Abuso Narcisista: cómo evitarlo o sanarlo

abuso narcisista

El abuso narcisista es un tema todavía bastante desconocido a nivel social en general. Casi todo el mundo está familiarizado con el abuso físico: la persona que golpea a su pareja. Pero el abuso emocional y el abuso psicológico también son componentes integrales del abuso, muy frecuentes y más difíciles de detectar poque no dejan secuelas físicas (a menos que se acabe desarrollando una enfermedad, como el cáncer, a causa del abuso y que en la mayoría de los casos la víctima no la relaciona), por ello se le llama el abuso invisible.

A menudo, las personas que abusan de otras tienen algún tipo de trastorno de la personalidad que aumenta sus posibilidades de convertirse en abusadoras. Muchos de estos trastornos de la personalidad tienen raíces en el narcisismo, un mecanismo de defensa psicológica en el que la persona alberga fantasías grandiosas sobre sí misma y se siente egoístamente con derecho a que se satisfagan todas sus demandas.

Las narcisistas requieren un flujo constante de admiración, o «suministro narcisista», en su vida. Logran esto a través del encanto, la manipulación emocional y psicológica, y todo tipo de tácticas y comportamientos oscuros o muy poco éticos. Cuando un(a) narcisista quiere algo de ti, o quiere que hagas algo, se aprovechará de tu buena voluntad para sus propios fines sin pensarlo dos veces.

Perfil de las personas Víctimas de Abuso Narcisista

Si crees que podrías ser o ya has sido víctma de abuso narcisista, hay una serie de factores a tener en cuenta que te pueden ayudar a verlo más claro:

Tienes una carencia emocional

Esa carencia emocional que tienes, y de la que el narcisista se ha dado cuenta y cubre al principo de la relación, comenzará a retirarla con el tiempo. Esta carencia puede ser falta la de autoestima, necesidad de validación o de reconocimiento, tener inseguridades, pensar que «no eres suficiente»,… La mayoría de ellas, las arrastramos desde la infancia porque fueron necesidades no cubiertas por nuestros cuidadores primarios.

Eres muy ingenuo para la media de los seres humanos

Si tiendes a ser inocente o te crees fácilmente lo que te cuentan sin discriminar, es mucho más fácil que una narcisista te enrede. ¿Sabes esa frase de que si algo es demasiado bueno para ser verdad, es que no lo es? ¡Pues es cierta! Normalmente, un narcisista se presenta con una fachada encantadora y carismática prometiendo cosas de forma directa o indirecta que son bastante inverosímiles en un contexto realista.

Estás en un momento vital de mucha vulnerabilidad

Ese momento vital de mucha vulnerabilidad es cuando se da el primer encuentro con la narcisista. Este momento de mucha vulnerabilidad puede consistir en una ruptura de pareja reciente, el duelo por la muerte de un ser querido, estar en un lugar nuevo donde no conoces a nadie, acabar de ser despedido de un trabajo,… Este momento es aprovechado por la narcisista para introducirse en tu vida de forma fácil y a mucha velocidad. Fingirá que está ahí para ti y para hacerte sentir que puedes confiar en ella.

El proceso de preparación por el Narcisista

El abuso narcisista no se da forma casual ni de un día para otro. El proceso de preparación implica un sondeo progresivo de los límites de la víctima, mientras que al mismo tiempo se desarrolla una base de confianza. Es le receta perfecta para un desequilibrio de poder. El propósito principal de la preparación es normalizar el comportamiento inapropiado.

El narsisista expresarán exactamente las mismas emociones que su víctima, sintiéndose ésta agradecida de haber conocido finalmente a alguien que sabe cómo se siente. No importan los detalles (que a menudo son confusos), es alentador para ella darse cuenta de que alguien puede identificarse con ella. Esto es algo que el narcisista consigue hacer, en el caso de relaciones de pareja, a través del mirroring. Simplemente se trata de imitar a la otra persona, al punto de que se vea reflejada como en un espejo, con pensamientos del tipo “por fin he encontrado a mi alma gemela”, cuando en realidad el narcisista se está adaptando a lo que se da cuenta de que la víctima quiere oír.

Todo es en realidad una farsa, se trata de una interpretación perfecta para que la víctima se confíe, sienta que el narcisosta es una persona que merece la pena y generar dependencia emocional. Es una fase de preparación del terreno para que después el narcisista pueda cubrir sus necesidades de una forma abusiva sin que lo parezca. Esta fase, en el caso de las relaciones de pareja, se conoce como bombardeo de amor o love bombing.

Además, parecerá que el narcisista te abre su corazón muy rápido, contando muy cosas personales sobre sí mismo. Esto es algo preparado, su intención es que creas que se está generando intimidad entre vosotros y hagas lo mismo. Más tarde, toda la información que le proporciones, será utilizada para manipularte.

Pautas para sanar el Abuso Narcisista

Si ya has tenido una experiencia de abuso emocional o pisocológico, aquí tienes algunas claves para recuperate de ella. Recuerda que si tú cambias, todo a tu alrededor cambia también. Si no das los pasos para cambiar internamente, aunque termines con esa relación, es muy probable que vuelvas a encontrarte con una persona similar a la anterior en la siguiete relación, una y otra vez, porque harás un «match» energético con ella.

  1. Sé realista acerca de la naturaleza humana. Abandona la creencia ingenua de que, debido a que generalmente eres buena, todos los demás son básicamente iguales. Date cuenta de si cuando te dices que estás siendo buena, en realidad estás siendo sumisa.
  2. Aprende a observar a los demás con una cierta objetividad y distancia. Deja de creerte lo que te dicen al pie de la letra y observa a las personas desde un lugar de más neutralidad. La coherencia es fundamental. Date cuenta de si hay coherencia entre lo que la persona dice y hace, porque si no es así, es muy probable que sea una narcisista.
  3. Si has crecido en una familia en la que había una o más personas narcisistas, psicópatas o sociópatas, es muy posible que hayas normalizado comportamientos disfuncionales como normales. Informarte sobre qué es el narcisismo, la psicopatía y/o la sociopatía es importante para comprender los patrones y comportamientos de estas personas.
  4. Conócete mejor de lo que te conoce el narcsista. Si no te conoces mucho a ti misma, hay más probabilidades de que otras personas te manipulen. Dedica tiempo a conocerte a ti misma.
  5. Responde estratégicamente, no reacciones emocionalmente. Las reacciones emocionales te dejan a merced de lo que haga la narcisista y te hacen perder poder y autonomía personales. Aprende a responder (tomando pausas para respirar) en lugar de a reaccionar a los comportamientos del narcisista.
  6. Amplía y cultiva tu red de personas seguras. Las narcisistas tienen éxito, entre otras cosas, porque aíslan progresivamente a sus víctimas. Una persona que está sola y no puede apoyarse en otras es mucho más susceptible de ser manipulada, utilizada, explotada, engañada,…
  7. Practica la gratitud en tu vida. Una actitud de gratitud, llama a la abundancia en lugar de a la carencia, que es el estado que el narcisista buscará en el que estés y, si lo consigue, después explotará.
  8. Date cuenta de si confundes la intimidad con la intensidad en las relaciones. Muchas personas que terminan en relaciones con narcisistas, se vuelven adictas a las subidas y bajadas emocionales en la relación, debido a la liberación muy intensa de hormonas como oxitocina y dopamina en las subidas y cortisol y adrenalina en las bajadas. Una relación de ese tipo es intensa pero no segura. En una relación segura, sientes que puedes abrirte, ser tú misma, ser escuchada, ser vulnerable con la otra persona. Hay una seguridad que hace que no porque haya un conflicto, toda la relación se ponga en juego. Esto puede resultar aburrido si estás acostumbrada al sube y baja de algo inestable pero no es sostenible en el tiempo, y en última instancia, tus necesidades emocionales básicas no podrán ser cubiertas en una relación que funciona como una montaña rusa.
  9. Haz conscientes tus detonantes emocionales. Cuanto más consciente seas de cuáles son tus detonantes emocionales y aprendas a gestionarlos, será más difícil que la narcisista intente controlarte o manipularte a través de ellos. Ejemplos de detonantes emocionales son sentirte culpable por determinadas cosas, reaccionar ante frases como «Estás gorda», «Eres muy sensible» o «Estás loca».
  10. Aumenta tu autoestima. Esto puedes hacerlo con comportamientos como no ignorar tus fuerzas, aceptar cumplidos de otras personas, cuidarte con pequeños gestos, abrazar tus cualidades y tus defectos, dejar de exigirte tanto, ser más compasiva contigo misma, cuidar las relaciones en tu vida que te importan, poner límites, defenderte si es necesario, expresar tus opiniones y criterios, ser proactiva para conseguir lo que quieres.
  11. Recupera tu poder personal no dejando que el narcisista te controle, te diga lo que tienes que hacer, te defina, te agreda, quiebre tus límites o te trate como si fueras inferior a él.
  12. Date cuenta de cuál es la dependencia emocional que tienes hacia la narcisista y practica para darte eso a ti misma: amor, atención, validación, apoyo,…

Superar el abuso narcisista es una tarea que puede resultar difícil de hacer en soledad. Es recomendable que busques la ayuda profesional de una terapeuta que sepa sobre narcisismo y te pueda acompañar en tu proceso personal de sanación.

Imagen de William Farlow en Unsplash

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: