Control=Resistencia

Control y Resistencia= dejar que la ola te golpee intentando no caerte y controlarla. Aceptación=ayudarte a surfear la ola lo mejor que puedas sin cuestionarla.

El Control y la Resistencia

Las personas queremos controlar. Lo que no daríamos por tener más control en nuestras relaciones, el trabajo y nuestras vidas en general.

No es que lo vayamos gritando a los cuatro vientos. Más bien nos protegemos un poco, preguntando a familiares, terapeutas y amigos cómo gestionar mejor nuestras vidas y a otras personas. Cómo podemos cambiar este o aquel aspecto de nosotros mismos o de nuestras circunstancias, cómo podríamos lidiar mejor con situaciones y relaciones concretas.

No hay nada de malo en querer crecimiento y desarrollo. Sin embargo, eso no es lo que la mayoría de nosotras buscamos realmente. La prueba está en el conjunto de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. A pesar de todas nuestras preguntas y dudas, muchas de nosotras nos sentimos bastante atrapadas. No importa la energía que invirtamos, permanecemos paradas, como en un bucle.

Muchas personas cuando llegan a terapia se encuentran con que con su comportamiento lo que pretenden es librarse de la tensión creando más tensión, forzar la flexibilidad de forma rígida y controlar su libertad o la de otras personas.

¿Por qué es esto? ¿Por qué persistimos en intentar controlar nuestro camino hacia la libertad personal, creativa y profesional?  La respuesta es que la mayoría de nosotros no queremos libertad.

Antes de estar en desacuerdo, echa un vistazo a tu propia vida. Mira las áreas en las que desearías tener un mayor nivel de libertad, paz y vitalidad. Si todavía no has logrado estas cosas, apuesto a que lo que realmente buscas es el control. O dicho de otra manera, libertad a tu manera.

Sí, quieres una buena relación de pareja, si eso significa que la otra persona es así y asá. Sí, deseas una carrera satisfactoria, con la condición de que implique tal y tal. Y sí, quieres hijos mientras bla, bla, bla.

Eso no quiere decir que no debas tener estándares, esperanzas y objetivos.

Pero si estás luchando o sientes la necesidad de controlar, es menos probable que algo esté mal con el objeto de tus deseos y que haya algo a lo que no hayas querido renunciar para poder obtener lo que dices que quieres. Incluyendo lo que podrían ser estándares imposibles. O tal vez un estándar que cambia cada vez que lo que afirmas anhelar se acerca demasiado, se vuelve demasiado cómodo para ti.

Cuando anhelamos que las cosas sean como queremos que sean, en lugar de como son, eso no es una búsqueda de libertad. Eso es resistencia. Especialmente si lo que queremos va en contra de la realidad…

¿Qué es exactamente lo que estamos resistiendo?

Las circunstancias de la vida.

Cómo somos nosotros y otras personas.

Lo que pasó.

Lo que podría pasar.

Resistimos la vida y a otras personas. Resistimos el pasado y el futuro. Resistimos nuestros sentimientos, nuestros pensamientos y a nosotras mismas. Resistimos la verdad. Y luego nos engañamos pensando que si resistimos lo suficiente, si tratamos de controlar lo suficiente, al final seremos libres.

Verificación de la realidad: no puedes cambiar una situación o circunstancia cuando estás en proceso de resistirla. Del mismo modo que no puedes atrapar una pelota de playa si estás sosteniendo otra en tus manos, no puedes aceptar algo nuevo hasta que dejes de lado las viejas y dolorosas razones y argumentos sobre por qué las cosas son así.

Para ser clara, no estoy diciendo que debamos lanzar todo al viento, mirando pasivamente mientras el mundo y otras personas nos pasan por delante. De ningún modo. Lo opuesto al control no es la pereza o la apatía. 

Lo Opuesto al Control es la Aceptación

Cuando aceptas, cuando abandonas la ilusión de control, no sólo descubres la paz y la libertad que conlleva. Te vuelves, tal vez por primera vez, empoderado para manejar cualquier cosa que se te presente.

