

El abuso emocional es una forma de lavado de cerebro que erosiona lentamente el sentido de la autoestima, seguridad y confianza de la víctima en sí misma y en los demás.

En muchos sentidos, es más perjudicial que el abuso físico porque desintegra lentamente el sentido de una misma y el valor personal. Corta llegar al núcleo de tu ser esencial, lo que te impide reconocer tus deseos y necesidades. Causa heridas emocionales y psicológicas.

Implica un patrón de ofensas verbales, amenazas, control financiero y críticas constantes, así como tácticas más sutiles como la intimidación, infundir vergüenza y culpa tóxicas y la manipulación.

El abuso emocional se usa para controlar y dominar a la otra persona, y con frecuencia ocurre porque el/la abusador(a) tiene heridas e inseguridades de infancia que no ha tratado, como resultado de haber sido abusado y que repite consciente o inconscientemente.

Las abusadoras tienden a tener altas tasas de trastornos de la personalidad que incluyen el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), el Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) y el Trastorno de la Personalidad Antisocial (ASPD), entre otros.

Muchos supervivientes de familias narcisistas/disfuncionales crecen en familias en las que el padre o la madre o ambos tienen uno de estos trastornos. Normalmente en la familia hay una negación y/o minimización del problema, de que alguien tenga un trastorno y de que el trato entre los miembros sea abusivo.

Aunque el abuso emocional no siempre conduce al abuso físico, el abuso físico casi siempre va precedido y acompañado de abuso emocional.

La víctima del abuso a menudo no ve el maltrato como abusivo. Desarrollan mecanismos de defensa de negación y/o minimización porque como han crecido en ese ambiente, para ellas, el trato abusivo es lo “normal”, es lo que conocen e, inconscientemente, ya de adultos, se relacionan con personas abusivas, igual que lo eran/son su padre/madre o ambos.

Los efectos del abuso emocional a largo plazo pueden causar un trauma emocional grave, que incluye depresión (grave o leve, llamada distimia), ansiedad (crónica o intermitente) y Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo.

Si no estás seguro de si estás en una relación abusiva, lee la lista de señales más abajo. Dentro del Abuso Emocional están la dominación y el control, el abuso verbal, las expectativas demandantes y de control, el chantaje emocional, el comportamiento impredecible, la creación de caos y crisis, el asesinato del carácter y el gaslighting.

60 Signos de Abuso Emocional en una Relación

Signos de Dominación y Control

  1. Dice cosas que te molestan o te asustan.

Tu pareja abusiva ha encontrado tu talón de Aquiles y lo utiliza contra ti. Si no obedeces o te esfuerzas por llevarte bien, tu pareja te amenazará y te asustará con lo que sabe que te da miedo, por ejemplo, te amenazará con dejar la relación si no haces exactamente lo que él/ella quiere.

  1. Se vuelve inapropiadamente celosa de tu atención o tu conversación con los demás.

A tu pareja no le gusta la idea de compartirte con nadie, incluso en las situaciones más inocuas e inocentes. Le molestan situaciones como que envíes un whatsapp a tu madre o salgas unos minutos tarde del trabajo.

  1. Monitorea tu tiempo y tu ubicación.

Tu pareja te interroga constantemente si no estás con ella sobre dónde estás, con quién y a qué hora vas a volver a casa. Si tu pareja no está satisfecha con el tiempo que pasas con otras personas, te hará sentir culpable. Como resultado, te sientes bajo libertad condicional, teniendo que dar innumerables explicaciones de lo que haces.

  1. Supervisa tu teléfono y tu mail.

Es otra forma de control de todas tus relaciones y contactos con otras personas. Te hace sentir como en la infancia, cuando tenías que justificar tu comportamiento. Eres un adulto con derecho a la privacidad y derecho a contactar a quien desees sin interferencias.

  1. Toma decisiones que afectan tanto a ti como a la familia sin consultarlo o llegar a un acuerdo contigo.

Un(a) abusador(a) emocional intentará colocarte en una posición inferior, al descuidar o negarse a incluirte en la toma de decisiones importantes. No te ve como un igual a la hora de tomar decisiones. Finalmente, olvidas cómo tomar decisiones y dependes de tu abusador(a) para prácticamente todo. Por ejemplo, puede decidir que os mudáis de residencia sin consultarlo contigo.

  1. Controla las finanzas y cómo gastas el dinero.

No sabes cómo acceder a tus cuentas bancarias porque tu pareja no te da las contraseñas. No puedes hacer una compra sin pedir permiso. Todo lo que haces financieramente pasa antes por su supervisión y aprobación.

  1. No respeta tus límites e ignora lo que le pides.

Cuando dices que no, consigue la forma de que acabes cediendo y se convierta en un sí, ya sea para hacer un plan que no te apetece o para tener sexo.

Puedes pedirle cosas de forma explícita que te molestan o que son importantes para ti, como que no deje la ropa tirada por el suelo o no te dé besos delante de otras personas. Si no le apetece hacerlo o simplemente para oponerse, hará caso omiso, lo ignorará o te dirá alguna excusa, como “vaya, no me he acordado”. 

Señales de Abuso Verbal 

  1. Muestra completa indiferencia y falta de respeto.

Te ignora a propósito a veces, comportándose como si no hubieses oído lo que te ha dicho o haciendo bromas sobre tu ropa o sobre cómo cocinas. Si le reclamas, te dirá que “estás exagerando” o que “eres muy sensible y no se te puede decir nada”.

  1. Ignora tus opiniones, ideas, sugerencias o necesidades.

Tu punto de vista y tus necesidades emocionales no son importantes para el/la abusador(a). A él o ella realmente no le importa cómo te sientes o cuál es tu opinión. Si intentas expresarte, te ignorará o te hará sentir como una persona demasiado demandante o que tus pensamientos y sentimientos son “incorrectos”, no válidos.

  1. Utiliza sarcasmo o la burla para desanimarte o hacerte sentir mal.

Utiliza el sarcasmo a través de palabras que significan lo contrario de lo que realmente quiere decir para insultarte, degradarte o mostrar irritación. El sarcasmo puede ser un comportamiento pasivo-agresivo que le permite al/a la abusador(a) fingir que sus palabras en realidad eran broma. Es un intento de mantenerte en desequilibrio e incómodo. Por ejemplo, “estás precioso hoy” (y estás en pijama) o “me encanta tu aliento” cuando acabas de comer ajo).

  1. Te llama nombres.

No se trata de palabras afectuosas como “cariño” o “cosita”. Se trata más bien de palabras que van sobre temas sobre los que sabe que tú eres susceptible, como “canija” si eres pequeña o “gordito” o “gordo” si te sobran unos kilos.

  1. Crea conversaciones circulares e interminables.

El/la abusador(a) hace esto con técnicas como la ensalada de palabras. El objetivo es confundir. ¿Para qué? Para no tener que darte la razón en algo o para evitar hablar de un tema que no les interesa. Es una táctica de desgaste. El/la abusador(a) juega con ventaja porque sabe lo que está haciendo. Su comunicación no es sincera ni orientada a una solución que satisfaga a ambas partes.

  1. Señala regularmente tus defectos, errores o deficiencias.

Todas las personas cometen errores y tienen defectos. Es algo inherente a la condición humana. El/la abusador(a) señalará los tuyos de una forma obvia y para hacerte sentir vergüenza (esta vergüenza normalmente ya es tóxica de infancia, por la cantidad de veces que te sometieron a ella de forma intensa). Sin embargo, él/ella se esforzará por mantener una imagen de perfección irreal ante ti y los demás, no reconociendo nunca un defecto ni un error. Su intención es quedar siempre y en cualquier circunstancia por encima de ti, tanto frente a ti como frente a los demás.

Anuncios

9 Señales de que Estás en una Relación (Emocional y/o Psicológicamente) Abusiva

¿Estás en una Relación Abusiva?

A menudo, las mujeres que están en relaciones emocionalmente y/o psicológicamente abusivas no reconocen su situación como abuso porque no están siendo atacadas físicamente. Mucha gente cree que si no hay signos físicos de abuso, entonces no es realmente abuso. Pero el dolor del abuso emocional es ta reales como el del abuso físico. Se la conoce como la “herida invisible” precisamente por eso, porque no se ve físicamente pero está ahí.

Es por esto que es importante hacerte consciente de que estás en una relación emocionalmente abusiva. Los supervivientes no se dan cuenta porque vienen de familias narcisistas/ disfuncionales con los mismos patrones de conducta, donde todo este comportamiento abusivo es etiquetado como “normal” por la familia. Inconscientemente, los supervivientes escogen parejas que son proyecciones de sus padres, con lo que se perpetúa el abuso emocional y/o psicológico que sufrieron de niños.

Preguntas para identificar Abuso Emocional/Psicológico en las Relaciones

Tu compañero…

  • ¿Te humilla o menosprecia delante de amigas, familiares o en público?
  • ¿Hace de menos tus metas o logros?
  • ¿Critica constantemente tus habilidades como pareja, trabajador o estudiante?
  • ¿Te llama “nombres” constantemente que pueden considerarse humillantes?
  • ¿Te sientes impotente para tomar tus propias decisiones?
  • ¿Amenaza (de forma directa o indirecta con hacerte daño a ti, a tus hijos, mascotas, amigos o familiares para conseguir que hagas lo que él/ella quiere?
  • ¿Destruye cosas para asustarte, por ejemplo, tirar un cuadro o darle una patada a una puerta?
  • ¿Te dice o te hace entender que no vales nada sin él/ella?
  • ¿Te agarra, pellizca, empuja o zarandea y después se excusa por ese comportamiento?
  • ¿Te llama o te envía mensajes de texto constantemente o se presenta de improviso donde sabe que estarás para controlarte?
  • ¿Te aísla de amigos o familiares, por ejemplo, te hace chantaje para que no vayas a una cena con amigas o te dice que cree que cae mal a tu madre para que ninguno de los dos vayáis a visitarla?
  • ¿Consume drogas o alcohol como una excusa para hacerte daño verbalmente?
  • ¿Te culpa por lo que siente?
  • ¿Te presiona para tener sexo con él/ella cuando tú no quieres?
  • ¿Amenaza con hacerse daño o suicidarse si te vas?

 Y tú…

  • ¿Te asusta cómo actuará tu pareja?
  • ¿Constantemente te excusas frente a otras personas por el comportamiento de tu pareja?
  • ¿Crees que puedes ayudar a tu pareja a cambiar si sólo cambias algo sobre ti?
  • ¿Tratas de no hacer nada que pueda causar conflicto o enfadar a tu pareja, es decir, te comportas la mayor parte del tiempo como si estuvieses pisando huevos?
  • ¿Sientes que, hagas lo que hagas o por mucho que te esfuerces, tu pareja nunca estará contento del todo contigo?
  • ¿Siempre haces lo que tu pareja quiere que hagas en lugar de lo que tú quieres? ¿La mayoría de las veces ya no sabes qué es lo que quieres?
  • ¿A pesar de no estar feliz no terminas la relación porque tienes miedo de lo que tu pareja haría si la relación se terminase o porque crees que no ibas a encontrar a nadie más que te quisiese?

Si has respondido que sí a la mayoría de estas preguntas, es muy posible que estés en una relación abusiva.

9 Señales de que Estás en una Relación (Emocional y/o Psicológicamente) Abusiva

  1. Te aísla

    Los compañeros emocionalmente abusivos a menudo te aislan de otras relaciones cercanas, incluidas aquellas con familiares, amigos o incluso compañeros de trabajo.

    El abusador puede que ni siquiera sepa conscientemente que lo está haciendo. Con el aislamiento progresivo el abusador lo que consigue es que dependas emocionalmente por completo de él, influir en ti de una forma más fácil y controlar la relación.

  2. Te hace cuestionar tu Sanidad Mental

    Para hacer esto, una de las técnicas más comunes que utilizan es el Gaslighting (o Luz de Gas), una forma de abuso psicológico que hace que la víctima cuestione su propia realidad. Algunos ejemplos de una persona emocionalmente abusiva que hace gaslighting a su pareja son frases como:

    “Estás loco, eso nunca sucedió.””¿Estás seguro? Yo creo que tú eres un poco tonto.””Todo está en tu cabeza. Tú no estás bien”

    El Gaslighting es una táctica de abuso muy poderosa y agresiva porque hace que la víctima cuestione todo: su cordura, sus sentimientos y su propia percepción de la realidad. Esto le da a la abusadora el control.

  3. No puedes expresar tus Sentimientos

    Si te da miedo plantear ciertos temas, ésta es una señal de peligro de que tu relación tiene una base inestable. Un compañero abusivo impedirá que te expreses de forma libre, haciéndote sentir culpa o vergüenza por ello.

    Muchas veces las personas abusivas no son claras en su comunicación porque con una comunicación equívoca es como consiguen sus objetivos. Por ello, es muy probable que un compañero abusivo no diga explícitamente “No hables de esto”, pero si tú tienes la sensación de que si tocas algunos temas pueden provocar una reacción inesperada y/o agresiva por parte de tu compañero, eso es abuso emocional.

  4. Es celoso de forma irracional

    Los sentimientos ocasionales de celos son normales en una relación.

