40 Señales de Abuso Emocional (Parte 3) y Qué Hacer si estás siendo Emocionalmente Abusado

Creación de Caos y de Crisis

  1. Tiene celos y sospecha de tus amigas y contactos sociales

    No importa lo inocente, platónica o sana sea una relación con una amiga, compañera de trabajo o incluso un miembro de la familia, tu abusador(a) tiene una forma de convertirlo en algo sórdido, egoísta o equivocado.

    Tiene berrinches de celos o preguntas acusatorias. Ve todos tus vínculos con las demás personas como potenciales amenazas a vuestra relación. Te lo pone difícil o te sabotea para que no puedas relacionarte de forma natural con los demás.

  2. Quiere ser el centro de atención

    Es la fiesta de cumpleaños de vuestro hijo y tu abusador(a) se asegura de ser él el centro de atención de la fiesta. Estás empezando a contar una historia divertida en una reunión familiar, y él te interrumpe con una excusa de que estás contando la historia mal y él toma el mando de la conversación y la atención.

  3. Hace una escena sobre pequeños problemas de la vida

    El pavo de navidad se quema y tiene que anunciar qué pésima cocinera eres delante de toda la familia. Te olvidas de traer algunos documentos importantes a una reunión de trabajo, y ella se asegura de que todas sepan que siempre cometes errores estúpidos como éste. Tu abusador(a) se mueve por la vida buscando excusas para tener una explosión y hacer una escena.

  4. Hace algo para fastidiarte, para molestarte

    Tu abusador(a) sabe que quieres llegar temprano para conseguir un buen asiento en el partido de baloncesto de vuestro hijo, pero intencionalmente se toma su tiempo preparándose para retrasarlo.

    Tu jefe sabe que es importante para ti irte normalmente del trabajo a tu hora y deliberadamente, cuando quedan unos minutos para la hora, se sienta a tu lado y empieza a repasar temas pendientes. 

  5. Amenaza con una infidelidad o divorciarse para desequilibrarte

    Aumenta la tensión y crea drama con frases como:

    “Hay muchas mujeres que me tratarían mejor que tú. Creo que es hora de buscar una” o “He terminado con esta mierda. Este matrimonio ha terminado.”

    Incluso si sabes que es una amenaza vacía, lo sientes como un golpe en el estómago, te desequilibra y te hace sentir mal, poco valiosa, no digna de amor.

  6. Utiliza el abandono para castigarte o asustarte

    Tu abusador(a) quiere hacerte sufrir, por lo que, con un comportamiento pasivo-agresivo, se retirará de la relación sin avisar, para castigarte y/o asustarte. Por ejemplo, no volverá a casa por la noche y lo hará de madrugada sin darte explicaciones de dónde ha estado ni con quién. O después de una discusión, se va con el coche dejándote solo en el resturante sin decirte nada, ignorándote por completo.

Asesinato de tu Carácter y de tu Espíritu 

  1. Bromea, te insulta o te regaña frente a otras personas

    Tu abusador(a) espera hasta que haya una audiencia de personas que te importan, y luego empieza a hacerte de menos, humillarte de diferentes maneras. Los desaires pueden ser sutiles o más directos, pero la mayoría de las personas que lo presencian sienten la tensión en el aire y saben lo que está pasando.Tú te sientes humillada y avergonzada.

  2. Menosprecia tu apariencia física o tu intelecto

    “¿Cuándo vas a perder peso? No quiero estar con un gordito”

    “Incluso un niño lo puede hacer mejor que tú. Eres inútil.”

    La apariencia y el intelecto son los dos objetivos más fáciles para un(a) abusador(a), especialmente si se siente inseguro acerca de su propio aspecto o intelecto. Si los ataques suceden con la suficiente frecuencia, empiezas a sentirte feo y estúpido. Te preocupa que si dejas la relación, nadie más te va a querer nunca. 

    Se acaba dando la dinámica absurda de que ambos os créeis que el/la abusador(a) te hace un favor teniendo una relación contigo. 

  3. Bromea y trivializa con tus logros, esperanzas y sueños.

    Independientemente de los éxitos que hayas tenido, tu abusador(a) encontrará la manera de minimizarlos. No verás el orgullo brillando en sus ojos por tu éxito. En cambio, verá celos, desprecio o pasividad. No te dará ninguna palabra ni de elogio ni de apoyo a menos que o bien vea que puede manipularte con eso para sus propios objetivos o que vea que le puede sacar partido de alguna manera. 

  4. Te dice que tus sentimientos son irracionales o que “estás loca”.

    En los momentos en que, como todas las personas, necesites un abrazo, una conversación tranquila, una respuesta amorosa o un comentario de apoyo, tu abusador(a) no sabe, no quiere o no puede darte lo que necesitas. Entonces lo que hace es darle la vuelta a la tortilla y te ridiculiza por tener esas necesidades. Sólo quiere recibir de ti, no quiere darte nada o casi nada.

    Entre los dos, se acaba dando la dinámica delirante de que ambos pensáis que tu abusador(a) tiene todo el derecho a no darte nada o casi nada a pesar de que tengáis una relación y que tú simplemente eres demasiado “demandante” o “difícil” o “sensible”. 

  5. Vuelve a las personas con las que tenéis un vínculo en común, o incluso amigos o familiares tuyos, en tu contra

    A estas personas en el argot narcisista se les denomina “monos voladores”. Pueden ser desde tu madre, hasta amigos en común o personas del trabajo. Los manipulará para ponerlos en tu contra cuando tú termines la relación y quiera vengarse o bien para que te convenzan de hacer algo, que es lo que él quiere.

  6. Te corrige constantemente por cualquier comportamiento o acción

    No importa lo que hagas, nunca parece lo suficientemente bueno para tu abusador(a). Te señala constantemente que “lo haces mal” cuando esto muchas veces no es verdad o cómo podrías hacerlo mejor. Te hacen sentir incompetente y estúpida, incluso cuando has hecho algo esforzándote mucho.