¿Por qué? Porque no hay energía que se dedique a detenerte por más tiempo. El descanso (congelación) que te has tomado se termina, y finalmente puedes avanzar con poder, libertad y la capacidad de expresarte completamente y crear en el mundo … un mundo, ahora te das cuenta, que está lleno de oportunidades y amor.

Así que haz las paces con la vida. Acéptate a ti misma y al mundo tal y como sois. Ríndete a surfear las olas en lugar de mantenerte terca e inmóvil mientras te golpean. Cuando lo haces, la necesidad de controlar se disipa y surge la libertad. Y junto con esto, el sentido y finalmente el conocimiento de que cualquier cosa, y todo, es posible.

La Familia Narcisista y el Control

La Familia Narcisista es un escenario en el que los niños aprenden a controlar desde muy pequeños porque así mantienen la idea ilusoria de que habrá menos abuso o maltrato y más amor. Aprenden a controlarse a sí mismos, con comportamientos como no expresar sus emociones o a permanecer callados y quietos; también aprenden a controlar a sus padres, identificando sus estados emocionales y anticipándose a lo que el padre/madre puede necesitar para dárselo.

Se trata de un ambiente en el que no hay lugar para la espontaneidad, las expectativas respecto a los niños son poco realistas y no hay libertad.

El control, como hemos visto, está muy relacionado con la resistencia. La resistencia es algo normal porque evita el dolor. Lo único es que atravesar ese dolor es lo que realmente sana, evitarlo supone seguir teniendo el dolor dentro, atascado.

La resistencia seguramente es algo que te haya ayudado a lo largo de tu vida para llegar hasta donde estás, para sobrevivir. Sin embargo, si lo que quieres es salir del abuso narcisista y tener cambios profundos y verdaderos en tu vida, esos no te los va a dar la resistencia, que te hace perseverar, ser rígida y pensar que hay un solo camino para las cosas.

Aceptar y soltar la resistencia es doloroso y te pondrá frente a frente con tu vulnerabilidad y tu realidad. También requiere de muchas dosis de perdón hacia ti misma, aceptando el daño que te has hecho porque en tu pasado no contabas con los mismos recursos personales que en tu presente si aceptas.

Aceptar que has vivido en una familia donde uno de sus miembros tiene un trastorno mental (Trastorno Narcisista de la Personalidad) es algo duro y difícil, pero sólo eso es lo que te llevará a cambiar el rumbo de tu vida para reconstruirte y ser lo que tú quieras, sin que tu pasado sea ya una pesada mochila que no te deja caminar sino algo que te pasó pero que no define quién eres.

Si quieres salir del abuso narcisista, es necesario que sientas lo doloroso de tu infancia para que puedas, por fin, transformar estos sentimientos en una alquimia que se da en el hoy, en el presente.

No has podido escoger dónde empieza tu vida. Nadie puede. Lo que sí está en tu mano es escoger dónde estás hoy y hacia dónde vas mañana. Pon la intención en las cosas que quieras conseguir y suelta el control. El universo se encargará de hacer el resto.

Fuente: https://www.psychologytoday.com

Anuncios

8 Formas que tienen los Narcisistas de Aislarte

Los narcisistas tienden a aislar a las personas con las que tienen una relación. Es la forma que tienen de asegurarse de que la persona se vuelva dependiente (emocionalmente, espiritualmente, psicológicamente, financieramente,…) y así sea más fácil de manejar y manipular.

Lo que llega a sentir una persona a la que la narcisista aísla es muy similar al síndrome de Estocolmo, en el que la víctima, a pesar de sentirse atrapada y privada de su libertad, desarrolla sentimientos de amor hacia su secuestrador.

Normalmente, esto lo hacen de una forma progresiva, haciendo que la persona se aleje poco a poco de sus amigos y su familia, que deje su trabajo o que se vaya a vivir a un lugar donde no conoce a nadie y no cuenta con apoyos externos.

Se trata de una especie de red que el narcisista va tejiendo con paciencia y premeditación, de modo tal que para él cada vez es más fácil manipular, hacer gaslighting, maltratar, abusar,… Cuanto más dependiente es la persona, más segura se siente la narcisista porque se convierte en un suplemento fijo. Hay que señalar que un narcisista también es dependiente emocional, aunque sus necesidades emocionales sean diferentes de las de su pareja, como de admiración, de sentirse por encima, para proyectar en ella temas de los que no quiere hacerse cargo (miedo, inseguridad,sadismo,locura,…).