    Los celos se convierten en un problema cuando la persona con celos se vuelve posesiva o controla, o impone un doble rasero a su pareja, por ejemplo, un abusador que le prohíbe a su novia que hable con compañeros de trabajo masculinos cuando él sí que interactúa con normalidad con sus compañeras mujeres.

  5. Te amenaza (de forma obvia o solapada)

    Las amenazas no tienen que estar limitadas a ti. Una compañera abusiva puede amenazar con herir o matar a los hijos comunes, otros miembros de la familia o las mascotas o amenazar con suicidarse.

    Una amenaza también puede venir en forma de intimidación, comportamientos como romper cosas delante de ti o decir frases como:

    “No me hagas enfadar” o “Te lo estás buscando” o “Mi paciencia tiene un límite”

  6. Te culpa de todo

    Un abusador culpa a su pareja por su propio comportamiento. Afirmará que lo provocaste tú u otra persona para justificar su comportamiento agresivo. Te culpará de su propia infidelidad argumentando que no le das sexo o cariño o atención en cantidades suficientes. Un abusador también alegará que el estrés, las drogas o el alcohol lo hicieron comportarse de cierta manera.

    La razón por la que hacen esto es el mecanismo de defensa de la proyección. La proyección consiste en poner fuera de uno mismo comportamientos que no podemos aceptar que son nuestros. Por eso justifican todo lo que hacen y la proyección les da una “carta blanca”dentro de su cabeza para poder hacer lo que quieran y no responsabilizarse de su comportamiento, por muy abusivo que sea.

  7. Te controla

    Una abusadora utilizará diferentes medios para controlarte. Así es como se ponen por encima de ti en la relación, es su forma de conseguir tener “la sartén por el mango”, ya que se sienten permanentemente amenazadas.

    Lo que utilicen para controlarte dependerá de cada persona. Son instrumentos de control para la abusadora:

    • El dinero: tendrán acceso a tus cuentas bancarias, te quitarán las tarjetas, decidirán en qué se gasta y en qué no.
    • El sexo: utilizará el sexo como arma, reteniéndolo cuando sepa que lo quieres y dándotelo como a cuentagotas para mantenerte en una situación de necesidad perpetua.
    • El trabajo: querrá decidir el tipo de relación que tienes con tu jefe y/o compañeros de trabajo, diciéndote cómo tienes que comportarte.
  8. Te avergüenza y te critica

    Un compañero abusivo critica a su pareja constantemente, en privado o en público. Cómo lo hacen puede variar mucho. Por ejemplo, críticas sobre tu inteligencia o apariencia de su compañera. O pueden burlarse de su pareja y humillarla. Todo ello es una táctica para reducir la autoestima y la confianza de su compañera.

  9. Su comunicación es equívoca

    Su comunicación no está orientada a una solución del conflicto sino a “ganar”. Algunas de estas técnicas de comunicación equívoca son:

    • La manipulación
    • La triangulación
    • El tratamiento de silencio
    • “Cerrarse en banda”
    • “Gaslighting” o luz de gas
    • Comportarse de forma pasivo-agresiva

El abuso emocional tiene el objetivo por parte de la abusadora de mantener el control sobre la relación y su pareja. Es una forma de oprimir a su pareja y no dejar que se exprese, que manifieste sus opiniones ni que defienda sus criterios y percepciones. Es una forma de maltrato muy grave, ya que anula por completo a la víctima, dejándola sin autoestima y creyendo que merece el trato que se le da.

Nadie merece ese tipo de abuso y de trato. Si te ves reconocida en este artículo, busca ayuda en lugares como éste:

http://www.violenciagenero.msssi.gob.es

25 Cosas que Haces como Adulto cuando has experimentado Abuso Emocional en la Infancia

Cuando crecemos, la forma que tienen de educarnos tiene mucho que ver con los mecanismos que desarrollamos para movernos por la vida como adultos. Las personas que en su infancia han sido víctimas de abuso emocional y/o psicológico tienen ciertas características y comportamientos diferentes de los de los demás.

Si tú o alguna persona que conoces ha sido víctima de abuso emocional y/o psicológico, esta información te será de utilidad. Entender de dónde viene otra persona o entenderte mejor a ti mismx, puede representar una enorme diferencia en tu vida.

  1. Hacer Preguntas cuando sabes la Respuesta

    Si te han cuestionado mucho, tiendes a dudar de ti mismx, incluso cuando sabes que tienes la razón. Debido a esto, es posible que te encuentres haciendo miles de preguntas sobre muchas cosas que, en el fondo, ya sabes la respuesta pero dudas.

  2. Decir constantemente “Lo siento”

    Lxs niñxs que han sufrido abuso se suelen sentir de adultos como si no fuesen capaces de hacer nunca nada bien. Por eso, tienden a pedir perdón, muchas veces cuando no han hecho nada malo ni han cometido ningún error.

  3. Cuestionarlo todo

    Cuando has vivido en el mundo caótico del abuso emocional, no crees realmente nunca en nada. En lugar de eso, es posible que vivas con el miedo (consciente o inconscientemente) de que algo malo va a pasar.

  4. Eres Duro/Dura pero también Sensible

    Durante una infancia difícil en la que sufres constantes ataques por parte de tu madre y/o padre disfuncionales, aprendes a hacerte durx tú también para sobrevivir en un ambiente tan hostil. Sin embargo, estar sometidx durante años a este ambiente tan perjuidicial y en el que se te atacaba, criticaba o juzgaba de una forma regular, ha hecho de ti un adulto muy sensible a las críticas. También llevas mal que te señalen errores.

  5. Eres Indecisa/Indeciso

    Es más difícil tomar decisiones si te has pasado la infancia oyendo que no eras “lo suficientemente bueno/buena”, que eras “un desastre” o que lo hacías “todo mal”.

  6. Eres Disciplinado/Disciplinada

    Para combatir a un padre y/o madre que estaba constantemente buscando lo que no habías hecho o lo que habías hecho mal, es muy probable que te hayas convertido en un(a) perfeccionista. Eres puntual, limpio/limpia y muy organizado/organizada. Todo esto tiene que ver con el control, crees que si lo tienes todo bajo control, estás a salvo.

  7. Es posible que seas Sensible a los Ruidos Altos

    Si te has criado con miedo, en la infancia era muy común que te gritasen y por eso no te gusta el ruido, lo asocias a los gritos de entonces.

  8. Las Víctimas de Abuso Emocional Pueden Ser Personas Introvertidas

    Muchas víctimas de abuso emocional pueden tener miedo al contacto con la gente y a veces son distantes porque sólo se sienten seguras en soledad.

  9. Tienes una Naturaleza Defensiva

    Es posible que percibas a la gente de forma negativa u ofensiva a causa del abuso previo. A veces te defiendes de ataques que no existen.

  10. Tienes Problemas con el Apego

    Tienes miedo a que los otros te rechacen o te abandonen o no te quieran lo suficiente. Esto es porque tu padre y/o madre disfuncional te hacía sentir rechazadx, abandonadx y no queridx constantemente. Es más que probable que el tipo de apego que hayas desarrollado sea disfuncional, es el mecanismo de defensa que has desarrollado inconscientemente para protegerte de los terribles sentimientos que esto te produce.

  11. No te sientes Cómoda/Cómodo con el Contacto Visual

    Cuando hablas con alguien te sientes incómoda/incómodo hasta el punto de bajar los ojos porque te cuesta mantener el contacto visual.

  12. Huyes del Conflicto

    En lugar de afrontar el conflicto, que te da mucha ansiedad, te parece una mejor idea simplemente evitarlo a toda costa.

  13. Te Tratas Mal a Ti Mismo/Misma

    En tu infancia cuando tu padre y/o madre disfuncionales consideraban que hacías algo “mal”, esto tenía consecuencias negativas para ti. Igual que lo hacía él/ella, te atacas a ti mismx constantemente. Este tipo de pensamientos fueron puestos ahí por tu padre y/o madre narcisista y ahora como adulto te los repites a ti mismx.

  14. Problemas con la Intimidad

    Al haber sufrido abuso emocional, vives con miedo a que vuelva a ocurrir, por lo que te cuesta mucho acercarte y confiar en las otras personas.

  15. Eres Callado/Callada

    Te sientes como si no tuvieras voz después de que te hayan hecho sentir tan pequeñx y defectuosx toda tu vida. Crees que tu voz no cuenta y tiendes a guardarte tu opinión sobre cualquier tema.

  16. Te Cuesta mucho encajar los Cumplidos

    Cuando alguien te dice algo bonito, dudas de sus palabras y las minimizas porque no te ves a ti mismx de esa manera.

  17. No tienes Autoestima

    Las críticas, las continuas faltas de respeto, los insultos han hecho tanta mella en ti que te has creído todo eso que tu padre y/o madre disfuncional te dijo durante años.

