27 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con el Narcisista Abusivo (Parte 3)

  1. Soy Increíble. He Sobrevivido a eso y Prosperaré en la vida a partir de ahora.

    Transforma todo el dolor y la indignación que sientes en tu mayor bien: usa tu energía para impulsarte a alcanzar tus objetivos en la vida. El Narcisista forma parte de tu pasado, no de tu presente ni de tu futuro.

  2. No hago Daño, y no Dejo que me lo hagan

    No tienes que ser vengativo ni tomar represalias contra tu ex pareja para cuidarte, establecer límites o llevar una vida de prosperidad. Al mismo tiempo, no tienes que interiorizar la basura psicológica y/o emocional de nadie nunca más. Puedes empoderarte a ti mismxaal establecer cuáles son tus límites y cumplirlos, todas y cada una de las veces. Ya sea con tu abusivo ex o un nuevo conocido. El viaje de sanación se trata de aprender a quererte, a saber lo que quieres e ir a por ello y de tener relaciones con los demás basadas en el respeto, el amor y la capacidad para poner límites de forma sana y ser asertiva a la hora de expresarte.

  3. Esta persona es una proyección de mi Padre/Madre. A partir de ahora yo cuido de mi Niño Interior.

    Vive tu vida y trata de minimizar tu concentración en lo que la narcisista está haciendo o a quién está viendo. Al principio te resultará difícil porque el trauma bonding es poderoso, y aunque racionalmente tengas claro que la Narcisista es una persona tóxica y es mejor no tener contacto con él, emocionalmente, para ti será duro dejar de verle, saber cómo está,..porque en el fondo, para tu niño interior, es como separarse de papá/mamá. Pues bien, ni tú ya no eres un niño, ni esa persona es tu padre/madre. Recuerda que cuanto más sanes a tu niño interior, y más te ocupes tú mismo de él, tus parejas serán menos parecidas a tu padre/madre y serán una proyección del adulto que tú eres hoy en día, no tus padres.

  4. Yo soy Energía y Luz y no estoy obligada a dársela a nadie que no quiera

    Los Narcisistas son vampiros emocionales. Depende de ti asegurarte de que no se alimenten de ti, utilizándote como suministro narcisista mientras tú te quedas drenada y agotada después de una interacción con ellos. Y sin energía para ti misma, que la necesitas siempre, pero más que nunca durante tu proceso de sanación.

  5. No me echa de menos como Persona, lo que echa de menos es Controlarme y Maltratarme

    Las ex parejas narcisistas suelen intentan jugar la carta de “seamos amigos” porque echan de menos lo que les proporcionas. No te echan de menos a ti ni a ninguna otra víctima como las personas que son porque realmente ni siquiera pueden ver a las personas como seres humanos individuales.

    Lo único que les interesa es el suministro narcisista, lo que les das. Te ven como una fuente de algo que ellos necesitan y nada más. Toda la información que han recabado sobre ti no es para conocerte bien, para conectar, por amor o por curiosidad. Ha sido para controlarte, manipularte y utilizarla en tu contra cuando han querido.

    Recuerda que un Narcisista puede hacer hoovering años después de una ruptura, por eso es mejor el contacto cero desde el principio. Verás que cuanto más tiempo pase, más fácil será para ti mantenerlo. 

  6. No me quiere ni se Preocupa por mí, se preocupa por satisfacer sus propias Necesidades

    A las narcisistas no les importa lo que es mejor para sus ex parejas. No les importa si el daño que les hacen es enorme, destructivo o incluso irreversible. Quieren satisfacer sus propias necesidades y no importa a quién hagan daño en el proceso. Regálate esta vuelta a la realidad cada vez que te encuentres idealizando al abusador. No te quiere ni te ha querido ni se preocupa por ti, en absoluto. Si lo hiciera, te habría tratado bien. El amor se expresa en acciones, no en palabras.

  7. Cada vez que No contesto o establezco un Límite, me recuerdo lo que Valgo

    Eres realmente digna, una guerrera, y no necesitas a nadie más que a ti misma para validarte. Eres valiente, valiosa y suficiente. Reconócelo y aprópiatelo. No dejes que nadie te quite tu autoestima. Cada vez que mantienes el Contacto Cero, te das a ti misma el mensaje de que eres digna de una vida mejor. Continúa diciéndote a ti misma que estás completa y eres digna de amor tal como eres y muy merecedora de la mejor vida posible que te puedas proporcionar a ti misma. Trátate a ti misma como si ya estuvieras completa (aunque todavía no lo sientas del todo) y un día te darás cuenta de que has integrado esta creencia. Sentir y saber que eres suficiente va más allá de una afirmación. Puede conducir al éxito más allá de tus fantasías más locas. Sólo tienes que estar receptiva a esta creencia. Invítalo suavemente a tu vida y encuentra maneras de cultivarlo todos los días hasta que esté tan enraizado en tu psique que simplemente florezca de una forma natural. Respíralo, visualízalo, créelo. El Universo te lo dará.

  8. Me Cuido y me quiero a mí Mismo

    Sé amable contigo mismo durante este tiempo. Trátate como lo harías con un amigo al que quieres y que está pasando por un mal momento o un bebé o un animal herido. ¿Cómo te cuidarías? ¿Qué le dirías a alguien que quieres que está sufriendo?¿Cómo tratarías a alguien para quien quieres lo mejor? Tómate  a ti mismo de la misma manera: te mereces todo el cuidado que te puedas dar.

  9. Yo Soy mi Mejor Amiga

    Puedes tener una red de apoyo que te nutra emocionalmente, pero al final del día, Tú es la única que puede abogar por ti y tu sanación. Nadie puede hacerlo por ti. Así que apóyate, quiérete y apuesta por ti misma, cada día. Aléjate de la tentación de que te lo ha dado el Narcisista. Primero, es algo que sólo tú te puedes dar a ti misma, ninguna otra persona. Segundo, el Narcisista no te lo ha dado nunca y nunca te lo va a dar, por muchos que te mienta para que parezca que sí. Simplemente no te lo dará porque no lo tiene. Ni para sí mismo, ni para ti ni para cualquier otra persona.