    Por parte del abusador(a) se crea la fantasía de que su misión es “perfeccionarte” o “enseñarte”, como si fueras un proyecto o un objeto. Por tu parte, intentas esforzarte al máximo para alcanzar la perfección, que es un ideal, esperando un feedback positivo y de refuerzo que nunca llega.

  7. Comparte tu información privada e íntima con otras personas

    Tu abusador(a) usa información personal que le has dado tú como una herramienta útil para controlarlo, manipularlo y avergonzarte. También revela información personal que sabe que tú no quieres que se sepa simplemente para “hacer una gracia” o para “contar algo chistoso a otras personas”. Por ejemplo, tú tienes una historia humillante sobre levantarse tu vestido por accidente y enseñar la ropa interior en una reunión de trabajo y ella la va contando por ahí sin que lo sepas para hacer reír a los demás.

¿Qué hacer cuando te das cuenta de que estás siendo emocionalmente abusado?

El primer paso para quienes sufren de abuso emocional es reconocer lo que está sucediendo. Si observas varias o muchas de estas señales de abuso emocional en tu relación, debe ser honesto contigo mismo para poder recuperar el poder sobre tu propia vida, detener el abuso y comenzar a sanar.

Para las personas han estado minimizando, negando y/u ocultando el abuso, éste puede ser un primer paso doloroso y que da miedo. Una terapeuta adecuada para ti puede acompañarte en los primeros pasos que des para tomar acciones que te lleven a dejar de ser abusado y reconstruir tu autoestima y tu autoconfianza.

Aquí hay algunas estrategias para reclamar tu poder y tu autoestima a corto plazo:

Pon tus propias necesidades primero. Deja de preocuparte por complacer o proteger al/a la abusador(a). Cuídate a ti misma y tus necesidades, y priorízalas frente a las de la otra persona, incluso cuando se burla o trata de manipularte y de controlar tu comportamiento.

Establece algunos límites firmes. Cuando el/la abusador(a) empiece con el comportamiento abusivo, pídele de forma asertiva que deje de hacerlo y pide respeto. Si continúa, vete.

No participes en las peleas. Si el/la abusador(a) intenta pelear o ganar una pelea, no exageres, ni te disculpes tratando de calmarla. Simplemente, vete.

Date cuenta de que no puedes “arreglarle”. Tu abusador(a) no es alguien a quien tengas que arreglar o cambiar o ayudar o salvar. Si eres honesto contigo mismo verás que al fondo de tu comportamiento hay codependencia y que, inconscientemente, necesitas que te necesite para poder sentirte bien tú.

Tú no tienes la culpa. Al fondo de la mayoría de los casos de abuso hay una historia personal de abuso en la infancia. La niña sufre abuso por parte de su padre, su madre, ambos o uno de ellos con el consentimiento del otro, y para justificar ese abuso, el mensaje que se le da es el de que es ella quien tiene la culpa del trato que se le da. De adulta, repite esto en sus relaciones. Empieza a decirte a ti misma que tú no tenías/tienes la culpa del abuso, que te mereces respeto por parte de los demás y que eres digna de amor.

Busca ayuda. Habla con amigos y/o familiares de confianza y/o un(a) terapeuta o sobre lo que estás pasando. Aléjate de la persona abusiva con la mayor frecuencia posible y pasa tiempo con aquellos que te quieren y te apoyan.

Haz un plan de salida. No puedes permanecer en una relación emocionalmente abusiva para siempre. Si las finanzas, los hijos o alguna otra razón válida te impide irte ahora, desarrolla un plan para irte y bajo ninguna circunstancia lo compartas con el/la abusador(a). Comienza a ahorrar dinero, busca un lugar seguro para vivir o planifica el divorcio. Cuando llegue la hora de irte, él intentará impedirlo, por lo que tendrás que estar fuerte emocionalmente para hacerlo. Una vez vea que no es posible convencerte o hacerte cambiar de idea, intentará sabotearte y vengarse con todos los medios que tenga a su alcance.

Es muy importante que tengas en cuenta que si intentas huir de la relación y lo consigues pero no has hecho el trabajo interno de sanación, es más que probable que tu siguiente relación acabe siendo de abuso de nuevo. Internamente, si has permitido un abuso emocional es porque tu niño interior está herido y sigues en la posición de la víctima. La sanación está en empoderarte, aceptar lo que te has dejado hacer y entender que ya no estás en la infancia y que tienes otras opciones. Tienes el resto de tu vida por delante. Qué pasa en ella es algo que decides tú.