  18. “No Soy Capaz” y “No sé” son tus frases favoritas

    Da igual de qué se trate, desde aprobar un master hasta hacer una tarta, dudas de que puedas ser capaz de hacerlo.

  19. Siempre estás Preocupado/Preocupada

    Todo te preocupa. Incluso con la más leve señal de un mínimo problema tu pensamiento va en cascada y te ves en la mayor de las catástrofes.

  20. Sientes Rabia

    Dentro de ti sientes rabia. Te has pasado muchos años aguantando cómo una persona que decía que te quería (tu padre y/o madre y/o cuidador(a) disfuncional) y que en realidad te trataba fatal. Eso no se va de buenas a primeras. Puede que tengas rabia en el día a día que está soterrada (de repente le contestas mal a un cliente en el trabajo o cierras un cajón de la cocina de golpe) o quizás en momentos concretos de una pelea con alguien, tengas accesos de rabia que sale fuera de control.

  21. Comportamientos Autolesivos

    Muchxs niñxs que han sufrido abuso emocional y/o psicológico, acaban sintiendo que se lo merecen y de adultos pueden tener comportamientos temerarios o lesionarse a sí mismxs.

  22. Cambios de Humor Radicales

    Vivir con un padre y/o madre abusivos y tóxicos te lleva a tener un sinfín de emociones que vienen a ti de forma caótica e imprevista. Te tendrás por un(a) lunáticx que no es capaz de controlar sus emociones. En realidad estás emocionalmente desreguladx y esto es algo normal tras haber crecido con una persona que tenía mucho poder e influencia sobre ti y muchas carencias emocionales que volcaba en ti.

  23. Vivir en Piloto Automático

    Es probable que te des cuenta de que te pierdes conversaciones enteras o eventos, simplemente porque en lugar de estar ahí en el momento presente, estás dentro de tu cabeza. Este mecanismo de defensa se llama disociación. De niño/niña aprendiste que para soportar el dolor que suponía una situación tan traumática era una “solución” para, de algún modo, “no estar allí”.

  24. Tienes algún problema de Adicción

    Dentro de tu cabeza la mayor parte del tiempo no te sientes bien, no sabes qué es pero tienes un enorme malestar continuamente. Muchos adultos se vuelven adictos a algo porque lo que sea a lo que se enganchan les produce una alteración de su estado emocional, Se sienten mejor momentáneamente. Se pueden vuelven adictos a las drogas, el alcohol, al juego, a la comida, las compras, el sexo,…

  25.  Ideaciones Suicidas

    Hay un malestar tan grande dentro de ti que a veces juegas con la idea de suicidarte para acabar con ese malestar. Esto es una ideación suicida pasiva, ya que simplemente se trata de un recurso mental para evadir tu enorme sufrimiento. Desgraciadamente, algunas víctimas de abuso emocional y/o psicológico lo que tienen son ideaciones activas e intentan realmente suicidarse.

Si estas 25 cosas te describen como persona, eres superviviente de abuso emocional y/o psicológico.

Para más información sobre el abuso emocional y/o psicológico en la infancia, visita la web de NSPCC

Fuente: awarenessact.com

 

6 Tipos de Abuso Emocional en Silencio

“Me sentí invisible durante mi infancia. Mi madre me preguntaba lo que quería comer y me ponía algo diferente a lo que había pedido. Me preguntaba si tenía hambre y si le decía que no, me preparaba algo igualmente y luego se enfadaba o se mostraba dolida si no me lo comía. Hacía esto constantemente y esto incluía cualquier elección. Si yo quería medias rojas, ella me las compraba azules. Sabía exactamente lo poco que le importaba a ella. Como adulta, me ha faltado confianza en mis propios gustos y juicios.” Alice Miller, autora de “El drama del/de la niña con talento”.

No sólo en la cultura occidental se considera de modo general el abuso verbal como menos dañino que el físico- que no lo es-  sino que además, cuando la mayoría de la gente piensa en abuso verbal, visualizan imágenes de alguien gritando. Se imaginan el volumen alto y el ambiente caldeado y a la persona gritando fuera de control, llena de rabia y desprecio. Eso es así en muchas ocasiones, pero no en todas. De hecho, algunos de los peores tipos de abuso verbal se producen en silencio, el silencio como respuesta a una pregunta o a un comentario puede entrañar un golpe más duro que un grito. El silencio ridiculiza y avergüenza.

