¿Sabes qué es el Trauma Bonding en las Relaciones?

El bonding (vínculo) es un proceso emocional y biológico que hace que dos personas sean más importantes la una para la otra con el paso del tiempo. Es acumulativo, crece con el tiempo, viviendo juntos, comiendo juntos, teniendo hijos juntos,.. en definitiva, compartiendo. El trauma bonding supone que «la víctima tiene un apego disfuncional que ocurre ante la presencia de peligro, vergüenza o explotación” (Carnes, 1997).

Las niñas han crecido en un hogar con padres disfuncionales, cuando son adultos tienen más dificultades para entablar relaciones sanas con otras personas. El vínculo se desarrolla con un adulto que constantemente tiene respuestas agresivas, impredecibles, emocionalmente indisponibles,… para la niña. Esto hace que muchas niñas que han sido víctimas de abuso emocional, en su etapa como adultos desarrollen diferentes tipos de apego disfuncional evitativo, ansioso o desorganizado. La teoría del apego fue desarrollada por John Bowlby, psiquiatra y psicoanalista de niñas.

Hay muchos terapeutas que asocian el trauma bonding  a lo que se conoce como el Síndrome de Estocolmo, un fenómeno psicológico que adquirió este nombre por un suceso ocurrido en Estocolmo (Suecia). El 23 de Agosto de 1974 dos hombres armados atracaron un banco y secuestraron a 3 mujeres y 1 hombre durante varios días. Cuando el secuestro terminó, sorprendentemente, las víctimas estaban del lado de los secuestradores, defendiéndoles ante la policía y los medios. Una de las mujeres se acabó prometiendo con uno de los secuestradores. Otra de las mujeres se gastó una gran suma de dinero en la defensa judicial de otro de ellos.

El síndrome de Estocolmo tiene lugar cuando un rehén que se ha visto envuelto en un secuestro desarrolla un fuerte vínculo emocional con su captor. El trauma bonding es algo parecido a esto. Las víctimas en relaciones sentimentales con narcisistas tienen sentimientos muy profundos y fuertes por ellos. Los narcisistas tratan a las víctimas a veces bien y a veces mal perpetrando un abuso que es no sólo soportado sino también justificado por las víctimas. Normalmente, la cara más amable que muestra el narcisista es más frecuente al principio de la relación y, con el paso del tiempo es la parte más oscura es la que se va acrecentando.

El efecto del trauma bonding en el cerebro de las víctimas es similar al de ser adicta a una droga. Se enganchan al ciclo de bueno (felicidad) y malo (dolor):

  • La felicidad tiene lugar a través del bombardeo de amor (o love bombing), los halagos, el buen sexo, lo que produce oxitocina en el cerebro de las víctimas. A la oxitocina  también se la conoce como la hormona de la felicidad.
  • El dolor ocurre en la forma de abuso (verbal, psicológico, emocional,..), lo cual genera cortisol en el cerebro de la víctima, una hormona que avisa de que hay un peligro del que la víctima tiene que protegerse. Esto hace que la víctima se encuentre sometida a niveles muy altos de estrés de forma continuada.

Este ciclo de bueno-malo, bueno-malo, bueno-malo es lo que atrapa a las víctimas y lo que hace que les resulte tan dan difícil salir de la relación. Enfrentarse a la situación de dejar una relación abusiva supone encontrarse con dificultades muy parecidas a las de un drogadicto que quiere dejar la droga.

Las relaciones con narcisistas son montañas rusas emocionales, con sentimientos muy intensos y mucho drama e inestabilidad. Las personas que han crecido en el seno de familias disfuncionales con un padre y/o madre narcisista, se encontraron envueltas en este tipo de dinámica en la infancia. Aprendieron que eso era el amor, por lo que esa clase de relación es lo que buscarán de forma inconsciente como adultos. Las relaciones «normales» a estas personas por lo general les parecen sosas y aburridas, porque no tienen los «picos» de arriba y abajo de las abusivas. Como las víctimas no son conscientes, repiten este tipo de relación toxica con sus sucesivas parejas abusivas, siguiendo un patrón de lo que Freud llamó repetición-compulsión.

Los adultos que sufren de trauma bonding tienen el síndrome del ‘burn out’, esto es, les cuesta mucho entablar relaciones sentimentales sanas porque sus emociones suelen estar anestesiadas, con lo que responden más positivamente a personas o situaciones peligrosas o intensas porque éstas les hacen sentir. Ese sentir con tanta intensidad para ellos es lo normal. La idea de la víctima es «Hemos pasado por tantas cosas juntos..» cuando en realidad es la abusadora la que ha causado dolor a la víctima y la ha puesto frente a situaciones muy adversas, sin sentir culpa ni remordimientos por ello.

Hemos pasado por tantas cosas juntos..

Las personas que están en esta clase de relaciones con abusadores tienen una alta tolerancia a comportamientos que la mayoría de la gente consideraría inadmisibles. Si las supervivientes entienden que la atracción que sienten por los abusadores y el trato que aguantan se deben al trauma bonding, podrán empezar a cambiar su comportamiento, siendo más cautas con sus potenciales parejas, poniendo límites y autoprotegiéndose en el caso de que el comportamiento de la persona con la que interactúan empiece a ser tóxico y digno de poner fin a la relación.

El psiquiatra y psicoanalista Carl Jung dijo que

«Los masoquistas no están enamorados de los sádicos. Están enamorados del dolor».

9 Señales de que tus Relaciones están basadas en el Trauma Bonding

  1. Crees que que traten mal es lo normal. Si les dices a tus amigos o familia cómo tu pareja habla de ti o te trata, se preocupan por ti. A ti te parece que no hay nada de lo que preocuparse, que es normal.
  2. Las peleas. Tienes peleas repetitivas sobre los mismos temas, una y otra vez, como en bucle, nunca hay una salida a esto, un acuerdo. Cuando por fin sientes que has llegado a algún sitio con la pelea, todo eso se evapora cuando tu pareja parece no recordar absolutamente nada sobre eso y la pelea se repite de nuevo, como en la película “El día de la Marmota”.
  3. Defiendes a quien abusa de ti o te usa. Te quejas a tu familia, amigos, de tu pareja, pero en seguida empiezas a justificarle o a culparte a ti misma por su comportamiento, por ejemplo, “Es normal que no quiera que le deje sola para ir con mis amigas porque él no tiene amigos”, “A veces me grita y me falta al respeto, pero no me pega. Podría ser peor”.
  4. Pérdida de voluntad. Todo en tu cabeza te dice que deberías dejar a tu pareja, pero no te sientes capaz de tomar la decisión por ti mismo.
  5. Estás enamorada de la fantasía, no la realidad. Te das cuenta de que estás muy apegado a la historia de “cómo deberían ir las cosas” o “cómo deberían ser”, a pesar de que la realidad de la relación no se parece mucho a ello.
  6. “Esta vez no”. Te sientes a menudo como Charlie Brown, el cual repetidamente le da patadas al balón que Lucy sostiene, quitándolo en el último momento para que Charlie se caiga de espaldas. Te aferras a la idea de que la narcisista ESTA VEZ no quitará el balón, a pesar de que SIEMPRE lo acaba haciendo.
  7. Conversión. Sigues intentando convertir a tu pareja en alguien que te trate bien, convencerle para que se comporte de forma diferente. Crees que si te haces entender todo será diferente. Intentas que entienda que algunas de las cosas que hace o dice te hacen daño, si él entendiese, todo sería distinto.
  8. No te gusta. “Quieres” a tu pareja, pero no te gusta, no le respetas, ni siquiera estás a gusto teniéndole cerca muchas veces.
  9. Obsesión. Si finalmente consigues romper con tu pareja, te obsesionas con ello y llegas a un punto nostálgico en el que sólo recuerdas lo bueno y te preguntas si has tomado la decisión correcta o en realidad deberías volver con ella.

 ¿Has tenido alguna relación basada en el Trauma Bonding? ¡Cuéntanoslo!

7 comentarios sobre “¿Sabes qué es el Trauma Bonding en las Relaciones?

  • Exactamente me encuentro en este punto. He querido dejar la relación varías veces pero se me hace imposible pues siento q. Cuando no estoy con ella yo la cague con mi forma de ser y pienso mucho en la relación.

    • Yo ya termine la relación y me mude del país y aunque hemos seguido a hablar y yo lo rechazaba, el ahora ya no me está hablando y eso me está consumiendo como una obsesión de esperar a que me escriba o me llame y paso pensando en lo bueno qué pasó y lo que podía ser y no fue.
      Tengo que pensar en lo negativo pero es casi como si no existió porque aunque tengo sus audios llenos odio e insultos y fotografías de moretones y destruccion que me dio no logro recordar realmente la situación, tengo un bloqueo en mis recuerdos
      No se que me está pasando y no se como dejar de sentirme así.

  • Asi es, me siento justo asi.. yo tambien pienso que yo exagere.. que ademas no estoy viendo las cosas buenas que tiene y que estoy cometiendo un error al alejar de mi un hombre que me ama tanto que tiene un miedo impresionante a perderme y por eso actua asi. Nadie me habia amado tanto como para ser el centro de su mundo… y si quiza espero? y si quiza esta vez ya aprendio la leccion y decide hacer las cosas bieny dejar de culparme?
    es tan dificl que a pesar de que ya lei mil articulos y es como si describieran mi vida… aun dudo que estoy haciendo lo correcto.

  • Acabo de verme reflejada totalmente, llevo más de dos años en este círculo tóxico, me está destruyendo por completo. Me ha cambiado la personalidad, siempre estoy muy nerviosa, perdí mi puesto de trabajo y físicamente tengo muchos problemas estomacales, cefaleas y falta de motivación por todo. Trato de dejarlo, lo bloqueo de todo pero insiste tanto y mi obsesión es tan fuerte que no logro mantener la firmeza. Me ha dejado a mí también alguna vez, ha estado con otras mujeres y me ha tratado como basura, me he arrastrado hasta donde jamás pensé… cuando empiezo a estar un poco mejor, aparece, me dice que me ama, que no me olvida, me alardea y me engatusa hasta que vuelvo a caer. Luego empieza mi desconfianza, cualquier pregunta mía al respecto le molesta, cuando le digo que algo me duele me ataca, le llamo y no me coge el teléfono porque no le apetece hablar estando yo así, eso me causa una desesperación que me lleva al borde de la locura… casi nunca quiere verme, siempre excusas, con suerte el domingo puede que caiga algún plan..solo whatshapp y estoy todo el día pendiente del móvil. Me dice muchas cosas bonitas, no le importa si salgo o entro o con quien. Le pido un poco más y le molesta. Sus redes sociales las tiene en privado para mí, me tiene bloqueada, pero cuando actualiza foto de perfil siempre hay chicas guapas y nuevas. Le explico y me dice que es porque no estamos juntos, porque siempre soy la misma desconfiada. Cuando me alejo quiere hacerlo todo conmigo, me lleva al cielo pero a la mínima pasa de mí. Le explico que esta situación me hace daño, que me hace sentir mal esto a medias, que no puedo confiar así en él… su respuesta es que quiere estar conmigo pero que las cosas siempre van a peor. ¿No van a ir a peor así?. Ahora lo he vuelto a bloquear de todo y me escribe sms como si nada, preguntándome como estoy, que hizo un queque y que me lo quiere traer… ¡un queque! Pero yo estoy loca o esto no es normal. No se cuánto tiempo podré aguantar ni que más puedo hacer… cada día estoy más débil, mas aislada, más desequilibrada y más obsesionada. Mis amigos luchan conmigo, pero puedo asegurar que hay veces incluso que me ronda el suicidio, el dolor es muy fuerte, la desesperación, frustración y falta de control por mi parte… Al menos ahora se que tengo «trauma bonding», genial…

  • Yo estuve casada con un narcisista por 34 años. Pensé que iba a cambiar y hace 4 meses decidí dejarlo, solo saque mis objetos personales, dejé nuestra casa que con mucho esfuerzo hicimos y todos los muebles. He tenido un síndrome como de abstinencia hacia una droga, he llorado y pensado en lo hermoso que fue el principio de nuestra relación. Pero también he pensado en todo el daño que me hizo y que ahora nuestra casa se ha convertido en un lugar de encuentros sexuales con muchas mujeres. Y con la amante por la cual empezó a tratarme peor, tiene una relación de 10 años y no me había dado cuenta.
    Estoy luchando con mis emociones, pero al mismo tiempo lo que me ha ayudado es acercarme a Dios y entender que está pasando dentro de mí a través de la Biblia y estos sitios de ayuda a personas que como yo ha sobrevivido a una relación con un narcisista.
    No es fácil, pero no imposible. Algo que entendí es que no es mi culpa, yo hice todo lo que una persona que ama de verdad hubiera hecho. Pero los narcisistas jamás cambian y lo mejor es huir. Estoy en el proceso de recuperación, en contacto cero, sin embargo ni siquiera ha intentado buscarme. Y creo que es mejor así.
    También estoy atravesando por lo legal que es el divorcio, sé que está furioso conmigo por la forma en que lo abandoné y ahora estoy reclamando el derecho al 50 % de lo que me corresponde como esposa. He pasado por este bonding, hasta que hice un balance y me dí cuenta cuan afectada estaba por este tipo de relación abusiva.
    Tengo fe y confianza en que podré salir completamente de esto con la ayuda de Dios y de estos sitios que exponen temas que capacitan a las personas con situaciones como la mía.

  • No le deseo esto a nadie, es una pesadilla, estoy en el proceso de contacto cero, 20 años de relación, pero no me quiere dejar, duele, duele mucho que le vean a uno como un objeto.

Deja un comentario