Anuncios

40 Señales de Abuso Emocional (Parte 2)

 Exigencias y Control

  1. Te ordena y te trata como a un(a) sirviente. Ya sea de buenas maneras, manipulando o de malas maneras, a gritos, el/la abusador(a) te pide que hagas muchas cosas en un tono de orden, como si hubiese una jerarquía entre vosotros y estuviese muy claro quién es el que manda y quién el mandado. Es una relación de dominación-sumisión. Cuando él/ella dice “salta”, tú saltas.
  2. Se enfada si no cumples con sus demandas. Si no cumples con sus demandas, esto tiene consecuencias negativas para ti. El comportamiento vengativo pueden incluir gritos, amenazas, golpes a cosas, pucheros, humillaciones, chantaje emocional, tratamiento de silencio,..Te pondrá tan ansiosa o incómoda que cumplir con las demandas, por muy injustas o desproporcionadas que te parezcan, es la mejor alternativa para evitar una guerra emocional.
  3. Te trata como si fueras un niño e intenta controlarte.Tu abusador(a) no te ve como un(a) igual. Te ve como a un niño que necesita que alguien le diga lo que tiene que hacer y le controle. Tiene comportamientos como el de hablarte como si tuvieras 7 años o darte “premios” como se hace con los niños cuando se portan bien. 
  4. Se comporta como una niña mimada. A veces te sientes como si tuvieras una relación con una niña pequeña o un(a) adolescente enfurruñada en vez de un adulto. Rabietas, gritos, pucheros, quejas y malas caras son frecuentes. Intenta culparte, avergonzarte o frustrarte lo suficiente como para que hagas lo que él/ella quiere. En realidad, así es, estás teniendo una relación con una persona que, emocionalmente, es como una niña. Ella también tuvo una infancia difícil y emocionalmente no ha sabido/podido madurar. No tienes una relación con la adulta que tienes delante sino con su niña interior herida. 
  5. Tiene incapacidad para reírse de sí mismo y no puede tolerar que otras personas se rían de él.Tu abusador(a) no tiene humildad ni humor ni autocrítica. Si comete un error, es mejor fingir que no ha sucedido. Si te ríes, de él, aunque sea sin mala intención, antes o después, se lo “cobrará”. Se toma a sí mismo muy en serio. Pero es la ley del embudo, ya que a veces se comporta como si tú fueras un chiste andante.
  6. Le faltan empatía y compasión por ti y por los demás. Puedes estar enferma o deprimida, pero a tu abusador(a) no parece importarle, especialmente si tus problemas interfieren con lo que quiere o necesita. Hay una sorprendente falta de empatía y compasión cuando estás pasando por algo difícil, y no puedes contar con que él esté ahí para ti. Puedes ver esta falta de empatía con vuestros hijos y otras personas también.
  7. Te ve como una extensión de ella y no como una persona independiente. Si no haces lo que ella quiere, lo ve como una traición e intentará castigarte por ello. No importa tanto quién seas tú como persona sino lo que le das. Si dejas de dárselo, dejará de verte como una extensión y para ella pasarás a dejar de “tener importancia” en su vida.

Chantaje Emocional

  1. Escala el lenguaje o el comportamiento abusivos si no respondes. Deja de hablarte, te ignora de forma obvia, te hace feos,.. cuando dejas de hacer caso a sus demandas. Si quieres que la relación vuelva a su estado “normal” tienes que “pasar por el aro” de hacer todo lo que él quiere, por muy injusto o abusivo que sea.
  2. Utiliza la culpa y/o la vergüenza para salirse con la suya. Se hace la víctima con frases como “Lo hago porque me preocupo por ti” o “Si me quisieras, lo harías” Cualquier negativa por tu parte se posiciona como un defecto de carácter o una crueldad por tu parte.

    “Lo hago porque me preocupo por ti”.“Si me quisieras, lo harías”

    No tienes derecho a decir “No” sin sentirte mal por ello. Tu abusador(a) sabe exactamente qué es lo que te hace sentir tan mal que te acabarás cediendo.

  3. Se comporta dramáticamente en público hasta que aceptas hacer lo que ella quiere. Nada es más vergonzoso que ventilar los trapos sucios de la relación en público. Pero tu compañera abusiva no parece incómoda con eso. De hecho, no tiene ningún problema en tener una rabieta en un restaurante o una reunión familiar para salirse con la suya. No le importa tener una pelea frente a los vecinos si eso significa que cederás.
  4. Retiene el sexo o el afecto para salirse con la suya. Anhelas su afecto físico y abrazos. Anhelas la intimidad y la conexión que solo puedes encontrar durante el sexo. Tu abusador(a) ha encontrado la manera de convertir el afecto y el sexo en una herramienta para presionarte y dominarte. Los retiene a voluntad. Cuando no te sometes a sus deseos, rechaza tus abrazos y tu contacto. A menos que le pidas perdón tras esa pelea que habéis tenido, no vais a tener relaciones sexuales.
  5. Es emocionalmente distante o está emocionalmente no disponibleCon frecuencia te encuentras diciendo: “¿Qué pasa?” “¿Está todo bien?” Tu abusador(a), de repente, y sin ningún motivo aparente, se ha vuelto tan frío como Siberia contigo, y sus conversaciones se han convertido en declaraciones de una sola palabra sin ningún esfuerzo de su parte para mostrar amabilidad o cercanía.

    “¿Qué pasa?” “¿Está todo bien?”

    Tiene un comportamiento errático que no responde a nada de lo que tú le haces y que te hace sentirte como “pisando huevos” cuando estás con él. Te pasas el día hipervigilante.

  6. Te da una apariencia desaprobadora o despectiva o un lenguaje corporal para hacerte sentir mal.Tu abusador(a) no tiene que decir nada. Ella pueden simplemente mirarte de forma amenazante o poner cara de disgusto o de asco. Sabes que el mensaje implícito de esos gestos es de desaprobación, o de rechazo. Es como si fueses constantemente a examen y da igual lo que hagas, muchas veces tu abusador(a) te suspende porque sí, porque le da la gana. Sientes con frecuencia vergüenza y/o culpa tóxicas a causa de este comportamiento abusivo.

¿Estás en una Relación Emocionalmente Abusiva? 40 Señales de Abuso Emocional (Parte 1)

Nada es más perjudicial para tu confianza y autoestima que estar en una relación emocionalmente abusiva.

A diferencia del abuso físico, que es muy evidente, el abuso emocional puede ser más insidioso y elusivo.

En algunos casos, ni el/la abusador(a) ni la víctima son plenamente conscientes de lo que está sucediendo.

El abuso emocional puede ocurrir en cualquier relación: de pareja, entre padres/madres e hijos/hijas, en amistades y con parientes.

A lo largo del artículo me referiré al abuso en el contexto de una relación de pareja, entendiendo que se puede extrapolar a todas las mencionadas.

¿Qué es el Abuso Emocional?

El abuso emocional es una forma de lavado de cerebro que erosiona lentamente el sentido de la autoestima, seguridad y confianza de la víctima en sí misma y en los demás.

En muchos sentidos, es más perjudicial que el abuso físico porque desintegra lentamente el sentido de una misma y el valor personal. Corta llegar al núcleo de tu ser esencial, lo que te impide reconocer tus deseos y necesidades. Causa heridas emocionales y psicológicas.

Implica un patrón de ofensas verbales, amenazas, control financiero y críticas constantes, así como tácticas más sutiles como la intimidación, infundir vergüenza y culpa tóxicas y la manipulación.

El abuso emocional se usa para controlar y dominar a la otra persona, y con frecuencia ocurre porque el/la abusador(a) tiene heridas e inseguridades de infancia que no ha tratado, como resultado de haber sido abusado y que repite consciente o inconscientemente.

Las abusadoras tienden a tener altas tasas de trastornos de la personalidad que incluyen el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP), el Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) y el Trastorno de la Personalidad Antisocial (ASPD), entre otros.

Muchos supervivientes de familias narcisistas/disfuncionales crecen en familias en las que el padre o la madre o ambos tienen uno de estos trastornos. Normalmente en la familia hay una negación y/o minimización del problema, de que alguien tenga un trastorno y de que el trato entre los miembros sea abusivo.

Aunque el abuso emocional no siempre conduce al abuso físico, el abuso físico casi siempre va precedido y acompañado de abuso emocional.

La víctima del abuso a menudo no ve el maltrato como abusivo. Desarrollan mecanismos de defensa de negación y/o minimización porque como han crecido en ese ambiente, para ellas, el trato abusivo es lo “normal”, es lo que conocen e, inconscientemente, ya de adultos, se relacionan con personas abusivas, igual que lo eran/son su padre/madre o ambos.

Los efectos del abuso emocional a largo plazo pueden causar un trauma emocional grave, que incluye depresión (grave o leve, llamada distimia), ansiedad (crónica o intermitente) y Síndrome de Estrés Post-Traumático Complejo.

Si no estás seguro de si estás en una relación abusiva, lee la lista de señales más abajo. Dentro del Abuso Emocional están la dominación y el control, el abuso verbal, las expectativas demandantes y de control, el chantaje emocional, el comportamiento impredecible, la creación de caos y crisis, el asesinato del carácter y el gaslighting.

60 Signos de Abuso Emocional en una Relación

Signos de Dominación y Control

  1. Dice cosas que te molestan o te asustan.

Tu pareja abusiva ha encontrado tu talón de Aquiles y lo utiliza contra ti. Si no obedeces o te esfuerzas por llevarte bien, tu pareja te amenazará y te asustará con lo que sabe que te da miedo, por ejemplo, te amenazará con dejar la relación si no haces exactamente lo que él/ella quiere.

  1. Se vuelve inapropiadamente celosa de tu atención o tu conversación con los demás.

A tu pareja no le gusta la idea de compartirte con nadie, incluso en las situaciones más inocuas e inocentes. Le molestan situaciones como que envíes un whatsapp a tu madre o salgas unos minutos tarde del trabajo.

  1. Monitorea tu tiempo y tu ubicación.

Tu pareja te interroga constantemente si no estás con ella sobre dónde estás, con quién y a qué hora vas a volver a casa. Si tu pareja no está satisfecha con el tiempo que pasas con otras personas, te hará sentir culpable. Como resultado, te sientes bajo libertad condicional, teniendo que dar innumerables explicaciones de lo que haces.

  1. Supervisa tu teléfono y tu mail.

Es otra forma de control de todas tus relaciones y contactos con otras personas. Te hace sentir como en la infancia, cuando tenías que justificar tu comportamiento. Eres un adulto con derecho a la privacidad y derecho a contactar a quien desees sin interferencias.

  1. Toma decisiones que afectan tanto a ti como a la familia sin consultarlo o llegar a un acuerdo contigo.

Un(a) abusador(a) emocional intentará colocarte en una posición inferior, al descuidar o negarse a incluirte en la toma de decisiones importantes. No te ve como un igual a la hora de tomar decisiones. Finalmente, olvidas cómo tomar decisiones y dependes de tu abusador(a) para prácticamente todo. Por ejemplo, puede decidir que os mudáis de residencia sin consultarlo contigo.

  1. Controla las finanzas y cómo gastas el dinero.

No sabes cómo acceder a tus cuentas bancarias porque tu pareja no te da las contraseñas. No puedes hacer una compra sin pedir permiso. Todo lo que haces financieramente pasa antes por su supervisión y aprobación.

  1. No respeta tus límites e ignora lo que le pides.

Cuando dices que no, consigue la forma de que acabes cediendo y se convierta en un sí, ya sea para hacer un plan que no te apetece o para tener sexo.

Puedes pedirle cosas de forma explícita que te molestan o que son importantes para ti, como que no deje la ropa tirada por el suelo o no te dé besos delante de otras personas. Si no le apetece hacerlo o simplemente para oponerse, hará caso omiso, lo ignorará o te dirá alguna excusa, como “vaya, no me he acordado”. 

Señales de Abuso Verbal 

  1. Muestra completa indiferencia y falta de respeto.

Te ignora a propósito a veces, comportándose como si no hubieses oído lo que te ha dicho o haciendo bromas sobre tu ropa o sobre cómo cocinas. Si le reclamas, te dirá que “estás exagerando” o que “eres muy sensible y no se te puede decir nada”.

  1. Ignora tus opiniones, ideas, sugerencias o necesidades.

Tu punto de vista y tus necesidades emocionales no son importantes para el/la abusador(a). A él o ella realmente no le importa cómo te sientes o cuál es tu opinión. Si intentas expresarte, te ignorará o te hará sentir como una persona demasiado demandante o que tus pensamientos y sentimientos son “incorrectos”, no válidos.