  10. Me quiero a mí Mismo. Y por primera vez en mi Vida yo soy mi Prioridad frente a cualquier otra Persona

    El viaje hacia la sanación se trata de ti. No sobre tu ex pareja, tus amigos, tu familia, los vecinos o el sistema. Es posible que tu salud mental y tus necesidades se hayan resentido durante un tiempo prolongado cuando estabas en esa relación abusiva. Ahora es el momento de priorizarte, tus necesidades, tus sueños, tus deseos y lo que personalmente deseas manifestar en tu vida, aportar al mundo. Tómate este valioso tiempo para conocerte a un nivel profundo, reconstruirte y decidir quién eres y qué quieres y honrar tus metas. Mereces hacer que todos tus sueños se hagan realidad. Es hora de que brilles… con toda tu luz.

Fuente: https://thoughtcatalog.com

Anuncios

27 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con la Narcisista Abusiva (Parte 2)

  1. Merezco mucho más que ser un Saco de Boxeo Emocional

    Cuando estás en una relación abusiva, no estás en una relación sana y recíproca. Eres un saco de boxeo emocional para una persona inmadura e inestable. Consiguen tomar todos sus defectos, sus inseguridades, su basura interna y arrojarla sobre ti. A lo largo de la relación, tu abusador(a) te “programó” para tomarlo como una parte natural de estar en una relación con ellas, con frases como

    “Eres muy sensible”, “No se te puede decir nada”, “Yo estoy bien, eres tú”

    No más. Mereces más que ser el saco de boxeo emocional de alguien. Mereces una relación mutuamente respetuosa donde el amor y la compasión son valores preciados que se practican en el día a día.

  2. Puedo Comunicar mis Sentimientos a Personas que merecen escuchar mi Voz

    No tenemos que usar nuestra voz con personas que sólo están en la incomprensión, la invalidación y el maltrato. Podemos reservar nuestra energía y tiempo para las personas que están dispuestas a ver nuestras cualidades y que las celebran y refuerzan. Podemos usar nuestra voz con las personas que realmente nos quieren ayudar, que aprecian nuestra ayuda y que correspondan a nuestros esfuerzos. En lugar de desperdiciar tu preciosa voz en personas que siempre intentarán silenciarte, ¿por qué no utilizarla para quienes realmente te escuchan, para conectar con alguien que es tan empático y compasivo como tú? ¿Por qué no utilizarla con personas en las que confiar, que te respetan y que sacan lo mejor de ti? Suena muy tópico pero es verdad que “no se le pueden pedir peras al olmo”. Eso es lo que tú haces cada vez que intentas dar tu opinión, manifestar tu criterio, que tu voz sea oída por un narcisista.

  3. Mi Salud Mental es mi prioridad Número Uno

    Asegúrate de dedicarte a un cuidado personal enorme durante la etapa del Contacto Cero. Esto significa conectar contigo misma lo máximo posible para asegurarte de que estás pensando en forma saludable, aprovechando las diversas modalidades de sanación disponibles para ti y abordando cualquier síntoma de trauma que pueda estar interfiriendo con tu capacidad de funcionar en el día a día. Si tu salud mental y emocional sufre, todos los demás aspectos de tu vida también sentirán el impacto. Así que cuídate, come sano, duerme al menos ocho horas al día y practica yoga. Y no tengas miedo ni vergüenza de buscar apoyo de un(a) terapeuta si lo necesitas. Nadie debería tener que pasar por esta etapa de confusión sola.

  4. Mantenerme Cuerdo es más importante que ser Validado por un Abusador

    A menudo, cuando hemos sido devaluados por un abusador, nos quedamos atrapados por la necesidad de ser validados por ellos como “personas dignas” de amor, de reconocimiento, de ser vistas,…. Esta necesidad se amplifica especialmente cuando vemos que el/la abusador(a) parece haber seguido adelante con su vida con una nueva víctima. Esto se debe a que el/la abusador(a) fue la fuente de nuestra omnipresente sensación de indignidad durante todo el ciclo de abuso y ahora sentimos que necesitamos confirmación de que no éramos el problema, que es lo que se nos repetía, una y otra vez, de forma incansable, cada vez que denunciábamos el abuso o el maltrato.

    Lamentablemente, la realidad es que el abuso narcisista inevitablemente te dejará sin ningún tipo de cierre digno por parte de la ex pareja tóxica. Los narcisistas son maestros en conseguir proyectar la imagen que desean en el exterior y nunca exponen lo que realmente está sucediendo a puerta cerrada, que normalmente es justo lo contrario de lo que pretenden hacer ver.

    Es probable que veas que idealizan a sus víctimas para el público, al igual que hicieron contigo. Es por eso que debes priorizar tu propia cordura aceptando que aunque nunca puedas obtener un cierre digno o la confirmación de tu valía por parte del narcisista. Puedes encontrar formas de cultivar tu propia autoestima. Esto significa alejarte de la fachada pública del narcisista e invertir en vivir tu propia vida.

    No pierdas el tiempo intentando que “se conozca tu versión” o “peleándote con él” tras dejar la relación. Las personas que te conocen y te quieren de verdad, permanecerán a tu lado, los monos voladores no te interesan, no tengas contacto con ellos tampoco, es malgastar energía. Estar fuerte en recuperarte tú es lo que te llevará a la sanación. Tus energías deben estar centradas en ti.

  5. Confío en mi propia Realidad. Sé lo que experimenté y sentí. Me valido a mí Misma

    Estas son un conjunto de afirmaciones que pueden ayudarte a resistir los intentos de iluminación de tu ex pareja o de los monos voladores. Recuerda que muchos monos voladores no saben que lo son. Es decir, no son consciente de que están siendo manipulados por la narcisista para conseguir que vuelvas. Sean o no conscientes de ello y del daño que te ha hecho y sigue intentando hacerte la narcisista, pasa de ellos. Necesitas romper todos los vínculos con la narcisista para sanar por completo.

    No me importa si la narcisista está en la portada de la revista “Time” como Persona del año. Su popularidad entre los demás o la fachada pública no las hace inmunes a ser abusivas. De hecho, muchas narcisistas (sobre todo las encubiertas) se disfrazan de personas caritativas y amorosas. Ésa es la naturaleza de su máscara falsa: son lobos con piel de cordero.

    Esta afirmación está aquí para recordarte que, a pesar de la cantidad de personas a las que tu abusador(a) pudo haber engañado, nadie tiene el derecho de quitarte la realidad del abuso que has soportado/aguantado/padecido. Tú sabes lo que has experimentado, ahora sabes que a lo que fuiste sometida sin tu consentimiento, el abuso y/o maltrato y el impacto que eso ha tenido en tu vida. Seguramente desde tu infancia. Cuando una persona tiene un patrón de adoptar el rol de la víctima en relaciones que están basadas en el ciclo de abuso es porque sus padres/madres/cuidadores abusivos le obligaron a adoptarlo en su infancia y, a partir de entonces, hasta empezar a sanar, ha repetido ese rol de víctima en sus relaciones.

    No importa lo encantadora que sea la abusadora narcisista o quién elija creerle. No es tu misión convencer a nadie de nada. Desenmascarar a la narcisista no es tu misión en la vida. Sobre todo porque aunque desenmascares (seguramente a un precio muy alto) a una, siempre habrá más. Narcisistas hay y habrá. Lo importante es que tú te sanes para dejar de resonar con este tipo de personas y construirte a ti misma la vida que deseas.

    Estás aquí para validarte y pasar de los intentos de gaslighting, de distorsionar tu realidad y el abuso. No te sientas “obligada” a proteger a tu abusador(a), minimizar, racionalizar, justificar o negar el abuso que has sufrido. Incluso si es muy doloroso porque la primera abusadora en tu vida ha sido quien tenía que encargarse justo de lo contrario, de protegerte y de cuidarte: tu padre o tu madre. Honra y reconoce tus emociones auténticas y la profundidad del trauma que has experimentado.

  6. Soy Digno, soy Bello, soy Valiente, soy Fuerte

    Éstas son otra serie de afirmaciones positivas que pueden ayudarte a recordar lo valioso y valiente que realmente eres.

    Te ayudarán a “reprogramar” tu cerebro con la verdad, porque con lo que te lo programó el Narcisista, por muy dentro de ti que aún no esté, son un puñado de mentiras para controlarte y manipularte que hablan de él y sus miedos, inseguridades y ego desmedido, no de ti.

    Estas afirmaciones te ayudarán a interiorizar cosas buenas acerca de ti, especialmente si está acostumbrado a escuchar palabras duras de tu abusador.

    Te recomiendo grabarlos en una grabadora o aplicación de grabación de voz en tu teléfono móvil y escucharlas a diario. La repetición es esencial para desprogramar los mensajes dañinos que tu abusador te inculcó y reprogramar tu mente para prosperar y salir del “modo superviviente”.

  7. Cada Segundo, cada Minuto, cada Hora, cada Día, cada Mes, cada Año, me estoy haciendo más Fuerte

    Si bien es posible que progresivamente en tu sanación cada vez tengas con menos frecuencia momentos de impotencia y desesperanza, éstos aparecerán inevitablemente de vez en cuando.

    Puedes estar segura de que a medida que avanza el Contacto Cero, tendrás más y más fuerza, fe en ti misma y en la vida y más vitalidad de lo que creías que era posible.

    A medida que pasa el tiempo y se aborda, procesa e integra el trauma, más espacio crearás para convertirte en la persona que realmente eres.

    Finalmente, llegarás a un punto en tu viaje de sanación donde el fuerte apego a la persona abusiva se habrá terminado. Serás libre. Libre para decidir quién eres, qué quieres en la vida, qué tipo de vínculos y relaciones quieres con los demás, a qué pones límites y dices que no. Libre para demandar de los demás lo mismo que das tú: respeto y amor.

  8. Dejar (o Ser Dejado) es lo mejor que me ha pasado

    Tras toda una vida de aguatar abuso y/ maltrato, has despertado y has recuperado el control sobre tu vida. Esto es un éxito del que puedes sentirte orgulloso.

    En lugar de enfocarte en las formas en que aún te sientes atrapado, valida tu dolor mientras te permites celebrar las formas en que te has liberado.

Si quieres entrenar el punto 2, el de expresar tu propia voz, este video de la profesora de yoga Kassandra, es una clase para reforzar el yin y el chakra de la garganta.

Continúa en el siguiente post.

27 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con un Narcisista Abusivo (Parte 1)

El Contacto Cero con una ex pareja narcisista o abusiva es un momento desafiante en la vida de una persona. Los supervivientes de abuso emocional, psicológico, físico, y/o sexual no sólo se están abriendo un nuevo camino hacia la libertad y el renacimiento, sino que también pueden estar luchando con los efectos de la disonancia cognitiva, el miedo, la vergüenza y la culpa, así como los efectos traumáticos del abuso en sus mentes, cuerpos y espíritus.

También pueden encontrarse con hostigamiento o acoso por parte de sus parejas abusivas en sus intentos de separarse de ellas, especialmente si se han “atrevido” a dejar primero a esas parejas.

Debido a la vinculación bioquímica y traumática con sus abusadores, los supervivientes también pueden tener dificultades para no contactar a su ex pareja o controlarlas debido a que están condicionados a depender de la aprobación y validación de su abusador(a) durante el ciclo de abuso como un mecanismo de supervivencia.

Teniendo en cuenta el hecho de que la desintoxicación de una relación abusiva se parece mucho a la recuperación de una adicción, la “rehabilitación” de este tipo de toxicidad debe abordarse de una manera que sea a la vez compasiva y fortalecedora.

30 Afirmaciones Poderosas para Mantener el Contacto Cero con un Narcisista Abusivo

  1. Todo Acto de Silencio es una protección contra la Violencia Psicológica

    Cada vez que eliges no controlar, responder o comunicarte con un ex compañero abusivo, demuestras que te valoras a ti misma, valoras tu tiempo, tu nueva vida y tu derecho a no ser sometida a abuso o maltrato. Te proteges contra la información traumática o la violencia emocional que podría retraumatizarte y atraparte de nuevo en un ciclo de abuso. Un ciclo que sólo puede exponerte a más dolor, angustia y una sensación generalizada de desesperanza. Has escapado del abuso: no te permitas volver a ingresar al ciclo nuevamente en una situación sobre la que tú tienes el poder de decidir.