El/la niño sometido a un abuso en silencio a menudo experimenta más confusión emocional que uno al que se le grita o se le insulta, precisamente porque la ausencia de rabia envía señales equívocas y la motivación bajo un silencio intencional o una negativa a responder es imposible de leer para un(a) niño. Hay una clase especial de daño en ser tratado como si fueses invisible, o que eres tan poco importante que ni siquiera mereces ser respondido. ¿Hay algo más frío y dañino que ver que tu madre se comporta como si no pudiera verte, con su cara inexpresiva?

La ciencia ha probado las secuelas del abuso verbal (incluidas las variantes de los del silencio) en los adultos que lo han padecido de forma continuada en su infancia, entre las cuales se encuentran las siguientes:

  • Alteración en el desarrollo del cerebro del/de la niña.
  • Interiorización de los mensajes transmitidos, convirtiéndolos en un hábito de autocrítica, atribuyendo fracasos o errores a características fijas del carácter.
  • Desarrollo de apego inseguro y de formas de comportamiento de adaptación que interfieren con formas sanas de relacionarse con otras.
  • Deterioro de la inteligencia emocional y problemas para gestionar y regular las emociones.
  1. Acto de Desaparición: Ser Ignorado

Mucha de la información que los niños tienen acerca del mundo y las relaciones llega a ellos de “segunda mano”. Con una madre conectada y cariñosa que responde a sus señales, un(a) niño entiende que él/ella importa y es digno de atención, éstas son las semillas que hacen germinar una autoestima sana. La madre atenta comunica el mensaje de que “Está bien tal cual eres” dándole al/a la niño valor para explorar el mundo. Un(a) niño con una madre que le ignora, lo que aprende es que su lugar en el mundo es precario, aunque el/la niño no entienda porqué.

Gracias al trabajo de Edward Tronick y sus colegas y sus experimentos de “Cara Quieta”, llevados a cabo casi hace 49 años, sabemos lo mucho que afecta a las niñas y bebés que se les ignore. En aquella época había una creencia extendida que los bebés de cuatro o cinco meses no interactuaban con sus madres. Tronick grabó a madres relacionándose con bebés que susurraban, señalaban, vocalizaban, y agitaban sus brazos en respuesta a las caras sonrientes de sus madres, sus palabras, sus gestos. Después Tronick hacía que las madres simplemente parasen y permaneciesen sin una expresión en la cara y mirando a sus bebés, como inertes. Inicialmente, los bebés continuaron vocalizando y haciendo gestos, pero cuando las caras de sus madres continuaron inexpresivas, los bebés miraban a otro lugar y empezaban a llorar. Las cintas muestran a los bebés literalmente colapsando en sus sillas, abrumados por sus propios sentimientos.

Estudios realizados con niños que ya saben hablar, mostraron precisamente el mismo patrón cuando sus madres dejaron de interactuar con ellos y presentaban caras inexpresivas. Empezaban intentando llamar la atención de sus madres – haciendo todos los gestos monos que normalmente funcionaban – pero cuando éstos fallaban, acabaron dándoles la espalda a sus madres. La evitación era preferible a sentir el dolor de ser ignorados, excluidos o sentirse no dignos de amor.

En el experimento, cuando la cara sonriente de la madre volvía, los bebés se recuperaban, pero no rápidamente ni tampoco completamente. Si se producen de forma continuada durante años, los efectos de ser ignorada en el desarrollo de un(a) niña son complejos y profundos. Algunos de ellos son mencionados al principio de este artículo.

  1. Cerrarse en Banda

Desde la perspectiva de un(a) niño, cerrarse en banda puede parecerse mucho a ser ignorado pero tiene consecuencias emocionales muy diferentes. Hay expertos que a la llamada Demanda/Retirada (que viene a ser esencialmente pedir/cerrase en banda) lo consideran el patrón más tóxico en las relaciones.

El experto en relaciones de pareja John Gottman lo considera un signo fiable de que la relación entre dos personas está condenada a fracasar. Es muy difícil tratar con una persona íntima que se cierra en banda cuando eres un adulto – el rechazo de uno de los compañeros a responder, inevitablemente activa la frustración y la ira del otro – pero es absolutamente devastador hacérselo a un(a) niña que no está indefensa y es completamente dependiente del adulto.

Las niñas sometidas a este tipo de abuso emocional durante un periodo de tiempo prolongado no desarrollan recursos para defenderse en la vida, el daño hecho a su autoestima hace que no sean capaces de protegerse a sí mismas, cayendo en lo que se denomina “indefensión aprendida”. Acaban por interiorizar el pensamiento de que ellas no eran lo suficientemente buenas o dignas para ganarse la atención de sus padres. Esto es provocado por los padres y/o madres que son indiferentes o demasiado controladores.

