Cómo Sanar la Percepción de un Futuro Borroso en los Hijos Adultos de Narcisistas

Los hijos de padres narcisistas, en particular los niños que son habitualmente devaluados o utilizados para ejercer el rol del chivo expiatorio, comúnmente interiorizan sentimientos de extrema vulnerabilidad, desesperanza y amenaza inminente que crean una sensación de futuro borroso. A causa del trauma prolongado en el tiempo, las niñas de familias narcisistas a menudo albergan la creencia de que están fundamentalmente dañadas y que su vida es precaria, inmanejable e incluso que está condenada y sentenciada al fracaso.

Se trata de trauma prolongado en el tiempo porque no está basado en un evento concreto, como un accidente de tráfico sino de una situación de abuso y/o maltrato que el niño se ve obligado a soportar durante años, sin poder hacer nada y recibiendo el mensaje de que el trato que se le da es “normal” o es “culpa suya”. Esto da lugar a sentimientos de impotencia , frustración e indefensión aprendida que se consolidan y llegan hasta la etapa adulta.

Al crecer, estas niñas experimentan interrupciones en su sentido de agencia personal que dificultan visualizarse como adultas y lograr hitos normales, como tener un trabajo/carrera, una relación de compromiso, un hogar o una familia. A menudo sin darse cuenta se sienten indignas o incapaces de esas cosas, y llevan tales creencias a la edad adulta, y continúan esperando que su vida se vea truncada o que las cosas que esperan, si se atreven a esperar, no son posibles para ellas. Cuando otras personas hablan de su futuro, pueden sentir una sensación de disociación de la suya y de alienación de aquéllos que tienen confianza en tener una vida relativamente plena, larga y estable.

Mensajes familiares destructivos

Un sentido de futuro borroso en niños y adultos de familias narcisistas resulta de mensajes directos o implícitos de su familia. Generalmente es el padre o la madre narcisista el/la que emite el mensaje y el resto de miembros o bien repiten lo mismo que el/la narcisista o bien guardan silencio pero no le contradicen. Éstos son algunos de los mensajes:

  • Tu vida no es importante o no tiene valor.
  • Yo no te apoyo.
  • No mereces que te pasen cosas buenas.
  • No eres capaz de hacer las cosas tú sola.
  • No puedes hacer lo que la mayoría de la gente puede hacer.
  • Nunca podrás tener un trabajo estable.
  • Quién te va a querer a ti.
  • No eres tan capaz o merecedor como tus padres/hermanos.
  • Debes mostrar un perfil bajo.
  • No te mereces amor.
  • Antes o después, siempre la cagas.
  • Eres un desastre.

Mensajes como éstos son devastadores a cualquier edad, especialmente para las niñas que comienzan en la vida. Dichos mensajes suelen reflejar las propias inseguridades proyectadas de los padres narcisistas y los emiten con los siguientes objetivos:

  • Sentirse superiores.
  • Desalentar la competencia.
  • Generar dependencia.
  • Obtener simpatía de los miembros de la familia a los que no van dirigidos estos mensajes.
  • Justificar el comportamiento de control.
  • Apoyar la narrativa familiar, los guiones de vida asignados de forma inconsciente a cada miembro de la familia.

En la edad adulta, las enfermedades y los problemas financieros, que son el resultado de vivenciar esas creencias expuestas más arriba, pueden amplificar una visión de la vida con un futuro borroso. La inestabilidad que con frecuencia viene con problemas de salud y preocupaciones económicas tiende a generar más de lo mismo y crea bucles, círculos ciclos viciosos de discapacidad, desempleo, deuda, desesperanza y aislamiento.

Dudar crónicamente de nuestra capacidad de prosperar es un estado mental profundamente desmoralizador con el que los hijos adultos de narcisistas pueden vivir durante años sin comprender que es resultado de un trauma. La programación que reciben hace que se saboteen las cosas o directamente no intenten nada que creen que merezca la pena. La experiencia es una pérdida fundamental de fe y un sentimiento de desconexión de una misma, de los demás y de la vida misma.

Pero una visión fracturada y fatalista del futuro no es algo con lo que alguien tenga que conformarse. Es importante para nuestro propio bienestar que abordemos este sistema de creencias y tomemos medidas para superarlo. La clave está en cambiar ese programa de infancia que ya no te sirve si lo quieres es dejar de sobrevivir y prosperar en la vida.

Estrategias para sanar un sentido de Futuro Borroso y superar así el Abuso Narcisista

Aquí hay algunas formas de ayudarte a ti misma a generar confianza en el futuro y superar así el abuso narcisista:

  1. Crea una línea de tiempo de tus principales logros en la vida y mantenla actualizada.
  2. Haz un álbum de fotos o un álbum de recortes de eventos importantes en tu vida.
  3. Practica visualizarte en el futuro a diferentes edades y como te gustaría que fuera tu vida.
  4. Escribe las metas que tienes para el futuro, tanto personales como profesionales.
  5. Haz planes sociales o de viaje a corto y largo plazo. Practica hacer planes para dentro de una semana a partir de ahora, dentro de seis meses y dentro de cinco años.
  6. Planea algo que te gustaría hacer que tiene que ver con construir paso a paso y hazlo, como plantar un jardín, construir una terraza en tu casa o aprender otro idioma.
  7. Comparte con amigos de confianza tus pasos hacia adelante.
  8. Repite las afirmaciones: «Confío en mí y en la vida». «Tengo derecho a que me pasen cosas buenas.»

Fuente: https://narcissistfamilyfiles.com

Anuncios

Un comentario sobre “Cómo Sanar la Percepción de un Futuro Borroso en los Hijos Adultos de Narcisistas

  • Hola, gracias por esta entrada y todas las demás que tratan este trauma de hijas de madre basura. Llevo una semana leyendo todo lo que puedo sobre este tema y empezando a digerir todo a lo que he sido sometida.
    Mi vida ha sido un valle oscuro, atenuado un poco porque,pese a todo , soy muy disfrutona, pero he sentido múltiples veces las ganas de acabar con todo y no lo he hecho porque aunque ella me metió en la cabeza que no valgo para nada , mis hijos necesitan a una madre aunque los pobres se tenían que conformar conmigo.
    Pero siempre he sabido que mi amor , comprensión y cuidados iban a ser eternos y eso me ha mantenido con vida.
    Esta vz no puedo escribir más pero iré haciéndolo para desde mi mas humilde experiencia, acompañar a otras que puedan sentirse tan hundida como yo me he sentido. Gracias.

Deja un comentario