  1. Utiliza sarcasmo o la burla para desanimarte o hacerte sentir mal.

Utiliza el sarcasmo a través de palabras que significan lo contrario de lo que realmente quiere decir para insultarte, degradarte o mostrar irritación. El sarcasmo puede ser un comportamiento pasivo-agresivo que le permite al/a la abusador(a) fingir que sus palabras en realidad eran broma. Es un intento de mantenerte en desequilibrio e incómodo. Por ejemplo, “estás precioso hoy” (y estás en pijama) o “me encanta tu aliento” cuando acabas de comer ajo).

  1. Te llama nombres.

No se trata de palabras afectuosas como “cariño” o “cosita”. Se trata más bien de palabras que van sobre temas sobre los que sabe que tú eres susceptible, como “canija” si eres pequeña o “gordito” o “gordo” si te sobran unos kilos.

  1. Crea conversaciones circulares e interminables.

El/la abusador(a) hace esto con técnicas como la ensalada de palabras. El objetivo es confundir. ¿Para qué? Para no tener que darte la razón en algo o para evitar hablar de un tema que no les interesa. Es una táctica de desgaste. El/la abusador(a) juega con ventaja porque sabe lo que está haciendo. Su comunicación no es sincera ni orientada a una solución que satisfaga a ambas partes.

  1. Señala regularmente tus defectos, errores o deficiencias.

Todas las personas cometen errores y tienen defectos. Es algo inherente a la condición humana. El/la abusador(a) señalará los tuyos de una forma obvia y para hacerte sentir vergüenza (esta vergüenza normalmente ya es tóxica de infancia, por la cantidad de veces que te sometieron a ella de forma intensa). Sin embargo, él/ella se esforzará por mantener una imagen de perfección irreal ante ti y los demás, no reconociendo nunca un defecto ni un error. Su intención es quedar siempre y en cualquier circunstancia por encima de ti, tanto frente a ti como frente a los demás.

La Resiliencia

¿Qué es la Resiliencia?

La resiliencia es el proceso de adaptación adecuada frente a la adversidad, el trauma, la tragedia, las amenazas o incluso fuentes importantes de estrés, como los problemas familiares y de relación, los problemas de salud graves o las dificultades económicas y/o en el lugar de trabajo.

Resiliencia es un término que viene del latín resilioresilire, que significa “saltar hacia atrás, rebotar”.

Ser resiliente no significa que una persona no experimente dificultad o angustia. El dolor emocional y la tristeza son comunes en personas que han sufrido grandes adversidades o traumas en sus vidas. De hecho, es probable que el camino hacia la resiliencia implique una angustia emocional considerable.

La resiliencia no es un rasgo que la gente tenga o no tenga. Implica comportamientos, pensamientos y acciones que se pueden aprender y desarrollar en cualquier persona. Sin embargo, sí que es cierto que hay algunas personas que tienen naturalmente más facilidad para ser resilientes que otras.

Factores que influyen en la Resiliencia

Los estudios que consideran los resultados a largo plazo para los adultos abusados (psicológica, emocional, física y/o sexualmente) en su infancia han identificado factores asociados con una mayor probabilidad de sanación, que incluyen:

  • Factores de personalidad: tener un buen sentido del humor, un intelecto fuerte o una imaginación activa.
  • Factores genéticos: una tendencia biológica a no desarrollar trastornos depresivos o de estrés.
  • Características del entorno de una niña, como una familia amorosa, una comunidad fuerte o buenos profesores. 

10 Formas de Construir Resiliencia

    1. Hacer conexiones. Las buenas relaciones con familiares, amigos, compañeros de trabajo,.. son importantes. Aceptar la ayuda y el apoyo de aquellas personas que se preocupan por ti y te escuchan fortalece la resiliencia.
    2. Evita ver las crisis como problemas insuperables. No puedes cambiar el hecho de sufriste abuso en tu infancia, pero sí puedes cambiar la forma en que interpretas y respondes a estos sucesos que te ocurren ahora y que tu cerebro conecta con tu infancia. Muchos supervivientes de trauma viven congelados en el pasado, como si siguieran atrapados en una infancia en la que sintieron mucho dolor e impotencia. Ya no estás ahí, ahora puedes darte a ti mismo bienestar y poder personal. Repítete el mantra “Eso fue entonces. Esto es ahora”.
    3. Acepta que el cambio es parte de la vida. Muchas supervivientes de familias narcisistas/disfuncionales pasan tantos años en una situación de indefensión aprendida e impotencia, que como adultos repiten esto sin darse cuenta de que tienen otras opciones. Haz una lista con dos columnas: la de las cosas que no puedes cambiar, para aceptarlas y la de las cosas que sí puedes cambiar en tu vida, para ponerte a ello.
    4. Camina hacia tus metas. La mayoría de las supervivientes de trauma son personas poco realistas, atrapadas de un ideal de perfección. Quieren hacerlo todo tan bien, que al final acaban en el otro extremo de no hacer nada. Ponte algunos objetivos realistas. Haz algo regularmente que te permita avanzar hacia los objetivos que te has marcado. En lugar de enfocarte en tareas que parecen inalcanzables, pregúntate: “¿Qué es lo que puedo hacer hoy y que me ayuda a avanzar en la dirección que quiero seguir?”
    5. ¡Pasa a la acción! Las supervivientes de familias narcisistas/disfuncionales son muy mentales. Piensan y piensan, pero al final pasan poco (o nada) a la acción. Empieza a moverte, haz cosas, las que sean. El conocimiento, acompañado de la experiencia, es lo que hace llegar a la sabiduría. No aprenderás nada de verdad si no lo experimentas en tu propio cuerpo. No sólo en tu cabeza.
    6. Afronta los problemas. Los problemas y las tensiones no van a desaparecer porque los ignores, sólo se van a hacer más grandes. Cuando empiezas a afrontar cosas que te parecen difíciles, te darás cuenta de que tienes más recursos personales de los que crees y de que eso que parecía tan difícil en tu cabeza, en la realidad no lo es tanto.
    7. Cultiva una visión positiva de ti mismo. Desarrollar confianza en tu capacidad para resolver problemas y confiar en tus propios recursos personales te ayudará a avanzar en la recuperación.
    8. Mantén la perspectiva. Incluso cuando afrontes temas muy dolorosos para ti, trata de considerar la situación dentro de un contexto más amplio y mantén una perspectiva a largo plazo. Evita que el suceso que sea con el que lidias, sea algo que acabas viendo de una forma desproporcionada.
    9. Focalízate en una visión esperanzada. Una perspectiva optimista te permitirá esperar que sucedan cosas buenas en tu vida. Visualiza lo que quieres, en lugar de preocuparte por lo que temes. A los supervivientes, al tener una perspectiva de futuro acortado, les cuesta mucho proyectarse en el futuro, mucho más hacerlo de forma positiva, ya que fueron programados negativamente. John Bradshaw, en su libro: “Volver a casa” recomienda que dediques varios minutos al día a una visualización positiva de ti mismo/misma hacia el futuro. 
    10. Presta atención a tus propias necesidades y sentimientos. Cuídate. Haz actividades que disfrutes y te parezcan relajantes. Haz yoga regularmente. Cuidar de una misma ayuda a mantener tu mente y tu cuerpo preparados para enfrentar situaciones que requieren resiliencia.