  1. Haciendo Daño en Silencio: el Desprecio y la Burla

Avergonzar a un(a) niño es algo que se puede conseguir sotto voce o incluso con gestos físicos como una mirada hacia arriba, de hastío, o una mirada amenazante, o riéndote de él/ella mostrando desprecio. Este tipo particular de bullying puede convertirse en el deporte favorito en algunos hogares, si los hermanos son invitados a unirse a la fiesta y convertir al/a la niño objeto de burla en el chivo expiatorio. Los padres controladores o que necesitan ser el centro de atención utilizan estas  técnicas a menudo para mantener una dinámica en la casa que ellos quieren. Una vez más, se puede hacer daño sin levantar la voz.

  1. Poner un Cebo y Activar el Interruptor: Gaslighting

Esta herramienta de manipulación tiene el objetivo de que el/la niñ@ dude de sus propias percepciones. (El término tiene su origen en una obra de teatro – y después una película, con el título de “Gaslight” en la que un hombre intenta convencer a su mujer de que se está volviendo loca). El gaslighting no requiere de gritar, simplemente consiste en negar algo que sí que ha ocurrido en la realidad. Dado el desequilibro de poder en la relación entre un(a) niña y su padre y/o madre – y el hecho de que un(a) niña pequeña acepta la palabra del adulto como la última y la de la autoridad hasta que crece lo suficiente para empezar a cuestionar el juicio de sus padres – hacerle gaslighting a un(a) niña es relativamente fácil. No sólo hace que el/la niña se preocupe sobre si está loca sino que también erosiona su confianza en sus propios pensamientos y percepciones de un modo profundo y duradero. Hay que tener en cuenta, de nuevo, que un(a) niña no dispone de recursos para defenderse y tiene una dependencia absoluta sobre los padres que lo crían y educan.

  1. “Por tu propio bien”: Hipercrítica

En muchos hogares, los dos tipos de abuso verbal, el que se hace a gritos y el que se hace en silencio, son racionalizados argumentando la necesidad de corregir defectos en el comportamiento en el carácter del/de la niña. La hipercrítica – ser putilloso y posteriormente magnificar cualquier error que el/la niño cometa – se “justifica” o se “explica” como que los padres tienen que asegurarse de que el niño“no se deje en evidencia”, “su éxito no se le suba a la cabeza”, “aprenda a ser humilde” o “sepa quién es el/la jafe/jefa” y otras afirmaciones de este tipo que sólo son excusas para un comportamiento adulto cruel. Transmitido de una forma tranquila, este baño de hipercrítica hace creer al niño que no es digno de atención y de apoyo porque es “defectuoso”.

  1. Silencio Completo: la Ausencia de Apoyo, Halagos y Amor

El poder de lo que no se dice no puede ser ignorado, porque deja un enorme vacío en la psique y el corazón de un(a) niña. Las niñas están programadas para necesitar todas las palabras y acciones que unos padres disfuncionales no le dan para desarrollarse y desarrollar toda su plenitud como adulto. En realidad, las palabras que expresan que la niña es digna de amor y atención son tan esenciales y fundamentales para ésta como la comida, el agua, la ropa y el refugio.

  1. El silencio y las Sombras: la Normalización del Abuso

Es una triste verdad que el mundo de un(a) niño es tan pequeño que el/la niño piensa que lo que sucede en él es “lo normal”. La mayoría de los niños atribuyen el abuso verbal a sus propios “defectos” y/o “maldad natural”. Esta atribución, por horrible que parezca, le produce al niño menos miedo que “la perspectiva todavía más aterradora de que su cuidador(a) no sea de fiar”. Incluso como adultos, aquéllos que han sido verbalmente abusados de la forma silenciosa durante su infancia tienden a racionalizar y a normalizar el comportamiento de sus padres abusivos por muchas razones. Muchos de ellos viven en la negación porque la idea de aceptar algo así les asusta demasiado. El trauma sólo empieza a manifestarse en la psique del adulto cuando éste está preparado para hacerle frente. Desgraciadamente, algunos no llegan a estarlo nunca. En el caso de que tengan hijos, repetirán el abuso (ya sea silencioso o a gritos) con sus propios hijos si no sanan sus heridas de infancia.

Este artículo está basado en el original de Psychology Today.