  2. Tengo el derecho a estar Libre de Abuso. Todo ser humano tiene ese derecho y yo también

    Tú eres como cualquier otro ser humano, incluidos aquellos que nunca han estado en una relación abusiva o aquellos que nunca han tolerado ninguna forma de abuso si lo han encontrado. No te culpes ni te avergüences de haber permanecido en una relación abusiva.

    Hay muchas razones por las que los supervivientes de abuso/maltrato permanecen más allá del primer incidente de abuso. Tiene que ver con la repetición-cumpulsión del trauma de infancia con padres/madres abusivos no sanados.

    Tienes todo el derecho de rodearte de personas que te quieran tal y como eres, que traten bien y que te nutran.

  3. Nadie puede quitarme el Poder que tengo dentro de Mí

    Puede ser una sorpresa para ti, pero las abusadoras narcisistas no tienen ningún poder interno auténtico: le quitan el poder a los demás porque no tienen ninguno dentro de ellas. No tienen ningún sentido de identidad nuclear: necesitan más a sus víctimas de lo que éstas las necesitan a ellas (incluso si se siente de otra manera). Cuanto más crezca tu poder personal, más verás las cosas con claridad, te querrás a ti mismo y no necesitarás la validación de nadie, en especial de la narcisista.

  4. Mi Voluntad es más Fuerte que los intentos de un(a) abusador(a) de maltratarme/abusar de mí/asustarme o intimidarme

    Muchas supervivientes de abuso/maltrato terminan devaluadas por el comportamiento intimidatorio de su ex pareja. Su ex pareja abusiva se niega a dejarlas solas, las acecha o acosa, las amenaza (si tiene algo con qué hacerlo) u ostenta su nueva fuente de suministro como una forma de provocar (por ejemplo, publicar muchas fotos en Facebook con su nueva pareja una semana después de la ruptura proclamando amor a los cuatro vientos).

    Recuerda que las tácticas del/de la abusador(a) no pueden funcionar en ti tan efectivamente si estás dispuesta a priorizar tu bienestar y tu libertad sobre los intentos de intimidación o las amenazas. Protégete. Si es necesario, cambia de lugar de residencia o interpón una denuncia a la policía o consulta con una abogada. Tienes medios para protegerte y el derecho de no tener ningún tipo de contacto con una persona si eso es lo que tú quieres.

  5. Me Defenderé y me Protegeré. Pase lo que pase.

    Ya sea que eso signifique obtener una orden de restricción, cambiar tu número o bloquearle en todas las plataformas de redes sociales, haz todo lo que sea necesario para protegerte de la manipulación y el abuso del narcisista para mantener el contacto cero con la narcisista.

    No mereces ser retraumatizado, de ninguna forma o manera. Busca el apoyo de tu refugio local contra la violencia doméstica (sí, el abuso emocional sigue siendo violencia), busca una terapeuta que sepa de trauma, grupos de apoyo locales, o terapias grupales enfocadas en la recuperación y el apoyo del trauma. Encuentra todo el apoyo que puedas para ayudar a construir y reforzar protección a tu alrededor. Cuanto más apoyo de calidad tengas, más seguro estarás de seguir adelante sin tu ex compañera tóxica. Cuanto más sana sea la red de personas de la que empieces a rodearte, más te identificarás con los vínculos sanos y menos ganas tendrás de contactar a tu ex narcisista.

  6. No me Rindo. Tengo Esperanza.

    No importa lo difícil que se vuelva, nunca te rindes. Incluso si cometes un error, no pasa nada. No te castigas de forma dura y vuelves a empezar. No hay nada perdido. ¿Cómo vencer a una adicción? No permitas que la fantasía de la perfección te impida avanzar en tu camino. Sigue adelante. Si te has caído y por lo que sea, has roto el Contacto Cero, no te juzgues. El auto-juicio lleva a la misma sensación de indignidad que te lleva de vuelta a buscar la validación de personas tóxicas. En lugar de eso, levántate y vuelve al camino y comprométete contigo misma a realizar el viaje aún más plenamente. Cada revés simplemente revela las heridas nucleares que necesitan sanación. Entiende los factores desencadenantes que llevaron a su decisión de romper el Contacto Cero para intentar no volver a caer en ellas. Y si vuelves a caer, no pasa nada. Te vuelves a levantar. Las estadísticas indican que la media es de siete intentos hasta conseguir el Contacto Cero con la persona abusiva.

  7. Mi Vida vale más que Promesas Vacías

    Cuando un(a) abusador(a) narcisista intenta que vuelvas, él vuelve a la fase de idealización del ciclo de abuso y te hará las mismas promesas que te hizo al comienzo de la relación. Prometerá cosas como cambiar, quererte, cuidarte, apoyarte y estar a tu lado. Lo que no ha hecho antes y no hará en el futuro. En su lugar, te invalidó, menospreció, degradó, humilló, minusvaloró,.. y eso es lo que volverá a hacer si le dejas. Estas promesas vacías son sólo otra forma de controlarte y hacer que vuelvas al ciclo de abuso. No alimentes la ilusión de lo que podría haber sido la relación. Eso es una fantasía. En cambio, reconócelo por lo que fue: momentos de terror fusionados con falsas promesas que nunca se llevaron a cabo. Mereces más que promesas vacías: te mereces lo real. La verdadera promesa de una vida nueva y más saludable te espera: hazte una promesa a ti misma de que perseguirás esa nueva realidad. Comprométete contigo misma a quererte, cuidarte, protegerte y no abandonarte.

  8. Elijo una Vida Plena y Sana en la que Prosperar y no Sobrevivir

    Muchos supervivientes de abuso tienen un alto nivel de resistencia, están muy acostumbrados a aguantar situaciones muy duras, situaciones que para una persona sana serían impensables. Esto se debe a que en la infancia, su familia narcisista/disfuncional les sometía a abuso/maltrato y lo negaban, aduciendo que el trato era normal, y que, en todo caso, lo “tenían que aguantar”.

    No sólo el abuso físico o sexual lleva a situaciones de vida o muerte. También el abuso psicológico y/o emocional. Hay suicidios que ocurren por acoso escolar y violencia doméstica que no siempre lleva aparejado el abuso físico y/o sexual. La mayoría de los supervivientes desarrollan conductas autolesivas y/o ideaciones suicidas activas (con intentos de suicidio) o pasivas (sólo pensando en ello sin pasar a la acción).