Si quieres recuperarte del abuso narcisista, puedes empezar por identificar cuáles de estas formas de aislamiento ocurrieron en tu relación.

8 Formas de Aislamiento que utiliza una Narcisista (Y Cómo no Volver a Caer en Ellas para Recuperarte del Abuso Narcisista)

  • Te aísla de tus amigos y familiares

    No te prohíbe explícitamente pasar tiempo con las personas que son importantes para ti, sino que suele manipular diciendo cosas como: ‘Ella es genial; me gusta’. para más adelante, decir algo como ‘Ella es muy superficial, no estoy segura de que sea buena para ti’. O ‘Se nota que tu amiga Paula te quiere mucho‘, para después decir: ‘Creo que tiene celos de ti, quizás sería mejor que tomases distancia de ella’. 

  • Practica el refuerzo intermitente contigo

    El problema de identificar que una relación con una narcisista es abusiva es porque no todo siempre es malo.Con el refuerzo intermitente lo que hay es una dinámica de una de cal-una de arena, para que sigas enganchado y te conformes con algunos momentos que sí son buenos y te esfuerces en hacer lo que ella quiere para tener más de esos momentos. Uno de los deseos de la narcisista es que pases la mayor parte de tu tiempo sólo con ella.  Al ser posesivas e inseguras, ese tiempo con ella les hace sentir en control de la situación.

  • Crea un escenario en el que no se te permite hablar sobre ciertos temas

    Si el narcisista sabe que hay determinados temas que son importantes para ti y te causan dolor, como por ejemplo, el hecho de que no te haya presentado a sus padres o de que quieras tener un hijo con él, hará ver que ese tema es “tabú” para no hablar de él de forma deliberada ni con él ni con ninguna otra persona. En un esfuerzo por complacer, la persona termina aceptándolo. Esto acaba generando una sensación de abandono y aislamiento emocional. 

  • Te separa de tus aficiones, actividades que disfrutas

    Poco a poco, empezará a criticar las actividades que haces tanto fuera de casa como en ella, quebrando tus ánimos y tu espíritu. Si, por ejemplo, te gusta la moda y has empezado a coser en casa, empezarás a oír frases como ‘Eso es hortera. Lo sé porque yo he ido a la mejor escuela de diseño de Barcelona’.

    Las cosas que nos dan alegría y nutren nuestra alma dan forma a nuestra identidad. Separadas de ellas, al final perdemos nuestro sentido de identidad, no estamos ancladas ni conectadas y nos convertimos en objetivos de más abusos.

  • Te impide ver a tus amigos y conocer a gente nueva

    Si has quedado con un amigo para cenar, se pondrá enferma dos horas antes y te pedirá que por favor te quedes a cuidarle. Si un amigo tuyo celebra su cumpleaños al que la narcisista no está invitada, organizará una bronca enorme el día anterior para que no vayas. Si le planteas que quieres hacer una nueva actividad para conocer gente nueva, sugerirá que sea mejor algo en pareja, como el swing, para poder ir contigo y controlarte. Al final, sentirás que él es el único “apoyo” con el que puedes contar.

  • Sabotea tu carrera profesional

    Puede persuadirte sutilmente para que dejes tu trabajo y formes una familia con ella, así te vuelves económicamente dependiente y te resultará más difícil dejar la relación si en algún momento eso es lo que quieres. .

    La narcisista puede convencerte con frases como ‘No eres apto para trabajar’ o ‘¿Por qué trabajas tanto?’ o ‘¿No te preocupas por mí?’

  • Te hace Luz de Gas o Gaslighting

    Los métodos comunes de la luz de gas o gaslighting incluyen jugar con la forma en que organizas tu entorno, insistir en que has hecho o dicho algo que no has hecho o dicho o decirte que ‘eres abusiva’ o ‘estás loca’ (esto son proyecciones).

    Al final, dudas tanto de tus percepciones y de ti misma, que terminas aceptando ser dependiente del narcisista y la versión que te presenta de la realidad.