    Hay otras formas adicionales de fortalecer la resiliencia que pueden serte útiles. Por ejemplo, algunas personas escriben sobre sus pensamientos y sentimientos más profundos relacionados con el trauma u otros sucesos estresantes en sus vidas. La meditación y las prácticas espirituales ayudan a algunas personas a construir conexiones y restaurar la esperanza.

    La clave es identificar las técnicas/comportamientos/actividades que a ti te funcionan bien como parte de tu propia estrategia personal para aumentar tu resiliencia. 

    Mantente flexible

    La resiliencia implica mantener la flexibilidad y el equilibrio en tu vida a medida que lidias con circunstancias estresantes, como afrontar un trabajo nuevo y sucesos dolorosos, como la muerte de un ser querido.

    Esto puedes conseguirlo…

    • Dejándote experimentar emociones intensas, siempre que se trate de un entorno seguro, con un(a) terapeuta o un grupo o tú sola si crees que es seguro para ti.
    • Avanzando y tomando medidas para hacer frente a tus problemas y gestionar las demandas de la vida diaria. También parar para descansar y revitalizarte.
    • Pasando tiempo con tus seres queridos para obtener apoyo y amor, y también nutrirte emocionalmente y físicamente.
    • Confiar en los demás, en la vida y también confiar en ti mismo.

Fuente: https://www.traumasurvivorsnetwork.org

Porqué es importante tener Límites Personales

Las personas que han crecido en familias narcisistas/disfuncionales, en muchos casos tienen problemas para poner límites y decir que no. Cuando intentaban hacerlo en la infancia eran severamente castigadas, ignoradas o abandonadas, por lo que tuvieron que adaptarse a ser personas complacientes y decir a todo que sí.

Si eres una de estas personas..

Es importante que aprendas a poner Límites. ¿Por qué?

  • Porque los límites personales saludables ayudan a mantener un autoconcepto positivo.
  • Porque puedes cuidarte mejor y no permitir que otras personas definan quién eres.
  • Porque los límites te permiten identificar y priorizar tus necesidades. Las personas con límites pobres tienden a tener poca conciencia de sus propias necesidades. Si no sabes lo que necesitas, no te lo podrás proporcionártelo a ti mismo.
  • Si antepones siempre las necesidades de los demás a las tuyas, eres un(a) codependiente que fue entrenado en su infancia para sentirse bien cuando “arreglaba” o “cuidaba” a su padre o madre narcisista/psicópata/sociópata.

Para empezar a poner Límites, evalúa tus necesidades

Haz un inventario de tus necesidades y creencias.

Cuando hagas esto, seguramente te darás cuenta de que te has pasado la mayor parte de tu vida anteponiendo las necesidades de los demás a las tuyas propias y que te ha importado más mantener una determinada imagen frente a los demás de persona “dura”, “valiente”, “autosuficiente”, “fuerte” antes que satisfacer tus propias necesidades. Por ejemplo, quizás no te atrevas a pedir un abrazo porque crees que pedirlo te hace parecer “débil” frente a la otra persona.

Si quieres evaluar tus propios límites, empieza por afirmar tus  necesidades. Te ayudará a establecer “una línea en la arena”, por así decirlo. Puedes empezar mirando la jerarquía de necesidades de Maslow. Por ejemplo, evalúa tu necesidad de pertenencia y aceptación. Examina cómo has satisfecho tu necesidad de amar y ser amada, así como la de ser respetada y tener respeto por ti misma. La pregunta es hasta qué punto tus límites ayudan o dificultan la satisfacción de tus necesidades.

Tipos de Límites Personales

Hay tres categorías de límites personales. Los límites pueden ser rígidos, porosos o saludables. En realidad, los límites sanos pueden ser un poco rígidos y/o porosos, según el contexto.