    Cada vez que sacrificas tu tranquilidad y bienestar por un “golpe” más del abuso en lugar de desintoxicarte de la relación, también te menosprecias y abusas de ti mismo. Al romper el contacto cero, es como si te convencieses de que no eres digno de algo más que estar con una persona tóxica, que te maltrata o abusa de ti.

  9. La Soledad es infinitamente mejor que cualquier forma de Abuso

    Después de una relación abusiva, puedes comenzar a idealizar a tu ex pareja en tiempos de soledad. Incluso podrías preguntarte si fue ‘valioso’ dejar el abuso, ya que ahora te sientes sola. Puede que tengas sentimientos encontrados acerca de tu abusador(a), ya que los “buenos momentos” vuelven a aparecer en tu mente en ausencia de tu abusador(a).

    Recuerda que tú has sido la única persona en la relación que se ha esforzado por que hubiese buenos momentos. La narcisista lo único que hizo fue dejarse querer y tratar bien por ti. Únicamente puso esfuerzo en el bombardeo de amor o love bombing, después ya sólo realizaba un refuerzo intermitente de amor/odio que te mantenía bajo su control.

    La soledad puede ser una señal de que estás trabajando y procesando el trauma. Es un signo de que debe estar más presente contigo mismo y rodearte de mejores redes de apoyo. También es una señal de que tienes una gran necesidad de aprender a disfrutar de tu propia compañía. Reconoce y valida la soledad, no la resistas persiguiendo a personas más tóxicas o volviendo a la misma relación de abuso. Los supervivientes a menudo necesitan un período de autoaislamiento para reflexionar, recuperarse e integrar el trauma antes de salir o buscar nuevas relaciones. Tómate este tiempo para sanar y no te apresures en el proceso. Es muy necesario para que te encuentres en un estado óptimo de salud mental, física y emocional. Cuanto más sano estés, mejor será la calidad de sus relaciones futuras, ya sea con nuevos amigos o parejas. No olvides que aquéllo que tienes en tu interior es lo que se refleja en el exterior a través de tus relaciones. Para que cambie el tipo de vínculo que tienes con otras personas, el primero que tiene que cambiar, eres tú. Los cambios se dan de dentro hacia fuera, no al revés. Si intentas evitar el contacto cero “enganchándote” muy rápidamente a otra persona, es más que probable que esa persona se parezca mucho a tu ex narcisista.

Continúa en el siguiente artículo.

Sentimientos que las Narcisistas intentar Fabricar en sus Víctimas

Las relaciones con las narcisistas son complicadas, raras y tóxicas. Esto se debe a que no se trata de un vínculo “normal” sino de uno basado en un trauma (su origen, en la mayoría de los casos tiene que ver con experiencias traumáticas de la infancia con uno o ambos padres y/o cuidadores) que es difícil de reconocer y sanar. Es decir, la víctima elegirá inconscientemente a una pareja que es una proyección de la madre/el padre, buscando el amor incondicional que no tuvo en la infancia. Con la narcisista, obviamente, tampoco sucederá. Por el contrario, repetirá el abuso/maltrato que sufrió la víctima en la infancia. La historia se repetirá una y otra vez, relación tras relación, hasta que la víctima se haga consciente de su historia vital y comience la recuperación y la sanación.

Los narcisistas intentan que sus víctimas se sientan de una cierta manera para mantenerlas aisladas, indefensas y bajo control. Para lograr esto, provocarán en la víctima algunos sentimientos y emociones concretos, fabricándolos a propósito.

Sentimientos y Emociones que las Narcisistas manufacturan en sus Relaciones

  1. Vergüenza

    Internamente, los narcisistas sienten mucha vergüenza. Bajo la imagen de superioridad y grandiosidad, hay un “Yo Pobre” que llora. Proyectan estos sentimientos de vergüenza e inadecuación en otras personas porque no son capaces de lidiar con ellos ni gestionarlos. Específicamente, eligen a una persona para representar esa vergüenza. Por lo general, es alguien cercano al narcisista y en una posición de completa dependencia (ya sea real), como en un hijo o una hija o simplemente percibido como tal por la víctima y el narcisista (como una pareja, un empleado o un amigo). El narcisista proyectará esta vergüenza con frases que transmiten el mensaje de que la víctima es “inadecuada”, “defectuosa” e “indigna de amor”. Las víctimas suelen ser personas que en su familia de origen narcisista desempeñaron el rol del chivo expiatorio.

  2. Culpa

    Las narcisistas son muy buenas manipuladoras y tratarán de hacer que sus víctimas se sientan culpables para controlarlas y tener ventaja en la relación. El mensaje transmitido es que la víctima merece todo lo malo que le sucede, que le debe mucho (incluso la vida) a la narcisista o que su comportamiento “obliga” a la narcisista a castigarla “por su propio bien”. Con este comportamiento se infantiliza a la víctima.

  3. Dudas sobre uno mismo

    Los narcisistas son como niños mimados que quieren que todo se haga como ellos quieren. Cuando la víctima trata de emitir una opinión, expresarse o está en desacuerdo, el narcisista cultivará en ella una sensación de duda, para que no confíe en su propia percepción y criterio. Las herramientas que el narcisista utilizará para conseguir esto son la luz de gas o gaslighting, el abuso verbal y/o emocional, el tratamiento de silencio, la ensalada de palabras,..

  4. Codependencia

    Las narcisistas son personas muy dependientes, que necesitan alimentarse del suministro narcisista proporcionado por otros. Por lo tanto, crean en sus relaciones la fantasía de que la víctima las necesita, cuando en realidad, la más dependiente es la narcisista. Frases como “no eres nada sin mí”, “quién te amaría si no fuera yo” o “¿a dónde irías si nos separamos?” están destinadas a generar sentimientos de codependencia.