  • Intercepta tus comunicaciones

    Ya se trate del whatsapp, el Facebook o el correo electrónico, con cualquier excusa, la narcisista fiscaliza regularmente los medios de comunicación que tienes con el exterior, sin respetar tu intimidad y tu privacidad.

    Al final, te comunicarás menos con tus seres queridos para evitar broncas con él, malentendidos,…

Todas estas estrategias están pensadas para aislarte y volverte totalmente dependiente en una relación en la que el narcisista te domina y te controla. Si quieres recuperarte del abuso narcisista, te invito a preguntarte en cuáles de estas formas de aislamiento caíste durante tu relación.

Si crees que estás en una relación abusiva, pide ayuda. Sólo tú te puedes salvar a ti misma.

Fuente: https://www.mindbodygreen.com

Qué Son los Dobles Mensajes (Y Cómo Superarlos)

¿Qué son los Dobles Mensajes?

Los dobles mensajes causan muchos problemas de comunicación en las relaciones íntimas y en las relaciones en general. Un mensaje mixto (o mensaje doble) es una comunicación que envía información contradictoria, verbal y/o no verbal. La forma en que la que puedes identificar que estás recibiendo un doble mensaje es porque te genera confusión.

Lo que ocurre con los dobles mensajes es que hay una falta de coherencia y ésta puede tener varias formas:

  1. Lo que dice una persona entra en conflicto con lo que dijo anteriormente.
  2. Lo que hace una persona entra en conflicto con lo que hizo anteriormente.
  3. Lo que una persona dice entra en conflicto con lo que hace.
  4. Lo que dice una persona entra en conflicto con su lenguaje corporal.

La psicología que está detrás de los Dobles Mensajes

Muchas codependientes que han crecido una familia narcisista/disfuncional, no han aprendido a comunicar cómo se sienten realmente. Suelen sentir culpa, dudas e inseguridad que se acaban convirtiendo en dobles mensajes. Construimos muros y ponemos distancia en nuestras relaciones cuando no expresamos nuestros verdaderos sentimientos y emociones. Si quieres saber cuál es el tratamiento después del narcisista, superar los dobles mensajes supone un paso importante.

A los codependientes o dependientes emocionales no se les ha enseñado cómo comunicarse de una forma clara y honesta, con amor y amabilidad, sobre lo que realmente quieren y necesitan. Es un conjunto de habilidades que necesita ser cultivado.

La comunicación online a través de whatsapp, redes sociales,… también es un campo fácil para los dobles mensajes. Sin escuchar la voz de una persona o ver su lenguaje corporal es muy fácil malinterpretar un mensaje neutro como “No estoy seguro de cuáles son mis planes” por algo completamente diferente.

Sobre esto, es importante tener en cuenta que las personas que, consciente o inconscientemente emiten dobles mensajes, son muy proclives a comunicarse más a través de estos medios online en lugar de cara a cara. Es frecuente, por ejemplo, que la fase de love bombing o bombardeo de amor de una narcisista se realice a través de whatsapp o Facebook y no en persona.

Dobles Mensajes y Estilos de Apego

Hay una relación entre los dobles mensajes y el tipo de apego que tengamos: sano, ansioso-ambivalente, evitativo o desorganizado. Los tres últimos estilos, que son disfuncionales, dan lugar a una comunicación que puede contener muchos dobles mensajes.

  • Las personas con un tipo de apego ansioso, suelen tener lo que se llaman comportamientos de protesta. Un ejemplo de esto es que la pareja de una persona con apego ansioso le dice que el fin de semana va a salir con unos amigos. A la persona con apego ansioso no le gusta esto, la hace sentirse abandonada. En lugar de manifestar esto de forma asertiva a su pareja le dice “ok”, y después tiene comportamientos como guardar silencio durante todo el fin de semana.
  • Las personas con apego evitativo buscan constantemente a alguien mejor por miedo a la verdadera intimidad. Sus dobles mensajes pueden hacer sentir a su pareja que no es lo suficientemente buena y desgastar su autoestima. Un ejemplo de esto es una persona con apego evitativo que entabla un vínculo con otra dándole a entender que están teniendo una relación pero sin llegar a concretarlo, evitando “cerrar” el vínculo sólo con esa persona. Su comportamiento dice una cosa pero no habla del tema para evitar tener que definirse y con eso comprometerse.
  • Las personas con apego desorganizado dan un doble mensaje a sus parejas en el sentido de que hay días en los que querrán estar muy cerca de ella y dar y recibir señales constantes de amor y otros días en los que se alejarán, poniéndose frías y distantes o provocando conflictos. Tienen una dinámica de amor/odio que puede ser muy confusa y dolorosa para su pareja.

