Cómo un(a) Narcisita tortura a otras personas

Nota: Todo lo explicado en este artículo sobre un(a) narcisista se aplica también a psicópatas y sociópatas.

Como dice el dicho, a menudo hacemos daño a las personas que queremos, pero muchos narcisistas torturan a otros deliberadamente y con poca o ninguna restricción. Si quieres comprender y sanar el abuso narcisista, en este artículo puedes averiguar si has sufrido o sufres tortura por parte de una narcisista.

El diccionario de la RAE define la tortura como «la imposición de dolor intenso para coaccionar, castigar o proporcionar placer sádico» y «angustia de cuerpo o mente «. Cualquiera que haya estado en la posición de ser o está siendo el blanco de un narcisista sabe muy bien que la tortura es precisamente la palabra para la experiencia.

El Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) es por naturaleza un trastorno abusivo debido al desarrollo deficiente emocional y la falta de empatía de la narcisista, que le lleva a compensar esto con un ego grandioso en ausencia de una conciencia que modere ese ego.

Las personas más cercanas a las personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad, como una pareja, hijos, amigos, socios, trabajadores,.. corren el mayor riesgo de sufrir este comportamiento de tortura.

Puede variar de comportamiento psicoemocional a físico y/o sexual, pero es inevitable porque a los narcisistas no les importa si hacen daño a los demás y al mismo tiempo siempre intentan ejercer el control y la dominación sobre las personas que les rodean.

Coerción

«Coerción» es la primera parte de la definición del diccionario de tortura. Las narcisistas obligan a otros, especialmente a su familia, a defender la identidad fabricada que crean para sí mismas en lugar de la vergüenza y la inestabilidad que realmente sienten por debajo de sus afirmaciones de superioridad.

Se mienten continuamente (y, por extensión, a los demás) para convencerse de que su yo inventado es real y verdadero, y recurren a todos los medios de coerción para exigir la cooperación de quienes les rodean para apoyar una realidad simulada y delirante.

Tácticas Coercitivas

Las narcisistas torturan a otros usando estas tácticas coercitivas comunes para lograr el cumplimiento de su agenda oculta:

  1. Aislamiento eliminando la independencia de su víctima, como restringir el contacto con amigos, familiares externos y conexiones sociales, restringir la libertad física y limitar los recursos financieros.

  2. La eliminación del libre albedrío desestabilizando el sentido fundamental del yo, la realidad y la visión del mundo de la víctima a través de preguntas persistentes y juicios negativos.

  3. Impotencia inducida, que lleva a un estado de indefensión aprendida, socavando la confianza de la víctima en sus pensamientos, sentimientos y percepciones a través de distorsiones de la realidad, gaslighting, y rechazar y negar verdades y hechos que causan dudas (a veces paralizantes) y disonancia cognitiva en la víctima.

  4. Control de los pensamientos, expresiones y acciones de la víctima a través del juicio, la intimidación, el tratamiento de silencio, el rechazo y las «reglas de compromiso» no expresadas.

  5. Infundir miedo. Incitar miedo en la víctima través de violencia verbal, psicológica, física y/o sexual, implícita o explícita, a veces combinada con el refuerzo intermitente. Esto es, con promesas de cambio y/o recompensas para mantener a la víctima «en el juego «y manteniendo la esperanza de un cambio que nunca llega.

Castigo

«Castigo» es la segunda parte de la definición de tortura en el diccionario. Los narcisistas no son capaces de mantener un amor genuino, lealtad o respeto hacia los demás, incluso, y con frecuencia, especialmente aquéllos que de hecho los aman y son leales y respetuosos con ellos.

Cualquiera que desencadene, por lo general inadvertidamente, su profunda inseguridad o herida narcisista (esa herida psicoemocional de la primera infancia que nunca se cura), es para la persona con Trastorno Narcisista de la Personalidad el objetivo merecido para una gran cantidad de castigos.

Las narcisistas castigan por numerosas razones, y lo hacen sin remordimiento, creyendo que la otra persona se lo merece y que les harían lo mismo si fueran lo suficientemente listas y / o si tuvieran la oportunidad.

Razones para el Castigo

  • para controlar
  • para vengarse
  • para demostrar su poder
  • para obtener/recuperar el secuestro de la voluntad de la víctima
  • para desahogar su rabia
  • para hacer valer su privilegio
  • para evitar amenazas potenciales o reales
  • para derrotar a la «competencia»
  • para demostrar su dominio
  • para obtener «respeto»
  • para crear miedo
  • para obtener placer sádico

Sobre este tema del castigo, muchas hijas de narcisistas, al haber sido tan castigadas de forma injustificada en su infancia, tienden a arrastrar el tema del castigo hasta la edad adulta en tres versiones:

  • Manteniendo relaciones con personas que las castigan, como sus padres narcisistas en su infancia
  • Castigando ellas a otras personas, repitiendo el comportamiento de lo que les hicieron a ellas de forma consciente o inconsciente
  • Castigándose a sí mismas en su día a día, también sin darse cuenta o siendo conscientes. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo puedes estar castigándote a ti mismo sin darte cuenta:
    • Sintiendo que no eres digno de amor o de que te pasen cosas buenas.
    • Permitiendo que el crítico interno que tienes dentro campe a sus anchas.
    • No permitir a los demás que te digan cosas bonitas o que te ayuden.
    • Cuando te auto-saboteas
    • Cuando te exiges de más, con expectativas poco realistas
    • Cuando te comparas con otras personas
    • Cuando no te permites en tu vida el placer o la alegría
    • Cuando no pones límites a algo que te molesta o te hace daño

Placer Sádico

Aquí llegamos a la tercera parte de la definición de tortura en el diccionario: «placer sádico» en busca de causar «angustia de cuerpo o mente».

Un sádico es una persona que obtiene placer o se siente mejor causando sufrimiento a otra u otras personas.

Muchas narcisistas hacen daño a otros no sólo porque les falta conciencia y están tratando de compensar su falta de autoestima, sino también porque disfrutan e incluso se deleitan humillando, dominando, contaminando y cosificando a los demás.

Se trata de un juego para ellos donde se sienten con el control de la situación y donde ejercen su poder personal aplastando el de los demás. Como en el fondo son personas inseguras, su poder personal, como todo lo demás, no viene de su interior, de ellos mismos, sino que está proyectado fuera, en el mundo exterior, a través de las personas con las que se relacionan.

 Una sádica es una persona que necesita hacer daño a otra de vez en cuando. Por eso, muchos de ellos acaban en una pareja donde la otra persona es una codependiente con tendencias masoquistas, que recibe ese daño como algo “normal”, o que se merece, que le da placer o simplemente lo recibe sin ser consciente de ello.

Todo esto al final tiene que ver con el dolor que tanto el sádico como el masoquista tienen dentro y las dinámicas que experimentaron en su infancia con sus cuidadores con respecto al dolor. En una dinámica sado-masoquista hay uno que sólo quiere infligirlo y otro que sólo quiere recibirlo.

En una relación madura, sana y equilibrada, cada persona se hace cargo de su propio dolor, de sus heridas y mantiene una comunicación honesta y abierta con el otro para no hacerle daño de forma intencionada y para comunicarle cuándo algo le molesta o le duele.

Si quieres comprender y sanar el abuso narcisista, es importante que empieces a ser honesto contigo mismo con cómo te relacionas con el dolor, con averiguar cuáles son tus heridas de infancia y con detectar si hay un narcisista en tu vida que te inflinge dolor de forma sistemática.

Fuente: https://narcissistfamilyfiles.com

Imagen de Road Trip with Raj en Unsplash

Anuncios

Deja un comentario