  5. Rabia/Ira

    Con los narcisistas, las relaciones se basan en el control y la sumisión/dominación. Constantemente buscan reacciones emocionales en la otra persona para asegurarse de que tienen el control y saben qué “botones” hacen saltar a la víctima. Tienen mucha rabia/ira no resuelta que “vomitarán” a la víctima para su propia descarga y también para sentir que tienen el control sobre la relación. Lo que sea que sepan que enfada o hace daño a la víctima, tratarán de hacer diana y sacarla de sus casillas. Al final, evidentemente, la víctima salta, porque aunque tienen una gran capacidad de aguante, tienen un límite, como todos los seres humanos. La ironía que es cuando la víctima por fin reacciona, es ella la que parece “desequilibrada”. Toda la información que le des a un narcisista es como munición que, antes o después, será utilizada contra ti.

  6. Perfeccionismo

    Las narcisistas son perfeccionistas insaciables, nunca están satisfechas con nada. Tienen una enorme carencia de compasión y aceptación de sí mismas, de los demás y del mundo, tal y como es. En búsqueda de la fantasía de la perfección, son destructivas y muy críticas con todo lo que las rodea, especialmente con la víctima. La víctima, hasta que empiece a comprender lo que realmente está pasando, tratará de lograr incansablemente esa perfección para, finalmente, sentirse querida por la narcisista. Obviamente, esto no llega a ocurrir nunca. No sólo porque la perfección sea una fantasía sino también porque es una excusa que la narcisista utiliza consciente o inconscientemente para retener un amor que no sabe dar porque no lo tiene, ni para sí ni para la víctima u otras personas.

  7. Baja Autoestima

    El gran ego de los narcisistas les hace estar pendientes siempre del control en sus relaciones. Una forma de obtener este control es socavar la autoestima de la víctima, para que sea dócil, sumisa y obediente. En cierto modo, ambos, narcisista y víctima, crean un escenario delirante donde el narcisista es el amo y la víctima la esclava (financiera, laboral, emocionalmente, …). En realidad, la víctima lo es hasta que reúne la fuerza y ​​el coraje para romper un vínculo tan tóxico. El narcisista simplemente tratará de encontrar a otra persona para obtener el suministro narcisista que necesita y repetir el patrón de abuso.

  8. El sentimiento de “Algo está mal”

    Las narcisistas no tienen empatía alguna y alimentan de su ego a expensas de las personas de las que se rodean. Especialmente la persona con la que están en una relación. Por ello, tras una larga exposición a su trato, la víctima tiende a sentirse triste, sola y sin esperanza. Siente como un vacío interior que no tiene solución, no hay posibilidad de sanar y hace que la víctima sienta que “algo está mal”. Cuando trata de transmitir esto, la respuesta del narcisista es que si hay algo está mal, es, por supuesto, la víctima. Lo que “está mal” es que tener una relación con una narcisista literalmente, seca el alma, te deja vacío.

  9. Desesperanza

    Estar en una relación con un narcisista es una experiencia muy tóxica. Ha sido comparada por expertos en trauma con las experiencias extremas como las de estar en una guerra, en una secta o en un campo de concentración. Hay un lavado de cerebro que tiene como objetivo que la víctima se sienta inútil y sin esperanza. Romper el vínculo es muy difícil, ya que generalmente está relacionado con problemas de infancia no resueltos. Sin embargo, romper el vínculo merece la pena, ya que devuelve algo esencial a la víctima: ganas de vivir y esperanza.

Nota: A lo largo del post, “narcisista” se refiere a una persona con Trastorno Narcisista de la Personalidad, diagnosticado o no por un(a) psiquiatra. “Víctima” se refiere a una persona que es objeto de abuso, maltrato emocional, psicológico, físico y/o sexual por parte del narcisista, bajo su propia voluntad o no, consciente o inconsciente de que está siendo abusada y/o maltratada.

El post está centrado en las relaciones de pareja pero la relación narcisista/víctima puede darse en cualquier ámbito de las relaciones humanas: de trabajo, amistad, familia, vecindad,…

Si tras leer este artículo, te ves identificado en el rol de la víctima, no tengas miedo ni vergüenza si quieres pedir ayuda.

Aceptación vs Resignación

Hay un error común en torno a la idea de “aceptación”. Es común asociar la palabra aceptación con la palabra resignación. Explicaré la palabra aceptación desde una perspectiva budista y relacionada con la meditación y el mindfulness.

La aceptación es como sentarse en un campo, mirar al cielo y ver pasar las nubes. No hay resistencia a la experiencia de momento a momento, sólo hay observación y aceptación. Sería una tontería mirar las nubes y enfadarnos porque no se están formando en las formas específicas que queremos. Eso es exactamente lo que hacemos en la vida.

Voy a comparar la experiencia de estar vivo con la experiencia de jugar un juego de Tetris.

Si jugaste al Tetris, sabes que el objetivo del juego es esperar y ver qué forma aparecerá a continuación, y luego debes trabajar con él para posicionarlo de la mejor manera posible … para seguir jugando. ¿No es ése el verdadero juego de la vida? Imagina por un minuto que estás viendo a alguien jugar Tetris … y cada vez que aparece una nueva figura, entra en una rabieta y grita en el juego y dice: “ESA NO ES LA FORMA QUE ESTABA ESPERANDO” .”” ESO ES NO ES LA FORMA QUE QUERÍA “.

La aceptación es como jugar el juego de Tetris y no resistir las piezas a medida que aparecen. La vida es la misma. La aceptación es estar abiertos a los sentimientos reales que estamos teniendo en la experiencia de la vida momento a momento y estar dispuestos a sentir eso. Lo que sea … rabia, felicidad, miedo, celos, ansiedad, alegría … Podemos aprender a simplemente SER con nuestra experiencia o podemos tratar de controlar la experiencia … controlarla es lo opuesto a la aceptación. Cada vez que intentamos manipular nuestra experiencia interna, hacemos todo lo contrario de aceptarla. Piensa en la imagen de la persona que juega al Tetris y grita en el juego … verás cómo la reactividad restringe la capacidad de aceptar. La reactividad nos impide responder. La aceptación es una forma de responder en lugar de reaccionar. La resignación sería un ejemplo de reacción, mientras que la aceptación sería un ejemplo de cómo elegimos responder.

La aceptación no significa no responder, al contrario, acepto lo que está pasando y eso me da el poder de responder de una manera u otra.

Entonces, ¿cómo podemos aprender a romper el ciclo de reactividad habitual que experimentamos en este juego de la vida? ¿Cómo dejamos de gritar en el juego? ¿Cómo podemos detener nuestro deseo de lanzar la consola de juegos y romperla cada vez que aparece una nueva forma que no queríamos o no esperábamos?

Lo hacemos desarrollando el coraje para aceptar el momento presente. Ésta es la verdadera esencia del budismo, para obtener la libertad ,la libertad de la reactividad. Es nuestra capacidad para aceptar cualquier forma que aparezca próximamente en el juego que se convierta en la clave de nuestra libertad para simplemente disfrutar del juego tal como es. Es nuestra capacidad de aprender a aceptar lo que sea que la vida nos trae … ése es el camino hacia la libertad. ¡La aceptación es la clave de la libertad! Es simple en la teoría pero difícil de llevar a cabo en la práctica, en la vida.

Cuando nos sentamos a meditar, aprendemos a observar nuestros pensamientos, de forma muy similar a observar las nubes en el cielo. No estamos tratando de controlar la experiencia, sólo estamos aceptando y observando. La aceptación es hacernos presentes en la experiencia de observación momento a momento. Es lo que sucede ANTES de que elijas actuar. La aceptación es lo que le permite responder sabiamente frente a reaccionar impulsivamente. La aceptación no es resignación o negación o derrota o ignorar … es lo que tiene que suceder antes de que pueda haber alguna acción o comportamiento. Es la clave para poder responder a una situación dada y ya no estar atrapada por la reactividad.

La comprensión budista de la aceptación no alienta ni tolera de ninguna manera la resignación o la desconexión. Si estás en una relación abusiva, la aceptación NO es de ninguna manera una actitud de decir, bueno, no voy a hacer nada al respecto. Es simplemente reconocer, esta es la situación en la que estoy, ahora veré lo que hago con eso. Es ver la nueva pieza de Tetris e inmediatamente reconocer, OK, esta es la pieza que tengo ahora mismo, ahora qué hago con ella. Si no quieres pasar por la vida en un estado de constante reactividad, debes aprender a aceptar lo que es y luego tienes la libertad de responder.

Cuando estamos experimentando algo, sea lo que sea, y pensamos para nosotros mismos “está bien, esto es lo que es …” pero realmente no lo decimos en serio, esto es resignación, no aceptación. Cuando practicamos la meditación, comenzamos a experimentar nuestra resistencia a todo lo que sucede dentro de nosotras y al quedarnos con esa experiencia momento a momento, independientemente de lo difícil que sea la experiencia comenzamos a desarrollar la capacidad de hacer una pausa y responder con algo diferente que nuestra reactividad condicionada típica.

Espero que nunca te sientas obligado a simplemente renunciar o rendirte cuando la vida te presente circunstancias adversas o cuando el juego Tetris arroje una nueva forma que no estabas esperando.

Volviendo al ejemplo de una relación de abuso, si ahora mismo estás en una relación de este tipo, ya sea de pareja, en el trabajo, con un amigo o de familia, reaccionar sería resignarte, sería sentirte atrapado en ella y resignarte a que no hay una salida. Aceptarla tal cual es, te dará las herramientas para responder, sea esto poner límites de forma asertiva, decir que no, hablar para llegar acuerdos o terminar la relación.

“Porque después de todo, lo mejor que se puede hacer cuando llueve es dejar que llueva”

Henry Wadsworth Longfellow

Mecanismos y Comportamientos de Control en las Familias Narcisistas

Existen varios mecanismos de control que los padres/madres narcisistas pueden emplear para que sus hijos satisfagan sus necesidades.

  1. Control impulsado por la Culpa

    Este tipo de control dice:

    “He entregado mi vida por ti. He sacrificado todo por ti. Y ahora te toca a ti”

    Crea un sentido de obligación en las niñas y las hace sentir como si ‘debieran’ a sus padres y deben mostrar su agradecimiento haciéndolos felices o cumpliendo con sus deseos. Las convierte en personas complacientes, que viven para los demás y que dan las gracias y se disculpan por todo.

  2. Control Codependiente

    Este tipo de control dice:

    “Te necesito. No puedo vivir sin ti. Y tú también me necesitas. No puedes vivir sin mí”

    Con frecuencia, se impide que los niños tengan sus propias relaciones o amistades porque amenaza su posición en la vida de las madres, que ponen demasiado en ellos.

    De esta manera, se les infantiliza, no dejándoles crecer e imponiéndoles que la atención y el cuidado hacia sus padres esté por encima de su desarrollo personal, de su propia vida.

  3. Control dirigido por la Meta

    Este tipo de control dice:

    “Debemos trabajar juntos para lograr un objetivo común”

    Desafortunadamente, estos objetivos generalmente son los sueños y las pasiones de las madres, que quieren materializar a través de sus hijos.

    Los niños sienten que decepcionarán a sus padres o los defraudarán si no cumplen con las expectativas, y creen que alcanzar la meta les hará ganar el amor y la aceptación que tanto desean.

  4. Control Explícito

    A menudo, las madres narcisistas encubiertas utilizarán medios de control y manipulación más sutiles o menos obvios, pero las narcisistas descubiertas dirán muy explícitamente:

    “Obedece o te castigaré”

    Se espera que las niñas hagan lo que se les dice, sin preguntar nada, sin cuestionarlo y se comporten de acuerdo con muchas reglas que son muy estrictas. Si no  hacen esto, se les castigará de forma obvia o no obvia con la ira, el silencio, la culpa, la vergüenza o la agresividad.

  5. Control a través de la Retención del Amor

    Este tipo de control dice:

    “Eres digno de mi amor porque te comportas de acuerdo con mis expectativas”

    Los padres narcisistas son cariñosos siempre y cuando los niños permitan el control total y una falta absoluta de límites, pero retirarán ese amor cuando los niños se nieguen a obedecer.

    Los niños son reacios a expresar sus emociones o sentimientos por temor a que se les abandone, se les rechace, se les señale o se les humille, por lo que entierran o niegan sus necesidades, lo que resulta en una falta de autoconciencia e independencia.

    Básicamente, para ganarse el amor, encuentran necesario convertirse en lo que sus madres quieren que sean y viven de forma acorde a esta imagen, que confunden con su Verdadero Yo.

