5 Señales de que tu Jefe es un Narcisista

Mucha gente puede llegar a la conclusión de que su jefe no es una persona de trato fácil. Esto es simplemente parte de la estructura de las empresas y de cómo encajan las diferentes personalidades en ellas.

Un jefe narcisista es otra historia. ¿Parece que pierde los papeles, es demasiado reactivo emocionalmente, falta al respeto, critica, culpa y expresa su rabia de una forma inapropiada?

Si la respuesta es sí, es posible que sea un narcisista.

5 Rasgos de un Jefe Narcisista

      1. Trata a los empleados como si fueran completamente dispensables y no tiene Empatía

        Para conseguir sus objetivos, trata mal a sus trabajadores y tenderá a ser muy crític0 y a culpar a los demás cuando las cosas no vayan bien.

        Lo que es interesante es que esta clase de jefes verdaderamente se sorprenden cuando la gente decide irse de ese lugar de trabajo. Esta inhabilidad para ver las cosas desde fuera de su propia realidad es un signo clásico de narcisismo.

        Un jefe narcisista tiene muy poca o directamente ninguna empatía por las otras personas. Debido su distorsionada percepción de auto-importancia, los sentimientos de los demás son algo completamente ajeno para él.

        La empatía es fundamental para construir relaciones sanas. Por eso un jefe narcisista será más destructivo que constructivo.

      2. Utiliza el Miedo y las Amenazas para que los empleados trabajen más

        Muy a menudo te sentirás como si estuvieses pisando huevos en la oficina si tienes un jefe narcisista. Sus emociones la mayoría del tiempo son inestables. Puede que esté tranquilo y amigable y, al cabo de un minuto, estalle gritando con rabia.

        No tiene nada que ver contigo ni con tu trabajo. Los narcisistas no son capaces de ver a las personas como seres independientes con sus propias necesidades. Las ven de una forma distorsionada, como extensiones de sí mismos. Esto hace que piensen que la gente que trabaja para ellos está a su disposición al 100%, pudiéndoles hacer prácticamente cualquier cosa.

        Son señales de que tienes un jefe narcisista si:

        • Le parece mal si te vas a tu hora (con o sin trabajo pendiente y/o urgente).
        • Te escribe o te llama fuera de tu horario de trabajo para tratar temas laborales.
        • Te pide que abarques mucho de lo más objetivamente razonable para una sola persona.
        • Se enfada y vuelca en ti su rabia y lo ve como algo normal.
        • Te pide que te encargues de tareas que no son estrictamente laborales y que denotan que te ve como a una especie de “sirviente”: llevarle el café, hacerle un recado personal.
      3. Es un Control Freak

        Un jefe narcisista está obsesionado con controlarlo todo. Esto incluye lo que se denomina “micromanaging”, lo que incluye tareas como decirle a un empleado palabra por palabra lo que tiene que contestar en un e-mail a un cliente.

        Esto está relacionado con su propia ansiedad. Si controlan todo y a todos, se sienten más seguros. Confunden el control con la seguridad y tienen la fantasía de que son indispensables, lo que hace que no sepan delegar tareas en otros.

        Si se trata de dos socios, el narcisista controlará al otro/otra hasta el punto de que parezca un empleado más. Si son más de dos, puede llegar a triangular con uno de ellos, para asegurarse de que es él el que domina la situación.

        El micromanagement de las cosas y este control en realidad lo que hace es entorpecer el buen ritmo de una empresa y contribuye a crear un mal ambiente laboral, donde la gente se siente escrutada en exceso y sin libertad alguna para desarrollar su potencial.

      4. No asume la responsabilidad por sus errores, le echa la culpa a los demás

        El jefe narcisista protege su vulnerabilidad y fragilidad con capas defensivas. No puede admitir nunca que se ha equivocado, que ha cometido un error o que no sabe algo. Culpará siempre a los otros cuando las cosas se tuerzan o no se cumplan los objetivos.

        Sin embargo, él nunca permitirá que se le corrija nada ni que se señale un error. Básicamente su comportamiento lo que dice es “Si las cosas van bien, es mérito mío. Si van mal, es culpa tuya”, con independencia de si esto es verdad o no.                                                                                                            “

        Esta situación puede llegar a generar mucha ansiedad y miedo, ya que se convierte en un peligroso juego psicológico en el que hagas lo que hagas, no sabes si vas a pagar las consecuencias de algo que no es responsabilidad tuya. Este juego es creado a propósito por el jefe narcisista, para controlar la situación a través del miedo, le hace sentir poderoso y esto les gusta. Provoca muchas veces una reacción emocional en los empleados que alimenta su ego.

      5. Autoritarios con Puño de Hierro

        Los jefes narcisistas creen que son las personas más inteligentes en ese entorno y si alguien da muestras de lo contrario a esa idea, se sienten amenazados. Intentan tapar o mermar psicológicamente a las personas que sobresalen o aportan ideas.

        La política es “Aquí el que piensa soy yo”. Ven a sus empleados como meros ejecutores de sus ideas y se imponen con toda la fuerza necesaria para ello. Los que son descubiertos pueden llegar a gritar, insultar, manipular, vejar,..

        Si se trata de un narcisista encubierto tendrá un comportamiento menos obvio pero también muy tóxico: hablar a unos empleados de otros por la espalda, mentir, manipular, sabotear lo que hacen sus empleados. También jugadas como despedir a alguien de la forma más humillante posible, sin dejarle despedirse de los demás, en fechas como la navidad, dándole menos indemnización de la que le corresponde por ley,..

    ¿Cómo trato con un Jefe Narcisista?

    En última instancia, lo más sabio es que te busques un lugar de trabajo más sano, con un ambiente más agradable y enriquecedor.

    Si no puedes hacer esto por el momento y necesitas conservar tu puesto de trabajo, la mejor manera de tratar con un jefe narcisista es utilizar los halagos. Habla su idioma siendo consciente de ello y podrás salir airoso de muchas situaciones.

    Los narcisistas la mayoría del tiempo se rodearán de personas complacientes porque les encanta que les acaricien el ego y los reafirmen y sólo quieren oír cosas positivas acerca de sí mismos.

    El ego para los narcisistas es como su criptonita. Si aprendes a acariciarlo, de una forma que no sea muy obvia, curiosamente no detectan cuando alguien miente o manipula porque ellos también lo hacen. Simplemente funcionará para sobrevivir en ese ambiente hostil.

    Fuente: minbodygreen.com 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s