Si tienes uno de estos tres tipos de apego, es probable que, aunque lo practiques, tiendas a seguir emitiendo dobles mensajes a tu pareja. Simplemente hacerlo consciente y transmitir esto a tu pareja para que te ayude, puede ser el mejor tratamiento después del narcisista.

Cómo Superar los Dobles Mensajes

Los dobles mensajes son un síntoma de un tema más importante, que puede ser:

La incapacidad para comunicarnos de manera efectiva por miedo, culpa, inseguridad,…

No tener claro lo que queremos

Tener claro lo que queremos y emitir dobles mensajes con la intención de confundir a la persona que recibe esos dobles mensajes para tener una situación de ventaja frente a la otra persona.

Más abajo te damos algunos consejos de comunicación aprobados por terapeutas de relaciones para acabar con los dobles mensajes:

  •  Muestra tu Verdadero Yo

    La mejor manera de evitar interpretaciones erróneas es transmitir autenticidad. No cambiar quién eres  para impresionar o agradar a otras personas. En cambio, sé genuino en cómo te ves a ti mismo y te comportas desde el primer día de cualquier relación.

    Cuando emites dobles mensajes sobre quién eres, recibirás dobles mensajes de la otra persona. Mostrar la mejor versión de ti mismo y no como otra persona quiere que seas, te ayudará a reducir los dobles mensajes.

  • Acércate a los Dobles Mensajes con curiosidad

    Es realmente fácil caer en la trampa de culparnos a nosotras mismas cuando nos sentimos rechazadas por alguien o confundidas acerca de una relación. Cambia esa autoculpa por una verdadera curiosidad por la otra persona mientras tratas de descubrir lo que realmente está sucediendo.

    No te tomes lo que ocurre como algo personal sino que intenta verlo como una dinámica que ya tiene la persona con la que te relacionas y que no te lo aplica sólo a ti.

  • Comienza las frases con “Yo”

    Lo único de lo que puedes estar seguro en una relación es cómo te sientes. El uso de frases que comienzan con “Yo“, en lugar de ““, enfoca el diálogo en algo que es cierto para ti y de lo que te haces responsable. Esto suele hacer que la persona no se sienta acusada y esté más abierta a dialogar. Por ejemplo: “Me siento insegura y no tengo claro qué es lo que quieres de mí o de esta relación“.

  • Saber cuándo es hora de Pasar Página

    Si no puedes encontrar un terreno común en tu comunicación, podría ser el momento de terminar con la relación y pasar página. Esto simplemente significa que la relación no puede cubrir tus necesidades. Si tienes un patrón inconsciente de dar dobles mensajes, es probable que suelas entablar relaciones con personas que hacen lo mismo.

    No puedes detener o evitar que otras personas te envíen dobles mensajes. Lo que sí puedes hacer es cambiar la forma en que respondes a ellos. Al contarle a la otra persona sobre tu confusión, le estás haciendo saber el impacto de su comportamiento en ti. Esto tiene el potencial de mejorar la conexión.

    Cuando la otra persona se da cuenta de que está enviando dobles mensajes, le estás dando la oportunidad de que sea coherente. Puede ser que no estéis realmente en conflicto y no os deis cuenta de que estáis sonando o actuando como lo estáis haciendo.

    Si la otra persona no reconoce o entiende que está dando un doble mensaje, ahí tú ya no puedes hacer mucho más.  Lo que sí está en tu mano es decidir si te quedas o si pasas página para dar espacio a otras relaciones donde la comunicación sea más sana y honesta, orientada a la intimidad y la conexión.

    Parte del tratamiento después del narcisista consiste en alejarte de las personas que ya no resuenan con lo que tú quieres y con quién eres.

Fuente: https://www.healthyway.com