  6. Control a través del Incesto Emocional

    Las madres narcisistas a menudo utilizan a sus hijas para satisfacer las necesidades que no son cubiertas por otras relaciones en sus vidas. Es lo que se llama incesto emocional.

    De hecho, a menudo se espera que las niñas afronten asuntos de adultos dando apoyo emocional a loas madres, encargándose de tareas de responsabilidad en la familia o intentando resolver conflictos entre sus padres.

    Este tipo de control dice:

    “Tú eres mi verdadero amor, mi única pasión, la persona más importante en mi vida, y juntas podemos enfrentarnos al mundo”

    Esto lleva a la niña a crecer confundiendo los conceptos de amor, de cuánto dar y cuánto recibir en las relaciones y qué es una pareja.  Estas niñas, de adultas, tenderán a buscarse parejas similares a sus madres, dándolo todo sin esperar mucho a cambio y pensando que su pareja es como una extensión de ellas mismas, no otra persona diferente e individual con la que tienen un vínculo.

10 Razones para Agradecer tu Familia Disfuncional

Sé que a veces no es fácil no darle vueltas a la idea de cómo habría sido tu vida si no hubieses tenido una familia disfuncional. El problema es que esto es una fantasía y si bien las fantasías te han ayudo en su momento para poder sobrevivir a situaciones muy difíciles en tu infancia, ésta en concreto es mejor que la sueltes. Darle vueltas a lo que no ha podido, no puede y no podrá ser sólo te desgasta y consume tu energía, que estará mucho mejor invertida en quererte y en tu sanación. Lo que retienes, te esclaviza, lo que sueltas, te libera y es transformador.

Lo que retienes, te esclaviza. Lo que sueltas, te hace libre y es transformador.

Por si aún sientes resistencia a esto..

10 Razones para Agradecer tu Familia Disfuncional

  1. Has aprendido con el ejemplo. Tienes ejemplos conmovedores de lo que no te gustó y lo que no quieres repetir dentro de tu propia vida.
  2. Ya has conectado con la rabia y la ira, y aunque has pasado por una etapa de resentimiento antes y te das cuenta de que la culpa no crea cambio y acción, sino que perpetúa tus proyecciones y te mantiene en la posición emocional de tu niña interior herida. Asumir la responsabilidad personal y adoptar un plan de acción es mucho más efectivo y sanador para tu crecimiento personal.
  3. Te has dado cuenta de que tú eres más que lo que te ha pasado. Ese pasado es parte de ti y no hay nada que pueda cambiarlo. Sin embargo, a medida que sanas tus heridas de infancia y vas hacia tu recuperación, te das cuenta de que eso no tiene porqué definirte en absoluto ni en el presente ni en el futuro. Tú no eres lo que te ha pasado, tú eres en quien decides convertirte.
  4. Te has dado cuenta de tus ciclos y patrones de comportamiento que han sido destructivos y tóxicos para ti (porque, debido al trauma, repetías tu infancia una y otra vez, mediante la repetición-compulsión, tratando de darle el final feliz que no tuvo) y reconoces que tienes el poder personal de poner fin a estos ciclos y patrones en el presente y el futuro.
  5. Has pasado por situaciones en tu infancia que muchas personas ni se imaginan y que no vivirán nunca. Esto te ha dado una fortaleza y una resiliencia que ya son parte de ti y que puedes aprovechar en tu favor en el presente y en el futuro. Siempre teniendo en cuenta que también tienes derecho a ser frágil y vulnerable a veces.
  6. Te has dado cuenta de que es contraproducente compararte con los demás. Ver a las personas de forma neurótica por encima por debajo de ti hace que tengas relaciones de control y dominación/sumisión. Compararse es irreal porque cada uno de nosotros partimos de una situación, de una familia distinta y recorremos un camino diferente en la vida. Nadie puede vivir tu experiencia vital por ti y tú no puedes vivir la de otra persona. Como seres humanos nuestras vidas fluyen, se mueven y siempre hay espacio para el crecimiento y el cambio.
  7. Si estás leyendo este blog, es más que probable que a ti te tocasen los roles de la “niña perdida”/chivo expiatorio/rebelde en tu familia de origen. Si ése es tu caso, tienes un enorme don que es un diamante en bruto: la empatía. Si la desarrollas, expandirá enormemente tu compasión por hacia ti mismo y los demás. La compasión no es más que abrazar el amor a un nivel transpersonal (sin estar atado a tu ego), la espiritualidad y la idea de que eres un ser con limitaciones, que hay un poder superior a ti que es el que te guía.
  8. El hecho de tener que separarte mucho de tu familia de origen para poder sanar, te ha dado una visión más amplia del mundo y de las cosas. Tienes mucho criterio para decidir qué quieres y qué no y te sientes más libre a la hora de tomar decisiones sobre cómo vivir tu vida, qué valores tienes o qué es importante o superfluo para ti, sin estar sujeta a convencionalismos o estándares.
  9. Aprecia tu enorme resiliencia. Pasaste de gravitar entre los estados de confusión y autoculpa a un estado de iluminación y alivio al darte cuenta de que nunca has tenido la culpa de lo que te ha pasado y de que entonces no podrías haber hecho nada mejor. De hecho, eras sólo un niño indefenso haciendo un buen trabajo, sobreviviendo y lidiando con el maltrato/abuso de tus padres disfucionales. Tú no tenías la culpa de lo que te ocurrió, aunque tu familia disfuncional justificase así el maltrato/abuso, pero sí que eres responsable hoy en día, como adulto, de ejercer tu poder personal y de tomar el control sobre tu vida. Tu familia disfuncional tampoco tiene la culpa. Sólo han repetido lo que sus padres/cuidadores les hicieron a ellos por no tener conciencia de ello. El trauma se pasa de generación en generación si no se sana con terapia.
  10. El tema de la perfección estuvo muy presente en tu infancia. Se te condicionaba el amor a cambio de ser “perfecta”. Esa perfección dependía del criterio subjetivo de tu familia disfuncional. Ya puedes soltar eso. No eres perfecta, nadie lo es. Es una fantasía. Ya puedes relajarte y simplemente ser tú misma y pedir que los demás te quieran tal y como eres. Eso es un enorme regalo. ¡Disfrútalo!

Fuente: http://www.michellemaidenberg.com