Cómo una Adicción Secuestra el Cerebro

Qué es una Adicción

La palabra “adicción” deriva de un término en latín que significa “esclavizado por” u “obligado a”. Cualquiera que haya luchado para superar una adicción, o haya tratado de ayudar a alguien a hacerlo, entiende el porqué.

La adicción ejerce una influencia larga y poderosa en el cerebro que se manifiesta de tres maneras distintas: anhelo por el objeto de la adicción, pérdida de control sobre su uso y participación continua con él a pesar de las consecuencias adversas. Si bien es posible superar una adicción, el proceso suele ser largo, lento y complicado.

Hoy en día se reconoce la adicción como una enfermedad crónica que cambia tanto la estructura como la función del cerebro. Del mismo modo en el que una  enfermedad cardiovascular daña el corazón y la diabetes deteriora el páncreas, la adicción secuestra el cerebro. La recuperación de una adicción implica fuerza de voluntad, sin duda, pero no es suficiente “simplemente decir que no”. Las personas generalmente usan múltiples estrategias, que incluyen psicoterapia, medicamentos y autocuidado, mientras tratan de romper el control de una adicción.

Durante muchos años, los expertos han creído que sólo el alcohol y las drogas duras podían causar una adicción. Sin embargo, las tecnologías de neuroimagen y las investigaciones más recientes han demostrado que ciertas actividades placenteras, como los juegos de azar, las compras o el sexo, también pueden secuestrar el cerebro.

Nadie comienza con la intención de desarrollar una adicción, pero muchas personas quedan atrapadas en ella.

La vulnerabilidad genética contribuye al riesgo de desarrollar una adicción. Los estudios sobre gemelos y adopciones muestran que alrededor del 40% al 60% de la susceptibilidad a la adicción es hereditaria. También es muy importante el papel que juega el entorno en la infancia para desarrollar una adicción en la adolescencia o en la edad adulta. Cuando se trata de personas que han crecido en familias disfuncionales, muchas de ellas terminan desarrollando una adicción. Ya se trate de carencias de afecto o de un entorno de maltrato o abuso, hay un sufrimiento dentro que, antes o después, suele taparse con una adicción. Hay un malestar emocional que la adicción consigue parchear. Si quieres saber cómo superar el abuso narcisista, es posible que el entorno familiar que viviste y que seguramente sigues recreando en tu edad adulta, te dé pistas de cómo se ha originado tu adicción.

El Centro de Recompensa del Cerebro

El cerebro registra todos los placeres de la misma manera, ya sea que se originen con una droga psicoactiva, una recompensa monetaria, un encuentro sexual o una comida satisfactoria. En el cerebro el placer tiene una firma distintiva: la liberación del neurotransmisor dopamina en el núcleo accumbens, un grupo de células nerviosas que se encuentran debajo de la corteza cerebral (ver imagen). La liberación de dopamina en el núcleo accumbens está tan constantemente ligada al placer que los neurocientíficos se refieren a la región como el centro de recompensa del cerebro.

Según la teoría actual sobre la adicción, la dopamina interactúa con otro neurotransmisor, el glutamato, para hacerse cargo del sistema cerebral de aprendizaje relacionado con la recompensa. Este sistema tiene un papel importante en el mantenimiento de la vida porque vincula las actividades necesarias para la supervivencia humana (como comer y tener relaciones sexuales) con placer y recompensa. Las sustancias y comportamientos adictivos estimulan el mismo circuito, y luego lo sobrecargan.

Todas las drogas, desde la nicotina hasta la heroína, causan un aumento particularmente poderoso de dopamina en el núcleo accumbens. La probabilidad de que el uso de una droga o la participación en una actividad gratificante conduzca a la adicción está directamente relacionada con la velocidad con la que promueve la liberación de dopamina, la intensidad de esa liberación y su confiabilidad.

Tolerancia y Compulsión

Con el tiempo, el cerebro se adapta de una manera que hace que la sustancia o actividad buscada sea menos placentera.

En la naturaleza, las recompensas generalmente vienen solo con tiempo y esfuerzo. Las drogas y comportamientos adictivos proporcionan un atajo, inundando el cerebro con dopamina y otros neurotransmisores.

Las drogas pueden liberar de 2 a 10 veces la cantidad de dopamina que las recompensas naturales, y lo hacen de manera más rápida. En una persona que se vuelve adicta, los receptores cerebrales se saturan. El cerebro responde produciendo menos dopamina o eliminando los receptores de dopamina, una adaptación similar a bajar el volumen de un altavoz cuando el ruido se vuelve demasiado fuerte.

Como resultado de estas adaptaciones, la dopamina tiene menos impacto en el centro de recompensa del cerebro. Las personas que desarrollan una adicción generalmente encuentran que, con el tiempo, la sustancia deseada ya no les da tanto placer. Tienen que tomar más para obtener la misma dopamina “alta” porque sus cerebros se han adaptado, un efecto conocido como tolerancia.

En este punto, entra en juego la compulsión. El placer asociado a una droga o comportamiento adictivo disminuye, y sin embargo, el recuerdo del efecto deseado y la necesidad de recrearlo (el deseo) persiste. Es como si la maquinaria normal de motivación ya no funcionara.

El proceso de aprendizaje mencionado anteriormente también entra en juego. El hipocampo y la amígdala almacenan información sobre las señales ambientales asociadas con la sustancia deseada, para que pueda ubicarse nuevamente. Estos recuerdos ayudan a crear una respuesta condicionada, un deseo intenso, cada vez que la persona se encuentra con esas señales ambientales.

Una persona adicta a la heroína puede estar en peligro de recaída cuando ve una aguja hipodérmica, por ejemplo, mientras que otra persona puede comenzar a beber nuevamente después de ver una botella de whisky. El aprendizaje condicionado ayuda a explicar por qué las personas que desarrollan una adicción corren el riesgo de recaer incluso después de años de abstinencia.

El Camino hacia la Recuperación

Debido a que la adicción se aprende y se almacena en el cerebro como memoria, la recuperación es un proceso lento y vacilante en el que disminuye la influencia de esos recuerdos. Alrededor del 40% al 60% de las personas con adicción a las drogas experimentan al menos una recaída después de una recuperación inicial.

Afortunadamente, existen varios tratamientos efectivos para la adicción, que generalmente combinan estrategias de autoayuda, psicoterapia y rehabilitación. Para algunos tipos de adicciones, los medicamentos también pueden ayudar. El camino hacia la recuperación es largo y lento pero posible. Generalmente, cuando una persona consigue más bienestar emocional y encontrarse mejor consigo misma, disminuye su necesidad de ser adicta.

Como se ha mencionado, cuando se trata de adicciones, la persona se mete poco a poco en ello sin darse cuenta y, para cuando se convierte en un problema de verdad, es posible que sus efectos en la vida de la persona sean graves y contribuyan a empeorar la calidad de vida de la persona en lugar de mejorarla, que es lo que se pretende con la adicción.

Debajo de una adicción hay un malestar emocional, una niña interior herida, una persona que se ha perdido. Si esa persona eres tú, puedes buscar ayuda para encontrar el camino de vuelta a ti. Lo que hay emocionalmente debajo de una adicción es malestar y dolor. Aprender a estar con ellos, a sostenerlos, es el primer paso para superar tu adicción.

En muchas personas que han crecido en familias narcisistas, cómo superar el abuso narcisista va íntimamente ligado a superar también una adicción, ya sea a una sustancia o a una relación tóxica.

Fuente: https://www.health.harvard.edu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s