Saludables. Tienes límites saludables si:

  • Valoras tu propia opinión
  • No cuestionas o pones en peligro tus valores para priorizar los de otras personas
  • Compartes información personal de manera apropiada. Esto tiene que ver con no estar en los extremos, es decir, el de dar demasiada información sobre ti a alguien a quien apenas conoces (y que, si es un(a) narcisista/psicópata/sociópata la puede acabar utilizando en tu contra) o no das nada de información a pesar de que ya conozcas bastante a alguien, no abriéndote y no permitiendo que te conozcan y se establezca un vínculo sano
  • Aceptas que los demás te digan que no a ti

Rígidos. Tienes límites rígidos si:

  • Evitas la intimidad y las relaciones cercanas
  • Por lo general, no pides ayuda
  • Tiene pocas relaciones cercanas
  • Puedes parecer una persona distante y fría
  • Te distancias para evitar el rechazo

Porosos. Tienes límites porosos si:

  • Compartes información personal en exceso
  • Tienes dificultades para decir que no a lo que te piden los demás
  • Te involucras demasiado con los problemas de los demás e intentas arreglárselos continuamente
  • Toleras el abuso o las faltas de respeto

Debes tener en cuenta que la adecuación de los límites depende en gran medida de cómo, cuándo y en qué contextos los pongas. Lo que es apropiado cuando sales con amigos puede no serlo apropiado cuando estás en el trabajo. Las culturas tienen diferentes expectativas de límites. Por ejemplo, algunas culturas no expresan emociones públicamente mientras que otras culturas lo hacen.

Cómo establecer Límites Personales saludables

Confía y cree en ti mismo. Tú eres la máxima autoridad sobre ti mismo. Aprende a reconocer lo que necesitas, quieres y valoras. Reconoce que los límites saludables te permiten cuidarte mejor emocionalmente, mentalmente, físicamente y espiritualmente.

Como hija de padre o madre narcisista/psicópata/sociópata, fuiste “programada” para no creer en ti y dudar de tus necesidades, tus opiniones y criterios. Empodérate y reconoce a la adulta que eres hoy en día como la que tiene todo el derecho a decidir sobre sí misma.

Tus necesidades y sentimientos son tan importantes como las necesidades y sentimientos de las otras personas

Como hijo de padre o madre narcisista/psicópata/sociópata, fuiste “programada” para anteponer sus necesidades frente a las tuyas, esto es algo abusivo y que juega en tu propia contra. Tienes todo el derecho de, cuando lo consideres oportuno, anteponer tus necesidades a las de las otras personas.

Aprende a decir “No”. Cierta cantidad de “egoísmo” y de narcisismo sano es necesaria para tener límites personales sanos

Como hija de padre o madre narcisista/psicópata/sociópata, fuiste “programada” para decirles que sí a todo lo que te decían o te pedían. Si te negabas o te resistías, seguramente eras severamente castigada, ignorada y/o abandonada. Tienes todo el derecho a decir que no cuando no quieras hacer algo, te parezca abusivo o simplemente no sea lo que quieres hacer.

Tienes derecho a tener límites personales. Necesitas asumir la responsabilidad de cómo permitiste que otras personas te tratasen en el pasado

Ésta es una parte difícil. Como hijo de padre o madre narcisista/psicópata/sociópata, fuiste “programado” para creer que no tenías derecho a poner límites. Ya como adulto has seguido repitiendo esta dinámica con los demás porque es lo que conocías. Aceptar y reconocer todo lo que te has dejado hacer por los demás por no poner límites y decir que sí, aunque doloroso, es necesario para que veas que la responsabilidad de cuidarte es tuya y que puedes relacionarte de otra forma con los demás a partir de ahora.

Los límites son filtros que permiten lo que es aceptable en la vida y lo que no es aceptable. Tus límites te protegen y te definen. Necesitas establecer límites claros y decisivos que las otras personas los respeten y con ellos, a ti.

Los límites son la base del respeto a una misma. Una persona sin límites, sea consciente de esto o no, no se respeta y permite que los demás no le respeten tampoco.

Si no has puesto nunca límites en tu vida o lo has hecho cuando ya no podías más, es posible que al principio de ponerlos, lo hagas de una forma brusca y al hacerlo sientas miedo y culpa. Acompaña esos sentimientos, no los resistas. Ya verás cómo, poco a poco, cada vez que pongas un límite lo harás de una forma menos torpe y más asertiva y sentirás menos miedo y menos culpa.

Las personas que no estén acostumbradas a que les pongas límites, no les gustará tu nuevo comportamiento, como a tu padre o madre narcisista/psicópata/sociópata. Si mantienes tu posición, aunque sea duro para ti y esté fuera de tu zona de confort, algunas acabarán aceptándolo. Otras probablemente no, e intentarán que vuelvas a los viejos comportamientos con chantaje, manipulación o castigos encubiertos. Es una fase. Al final, poner límites es un buen filtro para saber qué vínculos son sanos en tu vida y cuáles son tóxicos y por eso lo mejor para ti es dejar esas relaciones.

Fuente: https://www.psychologytoday.com

¿Qué es el Bombardeo de Amor o “Love Bombing”?

La idealización es la primera fase en el ciclo de abuso narcisista. Durante esta primera fase de idealización, los narcisistas/psicópatas/sociópatas (de ahora en adelante los/las psicópatas) utilizan la táctica del bombardeo de amor (también conocida como “love bombing”, en inglés).

El bombardeo de amor está pensado para que bajes la guardia, te abras y para que liberes oxitocina y dopamina, hormonas que son centros de placer del cerebro que generan adicción y que son liberadas en grandes cantidades en muy poco tiempo. Esta misma dinámica es la que se da entre padres e hijos en familias disfuncionales.

El contacto durante esta fase es muy intenso, empezará por ratos cada día y escalará muy rápido. Tanto en persona como a través del whatsapp, redes sociales y la bandeja de entrada de tu correo electrónico. En cuestión de semanas, tendréis vuestro propio “lenguaje”, con chistes internos, nombres cariñosos y canciones bonitas.

