Narcisistas, Psicópatas y Sociópatas son Depredadores Emocionales: Cómo detectarlos

depredador emocional

¿Qué es un Depredador Emocional?

Un depredador emocional (muy frecuentemente un narcisista, psicópata o sociópata) es alguien que utiliza a otras personas para satisfacer sus propias necesidades. No lo hace de una manera equilibrada, dando lo mismo a cambio (como mucho, migas de eso) y tampoco es claro en lo que quiere y en cómo lo va a obtener de la otra persona, ya que de saber la víctima lo que en realidad está buscando de ella, se alejaría.

Los depredadores emocionales siempre ponen una fachada, de lo contrario, nadie se acercaría lo suficiente a ellos para ser víctimas.

Entonces, ¿cómo escogen los depredadores emocionales a sus víctimas? En realidad, es impactante lo similares son las personas depredadoras a los depredadores en el reino animal. Miden a otras personas de forma similar a como los depredadores animales eligen a sus presas.

Al obtener una comprensión clara del punto de vista de un depredador emocional, estarás mejor preparado para protegerte.

Qué es lo que diferencia a una Depredadora Emocional

Las manipuladoras emocionales como narcisistas, psicópatas y sociópatas mientan de forma patológica, manipulan, son esquivas y poco claras, muestren diferentes caras,…

Por ello el vínculo con una depredadora emocional suele empezar con un engaño, la ficción de que es la persona que va a satisfacer una necesidad que tú tienes.

Las necesidades de una depredadora emocional varían de una a otra pero las más comunes suelen ser:

  • Dinero
  • Amor
  • Atención
  • Sexo
  • Control
  • Admiración

Una depredadora emocional siente que necesita esto más que el aire que respira, de modo que lo busca de una forma obsesivo-compulsiva, buscándolo una y otra vez, sin llegar a encontrarse nunca realmente satisfecha. Es como un agujero negro imposible de llenar.

Y teniendo en cuenta que muchas de las necesidades mencionadas más arriba también las tienen las personas “normales”, ¿qué es lo que diferencia a una depredadora emocional?

Pues que de forma muy similar a lo que ocurre en el reino animal, la depredador emocional buscará satisfacer su necesidad a toda costa, sin remordimientos ni compás moral, con indiferencia de si esto hace daño psicológico, emocional, físico, sexual, espiritual,… y en los casos más extremos, llegando a cobrarse esta explotación la vida de la otra persona: la víctima. Un contexto extremo en el que se da esto es el de las sectas.

Una depredadora emocional no ve a la víctima como otra persona, en un contexto de igualdad, sino que se siente por encima y legitimada a satisfacer sus necesidades y deseos utilizando a la víctima, al punto de cosificarla y considerarla más un objeto que una persona. La convierte en su suministro narcisista. Este comportamiento es típico de narcisistas, psicópatas y sociópatas.

Cómo identificar a una Depredadora Emocional

El término depredadora emocional puede sonar a una narcisista, psicópata o sociópata que podemos ver en una película, no a alguien real de nuestro entorno y mucho menos alguien cercano a quien queremos o tenemos aprecio. Éste es uno de los puntos ciegos, ya que ese aprecio hará que nos cueste mucho más darnos cuenta del tipo de persona con el que estamos tratando y del daño que nos puede llegar a hacer o que ya nos está haciendo y sólo podemos justificar, minimizar o negar.

Una forma de protegerse de las depredadoras emocionales es comprender cómo se comportan y familiarizarse con la forma de detectar comportamientos manipuladores y engañosos lo antes posible. Si percibes alguna de las señales de advertencia o banderas rojas que describo más abajo en una familiar, pareja, amiga, compañera de trabajo, jefa o incluso vecina, procura poner distancia y ser cauteloso al tratar con esta persona.

Banderas Rojas para identificar a un Depredador Emocional

Date cuenta de si experimentas alguno de los siguientes comportamientos por parte del depredador emocional.