Las psicópatas hacen un lavado de cerebro (similar al utilizado por las sectas) para enganchar a la otra persona. Enfatizan seis puntos principales durante la fase de idealización:

  1. Tenemos mucho en común

    Vemos el mundo de la misma manera. Tenemos el mismo sentido del humor. Los dos somos tan empáticos, constantemente ayudamos a nuestros amigos y familiares. Somos perfectos el uno para el otro.

    El psicópata repite esto constantemente, llegando incluso a decir frases como “somos prácticamente la misma persona”. Pasan la mayor parte de la fase de idealización escuchándote y respondiendo con emoción que sienten lo mismo. Al final llegarás a pensar que ellos son la única persona que puedas conocer que sea tan similar a ti. Como un camaleón, transformarán cada parte de su personalidad para convertirse en tu pareja perfecta.

  2. Tenemos las mismas esperanzas y sueños

    Para aumentar las apuestas en la relación, harán muchas promesas a largo plazo. En cuestión de semanas hablan de temas de mucho compromiso, como vivir juntos, casaros o tener hijos. Se trata de “cebos” para engancharte, que no se cumplirán nunca a menos que se alineen con sus objetivos. Por ejemplo, se irán a vivir contigo rápido si eso es lo que quieren, pero el tema de tener hijos lo postpondrán eternamente o lo ignorarán cuando lo saques, si no es lo que quieren. Volverán a ese tema que saben que es importante para ti para manipularte y conseguir algo en concreto.

  3. Me encantas

    No pueden creer lo guapo que eres, ni siquiera se sienten dignos de ser tu pareja. Te ducharán de halagos y cumplidos, buscando que les adores y les cuides a cambio. Tu relación se convierte en un interminable intercambio de elogios y aprobación.

    Comienzas a poner tu autoestima (que es muy baja o nula) en sus palabras, que son muy positivas, es un refuerzo para ti. Pasas más y más tiempo mejorando tu apariencia para mantenerles impresionados.

  4. Nunca me había sentido así en mi vida

    Aquí es donde comienzan las comparaciones. Te tienen en alta estima, muy por encima de todas sus otras relaciones. Explican, en detalle, cada una de las razones por las que eres mejor que sus ex. No pueden recordar la última vez que han sido tan felices.

    Constantemente escuchará declaraciones arrolladoras como “No puedo creer lo afortunada que soy”. Declaraciones como éstas juegan con el anhelo de tu niño interior de recibir el amor incondicional que tus padres narcisistas no te dieron en la infancia. Te convencen de que les estás proporcionando un tipo especial de alegría, algo que no pueden encontrar en nadie más. Esto se convierte en un motivo de orgullo para ti. Dejan muy claro de muchas maneras que tú eres “especial”, único y perfecto”. Estos calificativos los cambiarán por “loco, tonto e inseguro” en la fase de devaluación de la relación.

  5. Somos Almas Gemelas

    Los psicópatas aman la idea de almas gemelas. Implica algo más allá del amor. Es el destino. Crean un vínculo emocional y psicológico que dura mucho después de que la relación haya terminado.

    De hecho, utilizarán este apego creado, una vez terminada la relación para hacer tanteos y ver si sigues estando disponible para proporcionales el suministro narcisista que necesitan. A veces vuelven a contactar después de semanas, otras de meses y otras tras años de no saber nada de ti. Por eso, una vez terminas la relación, para empezar a sanar, lo más aconsejable es el contacto cero para siempre.

¿Por qué las psicópatas y las supervivientes idealizan?

Porque emocionalmente siguen siendo como niñas. Su niña interior, que sigue anhelando un amor incondicional que sus padres narcisistas no le pudieron dar, idealizan a las personas en lugar de verlas como realmente son cuando les dan ese amor incondicional que necesitan. Por eso después llegan las otras fases de devaluación y descarte. Al estar tanto en un extremo idealista en el que todo es perfecto, es normal pasarse al otro extremo en el que sólo está presente lo malo. Después la relación termina y, a menos que empieces terapia para sanar, volverás a repetir las mismas dinámicas en la siguiente relación. El ciclo de abuso es un bucle que repite dinámicas familiares, es tu zona de confort si es lo que has vivido en la infancia.

Es normal que quieras amor en tu vida y te lo mereces y eres digno de él, como todos los seres humanos. Sin embargo, la visión tan idealizada que tienes de él, te hace daño. Las relaciones se dan entre dos personas reales, que son imperfectas, que tienen problemas, que no siempre están de buen humor.

El bombardeo de amor es una de las banderas rojas que te alertan de que la persona que tienes delante no es lo que dice ser y meterte en esa relación es algo peligroso y dañino para ti. Si le gustas y le interesas a alguien de verdad, se interesará por ti, se tomará su tiempo en conocerte y no apurará tanto las cosas ni será tan aparentemente maravilloso.

Si no estás seguro de dar ningún paso, toma un poco de distancia y observa qué sientes, cómo está tu cuerpo. ¿Sientes tensión o estás relajado? ¿Crees que esa persona es honesta o que todo es demasiado bonito para ser verdad? ¿Te sientes a veces como “atrapado” o que esa persona te exige mucho? Si sigues tu intuición, sabrás leer a esa persona y hacer lo que es mejor para ti.

La diferencia entre los psicópatas y los supervivientes es que los primeros son más conscientes de lo que hacen pero como no son capaces de tener empatía, no sienten culpa. Los supervivientes son menos conscientes de lo que les pasa, pero una vez lo pasan al consciente, pueden sanarse con terapia y haciéndose cargo de su niña interior. Hay una sola persona que le puede dar a tu niño interior ese amor incondicional que tanto anhela: el adulto que tú eres hoy en día. 

Fuente: https://www.psychopathfree.com

8 Mitos sobre el Abuso Infantil

Mito 1: El Abuso Infantil es poco frecuente