  • Manipulación de tus emociones: el depredador emocional averiguará cuáles son tus puntos débiles y los explotará en su beneficio. Serán frecuentes frases para hacerte sentir culpable o minar tu autoestima, a veces de una manera muy sutil, con lo que no es fácil de detectar: “Ok, vete a la fiesta y déjame aquí solo”, “¿De verdad crees que lo que estás diciendo es inteligente o sensato?”
  • Crea un caos innecesario: a situaciones cotidianas aparentemente simples, les darán la vuelta para convertirlas en un escenario caótico, donde muy probablemente, habrá drama. Montar una escena el día de Navidad o no acudir a tu fiesta de cumpleaños son ejemplos de esto.
  • Utiliza el refuerzo intermitente, una técnica emocional para darte “una de cal y otra de arena” para mantenerte pendiente y a la expectativa.
  • Su actitud, de forma obvia o encubierta es la de “o lo hacemos a mi manera o nada”. No hay negociación, escucha ni empatía.
  • Maestro de historias engañosas: cuenta historias para parecer el héroe o la víctima de la historia. Lo primero es para generar admiración en ti y lo segundo para dar pena y que le compenses por su sufrimiento.
  • Desvía la atención: si lo descubres en una incoherencia o una mentira, utilizarán tácticas como el la ensalada de palabras para que no llegues a nada y la dinámica de intentar llegar a algo se convierta en un bucle infinito, donde no hay claridad sino mucha confusión.
  • Ignora las normas o las leyes: se siente legitimado a un trato privilegiado y por ello hay una tendencia a saltarse las normas o a quedarse siempre en el mejor lugar posible de una situación.
  • Mentirosos patológicos: son personas que mienten muchísimo, ya sea sobre pequeñas cosas o sobre temas importantes. Igual que se mienten a sí mismas, mienten a los demás. La incapacidad de estar en contacto (o muy poco) con emociones como la culpa o la vergüenza, les permite contar mentiras de una forma impune y sin consecuencias emocionales para ellos.
  • Pensamiento mágico: esta persona apelará a tu pensamiento mágico, que es el de un niño, que cree que cosas imposibles son factibles. Hará esto para fingir que cubre las necesidades de tu niño interior y después utilizará esto para manipularte.
  • Proyección: es el mecanismo de defensa que más utilizan. Son frecuentes frases como: “Yo creo que no has superado lo de tu ex”, “Tú es que estás loca”, “No aceptas tus debilidades”. En la mayoría de los casos es posible que lo que te digan sea cierto, pero lo importante es que están proyectando y que esto en realidad es algo suyo de lo que al proyectarlo en ti, evitan verlo en ellos.
  • Posturas muy radicales sobre una base blanco/negro. Suele dividir el mundo entre las personas que están con él o contra él. Si te considera de su círculo, te sentirás protegido y cuidado, pero esto no es gratis. Antes o después llegarán la manipulación y el abuso. Si cree que estás fuera de su círculo, te considerará como una amenaza o el enemigo y hará todo lo que esté en su mano para hacerte daño sin escrúpulos. Esto es muy claro en el caso de que hayas dejado su círculo habiendo estado antes. Se sentirá abandonado y hará todo lo que puedan para vengarse.
  • Mueve los postes de la portería. Es como el juego de la zanahoria y el burro. Si en algún momento sienten que has cumplido las expectativas (muchas veces  poco realistas) que demanda, no reconocerá esto y demandará más. No hay fondo ni límites. Esto se da también en el refuerzo intermitente. De esta manera, te mantiene esforzándote por llegar a algo para su propio beneficio y se asegura de que hay una dependencia emocional hacia él.
  • No hay responsabilidad. Son personas que como se sienten legitimadas a hacer lo que quieran, no se responsabilizan de sus palabras o comportamientos ni de las consecuencias que estos puedan tener en ti. Son especialistas en darle la vuelta a la situación, con lo que te culparán de lo que sea para no asumir haber cometido un error, haber hecho daño, haberse aprovechado de ti,… Es como tratar con un niño pequeño.
  • Gaslighting: es la técnica de abuso emocional más agresiva que existe y que consiste en hacerte dudar de tus propias percepciones de la realidad, al punto de hacerte creer que estás loca o que eres defectuosa.
  • Un comportamiento a lo Dr. Jekyll/Mr. Hyde: Este lado oscuro no lo mostrarán frente a todas las personas sino sólo con personas de su círculo íntimo, como su pareja, familia, amigos o empleados. Frente a los demás, si denuncias su comportamiento, te encontrarás con una enorme sorpresa por parte de las demás personas, a las que sólo muestran su cara encantadora. Muchos son miembros conocidos en sus comunidades, en las que mantienen una imagen impecable, muy polarizada de la cara oscura que muestran tras puertas cerradas.
  • Agresivo y  se enfada con mucha facilidad: suelen ser personas con cambios de humor muy bruscos. En un momento están aparentemente bien y, al siguiente, se comportan de una forma muy hiriente y agresiva. Esto, con el tiempo, suele evolucionar en que te sientes como andando sobre cáscaras de huevo cuando estás cerca de esta persona, intentando no enfadarla para evitar estallidos o vomitonas de rabia que son muy dañinas.

Informarte sobre el comportamiento de los depredadores emocionales es fundamental. Si al leer este artículo, crees que estás en un vínculo con un depredador emocional, busca ayuda profesional. Cuanto antes lo hagas, más fácil es empezar a sanar el daño. Son relaciones en las que es relativamente fácil entrar y muy difícil salir porque el depredador emocional ya se ocupa de que así sea.

Imagen de AbstractDesigns en Unsplash.

0 comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: